Entradas

Alertan de nuevos casos de envenenamiento de animales en el distrito de Sant Andreu

La Guardia Urbana y los Mossos investigan nuevos casos de envenenamiento de perros en un interior de manzana del distrito de Sant Andreu. Actualmente hay seis denuncias interpuestas, pero Espai Gos BCN asegura que se conocen más casos. La Plataforma ciudadana para la convivencia en el espacio público lamenta la falta de implicación por parte del Ayuntamiento de Barcelona ante estos episodios.

Continúan los envenenamientos de animales en un interior de manzana del distrito de Sant Andreu, una zona cercana al centro comercial La Maquinista de Barcelona. La Guardia Urbana y los Mossos están investigando los hechos con el objetivo de encontrar el responsable o los responsables de este delito de envenenamiento en la vía pública que se ha repetido de forma reiterada durante las últimas semanas.

Los nuevos casos de envenenamiento en el distrito de Sant Andreu se producen después de que el pasado 2 de marzo, la Plataforma ciudadana Espai Gos BCN pidiera al Ayuntamiento una serie de actuaciones con el objetivo de evitar más intoxicaciones. Estas fueron las peticiones:

-Informar a través de las redes sociales del espacio donde se están produciendo estas intoxicaciones para que llegue al máximo de personas posibles y puedan tomar precauciones.

-Reforzar la limpieza del espacio y retirar los trozos de alimentos sospechosos.

-Hacer campaña en las redes sociales con efecto disuasorio, informando que el envenenamiento de un animal es un delito y cuáles son las consecuencias que se derivan.

«Ante la falta de un protocolo, pedimos al Ayuntamiento estas tres medidas preventivas, pero la respuesta fue nula. Hace más de dos años que reclamamos que se establezca un protocolo para que la gente sepa cómo actuar ante un caso de envenenamiento. También pedimos que si hay un caso de intoxicación en la vía pública, tiene que haber una necropsia pública, del mismo modo que se hace si muere alguien en la calle», explica Àngela Coll, portavoz de Espai Gos BCN .

«El Ayuntamiento tomó muy bien la idea de crear un protocolo y la realidad es que quieren hacerlo. Esto se les debe reconocer. Han hablado con la Guardia Urbana y por lo que nos informaron, deben hablar también con los Mossos y con todos los actores implicados, ya que su creación no es algo tan sencillo. Quieren crear un protocolo muy bien hecho, tal y como ya está establecido por ejemplo con los animales protegidos. Pero mientras el protocolo no llegue, no puede ser que no haya ningún aviso en las redes sociales de lo que está pasando, tampoco ninguna referencia al delito que supone envenenar un animal y ningún refuerzo en la limpieza del espacio», añade Coll.

La portavoz de Espai Gos BCN ha detallado que «actualmente hay seis denuncias interpuestas por casos de envenenamiento de animales en la vía pública aunque sabemos que existen más casos. Los incidentes han provocado diarreas hemorrágicas a los animales que han podido ser tratadas. Algunas vecinas nos han informado de que ya hay un perro muerto a consecuencia de una intoxicación».

Desde la Plataforma ciudadana lamentan que «Treinta y seis días después de solicitar actuaciones al Ayuntamiento, no hayan tenido tiempo de hacer ningún tuit para avisar de lo que está pasando y donde está pasando. Ni tampoco para instalar unos carteles de aviso en la zona. Hemos vuelto a contactar con el Departamento de Bienestar Animal y la Oficina de Protección Animal para que hagan avisos en la zona y refuercen la limpieza».

Animalados se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento, desde donde aseguran que «El caso está en manos de Guardia Urbana y Mossos con cierta dificultad al tratarse de un interior de manzana de propiedad privada. De la mano de la Guardia Urbana y entidades, con quien nos reuniremos para trabajar y definir cómo actuar de manera más eficaz en la detección y comunicación de casos de posibles envenenamientos. Queremos destacar la gravedad de los hechos, recordemos que se trata de hechos que conllevan una investigación para delito penal».

Los voluntarios de la colonia felina de Aladino piden la implantación del método CER

Los animalistas voluntarios que gestionan la colonia de gatos de Aladino, en Córdoba, piden al Ayuntamiento de la ciudad la implantación del método CER (Captura, Esterilización y Retorno) para evitar el exceso de nacimientos y las camadas malogradas. El CER es la única forma eficaz y humanitaria de controlar una colonia felina, un sistema de control que es responsabilidad de los ayuntamientos.

La sobrepoblación de gatos urbanos es una realidad patente en nuestra sociedad. Miles de gatos callejeros habitan en las calles de las ciudades o pueblos de España. Algunos de ellos se reagrupan formando colonias felinas, unos pocos afortunados son recogidos por protectoras con la posibilidad de ser adoptados por una familia, otros cuantos, lamentablemente, son sacrificados y el resto viven a la deriva intentando sobrevivir en diferentes zonas urbanas.

Esta sobrepoblación de gatos callejeros es una situación actual que vive Córdoba. Una de las colonias felinas de la ciudad andaluza se encuentra en el antiguo gimnasio de Aladino, donde tres voluntarios animalistas se encargan de alimentar y cuidar en la medida de lo posible a cerca de una veintena de felinos.

María José, una de las voluntarias, nos explica la difícil situación que vive la colonia de gatos de Aladino: “Cada vez hay más gatos y nuestros recursos son muy limitados. Hemos intentado hablar con protectoras de la ciudad pero todas están desbordadas. El Ayuntamiento de Córdoba tampoco acaba de tomar cartas en el asunto. Estamos poniendo el dinero de nuestro bolsillo para dar comida a los animales e incluso hemos esterilizado a una gatita por nuestra cuenta”.

Gatita esterilizada por los voluntarios de la colonia felina de Aladino

La voluntaria de Aladino nos comenta cuál es el principal problema que presenta la colonia felina: “Cada vez hay más gatos. Mucha gente de la ciudad es consciente de la existencia de la colonia y lo aprovechan para abandonar a sus felinos en esta zona. Por otro lado, la falta de esterilización de los animales provoca que la colonia vaya aumentando”.

Los voluntarios de Aladino han tenido que lamentar la muerte de dos gatitos abandonados: “Algunos de los animales abandonados son gatitos que están en pleno periodo de lactancia. Estos pequeños animales están muy perdidos tras ser dejados a la deriva. De hecho nosotros hemos sufrido ya la muerte de dos gatos de la colonia muy pequeños que fueron atropellados por los coches”.

María José tiene clara cuál es la solución para controlar el problema de la superpoblación de las colonias: “Lo único que pedimos es que se esterilicen a las gatos para evitar que sigan naciendo animales cuyas vidas están a la deriva. Si el Ayuntamiento de Córdoba pone a la colonia de Aladino en su lista de esterilización podremos poner solución a la sobrepoblación. El método CER debe implantarse para controlar las colonias felinas”.

Por último los voluntarios de la colonia felina de Aladino denuncian la falta de empatía por parte de muchos ciudadanos de Córdoba: “Nosotros sólo queremos el bienestar para los animales. Mucha gente por la calle no entiende nuestra labor, incluso nos insultan por dar de comer a lo gatitos, quienes nunca han molestado a los ciudadanos. Ellos apenas salen de las vallas del viejo gimnasio de Aladino”.