Entradas

Detectan la presencia del rebeco y del gato montés en el Espacio Natural de las Guilleries-Savassona

El gato montés y el rebeco han sido observados mediante unas cámaras de fototrampeo que se encuentran repartidas por el conjunto de las Guilleries.

Desde principios de año, investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona, la Universidad de Barcelona, la Universidad de Lleida y la Universidad Blanquerna, con la colaboración de ex estudiantes del grado en Biología de la Universidad de Vic-Universidad Central de Cataluña (UVic-UCC) llevan a cabo una investigación orientada a la detección de animales carnívoros en los espacios de interés natural que conforman las Guilleries.

Pues bien, después de muchos meses de espera, la Universidad de Vic ha comunicado que los primeros resultados obtenidos constatan la presencia del gato montés o salvaje en el Espacio Natural Protegido Guilleries-Savassona, un hallazgo muy interesante por el hecho que la distribución de este animal a lo largo del territorio catalán hoy en día se conoce con poca exactitud.

Gato montés detectado en las Guilleries-UVic-UCC

Además de la detección del gato montés, los primeros resultados también han visualizado la presencia de un rebeco, un animal herbívoro que ha sorprendido a los investigadores porque hoy en día se localiza fundamentalmente en los Pirineos. Su hallazgo apoya datos anteriores del Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, que constatan que no es raro observar rebecos en áreas de montaña.

El eje central del proyecto tiene como objetivo conocer la distribución y la abundancia de especies de carnívoros de las Guilleries. Para ello, los investigadores utilizan técnicas de trampeo fotográfico, colocando cámaras de fototrampeo repartidas por el conjunto de las Guilleries, con una separación aproximada de un kilómetro y medio entre ellas, que les permite cubrir la mayor parte del territorio.

El zorro, que da nombre al espacio, es el animal carnívoro detectado más frecuentemente en esta zona. Por otro lado, los investigadores han puesto en marcha una serie de parcelas para trampear pequeños mamíferos. El proyecto, que tiene previsto presentar los resultados a finales de 2020, permitirá tener una visión más precisa de la presencia de los carnívoros que viven en las Guilleries.