Imagen de recurso: ovejas

La Junta de Andalucía ordena el sacrificio de las ovejas de Guillermo, un jubilado que tenía a los animales como mascotas

La Junta de Andalucía ha ordenado el sacrificio en un plazo máximo de diez días del rebaño de ovejas de Guillermo Cana, una persona jubilada que tiene a sus nueve ovinos como si fueran sus mascotas. La decisión se ha tomado después de que un vecino denunciara que los animales no tienen papeles ni han pasado la inspección veterinaria.

Guillermo, jubilado de Algeciras de 70 años, ha conocido la noticia durante la mañana de ayer. La Junta de Andalucía ha ordenado sacrificar a sus cuatro ovejas, tres chivos, una cabra y un carnero. La decisión nace tras una denuncia de un vecino que avisó de que los animales no disponían de papeles y no habían pasado la inspección veterinaria, por lo que no se puede saber con seguridad si tienen enfermedades. El propietario, por su parte, asegura que los ovinos se encuentran en perfecto estado.

La Junta señala que se trata de una explotación clandestina y acusa al propietario de usar a los animales para el autoconsumo. Sin embargo, Guillermo Cana, y todo su entorno, aseguran que el ganadero jubilado las tiene como si fueran animales de compañía, salvando sus vidas y queriéndolas como miembros de su propia familia.

Guillermo cuenta con el apoyo de PACMA y de más de 12.000 personas que han firmado una petición en la plataforma change.org para salvar a sus ovejas. Desde el partido animalista se critica la resolución de sacrificar a los animales sin comprobar previamente la existencia de alguna enfermedad en ellos: “La legislación andaluza condena a muerte a animales sanos, sin ocuparse en comprobar primero si verdaderamente son contagiosos de alguna enfermedad o por el contrario están completamente sanos. La Junta de Andalucía tiene la posibilidad, atendiendo a la circunstancias epidemiológicas de la zona, de realizar analíticas a los animales antes de sacrificarlos”, ha explicado PACMA.

Guillermo, en declaraciones para la televisión, se ha mostrado muy triste con la noticia y ha declarado que: «Si sacrifican a mis nueve ovejas, también me pueden sacrificar a mi». Varios vecinos de Algeciras han confirmado el gran vínculo afectivo existente entre los animales y el ganadero, hasta el punto de catalogar a las ovejas como «miembros de su familia».

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *