Entradas

De vacaciones… con el perro!

Con nuestros animales de compañía podemos jugar horas y horas pero, sin embargo, no son ningún juguete. Son seres vivos que necesitan nuestro tiempo y cuidados toda su vida. Hay que sacarlos a pasear, hacer ejercicio, llevarlos al veterinario periódicamente, tratarlos con estima y también tenerlos en cuenta a la hora de planificar nuestras vacaciones. Por suerte, existe un amplio abanico de posibilidades para las vacaciones con nuestros animales de compañía y, cada vez, hay más medios de transporte que los aceptan.

Desde que empezó el año, se han abandonado más de 600 perros y 200 gatos en Barcelona, ​​y es durante el verano cuando la cifra de abandono crece. Cuando llega la hora de irse de vacaciones, los animales se convierten en una carga para algunas familias, que deciden abandonarlos de forma cruel. Cada año, hay personas que condenan a sus animales a la tristeza del abandono, al hambre, a la sed y, evidentemente, al riesgo a morir. Las incansables campañas contra el abandono no han cambiado una realidad aterradora que sitúa a nuestro país como uno de los que registra más abandonos en Europa.

Además de ser un acto de crueldad, el abandono es también un delito según la normativa catalana. Se puede considerar una infracción muy grave en materia de tenencia de animales y los propietarios pueden ser sancionados con una multa de entre 401 y 20.000 euros. El abandono es un error gravísimo cometido por personas sin escrúpulos. Pero el error más grande que cometen las personas que abandonan, es no haber previsto inicialmente qué obligaciones conlleva tener un animal de compañía, es decir, tener una vida en sus manos.

 

Antes de decidir tener un perro

Los perros pueden llegar a vivir más de 18 años. Y a lo largo de este tiempo, nuestra vida puede cambiar mucho. Antes de decidir tener un perro, hay que preguntarse si nos podremos hacer cargo durante todos estos años: si nuestra situación será la misma; qué pasará durante las vacaciones… Muchas parejas deciden tener un perro y cuando, al cabo del tiempo, tienen un niño consideran que el animal es un estorbo. Tener un animal es un compromiso para toda la vida.

En el Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona hay perros y gatos que buscan un nuevo hogar. Los hay pequeños, grandes, potencialmente besucones… y todos ellos esperan ser adoptados.

Sin embargo, es muy importante no precipitarse y pensar de manera responsable qué tipo de animal se escogerá, pero también tomar conciencia de las implicaciones de ocuparse de un animal, atender a  sus necesidades y responsabilizarse de ellos. Acoger un animal debe ser una decisión bien meditada.

Ama a tu animal

Gatos y perros, exóticos, primates… son hoy ciudadanos de pleno derecho en nuestra sociedad. Pero como seres dependientes que son, a nosotros nos corresponde garantizar su bienestar.

Ama a tu animal, nunca lo abandones!
Y si quieres convivir con uno, Adóptalo! En el Centro de Animales de Compañía de Barcelona hay muchos perros y gatos que buscan un nuevo hogar.

Más información: Consulta la web de Bienestar Animal del Ayuntamiento de Barcelona

*Datos de abandono extraídos del CAAC de Barcelona

El desprecio por los galgos de un concursante de GH7 le puede costar la expulsión del programa

«A ti te preocupa el puto perro? Tú llorarías por un galgo? Si yo atropello a un galgo bajaría del coche para ver si me ha hecho algo. Que le den por culo al animal! Que se muera! «. Este es el comentario que hizo Álvaro, un concursante de Gran Hermano 7, el popular programa de Mediaset, cuando una compañera le planteó el hipotético caso de encontrar uno o dos galgos atropellados en la carretera. Otra concursante le reprochó defendiendo la postura más humanitaria de poner en valor a los perros por encima de los bienes materiales y de su propia seguridad, pero el joven sevillano continuó con la misma actitud.

El comentario, como era de esperar, ha indignado a miles de personas, entre ellas a Mon García Duran, que ha iniciado una campaña desde Change.org para pedir «la irremediable expulsión de este señor por apología al abandono y omisión de auxilio a un animal moribundo». La campaña comenzó hace una semana y ya ha recogido cerca de 150.000 adhesiones.


Como no se cansan de denunciar las entidades proteccionistas como Galgos 112 o Sos Galgos, no tenemos constancia de la ingente cantidad de galgos que se abandonan anualmente al finalizar la temporada de caza. El fin de muchos de los galgos que no son rescatados, que son la mayoría, ha dejado de ser que los cuelguen de un árbol, como ocurría anteriormente, y cada vez se detectan más casos de perros tirados en pozos o encerrados en recintos donde mueren deshidratados y desnutridos. Muchos de ellos nunca son localizados. El abandono a campo abierto en zonas que desconocen también es común, por eso los atropellos donde automovilistas y los mismos galgos mueren o son heridos de gravedad son algo común en Extremadura, Andalucía y Castilla la Mancha, principalmente.

Aunque ayer durante la emisión de uno de los programas satélite de Gran Hermano, Jordi González hizo referencia a las escalofriantes declaraciones, no se sabe con certeza porque a pesar del clamor popular, Mediaset-Endemol no ha procedido aún a la expulsión de Álvaro. También grupos feministas retraen los comentarios que el andaluz ha hecho sobre las mujeres.

Este jueves, la gala la conducirá Jorge Javier Vázquez. Este es un veterano y valiente defensor de los animales y especialmente de los galgos. Además de haber adoptado tres, realiza acogidas de los más necesitados y apoya de muy diversas maneras a las entidades progalgos. Se prevé un discurso implacable del mordaz presentador que puede culminar no sólo con la sanción del concursante, sino también con la canalización del revuelo hacia medidas efectivas de diagnóstico, combate y solución de la tragedia cotidiana de los galgos.

Crece el número de adopciones de perros y gatos en Barcelona

Los barceloneses adoptan cada vez más perros y, sobre todo, más gatos. Durante los primeros seis meses de 2016, se han adoptado 363 perros respecto a los 350 del mismo periodo del año 2015. El incremento más alto, sin embargo, ha sido en cuanto a los gatos. La cifra ha pasado de los 183 de los primeros seis meses de 2015 a los 224 de este primer semestre.

El incremento es una buena noticia porque significa que cada vez hay más animales abandonados que encuentran una nueva familia. Además, la adopción permite descongestionar el Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona (CAACB), que está pendiente de ser trasladado a unas nuevas instalaciones desde hace años para sustituir a las actuales, que se encuentran en un estado muy precario. Aún así, a pesar de las diferentes campañas que se han realizado, todavía no se ha conseguido cambiar lo más importante de todo: reducir el número de abandonos. Durante los primeros seis meses del año 2016, el CAAC ha recogido 906 animales (entre 572 perros y 334 gatos). El año 2015, el número de abandonos fue de 2.175 animales (1.491 perros y 684 gatos). Una cifra importante de estos animales vuelven después con sus dueños que los vienen a reclamar porque los habían perdido o que se pueden localizar gracias al chip de los animales.

Desde el CAAC promueven las adopciones de los perros durante todo el año. Tienen una carpa que se va instalando por distintos barrios de la ciudad para animar a los barceloneses a adoptar un perro y aprovechan los actos masivos, como las fiestas mayores, para intentar convencer a los barceloneses que den un paso adelante y adopten una animal. Es una estrategia necesaria pero no nos cansaremos de repetir que la solución pasa por reducir el abandono, como ya sucede en muchos otros países.

El nuevo espacio

El Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona (CAACB) está ahora en la carretera de la Arrabassada, Km 3,8. El Ayuntamiento está trabajando para la construcción del nuevo CAACB que, en el futuro, tendrá su nueva ubicación en unos terrenos propiedad del Ayuntamiento de Barcelona en el término municipal de Montcada i Reixac. Se trata de la finca conocida con el nombre de Torre Doña Juana, con una superficie de más de 90.000 m2, en el término municipal de Montcada i Reixac, junto al cementerio de Collserola.

El Pleno del Ayuntamiento de Montcada i Reixac aprobó el 21 de julio de 2016 la modificación puntual del Plan General Metropolitano (MPPGM) que hará posible su implantación. Esta aprobación permite la construcción de este equipamiento de 90.000 metros cuadrados, definiendo los parámetros urbanísticos para que el centro tenga el mínimo impacto paisajístico y ambiental; recalificar el resto de suelos como forestales, con el fin de integrarlos en el Parque de Collserola; modificar el trazado viario para mejorar la seguridad vial y la accesibilidad a las futuras instalaciones, tanto en transporte público como privado.

«Recibimos 70 llamadas al día de gente que quiere abandonar a su perro»

La directora de la Liga Protectora de Animales de Barcelona, ​​Mercè Hernández, lamenta que el número de perros abandonados en Barcelona no se ha reducido y reclama ‘castraciones masivas’

Las campañas de concienciación respecto a perros abandonados en Barcelona y el resto del país han servido de bien poco. Desde el famoso ‘Él no lo haría’, donde se veía la triste mirada de un perro abandonado en medio de la carretera, se han destinado muchos recursos para tratar de mentalizar a las personas que hay que pensárselo muy bien antes de tener un perro y que hay que tener presente que nunca se podrá abandonar. Pero los resultados de tantos esfuerzos han sido muy pobres. En Barcelona y en el conjunto de todo el Estado, se siguen abandonando animales domésticos que, en algunos casos, acaban viendo pasar toda su vida desde una fría jaula esperando que un voluntario los saque a pasear unos minutos al día. Comprados como si fueran juguetes y abandonados como un coche teledirigido que ya no funciona.

La perrera municipal de Barcelona no acepta perros. Recoge sólo perros abandonados en Barcelona en la vía pública, pero nadie puede ir a entregar allí su perro aunque ya no pueda hacerse cargo. La protectora, en cambio, sí que los acepta, siempre y cuando tenga espacio disponible. Actualmente, tiene 65 perros y 180 gatos. La media de perros que dan en adopción cada mes es de unos 25 y tienen una larga lista de espera que dura meses de gente que quiere desprenderse de su perro. Si cada mes salen 25 en adopción, entran 25 más. «Al día recibimos unas 70 llamadas de personas que nos quieren entregar a su perro», explica Mercè Hernández, la directora de la protectora. Pero no los pueden aceptar todos por una cuestión de espacio y de recursos. «Sólo aceptamos los animales que podemos cuidar bien», dice Hernández.

Los recursos para mantener su tarea llegan gracias a los socios, a los voluntarios y en alguna pequeña subvención que les da la administración pública. Hace 23 años que Hernández trabaja por el centro y está harta de oír los principales argumentos por los que la gente termina decidiendo que no puede seguir teniendo un perro.

Desde su experiencia, el principal motivo de abandono es haber confundido el perro o el gato con un hijo o hija. «Hay parejas que tienen un animal doméstico como si se tratara de un hijo -explica Hernández- pero cuando la mujer se queda embarazada, el animal les molesta». En estos casos, uno de los argumentos que más se utilizan para desprenderse de los perros y gatos es que los niños pueden tener alergias pero, en realidad, esta problemática no es muy común y algunos médicos, incluso, defienden que la presencia de animales en el entorno del recién nacido es positiva porque ayuda a desarrollar el sistema inmunológico. Los otros casos que provocan que las personas no quieran seguir teniendo perros son las separaciones de pareja, los cambios de domicilio, los cambios de país y también los abuelos que en la residencia o mueren. «Sus hijos nos vienen a llevar el perro que tenía su padre pero nunca nos llevan la herencia», lamenta Hernández.

Entre los casos más tristes, está el del Pinyol, un Pit Bull de diez años de edad que vive en la protectora desde que tiene un mes y medio de vida. Con mucha probabilidad, el cáncer que ahora sufre obligará a sacrificarlo. «Si sigue así, en unas semanas lo tendremos que dormir», dice Hernández. El perfil del perro que se abandona es el de un macho, mestizo, de tamaño medio y de unos ocho meses.

Desde su punto de vista, para evitar los perros abandonados en Barcelona habría que potenciar las «castraciones masivas», ya que el principal problema son las camadas no deseadas. Si las perras no se pudieran quedar embarazadas, los abandonos se reducirían notablemente, considera Hernández, que asegura que esta política ya se lleva a cabo con los gatos y se nota.