estrés. confinamiento

«El confinamiento provoca estrés en los animales de compañía»

El confinamiento está provocando estrés en los animales de compañía, quienes podrían sufrir problemas de socialización y trastornos relacionados con la separación cuando todo vuelva a la normalidad.

Jorge Quiroga, experto en modificación de conducta animal y director de la escuela de educación canina Single Track de Barcelona asegura que “el confinamiento por coronavirus está pasándoles factura a los animales de compañía, especialmente a los perros, quienes tienen unas necesidades básicas como especie y que, si estas no se cubren, repercute directamente en su bienestar”.

El educador canino explica que “no es fácil el estrés en la situación en la que nos encontramos, ya que al poder sacar al animal solamente un breve periodo de tiempo a la calle, no estamos cubriendo sus necesidades como especie. Hemos de respetar sus horas de descanso. Al estar nosotros todo el día en casa, el perro no descansa las horas que debería ya que estamos muy pendientes de él o él de nosotros”.

Sobre la nutrición del animal, Quiroga detalla que “los perros no están saliendo a pasear, correr, jugar, etc. Con lo que si les aportamos la misma alimentación puede ser que ganen peso». Sin embargo, también advierte que «si el perro tiene más hambre porque hemos reducido la cantidad de comida, podemos generarle estrés”. El especialista recomienda “suplir esta hambre con huesos o juguetes de morder para que el animal lo canalice a través de ellos, o bien mezclar el pienso que come normalmente con algún pienso bajo en calorías”.

Para mejorar la salud mental de los animales, el experto en modificación de conducta animal recomienda “aumentar los ejercicios de estimulación mental, juegos con los que el perro tenga que utilizar el olfato o enseñarle ejercicios nuevos. Romper con la rutina de paseos afecta a su estimulación mental, enriquecimiento ambiental y contacto social, tres cuestiones de suma importancia para el perro”.

El confinamiento puede afectar gravemente a la socialización de los perros. Quiroga reconoce que cuando todo acabe es posible que “les cueste interactuar con otros perros y puedan mostrar conductas de miedo o de agresividad. Esto solo sucederá con aquellos perros que ya hayan tenido problemas de este tipo anteriormente”. El educador también advierte que, una vez finalizada la cuarentena, “las ansias por volver a jugar e interactuar con otros perros les hagan ser demasiado bruscos y los otros perros puedan interpretarlo como una amenaza”.

Para Jorge Quiroga el principal problema tras el confinamiento será “la ansiedad por separación”. Pasar de estar muchas horas al día con el perro a regresar a la rutina habitual y estar con ellos menos horas “es un factor de riesgo para desarrollar un Trastorno Relacionado con la Separación”. Para prevenir esta situación, el especialista propone que “cuando se esté en casa, deberíamos dejar al animal a ratos solo en alguna habitación o sala ya que, de lo contrario, se acostumbrará a estar las 24 horas con nosotros y cuando todo vuelva a la normalidad, sufrirán”.

1 comentario
  1. Yolanda Dice:

    La mayor ilusión de mi perrita es saludar a otros perros y sus dueños, y desde que estamos confinados no ve a nadie, no entiende nada y tiene muchísima ansiedad…le he comenzado a dar este producto antiestrés para perros, lleva vitaminas b, triptófano y algo más, básicamente para fortalecer el sistema nervioso:
    https://www.cebanatural.com/pastillas-antiestres-para-perros-p-1258-40.html
    ¿A alguien le ha funcionado este tipo de producto? ¿qué me recomendaríais? estoy abierta a probar cosas con tal de ver a Marla mejor… gracias.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.