Conoce la historia de Mera, la primera perra en alcanzar la cima del Himalaya

Esta es la historia de Mera, una perra repleta de fidelidad, valentía y resistencia que siguió a una expedición de alpinistas hasta llegar a la cima de la montaña Baruntse, situada a 7.129 metros de altura. Probablemente se trate del primer animal canino que asciende a uno de los picos más bellos y altos del Himalaya.

Mera, una perra de raza mestiza entre pastora del Himalaya y mastín tibetano de unos 15-20 kilos, decidió perseguir a una expedición de montañeros que se disponían a ascender al pico de la montaña Baruntse, situada en el Nepal. El grupo de excursionistas estaba formado por Don Wargowsky y tres acompañantes más.

La perra se juntó con la expedición cuando estos bajaban de la montaña Mera, a una altura de 5.334 metros. Don decidió adoptarla como Mera y acogerla junto a sus compañeros y compartir con ella la carpa y la comida a lo largo de la travesía. Lo que los excursionistas no sabían es que esta unión duraría hasta el final del camino.

Pronto aparecieron los primeros contratiempos para Mera. La perra en un momento concreto del camino tuvo miedo de bajar junto a los alpinistas al campamento base y estuvo dos noches durmiendo en un glaciar situado a 6.126 metros de altura. Cuanto todos los miembros de la expedición la daban por muerta, el animal reapareció para acompañar a sus compañeros hasta la cima del Baruntse.

Con el paso de los días, la relación sentimental entre Mera y el resto de alpinistas fue creciendo de manera considerable. Durante cinco días, un fuerte viento obligó a los excursionistas a permanecer cinco días en el campo. A lo largo de este periodo Mera recibió el mismo trato que el resto de la expedición, con un lugar en el que dormir en la tienda y con la misma cantidad de comida que todos.

A medida que los alpinistas ascendían, las complicaciones del terreno y de la superficie iba causando mella en la salud física de Mera. Según explica Don Wargowsky, la perra tenía las patas llenas de sangre, con los nudillos y las uñas rotas. Aun así, el guía comentó que el animal aguantaba y tiraba del grupo sin quejarse. “Nunca había visto nada igual. Todos sabíamos que Mera era especial. Trajo suerte a la expedición”, confesó Don a la revista Outside.

Finalmente la expedición al completo, acompañada de Mera, conquistó la cima del Baruntse, un hecho histórico sin precedentes. Nadie recuerda nada parecido, de hecho, según explicó Billi Bierling, del registro de montañismo del Himalaya, a la revista Outside, los pocos casos de perros que siguieron a alpinistas que se conocen alcanzaron alturas de 5.364 y 6.492 metros. Ningún perro había logrado los 7.129 metros de altura del Baruntse.

Tras acabar la conquista del Himalaya, Mera no pudo quedarse con Don Wargowsky, ya que el guía debía de regresar a Seattle. Ahora bien, el animal no quedó abandonado. Actualmente vive con Kaji Sherpa, el administrador del campamento base de la expedición. Kaji la renombró como Baru, en honor al nombre del pico que la perra logró conquistar. El animal ha recuperado su estado de forma ideal y actualmente es toda una referencia y una bendición en el territorio nepalí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario