Entradas

El coronavirus provoca el abandono de animales de compañía en todo el mundo

El confinamiento por coronavirus está provocando el abandono de perros y gatos en todo el mundo por el miedo a que sean portadores del virus.

Uno de los temas que más incertidumbre está causando entre la sociedad es la posibilidad de transmisión del Covid-19 entre animales y personas. El experto en modificación de conducta animal y director de la escuela de educación canina Single Track de Barcelona, Jorge Quiroga, ha hecho referencia a este tema lanzando un mensaje tranquilizador.

“Existe un tipo de coronavirus que afecta a la especie, que se conoce como coronavirus canino, pero los efectos no son como el Covid-19”, afirma Quiroga. El experto en conducta animal explica que “el coronavirus canino tiene efectos similares al parvovirus canino: fiebre, pérdida de apetito, vómitos, diarreas, etc. Se contagia por contacto oral o directo con heces de otros perros infectados”.

Por tanto, el especialista asegura que las personas pueden estar tranquilas porque “no hay evidencia científica que conceda a los animales de compañía un papel importante en la vehiculización del virus”. También advierte que, de la misma forma que las personas pueden tocar o pisar algún objeto contaminando, los perros también pueden hacerlo, “por lo que es importante seguir el consejo de las autoridades y limpiar con gel desinfectante la almohadilla y cola de nuestros perros”.

Jorge Quiroga recuerda que el perro que dio un leve positivo de Covid-19 en Hong Kong acabó siendo negativo. “Se le realizaron las pruebas del coronavirus, dado que detectaron que tenía una baja carga viral en los hisopos nasales y orales, pero los test sanguíneos dieron negativo. El positivo se dio porque el perro tenía partículas del coronavirus en la trufa y el pelo, ya que su propietaria sí que estaba infectada por la enfermedad”.

El perro de Hong Kong lamentablemente falleció, pero Quiroga alude a que las posibles causas fueron “la vejez acentuada por las enfermedades que padecía y el estrés provocado por la cuarentena, al encontrarse lejos de su entorno familiar”. La propia Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA) manifestó que “el animal no había mostrado signos clínicos de Covid-19 y que, con 17 años, tenía problemas cardíacos y renales”.

Por último, el experto en modificación de conducta animal advierte del peligro de difundir noticias falsas sobre el contagio del coronavirus y los animales de compañía, ya que a raíz de estos: “fakes sobre que los perros pueden vehiculizar el virus y de la crisis económica que ya estamos sufriendo con los ERTES, el número de abandonos crecerá”. Quiroga explica que “ya se están abandonando perros y gatos en todo el mundo por el miedo a que sean portadores del virus”. Hay que poner el foco en la importancia de combatir esos mitos para evitar el abandono de los animales.

«El confinamiento provoca estrés en los animales de compañía»

El confinamiento está provocando estrés en los animales de compañía, quienes podrían sufrir problemas de socialización y trastornos relacionados con la separación cuando todo vuelva a la normalidad.

Jorge Quiroga, experto en modificación de conducta animal y director de la escuela de educación canina Single Track de Barcelona asegura que “el confinamiento por coronavirus está pasándoles factura a los animales de compañía, especialmente a los perros, quienes tienen unas necesidades básicas como especie y que, si estas no se cubren, repercute directamente en su bienestar”.

El educador canino explica que “no es fácil el estrés en la situación en la que nos encontramos, ya que al poder sacar al animal solamente un breve periodo de tiempo a la calle, no estamos cubriendo sus necesidades como especie. Hemos de respetar sus horas de descanso. Al estar nosotros todo el día en casa, el perro no descansa las horas que debería ya que estamos muy pendientes de él o él de nosotros”.

Sobre la nutrición del animal, Quiroga detalla que “los perros no están saliendo a pasear, correr, jugar, etc. Con lo que si les aportamos la misma alimentación puede ser que ganen peso». Sin embargo, también advierte que «si el perro tiene más hambre porque hemos reducido la cantidad de comida, podemos generarle estrés”. El especialista recomienda “suplir esta hambre con huesos o juguetes de morder para que el animal lo canalice a través de ellos, o bien mezclar el pienso que come normalmente con algún pienso bajo en calorías”.

Para mejorar la salud mental de los animales, el experto en modificación de conducta animal recomienda “aumentar los ejercicios de estimulación mental, juegos con los que el perro tenga que utilizar el olfato o enseñarle ejercicios nuevos. Romper con la rutina de paseos afecta a su estimulación mental, enriquecimiento ambiental y contacto social, tres cuestiones de suma importancia para el perro”.

El confinamiento puede afectar gravemente a la socialización de los perros. Quiroga reconoce que cuando todo acabe es posible que “les cueste interactuar con otros perros y puedan mostrar conductas de miedo o de agresividad. Esto solo sucederá con aquellos perros que ya hayan tenido problemas de este tipo anteriormente”. El educador también advierte que, una vez finalizada la cuarentena, “las ansias por volver a jugar e interactuar con otros perros les hagan ser demasiado bruscos y los otros perros puedan interpretarlo como una amenaza”.

Para Jorge Quiroga el principal problema tras el confinamiento será “la ansiedad por separación”. Pasar de estar muchas horas al día con el perro a regresar a la rutina habitual y estar con ellos menos horas “es un factor de riesgo para desarrollar un Trastorno Relacionado con la Separación”. Para prevenir esta situación, el especialista propone que “cuando se esté en casa, deberíamos dejar al animal a ratos solo en alguna habitación o sala ya que, de lo contrario, se acostumbrará a estar las 24 horas con nosotros y cuando todo vuelva a la normalidad, sufrirán”.

Acciones permitidas con los animales de compañía durante el estado de alarma

La Dirección General de Derechos de los Animales ha compartido las acciones permitidas con los animales de compañía durante el estado de alarma en España. Los perros podrán salir a pasear, mientras que las colonias felinas podrán recibir alimento a lo largo del confinamiento.

El Gobierno de España ha publicado un mensaje a través de Twitter en el que especifica las acciones permitidas durante el estado de alarma respecto a los animales domésticos. El comunicado comparte las normas sobre los paseos con los perros, la alimentación de las colonias felinas y el funcionamiento en los centros de protección animal.

Condiciones para pasear con los perros

El Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia del pasado 14 de marzo ya dijo que lo perros podrían salir a pasear durante el confinamiento. La Dirección General de Derecho de los Animales ha detallado cuáles son los pasos a seguir durante la salida a la calle de los animales:

-Los paseos tienen que ser cortos, únicamente para que los animales puedan cubrir sus necesidades fisiológicas.

-Durante el paseo, ni el perro ni la persona podrá estar en contacto con otras personas ni otros animales.

-Es obligatorio salir con una botella de agua con detergente para limpiar la orina y también con bolsas para la recogida de las heces.

-Hay que priorizar los horarios de menos afluencia para realizar los paseos.

Alimentación de los animales domésticos.

Los responsables de las colonias felinas y de los centros de protección animal pueden estar tranquilos, ya que el Gobierno de España ha declarado que la alimentación de los gatos callejeros y de los animales de las protectoras es una necesidad a cubrir. Las normas durante este proceso son las siguientes:

-La alimentación de las colonias felinas deberá producirse en los horarios de menos afluencia, intentando espaciar las visitas el máximo de días posibles.

-Está permitida la alimentación y atención de los animales que se encuentren en fincas y en centros de protección animal.

¿Y si este año compramos un perro por Navidad? Las asociaciones especializadas no lo recomiendan

Se acerca la Navidad y muchos deciden regalar un perro o un gato para estas fiestas. Lo que a priori parece una buena idea puede terminar no siéndolo, al menos, eso es lo que dicen los datos. Un estudio conducido por la fundación especializada Affinity ha concluido que el 80% de los españoles no quiere recibir un animal de compañía como regalo. El dato es significativo porque el mismo estudio asegura que uno de cada cuatro tiene pensado hacer justamente este regalo. Las probabilidades, por tanto, de regalar a un gato o un perro de manera no deseada son muy altas.

El abandono sigue siendo el principal problema en el bienestar de los animales de compañía. Entre los principales motivos de desamparo se encuentran las camadas indeseadas, el fin de la temporada de la caza, el comportamiento del animal, la falta de tiempo y espacio o factores económicos. Por tanto son muchos los motivos que pueden provocar un fracaso, a corto o largo plazo, en la convivencia entre los humanos y los animales domésticos.

En primer lugar es muy importante consultar a todas las partes involucradas sobre la intención de regalar a un animal de compañía. De hecho, la decisión debe producirse tras una previa profunda reflexión. La presencia de un gato o un perro en el hogar cambiará el estilo de vida de los presentes con toda seguridad. Se requiere un consenso por parte de todos, ya que todos los miembros deben estar dispuestos a responsabilizarse del animal. «Los regalos, una vez agotado el factor “novedad”, pueden perder interés para sus propietarios y acabar relegados en sacos de juguetes, estanterías o cajones», según advierte la asociación Faada. «Los animales, seres vivos que sienten y sufren, no pueden ser apartados sin más, sin que esto conlleve para ellos acabar entre rejas, atropellados o sacrificados», denuncian desde la entidad.

Por tanto, la persona objeto del regalo debe ser consciente de la responsabilidad que implica la introducción de un animal en su vida. Un perro o un gato es un animal que vivirá entre 10 y 20 años, no es juguete que cuando deje de interesar pueda devolverse como si de un objeto se tratara. Hay que tener en cuenta que comen, necesitan atención médica, requieren de cariño y por supuesto suponen un coste económico.

Los animales de compañía necesitan tiempo para ellos. Antes de tomar una decisión, la persona objeto debe pensar en su rutina y valorar el tiempo libre que tiene para garantizar el bienestar del perro o gato. Los canes, como ya sabemos, necesitan mayor dedicación, ya que tienen la necesidad de salir a pasear, hacer ejercicio, correr, disfrutar de la naturaleza, etc. Si no tienes tiempo para ti, no tienes tiempo para ellos.

La ley obligará también a la persona receptora a tener una serie de responsabilidades. Los animales de compañía tienen que tener un papel oficial de censo, una cartilla de vacunas actualizada y un registro mediante chip implantado de manera obligatoria por media de un veterinario. La no identificación y la no inscripción en el censo constituyen infracciones administrativas que conllevan una multa económica.

Por último, si la decisión de regalar a un animal de compañía ya ha sido valorada de manera responsable por todas las partes implicadas, proponemos la adopción como único método de procedencia del perro o del gato. Existen numerosas protectoras y asociaciones con animales que están buscando un hogar en el que recibir cariño y emprender una relación sentimental de un valor incalculable.

Otras noticias que te pueden interesar: 

Las seis preguntas que hay que hacerse antes de adoptar un perro

Cómo hacer que una mudanza sea cómoda para tu animal de compañía

Según indican muchos expertos en psicología, mudarse puede ser una de las experiencias más estresantes que vivimos a lo largo de nuestra vida. No sólo por el hecho de montar y desmontar una casa en su totalidad, sino por todo lo que conlleva la incertidumbre de este nuevo cambio. Los psicólogos consideran la acción de mudarse entre las tres situaciones que nos generan más estrés, dado el agotamiento físico y el cansancio emocional que nos provoca.

Pues bien, una mudanza puede ser estresante e igual de traumática para un animal que para las personas. Por este motivo, conviene planificar el traslado de la manera más cómoda posible para nuestro compañero de vida:

-Hacer una lista de las cosas del animal para que no se pierda nada. Es recomendable que una vez estéis instalados en el nuevo hogar, el animal pueda disponer de todos aquellos objetos que disponía en su casa de origen. De esta manera será más fácil que pueda familiarizarse con sus nuevas paredes.

-El estrés que provoca el cambio de residencia provoca en muchas ocasiones que nos olvidemos de nuestros animales de compañía. En la medida de lo posible hay que realizar unas pausas para jugar con ellos como lo haríais normalmente. Si no es así el animal sentirá la falta de atención.

-Mantener las rutinas de alimentación y paseo. Es muy común que algunos animales no quieran comer en las épocas de cambio. En este sentido es importante dar un trato especial al compañero dándole su comida preferida. Si es posible también hay que pasear al animal en las mismas horas que se hacía previamente.

-Cuando lleguéis al nuevo hogar hay que revisar que no haya pintura fresca, serraduras, cristales rotos, cables pelados… Este tipo de situaciones pueden ser peligrosas para la salud del animal. Por tanto, antes de liberar al animal de su medio de transporte comprobad que el lugar sea seguro.

-Cuando lleguéis al nuevo hogar es muy importante pasar rato con el animal para que este pueda ver el cambio como algo positivo.

-Es muy importante asegurarse de que la información del microchip del animal está actualizado. Este objeto de identificación permite la recuperación de muchos animales que se han perdido.

-En el caso de que el animal de compañía sufra mucho estrés ponte en contacto con tu veterinario. El será la persona que deba decidir si es necesario dar un sedante o no al animal durante el transporte.

Fuente: redacción animalados y es.wikihow.com