«Abandonar a un animal o no identificarlo podrá acarrear sanciones entre los 30.000 y 100.000 euros»

Sacrificio cero, gestión ética de colonias felinas, identificación y formación obligatoria en tenencia responsable son algunas de las líneas básicas del anteproyecto de ley de los animales. Son muchas más las medidas que responden a las exigencias europeas expandiendo y consolidando algunas estrategias de protección animal que ya funcionan en algunas comunidades autónomas.

El anteproyecto de ley de Protección y Derechos de los Animales ha levantado un gran revuelo entre otros motivos por el desconocimiento exacto de sus términos. Los titulares se centran en prohibiciones y obligaciones que atañen a los perros y a sus dueños, pero el texto es mucho más. A lo largo de sesenta cinco páginas se desarrollan acciones que pretenden proteger a los animales, aumentar la conciencia y la responsabilidad de los que deciden convivir con perros, gatos o hurones y también proteger los intereses de las personas que no han elegido tener animal de compañía, pero que cohabitan con animales de una manera u otra.

Se prohíbe el sacrificio de animales sanos, se obliga a la identificación mediante microchip y a un seguimiento veterinario regular. Medidas que por ejemplo se llevan adoptando en Italia desde 2003. Según la normativa se exigirá la esterilización de machos o hembras en caso de convivir parejas de animales de distinto sexo, para evitar la cría por descuido o en manos de profesionales no registrados. El fin de la venta y exposición en tiendas obligará al trato directo con los criadores a quien prefiera comprar en lugar de adoptar. No podemos olvidar que España lidera el ranquin europeo de abandono de perros y gatos con un cálculo estimado de 300.000 individuos al año. El tráfico de perros españoles a otros países europeos es una fuente de problemas y obliga al gobierno español a encontrar soluciones tal como dicta una resolución de Estrasburgo de febrero de 2020.

Además de pautas formales, el texto promete un fondo para la protección animal que contribuiría al objetivo del abandono cero. A la cifra de dicho fondo se unirá además la financiación derivada de la recaudación de las multas, pues serán finalistas. Se calcula un gran ahorro por parte de los municipios que llevan décadas invirtiendo en asumir el costo derivado del abandono y la cría incontrolados. Para muchos es sorprendente que no podrá dejarse a un perro solo más de 24 horas o a un gato más de 72 horas y que se tendrá que superar un test gratuito de capacitación antes de asumir la titularidad de un animal.

«Se crerará un Observatorio Estatal Contra el Maltrato Animal»

Se prohíben también los collares dañinos algo de lo que en Animalados nos hemos ocupado en diversas ocasiones y se apuesta por un tipo de educación amable con los animales en contraposición al adiestramiento por castigo. Según dicta la normativa se creará un Registro Nacional de inhabilitaciones para la tenencia y las actividades relacionadas con los animales, así como un Observatorio Estatal Contra el Maltrato Animal. Este hará reportes anuales a través de un informe sobre la evolución de la violencia ejercida contra animales de compañía, domésticos, silvestres en cautividad y urbanos.

En una disposición derogatoria salen los perros de la ley 50/99 de animales potencialmente peligrosos y se apuntan futuras soluciones para que como insisten los expertos no sea la raza sino el grado de socialización lo que determine la obligación o no de cumplir con medidas específicas de retención y control de perros grandes. De cara a proteger la biodiversidad el anteproyecto prevé la obligatoriedad de “disponer elementos que minimicen los riesgos de colisión, enganche o cualquier otro tipo de accidente”, también la habilitación o construcción de corredores verdes entre vías interurbanas y vías de escape de infraestructuras que puedan ser dañinas.

Por primera vez en una ley se regulan los santuarios para animales que albergan de manera permanente a animales sin otro fin que protegerlos y cuidarlos si lo necesitan, hasta su muerte. En el título cuarto se regulan las líneas generales del bienestar de los animales incluidos en actividades festivas. En otro apartado prohíbe los circos con animales salvajes, limita el número de especies con las que se podrá comerciar y convivir y los riesgos de la pérdida y expansión de especies peligrosas o invasoras.

La “Estrategia de la Biodiversidad 2030”, insta a los Estados Miembros a desarrollar los Listados Positivos, listas blancas de especies permitidas para la importación, el mantenimiento, la cría y el comercio como animales de compañía sobre la base de una evaluación científica y por tanto también está contemplado por la ley. El anteproyecto perfila un sistema de registros que permitan tener mayor información sobre los animales, los profesionales, las entidades, los propietarios de animales y los núcleos zoológicos para ajustar los recursos y diseñar las estrategias que no saquen de la cola de los países avanzados en materia animal.

«No se regulan prácticas como la tauromaquia ni las que afectan a los animales llamados de producción»

El miércoles 6 de octubre la ministra Ione Belarra -con Irene Montero en primera línea- presidió el acto de presentación del anteproyecto subrayando que con esta ley se daría respuesta a la necesidad de dictar unos mínimos a lo ancho y largo del Estado en el trato y la convivencia con los animales desde una perspectiva social. Literalmente: «Establecer un marco común en todo el territorio nacional en materia de protección y derechos de los animales, sobre animales de compañía, domésticos, domesticados o silvestres en cautividad». No se regulan prácticas como la tauromaquia ni las que afectan a los animales llamados de producción.

El documento, redactado desde la Dirección General de Derechos de los Animales de la que Sergio García Torres es titular, ha llevado más de un año en su elaboración. García Torres y su equipo desde el inicio de su mandato se han reunido con casi un millar de representantes de actividades relacionadas con los animales desde cazadores a entidades de protección animal. También veterinarios, expertos en comportamiento animal y fuerzas de seguridad del Estado. Según expertos juristas consensuados es unos de los textos jurídicos más deseados y que han recabado mayor participación.

Emma Infante

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.