Entradas

Vuelve El Venadito, la reflexión artística contra el maltrato animal

En esta edición la muestra toma como protagonistas a los primates. Fundació Mona, el Centro Cultural La Farinera del Clot y 20 espacios artísticos y culturales más dan voz a estos animales y exponen su vulnerable situación.

Tras dos años de pandemia, El Venadito vuelve más fuerte y necesario que nunca. La Covid 19 ha hecho más evidente la necesidad de vivir en un mundo sin explotación animal y respetuoso con el medioambiente. Nuestras vidas se vieron paradas y trastocadas por un virus que ha dado la vuelta al mundo y ha hecho patente que no somos más fuertes ni más listos que los otros animales. Sino igual de vulnerables.

El Venadito en su 4ª ed. se presenta en un formato muy diferente, omnipresente en los espacios y transversal en la dirección del mensaje. 21 espacios son los que expondrán 26 obras tamaño póster 50x70cm que dejarán de ubicarse en las salas de ámbito expositivo. Podremos encontrar una o dos obras distribuidas en cualquier parte de los espacios que acogen la muestra.

En esta nueva entrega de la bienal participan centros de toda índole: Desde el Museu de les Cièncias Naturals, espacios artísticos, centros culturales y cívicos, casales… La democratización del arte y el acercamiento al mismo es uno de los objetivos de esta nueva propuesta.

Cartel de la exposición

Desde El Venadito consideran que el arte sirve para remover conciencias y empatizar con el espectador haciéndole partícipe y consciente de que somos responsables y protectores del patrimonio natural, que no es nuestro sino de todas las especies que cohabitamos en él. Las obras buscarán al espectador y no el espectador a las obras, interpelándolo en espacios inesperados. Desde la organización buscan reacciones como la mirada, la atención, la sorpresa, el cuestionamiento, el debate, el cambio, la revolución.

La inauguración de la muestra tendrá lugar el 6 de abril del 2022 a las 19h en el Centro Cultural la Farinera del Clot centro referencia de la Bienal. Será comisariada como en todas sus ediciones por la artista y comisaria Montserrat Pérez creadora del espacio siNesteSia. La muestra finalizará el 14 de julio, día Internacional del Chimpancé.

Las obras estarán a la venta siempre que los espacios lo permitan y los beneficios de su venta irán repartidos un 20% a la Fundación y un 80% al artista. La intención de la Bienal es proteger a Artistas&Animales.

Una de las actividades más participativa para la ciudadanía es la GIMCANA por todos los espacios en busca de las obras que configuran la bienal. Se realizará durante los más de tres meses que estará activa la exposición de forma totalmente gratuita. La información de los espacios/localizaciones/ horarios se podrá descargar en PDF en la web de todos los centros participantes.

Opcionalmente se podrá adquirir para recorrer la muestra el carnet SÓC MONA cuyo importe de 5€ irá como donativo a la Fundació MONA. Dicho carnet pone en relevancia el género y nuestro pasado evolutivo. Cada vez que se visite uno de los espacios que participan en la muestra, el carnet será sellado por el personal del centro. Al obtener 15 sellos se conseguirá una entrada gratuita para visitar la Fundació MONA.

Además, se realizarán talleres artísticos y pedaladas en grupo para visitar las obras. Todas las actividades introducen pautas de hábitos respetuosos con los animales y sus hábitats, haciendo especialmente hincapié en la educación como elemento transformador de la sociedad.

El Venadito, la muestra de arte contra el maltrato animal se reinventa en su cuarta edición

El Venadito es un proyecto que pretende visibilizar la situación de los animales, prestar ayuda a las protectoras que los socorren, protegen y cuidan y por último ayudar a difundir el trabajo de los artistas.

Llega la cuarta edición de El Venadito, una convocatoria artística para artistas y creativos comprometidos con los animales y sus hábitats. El maltrato animal hacia los primates es el tema central de esta nueva convocatoria organizada por el espacio de arte siNesteSia y el Centro Cultural la Farinera del Clot con la colaboración de la Fundación Mona.

“El Venadito surge debido al sentimiento de impotencia y malestar que me provocaba la acción humana respecto a los animales”, explica Montserrat Pérez, artista y comisaria del proyecto. “La idea es crear a partir del arte una manera más eficaz de trabajar contra el maltrato animal, fomentando la empatía, la reflexión e incluso la educación”, añade la creadora de este espacio.

Mediante una convocatoria se seleccionarán de 20 a 30 obras que se expondrán en diferentes espacios de Barcelona. Esta convocatoria tendrá lugar del 21 de septiembre hasta el 15 de enero de 2022. Las bases se podrán consultar en la web de las entidades colaboradoras o se pueden solicitar a sinestesia.uno@gmail.com.

Esta cuarta edición del proyecto propone un nuevo giro al tradicional formato expositivo. El Venadito saldrá a buscar al público en lugar de esperar a que este venga. “Deslocalizaremos la exposición y situaremos las obras fuera de la sala para atraer a más público. En los lugares de paso y espera de los diferentes centros y entidades participantes”, detalla Montserrat Pérez. Desde el Centro Cultural La Farinera del Clot será el lugar donde se coordinará los distintos lugares expositivos que en esta edición se suman al proyecto.

“El movimiento animalista no puede quedarse encerrado siempre en un mismo círculo, es por ello por lo que saldremos a vuestro encuentro. Del ya conocido pequeño formato pasaremos al cartel, de un único espacio a múltiples, de un público que ya está concienciado impactaremos en el que desconoce esta realidad. Queremos acercar la exposición a públicos que no son afines al movimiento o con pocos intereses artísticos. Con esta deslocalización democratizamos el arte haciéndolo completamente accesible para todas y todos”, exponen desde la dirección del proyecto.

La muestra se realizará sin contraprestación económica por parte de la organización ni de los artistas, es decir, ni se cobra por el uso del espacio, ni el artista será retribuido económicamente por mostrar su trabajo. Las obras estarán a la venta en formato digital. El 80% irá al artista y el 20% a la Fundación MONA.

La visita al itinerario de la exposición será totalmente gratuita. Se podrá adquirir de manera voluntaria un carnet de la muestra que permitirá a la poseedora o poseedor sellarlo en los diferentes espacios de exposición. Una vez completado participará en un sorteo de unas entradas gratuitas para una visita privada a la fundación MONA. El carnet bajo el título “SOY MONA” tendrá un coste de 5€, que irán donados íntegramente a dicha entidad. Este hace referencia al género porque da relevancia a nuestro pasado evolutivo.

Como ya es habitual en todas las ediciones de El Venadito se realizarán actividades paralelas a la exposición: visitas guiadas en bicicleta, tanto para niños como para adultos, talleres de creación gráfica…

Cartel cuarta convocatoria El Venadito. Foto: Joan Brull

Atando al viento. Reflexión sobre la 3ª edición de El Venadito

“Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría que es de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual escarabajos de cristal negro”

Juan Ramón Jiménez Platero y yo

Los ojos. Esos ojos que nos miran, pero a los que pocos hemos mirado.
Esos ojos que nos dicen basta, ya no más, déjame correr libre.
Esos ojos que en silencio gritan.
A esos ojos es a los que el equipo de El Venadito ha mirado, ha comprendido y en esta 3ª edición de la bienal hemos querido dar luz.

Montserrat Pérez, creadora del espacio siNesTesia, y comisaria de la exposición, nos vuelve a traer una nueva edición de la muestra con los équidos como protagonistas.
Hasta el 31 de enero el Museu de Ciències Naturals de Granollers exhibirá 50 obras, hechas por artistas de manera altruista, que nos harán repensar nuestra relación con este tan maltratado animal.

En palabras de su comisaria, el caballo, más bien dicho, el maltrato hacia el caballo, tiene su conflicto en el uso.
Usamos a los caballos. Para montar, llevar cargas, hacer exhibiciones… Los usamos y cuando ya no sirven, los desechamos.

Hace 10 años, en una entrevista que hice, me dieron un dato que me horrorizó: 70.000 caballos se enviaban anualmente al matadero cuando ya no servían.
Cuando ya no Nos servían.

Su belleza, su fuerza, su nobleza, han sido su peor enemigo. Pues el ser humano tiende a querer dominar todo aquello que lo supera.

Pusimos riendas al viento.

Pie a tierra. De tú a tú. Nadie por encima de nadie. Así es como debería ser nuestra relación.

Sin cuerdas de por medio. Vienes porque quieres. Sin pistas, ni circuitos, ni barreras. Sin fustas, ni espuelas, ni sillas de montar.

Pusimos montura al viento.

Te adornamos las crines y proclamamos tu posesión. Te sometimos. Clavando tus cascos al duro suelo.

Y olvidamos por completo quién eras, qué te gustaba, que querías hacer.

Encerramos al viento.

Yo te he montado, yo te he obligado a correr, yo te he puesto la brida y azuzado con la fusta.
Yo y tantos otros.
Y no te lo mereces. Al menos lo mínimo que te pueden conceder aquellos que todavía te montan es cuidarte bien y hasta el final.

Conozco muchos jinetes que adoran a sus caballos, que los miman y que participan activamente en rescates y ayudando a protectoras de équidos. Decir lo contrario sería mentir.
Pero a vosotros, jinetes, os animo a descender de la montura y a caminar a su lado.
Es mejor.

A los que no tengáis contacto con el mundo del caballo os invito a ir a los santuarios, como el de ADE y CYD, con los que la muestra colabora, y descubrir como son estos animales en verdad.
A conocer sus historias de supervivencia. La mayoría escritas, todavía, en su piel y en sus ojos.

Os invito a conocerles como caballos, no como a unicornios o pegasos. No son juguetes para niños ni retos para adolescentes. No son un deporte ni un transporte. No son objetos.

Pusimos riendas al viento.

Pero al viento no lo puedes atar.

Fotografías tomadas en la exposición

Autora artículo y fotos: Sílvia Esteve

Periodista y responsable de prensa de El Venadito

 

 

 

El Venadito, una reflexión artística contra el maltrato animal

El 12 de noviembre comenzó El Venadito, una reflexión artística contra el maltrato animal. Esta exposición, creada por cincuenta artistas, ya puede verse en el Museu de Ciències Naturals de Granollers.

El maltrato a los equinos es el tema principal de esta convocatoria organizada por l’espai d’art Sinestèsia  y la colaboración de las entidades animalistas ADE y CYD Santa Maria. El objetivo de los y las cincuenta artistas es remover la conciencia del público y dar voz a uno de los colectivos de animales más maltratados e ignorados por las administraciones: los equinos.

Los beneficios obtenidos por la exposición irán destinados a las asociaciones ADE y CYD, con el fin de poder ayudar económicamente a estas entidades. El precio de acceso al museo es de dos euros. El donativo íntegro irá destinado al 50% a las dos protectoras que colaboran en el proyecto. Los certificados de donación podrán consultarse en la web de Sinestèsia, como ya pasó en las anteriores ediciones.

Además de la exposición, El Venadito contará con actividades paralelas: visitas guiadas para niños y adultos y talleres de creación textil con motivos equinos.

Toda la información sobre la exposición El Venadito la podrás encontrar en el siguiente enlace:

http://www.museugranollersciencies.org/ca/agenda/exposicio-el-venadito-junts-contra-el-maltractament-animal/

desÀrtic: arte contra el cambio climático

«Lo único que impide a Dios enviar un segundo diluvio es que el primero fue inútil» Nicolás de Chamfort

 

«Las peores previsiones apuntan a que en 2025 pueda haber veranos sin hielo en el Ártico» apunta Pilar Marcos de Greenpeace en la presentación de desÀrtic, la exposición que han organizado conjuntamente con siNesteSia y Centre Cívic Sagrada Familia.

¿El Ártico sin hielo? Sí, un ártico sin hielo, y sin las vidas que a él van ligadas.

Descongelarnos. Descongelar nuestros corazones, desescarchar nuestra mirada. Esa es la intención de la muestra artística desÀrtic. Comisariada por Montse Pérez, creadora del espacio de arte siNesteSia y comisaria también de la muestra solidaria contra el maltrato animal El Venadito, desÀrtic ha unido a 60 artistas que con sus obras denuncian y evidencian la situación del polo norte. El 20% de cada venta irá a la ong ecologista.

En pequeños rectángulos de 15x15cm cada artista ha depositado su mensaje de SOS. Si el barco del ártico se hunde, nos hundimos todos. Como nos comenta Montse Pérez «buscaba realizar una muestra muy homogénea, con obras que compartiesen tamaño y temática, para poder partir de la idea de que el Ártico somos todos».

El Ártico somos todos. No es «de» todos. Hay que eliminar la propiedad. No nos pertenece, ni nos sirve. Somos una especie más del planeta. Nuestro egoísmo, nuestras ansias de posesión solo hacen que contribuir a su muerte y degeneración.

Gema Labayen nos lo explica perfectamente en su obra Aprovecha el deshielo. Una de las grandes miserias de la especie humana es que le pone precio a todo. Todo se vende. Incluso la destrucción. Si empezáramos a vivir la vida y no a poseerla, todavía tendríamos la compañía de muchas de las especies a las que hemos aniquilado.

Especies. Allí, en la distancia. Las palabras pueden construir muros muy altos. Si pensamos en la especie del zorro polar, quedamos lejos, muy lejos de él. Las taxonomías, las clasificaciones, nos ayudaron a ordenar el mundo, pero no a empatizar con él. Yo humano te doy nombre, y en ese nombrar nos atribuimos en cierta manera su creación. El problema es que en nuestra particular «creación del mundo» en el séptimo día no descansamos y admiramos aquello creado, en el séptimo día empezamos a destruirlo. A destruirnos.

«El mal gana cuando los buenos no hacen nada» dijo Edmund Burke. Hagamos pues, sigamos haciendo, algo.

Más de 8 millones de personas han firmado ya el manifiesto de Greenpeace para salvar el Ártico, petroleras como Shell han abandonado sus prospecciones, y se han creado moratorias de pesca. Pero el Ártico sigue en peligro. Otras muchas empresas planean su explotación. Es hora de declarar el Ártico zona protegida.

«Feliz Navidad» de Iribú, nos encara con este oso polar, que recoge entre sus dientes una postal. Un gran oso que hace equilibrios en el pequeño trozo de hielo que le queda. Les hemos dejado las sobras del planeta. Lo que queda. Obligando a animales tan majestuosos como los osos a mendigar comida.

Y eso sin casi poner un pie en sus tierras. La aniquilación de este ecosistema está siendo en gran parte a distancia. Mi día a día, y el tuyo, contribuyen a su desaparición. Nuestro consumo les consume.

Al fondo de la sala, el video de Ludovico Einaudi nos acompaña en la visita. El músico navega con su piano por las aguas del Ártico, poniendo banda sonora al deshielo. A un final anunciado. Si no quieres que su música sea un réquiem por el Ártico, actúa. Descongélate, para congelarlo de nuevo. 

 

Silvia Esteve

Más info sobre la exposición y sus actividades

Foto de portada: «Vulnerable» de Teresa Such