Entradas

La perrera de Cubelles resiste pero el cierre parece inminente

Los dirigentes de la Asociación protectora de animales y plantas del Garraf no dejarán que el Ayuntamiento cierre el refugio hasta que el consistorio no se presente con una sentencia judicial que así lo dictamine.

Continúa el enfrentamiento entre el Ayuntamiento de Cubelles y la Protectora de Animales y Plantas del Garraf. El pasado viernes 6 de noviembre, el consistorio inició el proceso de ejecución de una sentencia judicial de 2015 que ordena el cese de la actividad de la protectora tras acreditar que el refugio no dispone de una licencia necesaria para poder ejercer esta tarea.

El Ayuntamiento de Cubelles, agentes rurales, Policía Local y el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil se presentaron en la mañana del 6 de noviembre en las instalaciones de la Protectora del Garraf para proceder al cierre del espacio, pero los propietarios del refugio no permitieron la entrada a los responsables municipales.

Animalados ha hablado con Alex Armengol, vicepresidente de la protectora, quien nos ha expuesto los motivos por los que no permitieron el cierre a la comitiva municipal: «Como representante del terreno, no he permitido la entrada ni el cierre del refugio porque no llevaban ninguna orden judicial, sólo llevaban un decreto de alcaldía. Cuando vengan con la orden judicial que dicen que tienen, dejaremos que hagan lo que tengan que hacer. Mientras tanto nosotros queremos continuar con una actividad que comenzamos en 1988 y que sólo está dirigida a garantizar el bienestar de los perros».

Un conflicto que se remonta doce años atrás

El origen del enfrentamiento entre el Ayuntamiento y la asociación se remonta al año 2008, cuando la Junta de Gobierno Local, como consecuencia de la denuncia presentada por un ex alcalde y familiar directo de la actual concejal de Medio ambiente, aprobó la finalización de la actividad de la protectora por no disponer de permiso municipal. Los responsables de la protectora recurrieron la decisión por la vía del contencioso y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña resolvió la disputa legal en favor del consistorio en 2015. Eso sí, después de muchos meses de negociaciones, no ha sido hasta en la primavera de 2019 cuando el Ayuntamiento ha advertido a la protectora que procederían al cierre del espacio.

Sin embargo, Alex Armengol explica que: «La sentencia de 2015 del Tribunal Superior de Justicia no tiene ningún sentido, ya que nos piden una licencia que no es obligatoria tenerla para poder llevar a cabo nuestra actividad, y así nos lo hizo saber el Departamento de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Generalidad de Cataluña». El vicepresidente de la protectora ha compartido con Animalados el documento que acredita esta información.

Aunque la protectora asegura que cuenta con todos los permisos requeridos, ante esta situación de incertidumbre, la entidad se encargó de dar en adopción a casi todos los animales de la perrera a lo largo de la semana pasada. El refugio recibió el aviso del cierre del espacio el pasado martes 3 de noviembre y en tres días y gracias a una espectacular campaña a través de las redes sociales, se han acogido una veintena de perros. Actualmente sólo quedan dos peludos en las instalaciones.

Si la reubicación fugaz de los animales no se hubiera producido, el Ayuntamiento tenía previsto acomodar a los perros en el refugio Help Guau, un procedimiento que tuvo un coste de unos 50.000 euros anuales y que la protectora ya está asumiendo. Esta es la responsabilidad subsidiaria procedente de la Diputación de Barcelona:

Por otra parte, Alex Armengol comenta que sospecha que el gobierno municipal quiere cerrar el regufio por presuntos intereses urbanísticos. «El actual concejal de Medio Ambiente de Cubelles, Josep Maria Hugué, es familiar de las propietarias de los terrenos que tenemos aquí al lado. Él es quien ha llevado toda la negociación con nosotros».

El consistorio no niega que los terrenos del entorno sean propiedad de un familiar del concejal de Medio Ambiente pero Raül Madarra, concejal de Hacienda, Contratación y Comunicación, asegura que: «Actualmente no hay ningún plan urbanístico en esa zona, además, en el supuesto caso de que hubiera alguna planificación en el futuro, en todo caso los primeros beneficiarios serían los mismos propietarios del terreno».

Desde el Ayuntamiento de Cubelles aseguran que, a pesar del intento fallido del pasado viernes 6 de noviembre, procederán de nuevo al cierre de la protectora mediante la correspondiente orden judicial: «Entendemos que a un segundo procedimiento no deberían poder negarse los propietarios de la perrera. Ya no es algo que dependa directamente del Ayuntamiento sino que es un proceso judicial que se determina desde los juzgados».

Los parques de Barcelona en los que NO puedes entrar con tu perro

Barcelona es una de las ciudades más bellas de todo el mundo. En su haber dispone de una variedad exquisita de cosas que hacer y lugares que visitar. Entre sus tenencias, la ciudad condal cuenta con un total de 100 parques y jardines distribuidos entre sus diez distritos. El Parque de la Ciutadella, el Labertinto de Horta o los Jardines del Palacio de Pedralbes son algunos de los más populares.

La gran cantidad de parques que dispone Barcelona invita a pensar que se trata de una ciudad con espacios idílicos en los que convivir junto a tu perro, pero hay que tener en cuenta que algunos de estos parques tienen un cartel que prohíbe el acceso de los perros a estas áreas. Además, la gran mayoría del resto de parques que sí habilitan el acceso a perros, no disponen de área de recreo para ellos, por lo que deben ir siempre atados.

Desde Animalados hemos hablado con el Ayuntamiento para conocer de primera mano cuáles son los parques que vetan la entrada a los animales. Hay que destacar que algunos de ellos han denegado el acceso a estos animales domésticos recientemente, como es el caso del parque de Turó Park situado al lado de Francesc Macià. Desde el 3 de abril de 2017 no se puede ir a pasear a este parque junto a tu perro a pesar de las manifestaciones de los usuarios por evitar esta medida.

El Ayuntamiento prohíbe el acceso de los perros a los parques y jardines por tres motivos concretos:

-Parques históricos: son parques con muchos años de vida en Barcelona que tienen connotaciones históricas en su origen y en sus infraestructuras. Se considera parques de patrimonio propio del ciudadano de Barcelona. Un ejemplo claro son los Jardines del Teatre Grec, creados con motivo de la Exposición Internacional de Barcelona de 1929. El Jardín Botánico, el Jardín de la Tamarita, los Jardines Joan Brossa, los Jardines del Palacio de Pedralbes, el Parque de la Creueta del Coll, los Jardines de Mòssen Costa i LLobera, el Parque de Cervantes y el Parque del Laberint d’Horta son otros parques históricos sin acceso permitido para perros.

-Parques temáticos: son espacios con muchos metros que destacan por su belleza en la vegetación. Están diseñados con la voluntad de estudiar, mantener y preservar las especies vegetales. Los Jardines de Mossèn Costa i Llobera, el Jardín Botánico, los Jardines de Mossèn Cinto Verdaguer, el Vivero Municipal de Plantas Tren Pins, los Jardines de Laribal y los Jardines de Rodrigo Caro forman parte de los parques temáticos de Barcelona sin permiso para acceder con los perros.

-Parques de dimensiones pequeñas: son áreas muy pequeñas, jardines de barrios, espacios mínimos que no permiten la convivencia entre personas, animales domésticos y vegetación con el fin de mantener en buen estado las instalaciones. Los Jardines de Portolà, los Jardines de Montserrat Roig, los Jardines de Paula Montal, el Jardín de Tres Tombs i los Jardines de Can Ferrer son algunos de estos espacios pequeños con cartel de no acceso a los perros.

El Ayuntamiento de Barcelona prohíbe el acceso a estos parques pero asegura que cada distrito dispone de áreas de recreo para perros, espacios públicos de convivencia entre personas y animales de compañía con una superficie suficiente para el bienestar del animal

Àngela Coll, portavoz de Espai Gos Barcelona, ha dado su opinión sobre el no acceso de los perros a los parques y sobre las áreas de recreo para perros: “El problema no es que un número determinado de parques no tengan acceso para los perros, entendemos los motivos históricos o temáticos del Ayuntamiento. El problema es que siempre hay algún motivo para vetar el acceso a estos animales domésticos. Un caso claro es el Jardín de Enric Sagnier, que ha denegado el acceso a los perros por un motivo de civismo general: botellones, gritos, incivismo… Además, las grandes áreas de recreo que se han construido en cada distrito no son eficientes por dos motivos. En primer lugar estas áreas no disponen de los metros suficientes para la satisfacción de los usuarios y sus perros. Y en segundo lugar, muchas de ellas cuentan con infraestructuras peligrosas para perros, como ha sido el caso de la zona de agility del parque de la Prosperitat”.

El problema con los parques y los perros se extiende a otras ciudades de Cataluña como es el caso de Girona y Salt. Según informa el diario Ara, los propietarios de los animales han recogido unas 1.800 firmas contra la prohibición del acceso de los perros a los parques. En Girona, en la Plaça de l’Assumpció y la Plaça Miquel de Palol, el Ayuntamiento ha colocado carteles que avisan de la prohibición de acceso y también se advierte que el incumplimiento de ello puede sancionarse hasta con 300 euros. En Salt hay hasta 13 parques y zonas enjardinadas con la entrada vetada.

Desde el Ayuntamiento de Girona y Salt se afirma que recibían constantes quejas de los vecinos por los excrementos que depositaban los perros en los parques públicos, y que esta ha sido la causa definitiva para que antes de verano se denegara el acceso a los perros.

El conflicto sobre el acceso de los perros a los parques, jardines y plazas es un problema creciente en Cataluña. La realidad actual es que cada vez hay más espacios con acceso vetado para los perros y cada vez son más las quejas vecinales sobre las características de los espacios habilitados para el recreo de los perros. Veremos si los distintos ayuntamientos de Cataluña toman cartas en el asunto.

Campaña a favor de la adopción de perros en Barcelona

En 2017 se abandonaron casi 2.000 animales, de los que se acogieron 1.400. Los centros de acogida, como el CAACB, cuentan con pocos recursos y falta de profesionales

Del 11 de abril hasta el 18 los Barceloneses verán estatuas de perros por toda Barcelona. Al acercarse, verán que las estatuas representan perros de verdad que han sido abandonados y que se encuentran provisionalmente al CAACB, el centro de acogida de animales de Barcelona. Se trata de una campaña a favor de la adopción de perros en Barcelona. El objetivo del consistorio es hacer visible el alto número de abandonos en Barcelona y, al mismo tiempo, facilitar la adopción. Para ello, junto a cada placa se incluirá información para que los usuarios puedan adoptar.

Cada placa y estatua, además, dispondrán de un código QR, un código informático que proporciona información una vez leído con un móvil. Este código vinculará la estatua con toda la información del perro real, que se podrá adoptar. En total, Barcelona dispondrá de veinte estatuas con sus respectivos códigos por toda Barcelona, ​​dos en cada distrito. Frederic Ximeno, comisionado de Ecología del ayuntamiento de Barcelona, ​​llamada a «la responsabilidad a la hora de adoptar», ya que, en palabras suyas, «es una decisión para toda la vida».

El Centro de acogida de animales de Compañía de Barcelona (CAACB) ha acogido 760 perros y 660 gatos durante el 2017.El CAACB, encargado de acoger animales abandonados en Barcelona, ​​cuenta con limitaciones importantes a la hora de llevar a cabo su tarea. Una parte importante de los encargados de acoger animales son voluntarios a los que, en muchos casos, no se les paga ni el transporte, tal y como denunció la Síndica de Greuges. 

Pero el objetivo del gobierno municipal de Ada Colau es sobreponerse a las limitaciones prácticas y centrarse ahora en una campaña en contra del abandono y a favor de la adopción. Las cifras son hoy por hoy alarmantes, y por ello se ha decidido optar por concienciar más.

El área para perros de Hospital Clínic recibe críticas de vecinos y asociaciones

La asociación Udols se muestra crítica con varios puntos del área de la Calle Casanova 145

Sólo llegar, un chico casi tropieza. El área  para perros de Hospital Clínic, situada en el mismo cruce del Hospital, tiene bastantes defectos. La entrada cuenta con un pequeño rellano de cemento de pocos metros, donde los perros se acumulan para evitar las piedrecillas punzantes del resto del espacio. Los perros, al correr, llevan allí las piedras y por este motivo es fácil resbalar. Además, según varios usuarios con los que hemos hablado, a los animales no les gustan las piedrecitas que llegan incluso a ocasionarles daños en las patas. 

El área forma un cuadrilátero no uniforme, de pocos metros cuadrados. Los perros evitan correr por esta zona en la mayoría de los casos. «A mi perro no le gusta nada esta arena» nos dice el Miguel. Él, como tantos otros vecinos, no está especialmente satisfecho con zona. Sin embargo, también reconoce «que está bien tener un área tan céntrica».

Las dimensiones del área también generan recelos ya que los perros no tienen suficiente espacio para correr. Así lo cree  Roxana. «Yo no veo que sea tan pequeño. Ahora bien, es cierto que muchas veces los perros no pueden correr con tranquilidad. Vendría bien un poco más de espacio, sería ideal «.

Aunque uno de los principales problemas que presenta el área es su proximidad con la carretera. A pesar de que las rejas son aparentemente lo bastante altas para evitar que ningún perro salte hacia la carretera, los perros, al ver un vehículo cercano, a veces mueven la grava, que va hacia la carretera. Esto puede provoca incomodidad a los conductores y también a los propietarios, que deben estar especialmente pendientes de esta eventualidad.

La opinión de los vecinos y de la asociación Udols 

La opinión de Nacho, vecino de la zona, en cambio, es favorable: «yo, personalmente, estoy muy contento. Mi madre es quien normalmente pasea al perro, y nunca se ha quejado «. En cambio, Luis es muy crítico. «Es demasiado básico. Le falta protección y está al lado de la carretera. Además, genera demasiado polvo por los perros. No es adecuado «, lamenta.

Un problema añadido es que muchos propietarios han dejado de ir. Los vecinos aseguran que, tiempo atrás, era habitual ver mucha más gente, pero que ahora optan por otras áreas. Mientras tanto, el área de recreo de Hospital Clínic corre el riesgo de quedar olvidada.

Desde la asociación Udols trabajan por el bienestar animal en áreas urbanas. Una de las tareas que realizan habitualmente es el análisis de áreas para perros. En su opinión, esta área presenta muchos problemas. «Los perros respiran polvo generado por el pavimento de la grava que no es nada beneficiosa para la salud de los animales, pero tampoco para las personas». Desde Udols, lamentan «la grava abrasiva que afecta las patas de los perros» y que podría ser la causa por la que muchos prefieren la zona cementada. «La sensación de calor excesivo» es otro problema con el que los perros deben convivir en esta área, así como una ubicación demasiado cercana a la carretera. La asociación Udols lamenta que no haya ninguna adaptación para personas con movilidad reducida. «Hay una vecina en esta situación, que además tiene dificultades para acceder a la fuente», explican. Además, reclaman más sombras, ya que en verano el calor puede ser sofocante.

Consulta las nuevas áreas de recreo para perros en Barcelona

Sólo se ha finalizado una de las once áreas de recreo prometidas en la nueva ordenanza

 

La nueva ordenanza de tenencia y bienestar animal de Barcelona de 2014 prometía que antes de finalizar el 2018 se habrían construido en la ciudad 11 nuevas áreas de recreo para perros, 10 de las cuales debían tener más de 700m².

A fecha de hoy la única de ellas terminada es la de Nou Barris. Según el Ayuntamiento, el resto se encuentran en periodo de licitación o ejecución y deberán iniciarse de aquí a finales de año. Según nos comentan, aún están a tiempo de cumplir con lo pactado, ya que tienen todavía 2018 por delante.

En cuanto a las prohibiciones de entrar en los parques con los perros, según el Ayuntamiento «no se prohibirá una zona sin habilitar antes otra».

Sin embargo, desde «Espai Gos» alertan que «están actuando en contra antes de cumplir ellos la normativa» refiriéndose a las multas que ya se están poniendo a los propietarios que llevan sus perros sin correa. Uno de los puntos importantes según «Espai Gos» es que aún no se ha comenzado a tramitar el Carnet Cívico, que permitiría llevar a los perros sueltos en espacios concretos.

Según Ángela Coll, de «Espai Gos», lo que se está haciendo es «reprimir que estemos en el espacio público, espacio que también nos pertenece» y añade que incluso se están empezando a ver carteles de prohibido ladrar en algunas zonas de recreo y pipicans, y que algunas de estas zonas estarían en peligro de seguir existiendo por las quejas de algunos vecinos.

Ángela destaca que no se puede dar prioridad a la sanción si antes no se ha cumplido con la ampliación de espacios para perros. Si se persigue el hecho de que no vayan atados, uno de los puntos de la nueva ordenanza, «también se debería multar a quienes llevan el perro con collares de pinchos», prohibidos en el mismo texto.

Consulta aquí las áreas planificadas

Silvia Esteve

Artículo destacado: De vacaciones… con el perro!