Entradas

Los cinco principales problemas de las áreas de recreo para perros de Barcelona

La semana pasada publicamos en la web de Animalados la guía sobre las grandes áreas de recreo para perros de Barcelona. Unas zonas construidas desde el Ayuntamiento para potenciar la convivencia entre las personas y los animales domésticos.

Hemos hablado con los usuarios de algunas de estas áreas y la realidad es que no existe aprobación hacía estos espacios caninos. De hecho, el nivel de insatisfacción es muy alto.

Desde Espai Gos Barcelona, Àngela Coll, portavoz de la plataforma, nos ha confesado que son muchos los motivos de insatisfacción por parte de los usuarios:Las áreas para perros de Barcelona no están hechas para la satisfacción de los animales, nuestros perros merecen espacios dignos. Muchas de ellas no tienen espacio suficiente para todos los vecinos del barrio, están equipadas con juegos de agilidad que perjudican la salud física de los perros, cuando llueve se quedan inundadas durante días… son muchos los aspectos que han provocado la insatisfacción de los usuarios y esto conlleva que las áreas no se utilicen. Además, no hay suficientes áreas habilitadas en la ciudad. Muchas personas tienen casi una hora de camino para poder acudir a estos lugares”.

El Ayuntamiento de Barcelona ha recibido varias quejas por las carencias de las grandes áreas de recreo para perros de Barcelona. Nos hemos puesto en contacto con la municipalidad y aseguran que en la última GT acordaron que van a revisar uno por uno todos estos espacios caninos de Barcelona, empezando por la Guineueta, Vía Favencia y Enric Sagnier. También afirman que tratarán de escuchar las peticiones de los usuarios para establecer espacios satisfactorios tanto para los animales como las personas.

Según los usuarios, estos son los cinco principales problemas de las grandes áreas de recreo para perros de Barcelona:

Espacio

El plan municipal del Ayuntamiento detalla que las medidas de las grandes áreas de recreo de Barcelona han de disponer de un mínimo de 700 metros cuadrados. Únicamente las áreas de la Estació del Nord, la de Sant Martí y la de Piscines i Esport superan el mínimo establecido. El resto de parques disponen exactamente de 700 metros cuadrados que no son suficientes para el bienestar de los perros y las personas. Un ejemplo claro sucede en el barrio de Les Corts. Humberto Querol, vecino que acude al parque junto a su cocker con asiduidad, nos confiesa que hay tardes en las que coincide con más de una decena de perros en el área, hecho que complica el recreo de los animales por la falta de espacio.

Juegos de agilidad

Todas las grandes áreas de recreo construidas están equipadas con juegos de agilidad para los perros. Rampas, túneles, circuitos de obstáculos… una serie de elementos que no han sido bien recibidos por los usuarios. Un ejemplo claro ha sucedido en el barrio de la Prosperidad, donde la queja vecinal ha provocado que se retiren los palos de agilidad al causar daño físico en los perros. Las personas con animales domésticos argumentan que estas construcciones no son adecuadas para el uso de perros domésticos comunes, sino que son una serie de instalaciones propias de perros preparados para esta disciplina canina.

Número de áreas

Marga Urbano, máxima responsable de Espai Gos Barcelona en el distrito de Sants, asegura que no hay suficientes áreas de recreo para perros en Barcelona. Algunas de las grandes áreas construidas están muy lejos de los usuarios. Actualmente existen dos distritos de Barcelona que todavía no disponen de un área grande de recreo, se trata de Gracia y Sants-Montjuïc, donde aún se trabaja en la edificación de estas zonas caninas.

Mantenimiento

Muchos usuarios se quejan del mal mantenimiento de las áreas de recreo para perros. Una de las preocupaciones más comunes entre los vecinos de Barcelona es la falta de soluciones durante los días de lluvia. No existe un método adecuado para la expulsión del agua y esto provoca que las instalaciones queden inundadas y muy deterioradas. Además, varios vecinos del barrio de Les Corts aseguran que hay muchas áreas de recreo que tienen grandes agujeros en el suelo que son peligrosos para el bienestar de los animales. Estos agujeros son propiciados por la excavación de los propios perros, pero es necesario buscar una solución para disponer de un espacio seguro y eficiente.

Valla perimetral

Desde Espai Gos Barcelona confiesan también que algunas de las áreas reciben quejas por las vallas perimetrales edificadas con el objetivo de evitar la fuga de los animales. En algunos casos, las vallas están construidas con un material que puede provocar daños al animal. Asimismo, existen áreas en las que la medida de las vallas no es suficientemente alta, por lo que es fácil que un perro pueda escaparse.

El Ayuntamiento de Barcelona retira los palos de agilidad del área de recreo para perros de la Prosperitat

Los vecinos del barrio de la Prosperitat ya no volverán a temer por el estado físico de sus perros cuando salgan a pasear por la gran zona de recreo canina de la Meridiana. Desde el mes de enero los usuarios que acuden a estas instalaciones pedían la retirada de los palos de agilidad al considerarlos peligrosos para la integridad física de los animales.

Finalmente el esfuerzo vecinal ha dado sus frutos. Tras una numerosa recogida de firmas, el Ayuntamiento ha considerado adecuado retirar los palos de agilidad que habían instalados en el recinto. Unos palos que sirven para entrenamientos de habilidad propios para perros preparados para este tipo de actividades.

El recinto de Nou Barris se inauguró en el mes de diciembre de 2016 siendo la primera gran área de recreo para perros de Barcelona. Un espacio de unos 700 metros cuadrados ubicado dentro del área verde comprendida entre la Avenida Meridiana, la Vía Favència y la calle de la Cooperación.

Este reciento situado en el barrio de la Prosperitat destaca por ser un espacio cómodo para ir a pasear junto a tu perro, un lugar tranquilo para los propios animales, y también, un punto de convivencia social para los vecinos de Nou Barris.

El proyecto contó con una fuerte inversión de 600.000 euros. Una apuesta desde el Ayuntamiento de Barcelona por la convivencia entre las personas y los animales de compañía. Así lo remarcó el día de su inauguración Janet Sanz, la quinta teniente alcalde y concejala de Nou Barris: “Barcelona quiere ser ciudad amiga de los animales. Este primer espacio de recreo para perros es un paso adelante para generar espacios de convivencia”.

Tras la inauguración, los vecinos de la Meridiana quedaron muy satisfechos con las prestaciones del área de recreo, pero con el tiempo vieron que la zona de habilidad era perjudicial para la integridad física de sus animales. Los perros se hacían daño al golpearse con estas estructuras compuestas por materiales sólidos. Tras la queja vecinal y la retirada de los palos por parte del Ayuntamiento, los vecinos y los perros ya pueden disfrutar del recinto en su plenitud sin ningún tipo de temor.

El problema con las instalaciones de agilidad para perros no preparados no se ha dado tan sólo en el recinto de la Prosperitat. Según Àngela Coll, portavoz de la Plataforma Espai Gos Barcelona, algunos vecinos de las áreas de Teixonera y de la Barceloneta quieren retirar algunas de las instalaciones dirigidas al uso de habilidad canina al considerarlas peligrosas para el estado físico de sus animales. De momento, desde el Ayuntamiento no se ha determinado ninguna medida pero aseguran estar dispuestos a modificar las infraestructuras de estas áreas si los usuarios lo consideran oportuno para el bien de sus animales.

La historia del área autogestionada para perros de Can Batlló

Varios barrios de Barcelona, y seguro que de muchas otras ciudades, echan en falta zonas espaciosas en las que las personas puedan salir a pasear junto a sus perros. Zonas en las que los perros puedan correr y divertirse sin molestar a aquellos transeúntes que pasean tranquilamente por la calle. Este problema ya no existe para los vecinos de la Bordeta, ya que ellos mismos se han encargado de habilitar un área autogestionada para perros.

En el presente mes de octubre se cumplen cuatro años del origen del área autogestionada para perros de Can Batlló. Por aquella época, un grupo de unas quince personas del barrio de la Bordeta tuvo la iniciativa de crear un espacio para que los perros pudieran correr y jugar en libertad, y así poner fin a las constantes quejas de los vecinos.

Para ello, los vecinos originarios de esta idea tuvieron que pedir permiso a la coordinadora del territorio de Can Batlló, a quien le rogaron la posibilidad de construir un terreno cerrado con el fin de poder disponer de un espacio exclusivo para perros. Tras una serie de reuniones, los vecinos lograron su objetivo y dispusieron de un terreno obsoleto situado en Can Batlló junto a la zona de aparcamientos libres.

Así, este grupo de vecinos de la Bordeta comenzó a reciclar palets de madera con los que habilitó un recinto de unos 800 metros, una zona con el espacio suficiente para que los perros pudieran estar en su libre albedrío sin molestar a nadie.

Alejandro Barrera es una de las personas que acude cada día con su perro a esta zona autogestionada y nos explica las principales características del territorio habilitado por los vecinos de la Bordeta. “Es un lugar con mucho espacio para que los perros puedan correr. Además, el lugar dispone de una fuente con agua, diferentes juegos para los perros, plantas de decoración, papeleras para depositar los excrementos y también tiene espacios de sombra para los días más calurosos en verano”.

Los vecinos nos explican también el trabajo que realizan para mantener el terreno de la mejor manera posible: “Nosotros mismos somos los encargados de la limpieza, mantenimiento y mejoras de la zona. Cuando creemos oportuno que algo tiene que cambiar, nos reunimos y decidimos los cambios entre todos”.

Por otro lado, los vecinos de la Bordeta valoran el espacio para perros de Can Batlló como un punto de encuentro social. “En el área podemos dejar suelto al perro sin tener miedo a que salga corriendo a la calle o pueda perderse. A la vez, es un punto de encuentro diario con un grupo personas con el que pasamos el rato”.

Por último, los vecinos que acuden al área autogestionada de Can Batlló recomiendan este tipo de espacios autogestionados para los perros de los demás barrios, ahora bien, avisan de la necesidad de una implicación por parte de todos: “Lo importante es que haya personas que se impliquen y que dejen implicarse a los demás. Entre todas las personas del área hay que perfilar unas normas para una convivencia correcta y un buen mantenimiento de la zona”.

Manifestación contra Colau. ¿Por qué protestan los propietarios de perros?

Espai Gos califica la concentración de «éxito»

El debate sobre los espacios para perros gana peso en la agenda política

Más de cien personas volvieron a salir a las calles ayer para pedir a Ada Colau un giro de 180 grados en su gestión con los espacios para perros. A los animalistas no les sirven las nuevas áreas de recreo, que han costado más de 2 millones de Euros al Ayuntamiento de Barcelona, porque están en mal estado o superpobladas. Quieren volver a los parques verdes con el perro, sin que los multen por hacerlo. O, al menos, que alguien se siente con ellos para negociar la nueva ordenanza «Protección, tenencia y venta de animales», que ha limitado la vida con el perro en el espacio público de Barcelona. Por ello, Espai Gos convocó un centenar de personas ayer para decirle al consistorio que si esto no cambia habrá concentraciones cada jueves.

Desde la plataforma Espai Gos han valorado la manifestación de ayer «como un éxito» y aseguran que continuarán saliendo a la calle. Ahora queda saber si los actos de protesta serán suficientes para doblegar la voluntad del equipo municipal que por el momento no ha dado muestras de ceder en este ámbito. De hecho, su reacción después de la manifestación de ayer fue el silencio, la misma estrategia que siguió ante las protestas al Turó Park.

Cualquiera que haya ido a alguna de «las manifestaciones de los perros» tiene claro que los motivos de las protestas exceden la desconfianza con la nueva ordenanza «Protección, tenencia y venta de animales». Hay quien es crítico con las nuevas áreas de recreo para perros porque piensan que se han hecho para que los dueños no vayan a los parques con el perro. Hay quien se queja de las multas por no llevar el perro atado y hay quien pide volver al Turó Park, un espacio verde que históricamente había convivido con personas con perro y sin y que ahora no admite la entrada de canes.

Las concentraciones sí han conseguido, al menos hasta el momento, situar el debate en la esfera política. La CUP animalista, PACMA Cataluña y concejales de ERC y el PP han apoyado las concentraciones, de una manera o de otra. Plataformas animalistas, como FAADA y Espai Gos continúan poniendo el debate sobre la mesa, con el claro objetivo de que algo cambie. El tiempo dirá si lo consiguen o si tendrán que esperar a las elecciones para hacer notar su descontento.

La vida de una anciana, a salvo gracias a su perra

Ocurrió ayer, cerca de plaza España. Una mujer que se encontraba en paradero desconocido fue encontrada por la policía que no pudo identificarla en primera instancia.

Uno de los agentes, tras no localizar a los familiares de la mujer, se percató del vínculo que esta tenía la perrita que paseaba. El agente pensó entonces en acceder a los datos del chip del animal en una tienda cercana, donde comprobaron que el animal estaba a nombre del hijo de la señora. La idea dio resultado y los familiares acudieron inmediatamente al establecimiento.

El can, una spitz de Pomerania, se encontraba desubicado en el momento en el que los encontraron. La mujer, muy mayor, también. Al parecer, la anciana no había logrado encontrar la ubicación que su hijo le había especificado. También resulta sorprendente el largo camino que hicieron dueña y animal, ya que ambos habían partido desde Vallcarca, hasta ser encontrados cerca de Plaza España. 

El caso pone de manifiesto la importante relación que existe entre animal y persona, pero es también un llamamiento a utilizar los llamados chips. También conocidos como trasponedores electrónicos, se pueden ubicar en gatos, perros, hurones y caballos. Estos dispositivos electrónicos están pensados para encontrar fácilmente al animal en caso de pérdida, pero, en esta ocasión, ha servido para garantizar la vuelta a casa de una persona en problemas. 

La identificación se llevó a cabo en la tienda Espai Animal, que colaboró en el proceso en todo momento. Maribel García Rius, miembro del local, se ha mostrado muy satisfecha con lo que ha considerado «su granito de arena» para que todo saliera bien. El equipo de Espai Animal colaboró en todo momento con los Mossos de Esquadra.

Los perros son considerados por muchos como los mejores amigos de las personas, siendo el vínculo entre ambos muy fuerte. Aun así, los espacios habilitados de los que disponen en las ciudades suelen ser limitados, un hecho que perjudica la interacción entre animales y personas.  

 

Guillem Amatller