Entradas

Barcelona adopta por fin la esterilización como método para controlar la población de palomas

La Comisión de Protección de los Derechos de los Animales del Colegio de la Abogacía de Barcelona (CPDA) con la colaboración de 152 asociaciones animalistas agrupadas en la Comisión Interlocutora de Protectoras de Animales de Catalunya (CIPAC), han conseguido que el Ayuntamiento de Barcelona cambie el criterio para controlar la población de palomas. Este hecho supondrá, por un lado,  que el consistorio barcelonés cumpla la normativa en materia de protección de los derechos de los animales, y del otro,  que el control de población de aves urbanas se haga por métodos éticos, efectivos y con el menor coste económico posible. Después de muchos meses de denuncias y requerimientos por parte de la CPDA y de la CIPAC, el Ayuntamiento de Barcelona ha accedido a sustituir las matanzas de palomas por un método ético, efectivo y económico que funciona exitosamente desde hace más de 15 años en toda Europa, en varios municipios catalanes y en otras ciudades del Estado como Alicante y Valencia.  El método de esterilización se basa en la ingesta de nicarbazina, medicamento que está aprobado por el Registro Sanitario de la Unión Europea y el Registro Sanitario de España para inhibir la formación de huevos en las aves y del que se han realizado diversas pruebas científicas que evidencian la reducción de forma efectiva del número de individuos, además con un coste económico muy inferior al que supone matar a las aves.  

Este nuevo método para controlar la población de palomas, que es de unos 85.000 ejemplares en la ciudad, se implantará definiendo, en primer lugar, la metodología para implementar esta iniciativa que se detallará con un censo que el Ayuntamiento elaborará entre diciembre y febrero. Durante este tiempo se suspende  la captura como método de control con el fín de evitar interferencias en los resultados. Posteriormente a la elaboración del censo, se instalarán a partir de abril cuarenta dispensadores de pienso anticonceptivo distribuidos en los diferentes distritos, con el objetivo de poder llevar a cabo el primer análisis a finales del año que viene. El tratamiento anticonceptivo actúa primero en los ejemplares más jóvenes y progresivamente sobre los subdominantes y dominantes, y el ayuntamiento prevé que la reducción de la población sea de un 20% en el primer año, y de entre el 70 y el 80% en cuatro o cinco años.  Los expertos coinciden que el número ideal sería entre 50.000 y 80.000 ejemplares puesto que originan focos de suciedad y suponen un riesgo potencial para la salud pública. La dirección científica del programa será obra del doctor del departamento de Medicina y Cirugía de Animales de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) Santiago Lavin, y los trabajos de censo estarán dirigidos por el doctor del Museu de Ciències Naturals Carles Senar, mientras que el área de Ecología y la Agència de Salut Pública harán el seguimiento.

La Comisión como la plataforma animalista celebran el cambio de criterio porque los métodos utilizados hasta la fecha han demostrado ser contraproducentes. El control de poblaciones de animales basados en la eliminación de los individuos, como las capturas o muerte por inhalación de gas, en las palomas, o la caza masiva de jabalíes han acabado provocando una alteración del ecosistema con consecuencias nefastas y traducido en un incremento alarmante de la población de estos animales. Así se constata en un Informe del Museo de Historia Natural del 2009 y en el Convenio de Colaboración que todas las Comisiones de Protección de los Derechos de los Animales de los Colegios de Abogados de Catalunya han subscrito recientemente con la Universitat Autónoma de Barcelona para apoyar el proyecto de investigación de una vacuna patentada que esterilice a los jabalíes.

Fracasados por ineficaces los métodos crueles de control de poblaciones de animales, la CPDA y la CIPAC consideran que el único camino actualmente  posible es la implantación de métodos éticos emparados en la Ley de Protección de Animales de Catalunya, que además de respetar los derechos de los animales han demostrado una gran eficacia y un menor coste económico para el ciudadano.  El Ayuntamiento considera que es un proceso que a medio plazo permitirá abandonar definitivamente el método de control basado en capturas. Una victoria para el mundo animalista y el Colegio de la Abogacía de Barcelona, que  fue pionero en la creación el año 2002 de la Comisión de Protección de los Derechos de los Animales, que tiene como objetivo concienciar a la sociedad contra el maltrato animal, formar a los abogados interesados en la causa y actuar ante cualquier situación denunciable.

Barcelona instalará duchas y urinarios para perros en la playa de Llevant

La playa para perros que el Ayuntamiento de Barcelona está preparando en la zona de Levante también tendrá duchas y urinarios para los animales, según ha podido saber animalados.com. El objetivo de estas dos instalaciones es hacer amable la estancia de perros en la playa y, al mismo tiempo, asegurarse de que el impacto de los animales no dañe el espacio.

Algunos residentes de la zona de Diagonal Mar ya han protestado contra la decisión del Ayuntamiento de asignar a los perros una playa de la ciudad (la que está situada más al norte). El gobierno municipal está dispuesto a iniciar este proyecto, largamente reivindicado, y está tomando todas las medidas posibles para hacer que la experiencia funcione bien y la playa termine siendo perruna.

En Catalunya y el País Vasco ya hay más de una docena de ciudades que tienen urinarios para los perros, como Llagostera, Selva del Camp, Vilassar de Mar, la Palma de Cevelló o Calafell. El modelo, diseñado por la compañía Urban Dog y fabricado y distribuido por Ado S.A., está hecho con acero inoxidable y contiene restos de vegetación en la base. Este sistema garantiza que la orina no desprenda olor, ya que la vegetación la absorbe. Además, según su creador, Nico Jardí, «los restos de vegetación en la base se convierten en fertilizantes,» gracias al nitrógeno absorbido de la orina. La mayoría de los urinarios instalados ocupan 1 metro x 80 cm, pero los dos urinarios que el Ayuntamiento de Barcelona instalará en la playa de Llevant ocuparán 1,50 m x 1,50 m.

urinarios perros playa barcelona

En un principio, pensaron que era necesario impregnar la instalación con feromonas pero, a base de probar el invento, observaron que no hacia falta: «Los restos vegetales desprenden un ligero olor que es más que suficiente para que los perros lo sientan y quieran ir a orinar allí», dice Jardí.

En las losas bajo las cuales se encuentran los restos de plantas, también pueden defecar perros. Luego, como siempre, se de en recoger, pero con este sistema, al menors, no se ensucian las aceras. Los nuevos urinarios fabricados se están fabricando con un acero inoxidable de alta calidad (316), para reducir la erosión que puede causar la salinidad del mar.

Los urinarios cuentan con una chapa alta para que los usuarios puedan distinguirlos desde lejos. La nueva playa para perros también tendrá una ducha para perros, «para poder refrescarlos y limpiarlos», según Rubén Adelantado, jefe de la empresa Ado, fabricante de la invención. «Funciona como un túnel de lavado», explica Adelantado. Su empresa ya ha instalado sistemas similares en campings.

Finalmente, la nueva playa persona también tendrá fuentes para perros.

Cada distrito de Barcelona tendrá una plaza compartida con perros

El Ayuntamiento ultima las mejoras y ampliaciones de las zonas de recreo para perros de la ciudad La nueva ordenanza de animales que aprobó el Ayuntamiento de Barcelona aumentaba los deberes de los dueños de los perros pero también sus derechos. El mandato está a punto de terminar y en breve Jordi Martí, el teniente de alcalde de Presidencia, la sectorial de la que dependen las políticas de tenencia de animales, presentará sus compromisos. Entre ellos hay algunos muy importantes:

  • La mejora o ampliación de los 103 espacios para perros que ya existen y que ocupan 30.000 metros cuadrados.
  • Garantizar que cada uno de los diez distritos de la ciudad tenga al menos una gran zona de recreo para que los perros puedan correr.
  • Garantizar que cada distrito tenga zonas compartidas durante algunas horas al día entre vecinos y perros.

Para sacar adelante todos estos compromisos el Ayuntamiento ha hecho un inventario de las actuales zonas de recreo (que hasta ahora siempre se habían dicho pipicans) y ha seleccionado las que se ampliarán y las se mejorarán. También ha tenido que seleccionar diez espacios de la ciudad (uno en cada distrito) donde se instalará una gran zona de recreo. En algunos barrios de la ciudad muy densificados esta selección no ha sido nada fácil, ya que el espacio es muy difícil de encontrar. Gràcia y Ciutat Vella, por ejemplo, son dos distritos que presentan muchas dificultades en este sentido. Tampoco será fácil decidir qué plazas de la ciudad se compartirán durante unas horas con los dueños de los perros. También en barrios como Gràcia, donde no hay zonas verdes, la selección será difícil, ya que sea la plaza que sea, puede recibir una avalancha de perros y generar problemas con los vecinos.

Los dueños de los perros de algunas zonas de la ciudad ya se han movilizado y están haciendo presión para que el ayuntamiento se dé prisa e instale las nuevas grandes áreas para perros, conocidas también como correcan. Es el caso del Parc de l’Escorxador y el de la España Industrial, ambos en el distrito de Sants-Montjuïc. En ambos casos, están recogiendo firmas para conseguir su propósito. Desde animalados.com animamos a todos los lectores a participar en estas recogidas de firmas a impulsar nuevas campañas a los vecinos de los barrios que consideren que hacen falta más zonas de recreo.

Desde animalados.com también animamos a todos los lectores a mandarnos una sugerencia de lugares en los que crea que faltan espacios ara perros mediante comentarios en a web o mensaje al mail info@animalados.com. Nosotros se lo haremos llegar al Ayuntamiento.

Petición de construcción de un correcan en el Parque del Escorxador

La campaña en Change.org de petición para la construcción de un correcan en el parque del Escorxador ya ha recogido más de 1.000 firmas.

Esta campaña (que se puede firmar aquí: Campaña Change.org quiere pedir al Ayuntamiento de Barcelona que construya un espacio donde los perros puedan correr libremente en el Parque de Joan Miró (también llamado Parque del Matadero). Un «correcan «a diferencia de un» pipican «es un espacio más amplio donde los perros pueden campar con libertad y practicar el ejercicio necesario para una vida saludable.

Los perros en Barcelona no gozan de mucho espacios como estos, por lo que la campaña iniciada propone seguir el ejemplo del municipio de Castelldefels donde los perros disponen de mucho más espacio.

Para firmar la petición: Aquí

Cada día se abandonan dos perros en la ciudad de Barcelona

A pesar de las campañas de sensibilización, las instituciones no logran solucionar el problema de los abandonos. En los últimos años, en Barcelona se han multiplicado los esfuerzos para concienciar a los ciudadanos de que los perros no son juguetes que se pueden comprar para luego abandonar cuando uno se cansa. Se ha prohibido en las tiendas que expongan los perros en los escaparates para evitar la compra compulsiva; se ha modificado la ley de tenencia de animales; se han hecho campañas de sensibilización y se ha aumentado muy notablemente la presencia de stands en ferias, festivales, fiestas mayores… Pero todo ello ha servido de muy poco.

Las cifras demuestran que todos estos esfuerzos no se han visto recompensados. El número de animales abandonados en la ciudad de Barcelona es prácticamente el mismo durante los últimos ejercicios. Incluso ha incrementado un poco. Durante el año 2014, el Centro de Acogida de Animales de Barcelona (CAAB) recogió de la calle un total de 1.395 perros. De todos estos, 628 pudieron volver con sus dueños, ya sea porque los animales llevaban el chip identificativo o porque los propietarios fueron a la perrera a buscarlos después de haberlos perdido. De modo, que el total de perros abandonados que no volvieron con su dueño fue de 767 durante todo el 2014, es decir, una media de dos cada día. En el año 2011 el número de perros abandonados que no reencontraron el dueño fue de 852, mientras que en 2012 fueron 697 y en 2013, 672.

También los gatos

En cuanto a los gatos, las cifras tampoco son nada positivas. De los 659 gatos que se recogieron el año pasado, sólo 86 regresaron con sus dueños. El resto, 573 gatos, o bien continúan en la perrera o bien han sido adoptados por un dueño nuevo. Una vez más, la cifra es muy similar a la de 2011 (515), 2012 (391) o 2013 (526). El Ayuntamiento de Barcelona, junto con entidades y asociaciones, también ha destinado muchos esfuerzos a combatir el abandono de gatos, como por ejemplo, promoviendo su esterilización. Pero como en el caso de los perros, con pocos resultados.

«El problema del abandono no está resuelto», asegura Carmen Méndez, presidenta de la Asociación de Defensa de los Derechos de los Animales (ADDA) y una de las interlocutoras del Ayuntamiento de Barcelona en las políticas que afectan a los animales desde hace años. Desde su punto de vista, «la crisis económica, que ha hecho que muchas personas pierdan la vivienda, o tengan que cambiar su nivel de vida, ha agravado más la situación», favoreciendo así que crezcan los abandonos.

 Más sanciones

Méndez destacó que el actual gobierno municipal, y concretamente el concejal que se ocupa de los derechos de los animales, Jordi Martí, «es lo mejor que ha tenido Barcelona» pero apuntó que para solucionar los abandonos de animales sólo hay una posible solución: que los agentes de la Guardia Urbana comprueben si los dueños de los perros tienen sus animales con el chip identificativo que obliga la ley. «Una vez detectados los perros o identificados, se podría dar 15 días a sus dueños para que pongan el chip», propone Méndez, antes de multarlos. De esta manera, garantizando que los animales están identificados, si el dueño termina abandonando el animal, se le puede localizar. Actualmente, según Méndez, el porcentaje de animales correctamente identificados gira en torno al 30%.