“Cuando trabajas en las calles atendiendo a los gatos te das cuenta de que nadie vela por sus necesidades”

Veu Animal es una entidad animalista radicada en Santa Coloma de Gramenet que ha recibido una mención especial desde el Ayuntamiento tras su gran labor con el mundo de los gatos ferales.

¿Qué es Thorva?

Thor es el primer gato feral que rescatamos, recuperamos y devolvimos en una colonia a principios de año de 2016, “VA” es Veu Animal. Fue apaleado por personas en una plaza de Santa Coloma de Gramenet, lo recogimos muy dolorido y en estado de pánico, pero afortunadamente sin nada roto. Lo atendimos de una manera muy precaria pero ahora estamos felizmente contentos de verlo libre y cuidado en una colonia donde le hacemos seguimiento. Hemos querido ponerle este nombre a nuestro proyecto, un Centro de Recuperación de Gatos Ferales que a su vez es donde centralizamos todas nuestras pertenencias y herramientas de trabajo. Igualmente seguimos trabajando con casas de acogida para los gatos sociables. Cuando trabajas realmente en las calles atendiéndolos te das cuenta de la cruda realidad, es que nadie vela por ellos como lo necesitan, creemos que no es suficiente con aplicar un CES (captura, Esterilizar y soltar) sino puedes atender los casos de heridos, enfermos o que necesiten recuperación.

¿Cuándo detectasteis esta necesidad?

Hasta 2016 veníamos atendiendo algunos casos de abandonos, sobretodo cachorros, según la capacidad que tuviéramos en el momento en cuestión. Estos casos relativamente son fáciles de asumir en casas de acogidas, pero empezamos a colaborar con las colonias de gatos para ayudarlas a capturar para esterilizar, por creer en que es la única manera de corregir la superpoblación de una manera ética. Fue entonces cuando nos vimos en la obligación moral de no mirar a otro lado, porque no todos estaban en buenas condiciones y necesitaban ayuda. ¿Por qué sólo atender a los lindos gatitos sociables y no a los ferales? ¿Qué los diferencia?

Todos tienen el mismo derecho a ser tratados con dignidad y ser cuidados independientemente de la naturaleza que tengan. Lo más respetuoso con la naturaleza es tener en cuenta esta condición a la hora de tratarlos y proporcionarles el hábitat que le corresponda.

¿Quién lo financia?

Veu Animal funciona gracias al duro trabajo de los voluntarios en ferias y campañas de sensibilización que nos ayuda a recaudar donativos. También ayudan las aportaciones de los 61 socios actuales, las microdonaciones de teaming de 1 euros al mes y las donaciones puntuales de simpatizantes o seguidores de esta causa. Logramos cubrirlo todo gracias a donaciones de particulares sensibilizados con la necesidad que hay actual y que nadie más hace.

En vuestra entidad incluís lo que se llama en el argot alimentador/a. ¿Cómo definirías a estas personas?

En nuestra entidad varios voluntarios son alimentadores/as de alguna colonia de Santa Coloma de Gramenet o Barcelona. Son personas excepcionales que verdaderamente sacrifican gran parte de su tiempo y recursos. Poseen la gran capacidad de transmitirnos a todos la vulnerabilidad a la que se enfrentan y la fortaleza que no les hace desfallecer, motor de nuestro impulso para facilitarles en la medida de nuestras posibilidades todo lo que necesite.

¿Qué papel juega la formación en vuestra entidad?

Las bases para un correcto trabajo en equipo y un óptimo resultado, es la formación de nuestros voluntarios, cumplir un protocolo de actuación, el respeto y compromiso. A todos nos une la misma sensibilidad de proteger y cuidar a quien lo necesita, y aunque no es fácil gestionar una entidad, nos apoyamos entre todos como una familia y aportamos cada uno nuestra experiencia para mejorar día a día. Más que la formación, es sentirse respaldadas por alguien más que no es uno mismo, pero para que todo fluya tiene que haber colaboración mutua. La formación es básica para una correcta gestión de colonia. Si le sumamos a una alimentadora, formación, colaboración y trabajo en equipo el resultado es una colonia controlada, sana y protegida.

Los gatos dicen que tienen siete vidas pero es muy importante conocer las enfermedades que les hacen frágiles. ¿Cuáles son?

Por el gran número de casos y la cantidad de años que llevamos en esto, más o menos podemos definir un patrón de enfermedades más habituales con las que nos encontramos en las calles, como pueden ser el calicivirus o herpesvirus con gingivitis, complejos respiratorios y afectaciones oftalmológicas, también insuficiencia renal en adultos y problemas parasitarios en general con diarreas agudas y deshidratación. Una buena alimentación, proporcionarles sitios donde resguardarse de las inclemencias del tiempo y brindarles entre todos protección ante cualquier peligro, puede ayudar a tener una población sana en las calles.

¿Es el estrés el peor amigo de los gatos?

Posiblemente sí, pueden padecer síntomas físicos y conductuales. Un gato estresado puede manifestar enfermedades como: Asma bronquial, cistitis, colitis, alopecia, hipersensibilidad, aumento de las infecciones y un agravamiento más que importante de las enfermedades víricas y autoinmunes. Respectos a los síntomas al igual que en los humanos, el estrés empeora el carácter de nuestro gato y lo convierte en un compañero díscolo, con un drástico cambio en su comportamiento. Entre los cambios que podemos observar se encuentran: Aumento de la agresividad, ansiedad generalizada, fobias y miedos, manías obsesivas y comportamientos compulsivos (lamido excesivo y autoagresión), pica (ingesta inadecuada de objetos peligrosos, generalmente tela), trastornos alimentarios (anorexia y bulimia), eliminación inadecuada (con heces y orina), marcaje con uñas, hiperactividad, vocalizaciones excesivas…

Es importante recordar que nuestro gato nunca se comporta de manera inconveniente para fastidiarnos, sino que lo hace como forma de llamar nuestra atención y decirnos que no se encuentra bien. Nos está pidiendo ayuda.

En los gatos ferales a parte del estrés que sufren en la calle, cuando hay que manipularlos para el CES o tratarlo de alguna afección, hay que utilizar las técnicas menos invasivas que le proporcionen el mínimo estrés posible para intentar evitar al máximo la aparición de estos síntomas, respetando su naturaleza. Nosotros intentamos tratarlos en el mínimo de tiempo posible, con iluminación natural, ventilación, en estancias adaptadas, ofreciéndoles descanso con el mínimo ruido e intervención por nuestra parte al ser video vigilado realizando rondas para cubrir las necesidades de cada caso.

También la falta de seguridad en los domicilios, por eso también tenéis en vuestra página espacios protegidos con redes antimordisco que hay que saber cómo y dónde instalar correctamente para evitar el síndrome del gato paracaidista. ¿Verdad?

Sí, encontramos que hay falta de información de las posibilidades de proporcionar un lugar hogar seguro a nuestros gatos. Con algo tan simple como una red o maya, puedes evitar caídas desde balcones, terrazas, ventanas, etc. Nunca pasa nada hasta que pasa a ti. Valorando entre poner medidas o la posibilidad de que tu gato se accidente, pierda o fallezca, siempre vamos a elegir mantenerlos a salvo. Creímos buena idea poner las fotos de las soluciones adoptadas por nuestro voluntarios, adoptantes, conocidos, etc. Alguna vez podemos hacer recomendaciones de cuál sería la mejor solución.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *