Listado de la etiqueta: seprona

La Guardia Civil rescata a 45 perros en pésimas condiciones en Las Palmas

Los animales rescatados presentaban un estado de salud crítico, con tumores, úlceras o queratosis.

La Guardia Civil ha rescatado en Arucas (Las Palmas) a 39 perros y 6 cachorros con poco tiempo de vida. Los canes se encontraban en pequeños habitáculos precarios y sin los cuidados mínimos necesarios para poder garantizar el bienestar animal, a pesar de que tenían las vacunas y los microchips obligatorios. En la operación policial, se ha detenido a una persona y se ha investigado a otra por un delito de maltrato animal continuado.

La actuación de la Guardia Civil tuvo lugar después de que un ciudadano informara de que un gran número de perros podrían estar careciendo de los recursos mínimos para satisfacer sus necesidades vitales. Por ello, agentes del Seprona se desplazaron al lugar para realizar una inspección, hallando efectivamente a los animales en un estado lamentable.

En una primera valoración, los agentes pudieron observar a algunos perros en un estado de delgadez extrema, con apenas fuerzas para levantarse y que sobrevivían en perreras elaboradas con chapas, mallas y trozos de madera.

Los perros se encontraban en un estado de delgadez extrema/Guardia Civil

Durante la inspección, la Guardia Civil contó con la colaboración del personal veterinario del Ayuntamiento de Arucas. La mayoría de los perros eran podencos canarios, siendo uno de ellos una perra recién parida de 6 cachorros de escasos días de vida. También había perros de raza pointer y presa canario.

Además de la extrema delgadez, algunos de los perros tenían heridas y patologías visibles que no habían sido atendidas por los propietarios. La mayoría de ellos estaban atados en cadenas de hierro de apenas 80 centímetros, por lo que no podían retirarse de su zona de descanso para realizar sus necesidades, durmiendo así sobre sus propias defecaciones.

Los perros rescatados estaban en pésimas condiciones/Guardia Civil

En la valoración preliminar de los servicios veterinarios, a parte del estado de caquexia y otros daños físicos debido a la falta de movilidad, también se hizo constar que algunos de los animales presentaban tumores carnosos no tratados e incluso uno de ellos tenía una herida ulcerosa que le atravesaba el carrillo desde el interior de la boca.

En cuanto al estado de las perreras, muchas de estas presentaban zonas punzantes y potencialmente cortantes, aparte de ser poco adecuadas como para proteger a los animales de las inclemencias meteorológicas. También cabe destacar que ninguna de las perreras poseía zonas acolchadas que pudieran evitar los rozamientos contra superficies duras.

La actuación ha sido desarrollada por agentes del Seprona de la Compañía de Santa María de Guía y las diligencias policiales han sido entregadas en el Juzgado en funciones de Guardia de Arucas. Asimismo, los perros han sido intervenidos para su valoración y atención veterinaria.

La Fiscalía del TSJ de Asturias investiga la presencia de lobos capturados en trampas

FAPAS denunció ante la Fiscalía la aparición de lobos vivos con evidentes señales de haber caído en trampas de captura con posibles intereses científicos. Los animales consiguen sobrevivir pero quedan mutilados y en un deplorable estado de supervivencia.

Durante el año 2020 y el actual, las cámaras de FAPAS instaladas para el control de fauna salvaje, han podido identificar ejemplares de lobo que presentaban profundas heridas, así como la presencia de restos de trampas enganchadas al cuello de los animales.

La utilización de trampas ha sido históricamente una actividad llevada a cabo por cazadores furtivos para matar especies como el lobo, pero lo singular de la presencia de estos lobos con restos de trampas es que no mueren. Los restos de cables enganchados al cuello evidencian que se trata de modelos de trampas para capturar lobos vivos, ya que el sistema de captura lleva un mecanismo que impide que el lobo al quedar atrapado por el cuello muera estrangulado.

La Universidad de Oviedo lleva a cabo un programa de captura de lobos para colocar collares de seguimiento vía satélite. FAPAS ha podido contrastar que la presencia de estos lobos malheridos y con restos de trampas en el cuello, es coincidente en el territorio y en el tiempo con la ejecución del trabajo de investigación de la Universidad. Las cámaras de FAPAS han podido identificar lobos portando collares de seguimiento y lobos heridos en las mismas áreas, así como ejemplares coincidentes en una misma manada.

FAPAS ha solicitado a la Fiscalía de Asturias que investigue si hay relación entre estas situaciones, que se determine la autoría de las personas que han colocado trampas que causan estos daños a los lobos, ya que evidentemente son compatibles con los sistemas de captura en vivo para actividades científicas.

La utilización de trampas de captura en vivo para usos científicos está autorizada por el Gobierno de España, pero aquellas trampas que capturan lobos por el cuello no están permitidas en las zonas con presencia de osos, ya que si caen en una de ellas, la trampa con gran seguridad lo mataría al tener los osos un cuello más grueso que el de los lobos. Entonces el mecanismo que impide el cierre y el estrangulamiento no funcionaría.

FAPAS ha denunciado ante el servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA) la desaparición de dos osas reproductoras en el interior del Parque Natural de las Ubiñas la Mesa. Estas osas utilizaban territorios en donde se ha efectuado el trampeo para capturar lobos por parte de la Universidad.

La Guardia Civil detiene al responsable de un criadero de perros y a un veterinario por cortarles las cuerdas vocales a los animales

La Guardia Civil ha intervenido cerca de 500 perros de un criadero ilegal de Granada de los cuales diez de ellos mostraban síntomas claros de que les habían cortado las cuerdas vocales.

La Guardia Civil, en el marco de la operación Taciturno desarrollada en Granada, ha procedido a la detención del responsable de un criadero de perros del municipio de Santa Fe y de un veterinario que habían mutilado a diez perros que tenían a la venta cortándoles las cuerdas vocales. En la operación se han intervenido cerca de 500 perros de distintas razas.

Esta operación está relacionada con las investigaciones desarrolladas el pasado 21 de noviembre de 2020 en Vegas del Genil, donde agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza descubrieron un criadero clandestino donde también les cortaban las cuerdas vocales a los perros de raza pomerania y bichón maltés.

En dicha operación, los agentes descubrieron un criadero de perros en el que había noventa y ocho peludos de distintas razas: caniche, pomerania, chihuahua, bichón maltés y spitz, aparentemente bien cuidados y en buen estado de salud, pero la realidad es que algunos de ellos no podían ladrar porque les habían cortado las cuerdas vocales.

Tras continuar con la investigación, los agentes del Seprona descubrieron por una parte, que algunos de los perros intervenidos pertenecían o habían pertenecido a un criadero de Santa Fe, y por otro parte, que el criador clandestino había trabajado antes en dicho criadero.

Al conocer estos datos, los agentes decidieron inspeccionar el criadero de Santa Fe junto con tres inspectores veterinarios de la Oficina Comarcal Agraria de esta última localidad, descubriendo así 479 perros de diferentes razas, diez de los cuales mostraban síntomas claros que les habían cortado las cuerdas vocales.

Los perros sospechosos de haber sido mutilados fueron trasladados a una clínica veterinaria de Santa Fe para que fueran examinados por el veterinario titular y se comprobara si habían sido cordectomizados. Los informes determinaron que a los diez perros examinados les habían cortado las cuerdas vocales.

Hay que destacar que la cordectomía es una práctica quirúrgica que requiere anestesia general, conocimientos exhaustivos de anatomía, cirugía y de farmacología y que si no está llevada a cabo por un veterinario y con un fin terapéutico se trata de una práctica de intrusismo profesional y de maltrato animal.

Por otro parte, la Guardia Civil ha descubierto que a 21 perros les habían implantado el microchip de otros perros. Esta práctica tiene como objetivo dar cobertura legal a los animales de procedencia desconocida y este proceso solo puede realizarlo un veterinario.

A los presuntos autores se les imputan diez delitos relativos a la protección de la flora y la fauna por maltrato animal y 21 delitos de falsedad documental. Además, al propietario del criadero se le imputa un delito de intrusismo profesional al descubrir que había ejercido prácticas veterinarias sin poder hacerlo. Los perros intervenidos han quedado a disposición judicial en las propias instalaciones del criadero.

La Guardia Civil desmantela una perrera clandestina y rescata un centenar de perros

Los agentes del Seprona de Madrid han intervenido cien perros de una perrera ilegal ubicada en el municipio de Parla. El propietario ha sido detenido por un presunto delito de maltrato animal.

Los agentes del Seprona de Madrid en colaboración con la Dirección General de Derechos de los Animales y con personal de la Concejalía de Bienestar animal del Ayuntamiento de Parla han procedido a la intervención de un total de 100 perros de una perrera clandestina situada en la localidad madrileña de Parla. La acción está enmarcada dentro de una campaña que pretende prevenir el furtivismo de caza con galgo y el maltrato animal.

El operativo tiene su origen en unas informaciones que se recibieron en el Servicio de Protección de la Naturaleza, que el pasado 18 de noviembre ya realizó una inspección en coordinación con técnicos municipales del Ayuntamiento de Parla, donde se detectaron algunas irregularidades.

Tras comprobar las autorizaciones perceptivas que debía tener el lugar, se comprobó que el centro carecía de las mismas, por lo que el día 20 de diciembre se realizó conjuntamente con técnicos veterinarios de la Dirección General de Derechos de los Animales del Ministerio de Asuntos Sociales y Agenda 2030, y agentes de la policía local de Parla una inspección más exhaustiva en el centro.

Los primeros informes veterinarios determinaron que algunos de los perros alojados en esta perrera clandestina padecían enfermedades tales como dermatitis húmeda, enfermedades periodontales graves, otitis y presencia de parásitos internos y externos, ocasionando a los animales a un dolor, sufrimiento y estrés graves e inútiles.

Además, estos informes certificaban que cinco cachorros habían fallecido a causa de las enfermedades referidas y de la ausencia de cuidados veterinarios, por lo que se ha detenido al propietario del centro por un presunto delito de maltrato animal en comisión por omisión. Entre los animales intervenidos se encuentran perros de raza galgo y podenco.

El Ayuntamiento de Parla ha realizado un comunicado a través de sus redes sociales tras la liberación de los perros de la perrera ilegal: “Nuestra felicitación a la Concejalía de Bienestar Animal del Ayuntamiento por su colaboración con el Seprona de la Guardia Civil y con Dirección General de Derechos de los Animales del Gobierno, ayudando a liberar a cien perros de una perrera clandestina”.

La pantera negra de Ventas de Huelma podría ser finalmente un gato

El dispositivo organizado por el Seprona continúa con la búsqueda del felino que, según unas imágenes captadas por el fotógrafo especializado Alfonso Azaustre, podría ser finalmente un gato de color negro de grandes dimensiones.

Ha pasado una semana desde que el pasado viernes 11 de septiembre tres vecinos del municipio granadino de Ventas de Huelma alertaron de la presencia de una pantera negra en un camino cercano al castillo municipal. Desde entonces, el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil y los agentes de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía no han cesado en su labor de búsqueda del supuesto animal.

En la jornada de ayer, el fotógrafo especializado en fotografía documental de viaje y naturaleza Alfonso Azaustre se unió al proceso de búsqueda de la supuesta pantera. El retratista, equipado con todas sus herramientas de trabajo, se dirigió a los puntos de búsqueda del SEPRONA y captó unas imágenes de un felino que, sin ningún lugar a dudas, corresponden a un gato de color negro con unas dimensiones considerables.

Imagen captada por el fotógrafo especializado Alfonso Azaustre

Imagen captada por el fotógrafo especializado Alfonso Azaustre

Los agentes involucrados en la búsqueda del animal han confirmado que las imágenes captadas por el fotógrafo cordobés reflejan la figura de un gato negro. No obstante, desde el SEPRONA no aseguran que el felino captado en las fotografías corresponda al supuesto animal salvaje visto el viernes de la semana pasada por los vecinos de Ventas de Huelma.

A pesar de las imágenes obtenidas por Alfonso Azaustre, el Ayuntamiento del municipio granadino mantiene todas las alarmas encendidas. La Guardia Civil recomienda a los vecinos de Ventas de Huelma que vayan con mucho cuidado a la hora de salir al campo y a los exteriores del pueblo. El objetivo de los agentes del SEPRONA sigue siendo el de encontrar a la supuesta pantera y capturar al animal de la manera menos lesiva posible.

Desde el consistorio del municipio granadino se ha emitido un comunicado en el que confirman que “el dispositivo de búsqueda organizado por el SEPRONA continúa trabajando con el fin de encontrar al felino de gran tamaño visto en nuestro término municipal”.  Además, a la búsqueda “se ha unido un Educador Animal con gran experiencia en este tipo de felinos para intentar clarificar de una vez con fiabilidad cuál es el animal en cuestión y tranquilizar a nuestros vecinos”.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Ventas de Huelma ha querido aclarar que “ante la polémica sobre el método de rastreo, queremos decir, que desde este Ayuntamiento siempre se ha hecho hincapié en proteger al animal y a la población. Queremos un final feliz en todos los sentidos y acabar de una vez con esta pesadilla. Confiamos plenamente en los encargados de la búsqueda, quienes se están volcando con la causa, con extrema delicadeza y sensibilidad, primando la protección de la población y de los animales”.