Dos paseos semanales para los perros de perrera por ley, una campaña de Juan Carlos Castaño

Los perros de perrera están viviendo un auténtico infierno. La cifra desorbitada de perros abandonados en España, 104.834 durante 2017 según datos ofrecidos por la Fundación Affinity, ha provocado que los refugios caninos estén desbordados y no puedan garantizar condiciones dignas de vida para estos animales.

Por suerte esta situación no deja indiferente a muchas personas que día a día de manera voluntaria ayudan a amenizar la vida de los perros mediante visitas, alimentos o paseos. Entre estas personas se encuentra Juan Carlos Castaño Lago, madrileño de origen y residente en Cerdanyola del Vallès desde hace ya varios años por motivos laborales. Juan Carlos alterna su trabajo de comercial con un voluntariado en el Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona (CAACB).

El señor Castaño pasea mínimo tres días a la semana a varios de los perros que tiene actualmente el CAACB, una actividad que le reconforta, le llena de satisfacción y que recomienda a todas las personas. El paseo consiste en salir a caminar por diferentes caminos cercanos al centro junto a varios peludos en un tiempo no superior a los 30 minutos, algo que los animales agradecen de manera ostentosa.

A pesar del trabajo y de la voluntad de muchas personas que dedican su tiempo libre a mejorar el bienestar de estos animales, la realidad es que las condiciones de vida de la mayoría de los perros de perrera son infames. El creciente abandono de los animales de compañía en España ha provocado que los centros de acogida tengan aforo completo. Este es el caso del CAACB, donde todos los perros que llegan en la actualidad son redirigidos a otros refugios. El centro Help Guau, ubicado en Argentona, ha recibido alrededor de 90 perros procedentes del Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona en las últimas semanas.

La mayoría de perros de perrera de España tienen dos fatídicos caminos: sacrificio o jaula de por vida. Juan Carlos nos explica como muchos de los peludos de perrera viven únicamente para alimentarse y defecar desde dentro de una jaula de menos de 180 cm de largo y 90 cm de ancho. Situación que conlleva que muchos de estos animales vivan con ansiedad, desidia y miedo.

El paradigma actual de los perros de perrera ha llevado al señor Castaño a lanzar una campaña en la que pide que los animales de los centros de acogida puedan dar dos paseos semanales. Juan Carlos nos confiesa que poder salir de la jaula y estirar las piernas tiene la misma importancia que alimentarse, ambas cosas son necesidades básicas para la supervivencia de los seres vivos.

En la Campaña se pide al Presidente del Gobierno Pedro Sánchez que exija por ley a todas las protectoras (municipales, autonómicas y privadas) dos paseos semanales para los perros que viven en jaula. Se necesitan 7.500 firmas y ya se ha alcanzado la cifra de 6.000 firmantes tras dos meses del lanzamiento de esta iniciativa. Todo ello según explica Juan Carlos con una recompensa infinita: «cada mañana cuando se mire en el espejo, verá reflejada la sonrisa de cientos de perros de perrera contentos ante la posibilidad de poder dar una vuelta, oler algo, utilizar sus garras escarbando un poco y poder sentir la tierra mojada en sus pezuñas ¡volver ser un animal durante unos minutos!».

Este es en enlace en el que puedes firmar a favor de la campaña de Juan Carlos Castaño Lago:

https://www.change.org/p/presidente-sanchez-dos-paseos-semanales-para-los-perros-de-perrera

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *