Entradas

El coronavirus provoca el abandono de animales de compañía en todo el mundo

El confinamiento por coronavirus está provocando el abandono de perros y gatos en todo el mundo por el miedo a que sean portadores del virus.

Uno de los temas que más incertidumbre está causando entre la sociedad es la posibilidad de transmisión del Covid-19 entre animales y personas. El experto en modificación de conducta animal y director de la escuela de educación canina Single Track de Barcelona, Jorge Quiroga, ha hecho referencia a este tema lanzando un mensaje tranquilizador.

“Existe un tipo de coronavirus que afecta a la especie, que se conoce como coronavirus canino, pero los efectos no son como el Covid-19”, afirma Quiroga. El experto en conducta animal explica que “el coronavirus canino tiene efectos similares al parvovirus canino: fiebre, pérdida de apetito, vómitos, diarreas, etc. Se contagia por contacto oral o directo con heces de otros perros infectados”.

Por tanto, el especialista asegura que las personas pueden estar tranquilas porque “no hay evidencia científica que conceda a los animales de compañía un papel importante en la vehiculización del virus”. También advierte que, de la misma forma que las personas pueden tocar o pisar algún objeto contaminando, los perros también pueden hacerlo, “por lo que es importante seguir el consejo de las autoridades y limpiar con gel desinfectante la almohadilla y cola de nuestros perros”.

Jorge Quiroga recuerda que el perro que dio un leve positivo de Covid-19 en Hong Kong acabó siendo negativo. “Se le realizaron las pruebas del coronavirus, dado que detectaron que tenía una baja carga viral en los hisopos nasales y orales, pero los test sanguíneos dieron negativo. El positivo se dio porque el perro tenía partículas del coronavirus en la trufa y el pelo, ya que su propietaria sí que estaba infectada por la enfermedad”.

El perro de Hong Kong lamentablemente falleció, pero Quiroga alude a que las posibles causas fueron “la vejez acentuada por las enfermedades que padecía y el estrés provocado por la cuarentena, al encontrarse lejos de su entorno familiar”. La propia Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA) manifestó que “el animal no había mostrado signos clínicos de Covid-19 y que, con 17 años, tenía problemas cardíacos y renales”.

Por último, el experto en modificación de conducta animal advierte del peligro de difundir noticias falsas sobre el contagio del coronavirus y los animales de compañía, ya que a raíz de estos: “fakes sobre que los perros pueden vehiculizar el virus y de la crisis económica que ya estamos sufriendo con los ERTES, el número de abandonos crecerá”. Quiroga explica que “ya se están abandonando perros y gatos en todo el mundo por el miedo a que sean portadores del virus”. Hay que poner el foco en la importancia de combatir esos mitos para evitar el abandono de los animales.

«El confinamiento provoca estrés en los animales de compañía»

El confinamiento está provocando estrés en los animales de compañía, quienes podrían sufrir problemas de socialización y trastornos relacionados con la separación cuando todo vuelva a la normalidad.

Jorge Quiroga, experto en modificación de conducta animal y director de la escuela de educación canina Single Track de Barcelona asegura que “el confinamiento por coronavirus está pasándoles factura a los animales de compañía, especialmente a los perros, quienes tienen unas necesidades básicas como especie y que, si estas no se cubren, repercute directamente en su bienestar”.

El educador canino explica que “no es fácil el estrés en la situación en la que nos encontramos, ya que al poder sacar al animal solamente un breve periodo de tiempo a la calle, no estamos cubriendo sus necesidades como especie. Hemos de respetar sus horas de descanso. Al estar nosotros todo el día en casa, el perro no descansa las horas que debería ya que estamos muy pendientes de él o él de nosotros”.

Sobre la nutrición del animal, Quiroga detalla que “los perros no están saliendo a pasear, correr, jugar, etc. Con lo que si les aportamos la misma alimentación puede ser que ganen peso». Sin embargo, también advierte que «si el perro tiene más hambre porque hemos reducido la cantidad de comida, podemos generarle estrés”. El especialista recomienda “suplir esta hambre con huesos o juguetes de morder para que el animal lo canalice a través de ellos, o bien mezclar el pienso que come normalmente con algún pienso bajo en calorías”.

Para mejorar la salud mental de los animales, el experto en modificación de conducta animal recomienda “aumentar los ejercicios de estimulación mental, juegos con los que el perro tenga que utilizar el olfato o enseñarle ejercicios nuevos. Romper con la rutina de paseos afecta a su estimulación mental, enriquecimiento ambiental y contacto social, tres cuestiones de suma importancia para el perro”.

El confinamiento puede afectar gravemente a la socialización de los perros. Quiroga reconoce que cuando todo acabe es posible que “les cueste interactuar con otros perros y puedan mostrar conductas de miedo o de agresividad. Esto solo sucederá con aquellos perros que ya hayan tenido problemas de este tipo anteriormente”. El educador también advierte que, una vez finalizada la cuarentena, “las ansias por volver a jugar e interactuar con otros perros les hagan ser demasiado bruscos y los otros perros puedan interpretarlo como una amenaza”.

Para Jorge Quiroga el principal problema tras el confinamiento será “la ansiedad por separación”. Pasar de estar muchas horas al día con el perro a regresar a la rutina habitual y estar con ellos menos horas “es un factor de riesgo para desarrollar un Trastorno Relacionado con la Separación”. Para prevenir esta situación, el especialista propone que “cuando se esté en casa, deberíamos dejar al animal a ratos solo en alguna habitación o sala ya que, de lo contrario, se acostumbrará a estar las 24 horas con nosotros y cuando todo vuelva a la normalidad, sufrirán”.