La odisea de Luno, el perro retenido en el Aeropuerto de Madrid durante casi tres semanas

Luno, un perro procedente de Costa Rica, ha estado casi tres semanas separado de su compañera de vida humana y retenido en el Aeropuerto de Madrid por no llevar microchip. Actualmente, el animal se encuentra en un centro de acogida a la espera de una resolución judicial.

Luno nunca olvidará este viaje repleto de aventuras adversas. Este caniche blanco de mirada tierna llegó al Aeropuerto de Madrid el pasado 14 de marzo procedente de Costa Rica, pero su entrada a España fue denegada por las autoridades por no llevar microchip. Una norma que no es obligatoria en el país centroamericano del que procedía, pero que exige el Reglamento Europeo de transporte de animales.

Desde su llegada a España, Luno y Andrea, su compañera de vida humana, han vivido una auténtica pesadilla. El animal ha permanecido cerca de tres semanas dentro de una jaula y sin la compañía de Andrea, quien tan solo podía visitar al can diez minutos a día. El propio personal del aeropuerto ha sido el encargado de alimentar al perro y de proporcionarle algún paseo.

Tras darse a conocer el calvario que estaban sufriendo Luno y Andrea, el Partido Animalista (PACMA) y la Asociación para la Gestión Ética y Responsable de Animales Abandonados (AGERAA) presentaron un recurso de alzada para suspender la deportación del animal, recurso que fue desestimado por una resolución del secretario general de Agricultura y Alimentación.

Tras mucho esfuerzo y sufrimiento por parte el PACMA, AGERAA, y especialmente de Andrea, diecinueve días después de estar retenido en el aeropuerto Adolfo Suárez Barajas, Luno fue trasladado el pasado 1 abril al Centro Integral de Acogida de Animales de la Comunidad de Madrid (CIAAM). A pesar de esta mejoría de condiciones, el perro todavía no ha regresado con su compañera de vida humana y la historia no acabará hasta que no haya una resolución judicial.

“Gracias a dios hemos podido sacar a Lunito de la celda en la que estaba en el aeropuerto y voy a poder dormir tranquila sabiendo que lo han trasladado a un refugio de animales. Ahora toca esperar a ver cómo evoluciona la situación. No sabemos qué más tenemos que hacer para acabar con todo esto. Agradecemos mucho a todas las personas que han mostrado su muestra de cariño durante estos días”, declaró Andrea tras conocer la noticia del traslado de Luno al CIAAM.

Afortunadamente, Luno está recibiendo un trato muy bueno en el CIAAM y puede disfrutar durante más tiempo de la compañía de Andrea. Sin embargo, nada de esto debería haber sucedido y tanto el caniche, como su responsable, nunca podrán olvidar el calvario que están sufriendo durante su viaje a España. Esperemos que pronto haya una resolución judicial y Luno pueda volver con Andrea.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.