El Ayuntamiento de Terrassa rehabilita ocho de los nueve pipicanes tras recibir amenazas de envenenamiento

El Ayuntamiento de Terrassa ha rehabilitado ocho de los nueve pipicanes de la ciudad tras recibir amenazas anónimas con el envenenamiento de las áreas caninas con sulfato de estricnina. La investigación policial, por el momento, no ha encontrado ningún resto de veneno en la zona, ni tiene ningún dato de la identidad de la persona responsable del escrito.

El pasado martes 11 de junio, el Ayuntamiento de Terrassa cerró temporalmente los pipicanes de la ciudad por la aparición de una nota anónima en la que se amenazaba con envenenar a los perros. El escrito, encontrado en el área canina de la Avenida Béjar, exponía lo siguiente:

“He rociado diversas partes del pipi-can con sulfato de estricnina. A partir de ahora recomiendo a los propietarios de los perros que no los paseen por aquí dentro. Para quien no sepa que es la estricnina, enseguida lo averiguará si su perro la ingiere. Es cuestión de unos 15 minutos. Suerte. Nota: repetiré la acción varias veces a lo largo de este año”.

Las personas que acudieron al pipicán con sus perros el pasado martes encontraron la nota y alertaron al consistorio de las amenazas expuestas en la hoja de papel. El Ayuntamiento, para evitar cualquier tragedia, envió a la policía municipal el mismo martes para precintar todas las puertas de las áreas de recreo para perros de Terrassa.

Durante la investigación policial no se ha detectado la presencia de sulfato de estricnina ni de ningún otro elemento tóxico en ninguno de los nueve pipicans de Terrassa. Por otro lado, el Ayuntamiento todavía no tiene ninguna pista de quién puede ser la persona responsable del escrito y de las amenazas.

Ante la falta de pruebas, el consistorio abrió al uso en la mañana de ayer ocho de los nueves pipicanes, dejando inhabilitado por el momento el espacio canino en el que se encontró la nota con las amenazas. Según informa el Ayuntamiento de Terrassa, «los expertos en toxicología han detallado que el sulfato de estricnina es una sustancia con una permanencia considerable», motivo por el cual el espacio para perros de la Avenida Béjar no se volverá abrir hasta que no se descarte al cien por cien la posibilidad de intoxicación.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario