La opinión pública apunta hacia la industria cárnica

Hablamos con Núria Almiron, investigadora en la Universitat Pompeu Fabra y luchadora contra el maltrato animal

Después de que la OMS concluyera que el consumo excesivo de carne, en especial la procesada, es perjudicial para la Salud, y que incluso puede resultar cancerígeno, algo cambió en la opinión pública. Desde entonces, los medios de comunicación han cambiado su posición al respecto. Ya no es tan frecuente ver noticias que recomienden el consumo de carne como una condición indispensable para la salud. Incluso Jordi Évole trata el tema en su programa de televisión, Salvados.

El debate entre la industria y los defensores de los animales se articula a partir de dos grandes argumentos. Los empresarios de la carne defienden su actividad como un bien económico, que genera puestos de trabajo, y que ofrece un producto deseado por el consumidor. Los animalistas, en cambio, denuncian maltrato animal, así como un prejuicio ecológico de primer orden.

Hoy hablamos con Núria Almiron, investigadora en la UPF y miembra del centre for animal ethics, de la UPF. Según ella, ‘cada vez hay más conciencia en contra del maltrato animal’. Para la investigadora, esta conciencia, que pone en entredicho prácticas como la de la industria cárnica, estaría producida por un avance moral en la sociedad ‘. Esto habría hecho que programas de televisión, como el Salvados de Jordi Évole, se atrevan a tratar este tema.

Las imágenes que ya se han hecho públicas por parte de La Sexta son suficientemente elocuentes. Hay mataderos en los que las condiciones de los animales están muy degradadas. En concreto, se ve algunos cerdos agonizar y con malformaciones. Almiron piensa que se dan las condiciones perfectas para que se regule este tipo de práctica. ‘Una vez la opinión pública está mentalizada, es más fácil regular estas cuestiones’.

Aunque se muestra prudente, también recuerda que ‘la cuestión ambiental puede ayudar aún más a tomar conciencia «. En palabras de la investigadora, la industria cárnica es una de las más contaminantes, lo cual debería corregirse. En esta línea, apuesta por que «se instauren tasas sobre los productos cárnicos y lácteos, ya que causan problemas grandes problemas medioambientales»

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *