Los parques de Barcelona en los que NO puedes entrar con tu perro

Barcelona es una de las ciudades más bellas de todo el mundo. En su haber dispone de una variedad exquisita de cosas que hacer y lugares que visitar. Entre sus tenencias, la ciudad condal cuenta con un total de 100 parques y jardines distribuidos entre sus diez distritos. El Parque de la Ciutadella, el Labertinto de Horta o los Jardines del Palacio de Pedralbes son algunos de los más populares.

La gran cantidad de parques que dispone Barcelona invita a pensar que se trata de una ciudad con espacios idílicos en los que convivir junto a tu perro, pero hay que tener en cuenta que algunos de estos parques tienen un cartel que prohíbe el acceso de los perros a estas áreas. Además, la gran mayoría del resto de parques que sí habilitan el acceso a perros, no disponen de área de recreo para ellos, por lo que deben ir siempre atados.

Desde Animalados hemos hablado con el Ayuntamiento para conocer de primera mano cuáles son los parques que vetan la entrada a los animales. Hay que destacar que algunos de ellos han denegado el acceso a estos animales domésticos recientemente, como es el caso del parque de Turó Park situado al lado de Francesc Macià. Desde el 3 de abril de 2017 no se puede ir a pasear a este parque junto a tu perro a pesar de las manifestaciones de los usuarios por evitar esta medida.

El Ayuntamiento prohíbe el acceso de los perros a los parques y jardines por tres motivos concretos:

-Parques históricos: son parques con muchos años de vida en Barcelona que tienen connotaciones históricas en su origen y en sus infraestructuras. Se considera parques de patrimonio propio del ciudadano de Barcelona. Un ejemplo claro son los Jardines del Teatre Grec, creados con motivo de la Exposición Internacional de Barcelona de 1929. El Jardín Botánico, el Jardín de la Tamarita, los Jardines Joan Brossa, los Jardines del Palacio de Pedralbes, el Parque de la Creueta del Coll, los Jardines de Mòssen Costa i LLobera, el Parque de Cervantes y el Parque del Laberint d’Horta son otros parques históricos sin acceso permitido para perros.

-Parques temáticos: son espacios con muchos metros que destacan por su belleza en la vegetación. Están diseñados con la voluntad de estudiar, mantener y preservar las especies vegetales. Los Jardines de Mossèn Costa i Llobera, el Jardín Botánico, los Jardines de Mossèn Cinto Verdaguer, el Vivero Municipal de Plantas Tren Pins, los Jardines de Laribal y los Jardines de Rodrigo Caro forman parte de los parques temáticos de Barcelona sin permiso para acceder con los perros.

-Parques de dimensiones pequeñas: son áreas muy pequeñas, jardines de barrios, espacios mínimos que no permiten la convivencia entre personas, animales domésticos y vegetación con el fin de mantener en buen estado las instalaciones. Los Jardines de Portolà, los Jardines de Montserrat Roig, los Jardines de Paula Montal, el Jardín de Tres Tombs i los Jardines de Can Ferrer son algunos de estos espacios pequeños con cartel de no acceso a los perros.

El Ayuntamiento de Barcelona prohíbe el acceso a estos parques pero asegura que cada distrito dispone de áreas de recreo para perros, espacios públicos de convivencia entre personas y animales de compañía con una superficie suficiente para el bienestar del animal

Àngela Coll, portavoz de Espai Gos Barcelona, ha dado su opinión sobre el no acceso de los perros a los parques y sobre las áreas de recreo para perros: “El problema no es que un número determinado de parques no tengan acceso para los perros, entendemos los motivos históricos o temáticos del Ayuntamiento. El problema es que siempre hay algún motivo para vetar el acceso a estos animales domésticos. Un caso claro es el Jardín de Enric Sagnier, que ha denegado el acceso a los perros por un motivo de civismo general: botellones, gritos, incivismo… Además, las grandes áreas de recreo que se han construido en cada distrito no son eficientes por dos motivos. En primer lugar estas áreas no disponen de los metros suficientes para la satisfacción de los usuarios y sus perros. Y en segundo lugar, muchas de ellas cuentan con infraestructuras peligrosas para perros, como ha sido el caso de la zona de agility del parque de la Prosperitat”.

El problema con los parques y los perros se extiende a otras ciudades de Cataluña como es el caso de Girona y Salt. Según informa el diario Ara, los propietarios de los animales han recogido unas 1.800 firmas contra la prohibición del acceso de los perros a los parques. En Girona, en la Plaça de l’Assumpció y la Plaça Miquel de Palol, el Ayuntamiento ha colocado carteles que avisan de la prohibición de acceso y también se advierte que el incumplimiento de ello puede sancionarse hasta con 300 euros. En Salt hay hasta 13 parques y zonas enjardinadas con la entrada vetada.

Desde el Ayuntamiento de Girona y Salt se afirma que recibían constantes quejas de los vecinos por los excrementos que depositaban los perros en los parques públicos, y que esta ha sido la causa definitiva para que antes de verano se denegara el acceso a los perros.

El conflicto sobre el acceso de los perros a los parques, jardines y plazas es un problema creciente en Cataluña. La realidad actual es que cada vez hay más espacios con acceso vetado para los perros y cada vez son más las quejas vecinales sobre las características de los espacios habilitados para el recreo de los perros. Veremos si los distintos ayuntamientos de Cataluña toman cartas en el asunto.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *