El centro de animales Última Llar, denunciado por maltrato animal

El fiscal ha presentado una denuncia en el juzgado de Reus acusando a la empresa Última Llar de irregularidades con el registro de entradas y salidas de los animales del centro. Además, los animalistas de Tarragona hace tiempo que acusan al centro de sacrificar a perros y gatos de manera injustificada.

Desde hace ya varios años son muchas las personas que han denunciado las irregularidades existentes en el trabajo de Última Llar, una empresa dedicada a diferentes servicios de los animales de compañía ubicada en la población de Riudoms, en Tarragona.

En el año 2012 un grupo de voluntarias del centro ya denunciaron las malas formas de trabajo por parte de Última Llar. Entre las denunciantes se encontraba Anna Carbonell, directora de la ONG animalista Nova Eucària y una de las caras visibles de la parte delatora. La solución inmediata por parte de la empresa ante estas acusaciones fue la de acabar con la plantilla de voluntariado y continuar su labor únicamente con los trabajadores propios.

Sin embargo, tras muchos años de lucha, las denuncias de Anna Carbonell y del resto de voluntarias han logrado su meta y un juzgado de Reus ha abierto diligencias previas a raíz de las continuas denuncias presentadas contra Última Llar.

En la acusación, la directora de Nova Eucària asegura que el registro de entradas, salidas y defunciones que tiene la empresa de animales no corresponde con la realidad. “No existe un registro oficial de entradas y salidas, no hay fichas de los animales ni documentos que recojan los datos de manera actualizada”, explica Anna Carbonell.

Después de trabajar en las instalaciones como voluntaria, Carbonell no duda en definir el centro: “Como un espacio de exterminio de perros y gatos perdidos y abandonados en Tarragona”. También describen que los animales se encuentran en una situación de salud muy precaria: “Cuando visitabas el centro podías ver a muchos animales en un estado de salud lamentable que no recibían ningún tipo de atención sanitaria, curiosamente esos animales después desaparecían sin que existiera un registro oficial de su defunción”.

Los denunciantes también aseguran que: “existen grandes discrepancias entre el número de ejemplares vivos por los que cobra la entidad y los que realmente hay”, además: “Según las entradas, tendría que haber unos 1.800 animales y suele haber unos 250”.

Además de las irregularidades ya mencionadas, los antiguos voluntarios también acusan a Última Llar de no cumplir con una periodicidad adecuada de las visitas veterinarias, así como de sacrificar una gran cantidad de animales de manera innecesaria. “Muchos de los perros vistos en las instalaciones de Riudoms desaparecían al día siguiente como por arte de magia”, confiesa la parte acusadora.

Mònica Pàmies, forma parte de la comisión animalista de la CUP en Reus y también ha visitado el centro en diversas ocasiones. Como Carbonell, denuncia que las malas prácticas del centro no son ninguna novedad: “Desde hace muchos años somos conscientes de la situación existente en Última Llar. El problema principal es la falta de transparencia por parte del ayuntamiento, del regidor de ecología y de la propia empresa. La opacidad en el trabajo de este lugar es muy significativa y delatadora”.

Desde Última Llar se niegan los hechos de los que se le acusan, de hecho, presentaron una querella contra Anna Carbonell por injurias. Por otro lado, desde Animalados nos hemos puesto en contacto con el Ayuntamiento de Reus. Desde el consistorio han reconocido que han recibido quejas sobre la gestión de esta empresa, pero han preferido no hacer declaraciones.

El siguiente paso es que la jueza de instrucción archive o pase el caso a juicio. Con la intervención actual de la fiscalía y con las pruebas presentadas por parte de la parte denunciante, todo apunta a que el juicio finalmente se celebrará.

La triste realidad es que la situación actual que se vive en el centro de animales de Última Llar es uno de los tantos casos que se denuncian constantemente en Cataluña por parte de diferentes voluntarios. Se conocen otros centros de acogida de animales para dar en adopción donde los perros y gatos también se encuentran en una situación muy precaria, incluso sin ver la luz del sol y encerrados en jaulas. Sin duda se trata de uno de los temas más obsoletos dentro de la agenda política, una situación que requiere una regulación y una solución inmediata.

Publicación Tarragona Digital 2015

1 comentario
  1. vkisii Dice:

    Es una verguenza, lo que hacen, además te los dan sin desparasitar.
    Vamos que si no vas a buscar un animalito, allí los tienen con parasitos,si pagas te dan una pastilla para que se la des en casa.
    Lamentable este tipo de conducta.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *