¿Los perros ya eran animales de compañía durante el Imperio Romano?

Según ha publicado un estudio de la Universidad de Granada (UGR), los perros ya convivían con los humanos durante la época romana.

Durante el Imperio Romano, hace más de dos mil años, ya existían los perros mini como animales de compañía. El tamaño de estos peludos era similar a la de algunas razas pequeñas actuales como serían los perros pequineses o algunos tipos de Chihuahua. Esta es la principal conclusión de un estudio realizado por arqueólogos de la Universidad de Granada (UGR).

El estudio, que ha sido publicado en la revista Archeological and Anthropological Sciences, ha permitido analizar los restos de varias inhumaciones de perros encontradas en la necrópolis romana de Planes del Pretorio, en los extramuros de la Córdoba romana y relacionados con casi setenta enterramientos humanos.

Los científicos de este estudio se centraron básicamente en los rasgos morfológicos y en el aspecto de los perros existentes en las ciudades romanas. Pudieron extraer al menos dos morfologías diferenciadas: una de tamaño medio, similar a la de diferentes razas similares a la de los galgos, y otra de un tamaño mucho más pequeño.

El hallazgo constituye uno de los casos de perros micromorfes más antiguos reconocidos en el conjunto del Imperio Romano. Aunque los arqueólogos desconocen el aspecto que podían tener exteriormente estos ejemplares, tales como el pelaje, el color, las orejas, etc. Su estructura esquelética resulta similar a la de las razas pequeñas actuales, como los pequineses o los carlinos, o considerando individualmente su cráneo redondeado, algunos tipos de Chihuahua.

La existencia de perros de pequeñas dimensiones como animales de compañía, objetos de afecto y especial consideración por sus dueños, ya es conocida desde la Antigüedad clásica, hecho corroborado por textos, epigrafía e iconografía.

El hallazgo, entre otros ejemplares, de un animal de pequeñas dimensiones y cráneo braquicéfalo en una necrópolis romana del sur de Hispania abre nuevas interpretaciones respecto al papel de este tipo de animales en sus relaciones con los humanos y sus implicaciones simbólicas en los rituales funerarios, ya que algunos presentaban evidencias de sacrificios deliberados.

Fuente: AMIC/agenciasinc.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.