¿Es verdad que los perros mestizos viven más años que los perros de raza?

Según la experta veterinaria Marta Legido los perros mestizos suelen tener menos problemas de salud que los perros de raza, pero el simple hecho de ser mestizo no es garantía de tener buena salud

La longevidad de los perros según la raza o si son mestizos es un tema que genera muchos interrogantes entre los amantes de los peludos. Para disipar las dudas sobre esta cuestión, Animalados ha hablado con Marta Legido, veterinaria clínica licenciada en el año 1989 y que cuenta con más de 30 años de experiencia en la profesión. Actualmente, Marta Legido es vocal de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Veterinarios de Barcelona.

Tal y como explica Marta Legido, la esperanza de vida de los perros varía especialmente en función del tamaño del perro cuando llega a la edad adulta, un tamaño que generalmente está determinado por la raza. Atendiendo a esta explicación, los perros de razas pequeñas (peludos de menos de 10 kg) suelen llegar a los 15-16 años. Los perros de tamaño mediano o grande (entre 10 y 25-30 kg aproximadamente) viven entre los 10-13 años. Por último, los perros de razas gigantes (más de 30 kg) no suelen vivir mucho más allá de los 8 años.

La licenciada en veterinaria clínica recuerda que es importante remarcar que los perros de razas pequeñas también son más precoces, por tanto, llegan antes a la edad adulta, concretamente entre los 9-10 meses de vida. En cambio, los ejemplares de razas gigantes no son adultos hasta que llegan a los 2,5 años de edad.

En definitiva, según las explicaciones compartidas por la vocal de la Junta de Gobierno del Colegio de Veterinarios de Barcelona, la esperanza de vida de los perros se correlaciona con su tamaño adulto, eso sí, dentro de las razas de tamaños similares hay algunas que presentan más longevidad y otras que menos. Legido pone el ejemplo del Chihuahua y el Caniche, que suelen vivir muchos años, pero en cambio el Carlino, a pesar de ser un can de raza pequeña, vive menos años.

En referencia directa a los perros mestizos, Marta Legido comenta que es cierto que la mezcla de diversos genes de un origen genético alejado proporciona mejores posibilidades de supervivencia sobre el individuo. Es decir, la mezcla genética, cuando los genes del padre y de la madre son muy diferentes, permiten que la propia naturaleza “escoja” entre aquellos que son mejores. Todos los animales recibimos una carga genética duplicada de nuestros padres y la naturaleza escoge cuál de las dos se expresará en el futuro individuo.

Por este motivo, Legido especifica que entre perros de la misma raza hay más posibilidades que dentro de la carga genética del padre y de la madre coincida un gen defectuoso o que codifica la predisposición a una enfermedad determinada. Cuando los dos genes, el paterno y el materno, que codifican una misma función o característica determinada son los dos defectuosos, el individuo expresará este defecto genético irremediablemente.

Los perros mestizos tradicionalmente han sido unos animales que han pasado a un plano secundario en cuanto a la preferencia de los adoptantes o de aquellas personas que han querido convivir con un peludo. Según la veterinaria clínica, esto es una tendencia o moda pasada en la que las personas se basaban más en las características físicas del perro más que en su temperamento.

Marta Legido considera que actualmente cada vez hay más personas que no descarta iniciar una nueva vida junto a un perro que no sea de raza. Este cambio de dinámica puede suceder porque, en general, los perros mestizos suelen tener menos problemas de salud, a pesar de que el simple hecho de ser mestizo no es garantía de tener buena salud. También, afortunadamente existe una tendencia creciente de adoptar peludos de un centro de acogida, donde la mayoría no son de raza pura.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *