Entradas

Así es la campaña del Ayuntamiento de Barcelona que pretende fomentar la tenencia responsable de animales de compañía

El Ayuntamiento de Barcelona está llevando a cabo una campaña relacionada con la tenencia responsable de animales de compañía y con el control de los núcleos zoológicos. Tener un perro potencialmente peligroso en lugares públicos sin bozal sigue siendo la multa más interpuesta por la Guardia Urbana.

El Ayuntamiento de Barcelona, ​​a través de la Guardia Urbana y del Departamento de Protección de Animales municipal, está llevando a cabo una campaña relacionada con la tenencia responsable de animales y con el control del comercio de venta de animales a fin de comprobar las condiciones de estancia y cuidado de animales, así como de las condiciones administrativas y técnicas.

Para garantizar el correcto funcionamiento de las tiendas especializadas en la venta de animales, se están haciendo inspecciones que tienen en cuenta, además del cumplimiento de los requerimientos documentales establecidos por la ordenanza, las condiciones vinculadas al bienestar de los animales: edades de los cachorros, pautas de vacunación y de alimentación, protocolos de profilaxis y socialización, medidas de las jaulas, número de animales que hay en el establecimiento, indicios de enfermedades o signos de desatención, espacios de adaptación y cuarentena, y todos los demás aspectos contemplados en la ordenanza.

El otro objetivo principal de esta campaña es sensibilizar a los propietarios de perros sobre la necesidad de adoptar comportamientos cívicos respecto a la tenencia de animales de compañía, fomentar hábitos de conducta para mejorar la convivencia con los demás ciudadanos y hacer cumplir a los propietarios de estos animales las obligaciones legales correspondientes.

El Ayuntamiento de Barcelona busca la mejora del bienestar de los animales garantizando los usos diversos del espacio público, compatibilizando la tenencia responsable de animales y el disfrute del espacio público para la ciudadanía en general. Los parques, plazas y jardines de la ciudad son los espacios donde más incidencias se detectan. De ahí que la campaña està teniendo especial atención en estos espacios, donde se han detectado problemas con perros o comportamientos incívicos de algunos de sus propietarios o cuidadores.

En este sentido, la actuación de la Guardia Urbana se centra, principalmente, en el cumplimiento de los deberes legales y la corrección de estas conductas incívicas:

-Verificar el censo y la identificación de los perros (implantación subcutánea de un microchip realizada por el veterinario).

-Apoyar las condiciones de bienestar de los animales establecidas por la Ordenanza de Barcelona en la conducción de los perros en el espacio público: prohibición de los collares o cadenas de fuerza o estrangulación; uso de los bozales adecuados; etc.

-Cumplimiento de la normativa en relación con la tenencia de perros de razas potencialmente peligrosas.

-La recogida de las deposiciones del animal.

-Evitar la invasión de espacios de juegos infantiles para personas con su perro.

-Cumplimiento de la normativa en relación con la presencia de perros en el Metro.

-Velar por las prácticas responsables en los establecimientos de venta de animales.

Preferentemente si la conducta no es grave, se advierte previamente a los responsables de los perros, y si esta comunicación no es posible o si es reincidente, se formulan las correspondientes denuncias.

Los propietarios de perros potencialmente peligrosos, los más sancionados

El Ayuntamiento de Barcelona ha comunicado que desde el mes de enero hasta el mes de octubre de este año, la Guardia Urbana ha impuesto un total de 1.285 denuncias por infracciones relacionadas con la tenencia responsable de animales. Durante todo el año pasado, esta cifra fue de 1.385 denuncias.

Este es el registro de multas interpuestas entre enero y octubre de 2020:

-Tener un perro potencialmente peligroso en lugares públicos sin bozal (331)

-Tener un perro potencialmente peligroso en lugares públicos sin estar sujeto con una correa o cadena (76)

-Tener perros en los parques infantiles o jardines de uso infantil y su entorno (60)

-No recoger inmediatamente las deposiciones fecales de los animales domésticos en las vías públicas y espacios públicos o no proceder a la limpieza de los elementos afectados por las deposiciones (31)

-Animal de compañía sin identificar mediante microchip (15)

-Animal de compañía no censado (27)

-Tener un perro potencialmente peligroso sin disponer de licencia (159)

-Osamos potencialmente peligroso sin identificar mediante microchip (40)

-Osamos potencialmente peligroso no censado (62)

-Tener perros potencialmente peligrosos en las vías y espacios públicos sin que la persona que lo conduzca y controle lleve el documento identificativo o la licencia municipal (88)

-No contratar el seguro de responsabilidad civil exigible a los propietarios de perros potencialmente peligrosos (123)

El Ayuntamiento de Carcaixent impulsa una campaña de identificación y registro de animales de compañía

El objetivo de la campaña impulsada por el Ayuntamiento de Carcaixent es garantizar que todos los animales de compañía estén identificados correctamente con un chip y se encuentren inscritos en el Registro Municipal de Animales de Compañía. De esta manera se podrá reducir el número de animales abandonados y maltratados.

Según los datos compartidos por la Fundación Affinity en el estudio “Él Nunca lo Haría”, solo el 28% de los perros y el 4% de los gatos recogidos por las protectoras estaban correctamente identificados con microchip. Unos datos muy negativos, ya que el uso de este instrumento facilita la identificación de las familias de los animales perdidos o abandonados.

Para remediar este problema, el Ayuntamiento de Carcaixent (Valencia) ha puesto en marcha una campaña de control de la identificación de los animales de compañía. Según la ordenanza de Protección Animal, todos los animales de compañía tienen que estar identificados con un chip y tienen que estar inscritos en el Registro Municipal de Animales de Compañía. El objetivo de esta ordenanza es poder trabajar de forma eficiente en la identificación y control de la población de los animales en el municipio y evitar así el abandono y el maltrato animal.

Para recordar e informar acerca de la importancia de la identificación, desde el Ayuntamiento de esta localidad valenciana se ha editado un vídeo informativo y unos folletos informativos que se han repartido en las clínicas y centros veterinarios que han colaborado con la campaña. En ellos, se explica detalladamente cómo se debe proceder al registro.

Una vez el animal tiene el microchip y está identificado en el RIVIA (registro de la Comunidad Valenciana), los usuarios han de acudir al Ayuntamiento a hacer el trámite, bien de manera telemática o presencial y presentar la solicitud. Junto al formulario se tendrá que aportar la cartilla sanitaria del animal, el número de identificación del RIVIA y la identificación de la persona propietaria.

En el caso que el perro esté identificado como perro potencialmente peligros (PPP), no será necesario el trámite, ya que al obtener la licencia municipal para la tenencia, el animal estará registrado automáticamente. Para solicitarla será necesario acreditar documentalmente los siguientes requisitos: ser mayor de edad y no estar incapacitado/a para proporcionar las curas necesarias al animal, no tener antecedentes penales y un certificado de aptitud psicológica.

Tal y como han explicado desde la Regidoría de Protección Animal, la finalidad de la campaña es reducir el número de abandonos de gatos y perros, mediante la inspección por parte de la Policía Local, quienes se encargarán de controlar el cumplimiento de la normativa reguladora de la identificación de los animales de compañía.

Las irregularidades en el cumplimiento de la normativa (art:14.1 de la Ley 22/200, de 4 de julio, de protección de los animales) y de la Ordenanza Municipal de tenencia de animales serán motivo de una sanción que puede llegar hasta los 600€. Durante los próximos dos meses se informará a la población de las posibles sanciones por no tener a los animales identificados, sanciones que comenzarán a imponerse a partir del primer trimestre de 2021.

El Banco de Alimentos de Girona, el primero que recogerá comida para animales domésticos

La empresa Gosbi y la asociación Projecte Lola ponen en marcha una campaña de recogida de alimentos destinada a cambiar el funcionamiento de los Bancos de Alimentos para incluir la alimentación de animales de compañía en sus recaudos.

La gran mayoría de las familias considera su animal de compañía como un miembro más, y no entienden que queden excluidos de las ayudas que reciben del Banco de Alimentos. Por este motivo, Gosbi y Projecte Lola han iniciado esta campaña, que será una prueba piloto que se llevará a cabo de manera exclusiva en Girona, pero el objetivo es conseguir que la acción llegue a todo el estado español.

La Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL) está formada por 54 bancos de alimentos que abastecen a más de 7.000 entidades benéficas y a más de un millón de beneficiarios, pero ninguno de ellos recogía alimentos para animales domésticos hasta ahora. Por este motivo, ya están en contacto con FESBAL, quien ha manifestado su voluntad y compromiso de llevarlo a cabo y trabajar juntos para que el próximo año los protocolos permitan aceptar alimentos para animales.

Hay que recordar que en las comarcas de Girona hay más de 15.000 personas que están en riesgo de exclusión, 5.213 de las cuales están en Girona ciudad. Ahora bien, si hablamos a nivel estatal la cifra se eleva a más de 335.000 núcleos familiares, de los cuales un 40% tienen animales domésticos, lo que significaría que, como mínimo, 135.000 animales domésticos podrían beneficiarse de este recaudo.

La recaudación, que se ha dado a conocer con el hashtag #famíliaigualquetu, se iniciará el 1 de diciembre y se prolongará hasta el 12 de enero de 2021. Durante este tiempo, los 94 puntos de venta de productos Gosbi la provincia recaudarán alimentos y los llevarán al Banco de alimentos de Girona quien les dará, junto con la aportación hecha por Gosbi, a las entidades acreditadas para que éstas lo hagan llegar a las más de 700 familias que tienen mascotas.

Unos 306.000 animales de compañía fueron recogidos por refugios y protectoras en 2019

Según los datos compartidos por la Fundación Affinity, alrededor de 306.000 perros y gatos fueron recogidos por refugios y protectoras en España en 2019. Unas cifras alarmantes sobre el abandono que a su vez no incluyen a todos aquellos animales de compañía desaparecidos o muertos en la carretera.

El abandono sigue siendo el principal problema en el bienestar de los animales de compañía en España. Según el estudio “Él Nunca Lo Haría” 2020 de la Fundación Affinity, más de 183.000 perros y 123.000 gatos fueron recogidos por refugios y protectoras durante el año 2019. Para la realización de este informe, la fundación ha revisado la metodología de su estudio con el objetivo de recoger mejor la realidad del abandono en el momento actual.

Según refleja el estudio, la principal causa de abandono en 2019 volvió a ser un año más el nacimiento de camadas no deseadas (21%), seguido de problemas de comportamiento del animal (13,2%), el fin de la temporada de caza (11,6%) y la pérdida del interés por el animal (10,8%). Los problemas económicos quedan relegados al sexto lugar (6,4%) y, pese a la creencia popular de que en verano es cuando se abandonan un mayor número de animales de compañía, la realidad es que las vacaciones son un motivo muy residual (0,8%).

Debido a la falta de un registro oficial, Fundación Affinity ha ampliado y mejorado su propio censo de protectoras, el único que existe hasta la fecha. Una información que le ha permitido definir el número de protectoras que trabajan hoy en España, cómo son y ajustar así el modo de estimación. Actualmente operan 1.554 protectoras españolas. Además, para esta edición del estudio “Él Nunca lo Haría” han participado cerca de 400 entidades de todo el territorio.

El uso del microchip: una asignatura pendiente en España

Otra de las cuestiones que aborda el estudio ‘Él Nunca lo Haría’ es el uso de microchip, y la realidad es que los datos no son nada positivos: solo el 28% de los perros y el 4% de los gatos que llegaron a las protectoras estaban correctamente identificados con microchip.

Hay que tener en cuenta que muchos animales llegan a las protectoras porque se han perdido, no porque hayan sido abandonados. En estos casos, el uso del microchip es clave para facilitar la identificación de sus familias y posterior devolución. En 2019, solamente volvieron con sus familias el 23,3% de los perros que fueron recogidos, mientras que en el caso de los gatos la cifra cae hasta el 3%.

“En España es obligatoria la identificación de los animales de compañía, salvo excepciones con el uso del microchip. En el caso de los perros, casi el 90% está identificado. Sin embargo, la mitad de los gatos no está identificado. La clave para reducir la llegada de animales sin identificar a las protectoras parece, pues, conseguir la aplicación efectiva de la ley, especialmente en el caso de gatos”, alerta Isabel Buil, directora de la Fundación Affinity.

El abandono de animales es un problema que afecta a todo tipo de perros y gatos. No obstante, este estudio recoge que la mayoría de los perros que fueron atendidos en las protectoras españolas en 2019 eran mayoritariamente adultos (60,8%), mestizos (60,6%) y de tamaño mediano – grande (78%). Además, la mayoría de ellos estaban en buen estado de salud (66,5%).

En el caso de los gatos, los datos varían. En 2019 se recogieron gatos cachorros (48,1%) y gatos adultos (44,6%) en porcentajes muy similares. La gran mayoría eran mestizos (94,8%) y, en cuanto a su estado de salud, el 51,4% estaban sanos.

De la misma manera que no existe un único perfil de animal abandonado, tampoco hay un perfil único de persona que abandona a un perro o un gato. No obstante, sí que es importante destacar que en 2019 solamente el 10% llevaron personalmente a su animal de compañía a la protectora. La gran mayoría fueron encontrados (63,3%) o traídos por un tercero (26,9%).

Las protectoras gestionan más de 3.400 colonias felinas

Cabe destacar que no todos los gatos abandonados llegan a protectoras sino que forman colonias, que en muchas ocasiones están gestionadas a su vez por las protectoras. Según datos del estudio de Fundación Affinity, más de la mitad de las protectoras españolas (56,6%) se encargaron en 2019 de garantizar su bienestar.

El mismo informe indica que entre todas ellas cuidan de más de 3.433 colonias de gatos, formadas por un total de más de 28.681 gatos. En concreto, cada entidad gestiona una media de 22 colonias, formadas cada una por un promedio de 14 felinos.

El número de adopciones se encuentra en un estado de estancamiento

Según el estudio ‘Él Nunca Lo Haría’, el 44% de los perros y gatos que llegaron a una protectora en 2019 fueron adoptados por una nueva familia. Un porcentaje muy similar al de años anteriores, lo cual podría indicar que las adopciones se están estancando en nuestro país.

Por otro lado, los datos indican que, un año más, los animales adultos lo tienen más complicado para ser adoptados. En el caso de los perros, los cachorros pasan una media de 3,3 meses en la protectora, mientras que los adultos pasan una media de 10,8 meses esperando una segunda oportunidad. En el caso de los gatos, los más pequeños pasan una media de 2,6 meses en la protectora mientras que los adultos 10,9 meses.

En cuanto a los motivos para adoptar un animal de compañía y no comprarlo, la mayor parte de las personas que dan este paso lo hacen por estar sensibilizados con el abandono (42,7%), por ser colaboradores de la entidad (21,2%) o por recomendaciones de amigos y conocidos (14,6%).

¿Los perros ya eran animales de compañía durante el Imperio Romano?

Según ha publicado un estudio de la Universidad de Granada (UGR), los perros ya convivían con los humanos durante la época romana.

Durante el Imperio Romano, hace más de dos mil años, ya existían los perros mini como animales de compañía. El tamaño de estos peludos era similar a la de algunas razas pequeñas actuales como serían los perros pequineses o algunos tipos de Chihuahua. Esta es la principal conclusión de un estudio realizado por arqueólogos de la Universidad de Granada (UGR).

El estudio, que ha sido publicado en la revista Archeological and Anthropological Sciences, ha permitido analizar los restos de varias inhumaciones de perros encontradas en la necrópolis romana de Planes del Pretorio, en los extramuros de la Córdoba romana y relacionados con casi setenta enterramientos humanos.

Los científicos de este estudio se centraron básicamente en los rasgos morfológicos y en el aspecto de los perros existentes en las ciudades romanas. Pudieron extraer al menos dos morfologías diferenciadas: una de tamaño medio, similar a la de diferentes razas similares a la de los galgos, y otra de un tamaño mucho más pequeño.

El hallazgo constituye uno de los casos de perros micromorfes más antiguos reconocidos en el conjunto del Imperio Romano. Aunque los arqueólogos desconocen el aspecto que podían tener exteriormente estos ejemplares, tales como el pelaje, el color, las orejas, etc. Su estructura esquelética resulta similar a la de las razas pequeñas actuales, como los pequineses o los carlinos, o considerando individualmente su cráneo redondeado, algunos tipos de Chihuahua.

La existencia de perros de pequeñas dimensiones como animales de compañía, objetos de afecto y especial consideración por sus dueños, ya es conocida desde la Antigüedad clásica, hecho corroborado por textos, epigrafía e iconografía.

El hallazgo, entre otros ejemplares, de un animal de pequeñas dimensiones y cráneo braquicéfalo en una necrópolis romana del sur de Hispania abre nuevas interpretaciones respecto al papel de este tipo de animales en sus relaciones con los humanos y sus implicaciones simbólicas en los rituales funerarios, ya que algunos presentaban evidencias de sacrificios deliberados.

Fuente: AMIC/agenciasinc.es