Entradas

Barcelona ya tiene desde este martes una playa para perros

Para acceder hay que tener el perro censado y con el microchip pertinente. La nueva playa para perros es una prueba piloto que terminará el próximo 25 de septiembre

Barcelona ya tiene una playa para perros. La nueva playa que acepta la presencia del mejor amigo del hombre es la de Levante, la playa ubicada más al norte de la ciudad de Barcelona. La apertura, esperada y reivindicada durante años para los dueños de los perros de la capital catalana, es una prueba piloto que terminará el próximo 25 de septiembre. Será a partir de esta fecha cuando se decidirá si la iniciativa ha funcionado correctamente y si la playa sigue abierta a los perros para siempre. En octubre se considera que la temporada de baño ya se ha terminado y los perros ya pueden ir a la playa libremente.

Con esta decisión, Barcelona se suma a la lista de municipios catalanes que destinan una de sus playas para los perros.

El espacio está delimitado por un vallado de madera y ocupa 1.200 metros cuadrados. Debido a las limitaciones de espacio sólo se podrá entrar hasta que se considere que la playa esté llena. Se calcula que en la nueva playa podrán refrescarse al mismo tiempo un total de 100 perros.

Mientras dure la prueba piloto, habrá dos informadores que explicarán el funcionamiento del espacio y que controlarán que sólo entren las personas que cumplan con la legislación vigente, es decir, que tengan su perro censado y con microchip. En el caso de los perros considerados potencialmente peligrosos, será necesario que vayan atados y con bozal en todo momento, disponer de la licencia pertinente y que el dueño tenga más de 18 años.

Tal y como avanzó Animalados hace unas semanas, en el espacio habrá también duchas para personas y para perros, bebederos para los perros y también urinarios para que los perros puedan hacer sus necesidades.

En el resto de las playas de Barcelona, el baño de los perros continúa prohibido durante los meses de verano.

Los nuevos urinarios para perros de Barcelona son capaces de convertir la orina en fertilizante

«La idea surgió después de que un señor me recriminara que mi perro hiciera pipí en un árbol»

Un inventor por la fuerza. Nico Jardín, la persona que hay detrás de Urban Dog, la empresa que fabrica los urinarios para perros que se instalarán en la playa de Levante de Barcelona, ​​es un animalista, vecino de Sant Joan Despí que hacía tiempo que estaba preocupado por cómo los perros ensucian la ciudad. «Hay que reconocerlo: los dueños de los perros somos el colectivo que más ensuciamos», afirma. Como hacen tantos otros dueños de perros, Nico Jardín intentaba que su mejor amigo, Pluto, no hiciera pis ni en las puertas de los comercios, ni en las fachadas de los edificios ni en las ruedas de los coches y lo motivaba para que orinara en los árboles. Incluso tomaba la precaución de ir cambiando de árbol, para evitar que no se acumulara demasiado orina y terminara dañando el árbol. Pero una tarde, un vecino le recriminó que su perro hiciera pipí en un árbol. «Ese día estuve toda la noche dándole vueltas a la cabeza», recuerda. Se encontró que, a pesar de su buena intención, no había ni un solo espacio en toda la ciudad donde su perro pudiera hacer sus necesidades.

Después de una noche en blanco, decidió crear una instalación, que tenía arena en la base, para conseguir que los perros hicieran allí sus necesidades. El prototipo se puso a prueba en la Protectora de Animales de Mataró. El ensayo funcionó bastante bien, ya que los perros preferían hacer sus necesidades en ese nuevo invento que en cualquier otro lugar. Pero al cabo de los días la arena olía muy mal. Más adelante, cuando todavía le daba vueltas a su proyecto, vio como unos jardineros de Sant Joan Despí (Barcelona) podaban unos árboles y les preguntó qué harían con la vegetación sobrante. «Me dijeron que la tiraban y se me ocurrió una idea», explica. Después de hacer diferentes analíticas comprobó que el pipí se impregnaba en los restos vegetales que, después de absorber el nitrógeno de la orina, se convertían en abono. Con esta certeza volvió a diseñar su invento, ahora añadiendo restos vegetales en la base, en lugar de arena. Patentó la idea y se puso en contacto con la empresa Ado para comercializar el producto. Y ahora, después de haber invertido todos sus ahorros dice orgulloso: «Los dueños de los perros, en vez de ensuciar, generamos fertilizante».

Su empresa, Urban Dog Nature, ya tiene acuerdos firmados con ayuntamientos catalanes como el de Llagostera, Vilassar de Mar, La Palma de Cervelló, Selva del Camp, El Papiol y también con algún municipio del País Vasco. La instalación permite la inserción de publicidad, por lo que si los ayuntamientos encuentran algún anunciante interesado, les puede salir gratis. «El Ayuntamiento de Sant Joan Despí gasta cada año unos 36.000 euros con la recuperación de mobiliario urbano, una parte del cual se ha dañado por culpa del pis de los perros», dice.

Una vez instalados los urinarios, basta cambiar los restos vegetales cada mes y medio en verano y cada tres meses en invierno. Aunque el invento reduce la afectación de los perros en la ciudad, Jardí lanza una reflexión: «Cada vez hay más gente con perro en la ciudad y creo que ya se ha roto el equilibrio».

Este invento, sin embargo, no hace milagros: «Las personas que no recogen las cacas de los perros no tienen nada que ver con todo esto. Son incívicos y basta. Yo sólo quería encontrar una solución para las personas cívicas «, explica.

Barcelona instalará duchas y urinarios para perros en la playa de Llevant

La playa para perros que el Ayuntamiento de Barcelona está preparando en la zona de Levante también tendrá duchas y urinarios para los animales, según ha podido saber animalados.com. El objetivo de estas dos instalaciones es hacer amable la estancia de perros en la playa y, al mismo tiempo, asegurarse de que el impacto de los animales no dañe el espacio.

Algunos residentes de la zona de Diagonal Mar ya han protestado contra la decisión del Ayuntamiento de asignar a los perros una playa de la ciudad (la que está situada más al norte). El gobierno municipal está dispuesto a iniciar este proyecto, largamente reivindicado, y está tomando todas las medidas posibles para hacer que la experiencia funcione bien y la playa termine siendo perruna.

En Catalunya y el País Vasco ya hay más de una docena de ciudades que tienen urinarios para los perros, como Llagostera, Selva del Camp, Vilassar de Mar, la Palma de Cevelló o Calafell. El modelo, diseñado por la compañía Urban Dog y fabricado y distribuido por Ado S.A., está hecho con acero inoxidable y contiene restos de vegetación en la base. Este sistema garantiza que la orina no desprenda olor, ya que la vegetación la absorbe. Además, según su creador, Nico Jardí, «los restos de vegetación en la base se convierten en fertilizantes,» gracias al nitrógeno absorbido de la orina. La mayoría de los urinarios instalados ocupan 1 metro x 80 cm, pero los dos urinarios que el Ayuntamiento de Barcelona instalará en la playa de Llevant ocuparán 1,50 m x 1,50 m.

urinarios perros playa barcelona

En un principio, pensaron que era necesario impregnar la instalación con feromonas pero, a base de probar el invento, observaron que no hacia falta: «Los restos vegetales desprenden un ligero olor que es más que suficiente para que los perros lo sientan y quieran ir a orinar allí», dice Jardí.

En las losas bajo las cuales se encuentran los restos de plantas, también pueden defecar perros. Luego, como siempre, se de en recoger, pero con este sistema, al menors, no se ensucian las aceras. Los nuevos urinarios fabricados se están fabricando con un acero inoxidable de alta calidad (316), para reducir la erosión que puede causar la salinidad del mar.

Los urinarios cuentan con una chapa alta para que los usuarios puedan distinguirlos desde lejos. La nueva playa para perros también tendrá una ducha para perros, «para poder refrescarlos y limpiarlos», según Rubén Adelantado, jefe de la empresa Ado, fabricante de la invención. «Funciona como un túnel de lavado», explica Adelantado. Su empresa ya ha instalado sistemas similares en campings.

Finalmente, la nueva playa persona también tendrá fuentes para perros.