Entradas

Diez consejos para recibir a un nuevo cachorro en casa

Los primeros momentos del cachorro en el nuevo hogar pueden ser momentos muy estresantes para él debido a la reciente separación de su madre y hermanos y puede hacer que se sienta desorientado y con miedo, por lo que debemos proporcionarle un ambiente agradable y tranquilo y tener en cuenta algunos consejos previos para que su adaptación sea la más satisfactoria posible.

Algunos de los aspectos que debemos tener en cuenta por lo tanto, son:

– Anticípate a los riesgos del hogar y retira de su campo de visión/acción todo aquello que pueda resultar peligroso, como pueden ser cables, productos químicos, herramientas, etc. También debemos vigilar de cerrar las escaleras o huecos en los que pueda quedar atrapado o haya peligro de caída. Piensa que un cachorro (sobre todo los primeros días), tiene tendencia a inspeccionar, oler, lamer y mordisquear todo lo que encuentra a su paso.

– Si el cachorro viene sucio, no lo bañes inmediatamente. Espera unos días hasta que le hayas tomado confianza y se sienta más tranquilo. Si es inevitable hacerlo pasar por la ducha, evita lavar la cabeza, es la zona del cuerpo que menos les gusta y no conviene que coja miedo al agua.

– Déjale a su ritmo. Es inevitable irle persiguiendo para ver donde, o qué hace, o llamarle constantemente por su nombre. Sin embargo, hay que saber que necesita su espacio y que no le gustará sentirse invadido o acorralado.

– Procura un puesto para dormir seguro y silencioso. En la cuna que le prepares, mete una mantita y algún juguete o peluche que pueda identificar como sede, para que le ayude sobre todo a dormir relajado. A veces, puede ayudar también, dejarle al lado un transportín abierto para que pueda utilizarlo a modo de refugio si lo considera necesario.

– Ten preparados también unos comederos y bebederos del tamaño del cachorro y procura que siempre haya agua disponible.

– Si deseas cambiarle de alimentación (en caso de que esté tomando ya alimento sólido), hazlo despacio. Los primeros días mezcla su con el nuevo, y ve incrementando la cantidad del nuevo cada día, hasta que puedas retirar el antiguo por completo. Ten además en cuenta, que los cachorros suelen comer más a menudo que los perros adultos: entre cuatro y cinco veces al día. Eso sí, en pequeñas cantidades.

– Si aún toma leche, no utilices leche entera de vaca. Mejor que sea leche artificial específica para ellos.

– En las noches si llora, aunque te cueste, ignoralo, porque de no hacerlo, le estarás enseñando a reclamar tu atención de esta manera. Verás que a medida que pasan los días, cada vez llorará menos hasta que llegue a acostumbrarse.

– Si es un perro al que deberás dejar solo, acostúmbralo de manera gradual. Un día un rato, al cabo de la semana una hora, y así sucesivamente. Ayúdate en los primeros días si es necesario de familiares o personas conocidas si tú no puedes estar con él en casa.

– Establece rutinas de paseos, comidas y juegos.

– Llévalo lo antes posible a un veterinario, para que te haga una primera revisión y establezca ya las pautas de vacunación e instalación del chip cuando sea posible. Este profesional además, te resolverá todas las dudas que tengas en cuanto a su alimentación, hábitos y cuidados necesarios.

Fuente: AMIC/Eva Remolina

La población de osos en los Pirineos asciende hasta los 52 ejemplares

El Grupo de Seguimiento Transfronterizo del oso pardo en los Pirineos ha contabilizado en 52 los ejemplares actuales de esta especie animal. La cifra supone un incremento de 12 ejemplares respecto el recuento que se hizo en 2018.

El Grupo de Seguimiento Transfronterizo del oso pardo en los Pirineos ha hecho balance de la población de oso pardo del 2019 en una reunión telemática en la que participaron representantes de la Generalitat, el Consejo General de Aran, el Gobierno de Andorra, Aragón, Navarra, Francia y la Fundación Oso Pardo.

Las últimas cifras muestran que la población de oso pardo ya es de 52 ejemplares, doce más que los 40 que se identificaron en el 2018. En cuanto al número de nacimientos, se registraron un total de 10 nuevas crías de 5 hembras diferentes. Se trata de una cifra récord, sólo alcanzada antes en los años 2016 y 2017 desde 1996. Las hembras que se han reproducido son Zorita (2 cachorros), Isil (2 cachorros), Caramelles (2 cachorros), Bambou (2 cachorros) y Fadeta (2 cachorros).

Los ejemplares que se dan por muertos durante el pasado año 2019 son de 6 después de más de dos años sin tener indicios de estos animales. Entre las pérdidas encontramos la hembra Hvala, detectada por última vez en 2017, el macho Fifonet y 2 cachorros de Zorita. La reciente muerte del oso Cachou no entra dentro del recuento del 2019.

Por otra parte hay que destacar que el área geográfica donde se han encontrado en algún momento indicios de la presencia del oso pardo en los Pirineos se ha ampliado en 2019 en 3.000 Km2 respecto del 2018 y representa ya una superficie de 10.400 Km2 . Cabe señalar que buena parte de este incremento se debe a un desplazamiento exploratorio puntual que hizo el macho Goiat en primavera del año pasado, durante el cual visitó zonas muy meridionales del Pallars Jussà y la Ribagorza aragonesa. En general, el área de distribución del oso se extiende principalmente por los Pirineos centrales.

En cuanto al seguimiento de la especie en Cataluña, durante el 2019 se han localizado 440 indicios de oso, de los cuales 190 son fotografías y vídeos y 141 son muestras de pelos. En todo el Pirineo se han localizado 2.004 indicios o rastros, además de las ubicaciones de los ejemplares equipados con GPS.

Finalmente, se han analizado numerosas muestras para la identificación genética, de las cuales 78 provienen de Cataluña. La Universidad Autónoma de Barcelona ha identificado 8 ejemplares de 20 muestras recibidas, mientras que el laboratorio francés Antagene, ha identificado 41 ejemplares de 314 muestras (58 de Cataluña).

Cachorros de perro o de peluche?

¿Estas fotografías son cachorros de perro o de peluche? Podrías preguntarte viendo estas imágenes.

Los perros de pequeños, cuando son sólo cachorros, son muy monos, algunos de ellos incluso pueden parecer de peluche. Y es que es exactamente así, porque no es que los perros se parezcan a los peluches que hacen los hombres, sino que es al revés: los humanos hacen peluches que se parecen a los cachorros de perros u otros animales, ya que de pequeños son muy tiernos y suaves.

Aquí tenéis algunas fotos que demuestran que la semejanza a veces es literal:

pomerania-peluche pastor-caucc3a1sico-peluche mini-pomerania-peluche mastc3adn-tibetano-peluche cruce-de-pastor-alemc3a1n-akita-y-corgi-peluche cadell-de-terranova- peluche  cachorro-de-westie-peluche cachorro-de-caniche-2-peluchecachorro-de-samoyedo-peluche cachorro-de-keeshond-y-american-eskimo-peluche cachorro-de-goldendoodle-peluche cachorro-de-chow-chow-peluche cachorro-de-caniche-peluche  cachorro-de-akita-peluche

Seguramente de manera parecida a como lo hacemos los humanos, que de pequeños, cuando somos bebés tenemos este aspecto tan bonito y frágil de alguna manera para manifestar nuestra indefensión y potenciar que los adultos nos cuiden, los perros lo hacen igual.

Pero, ¡cuidado! Esto no significa que se pueda confundir un cachorro de perro monísimo con un peluche, ya que el peluche es un objeto que no necesita ninguna responsabilidad, en cambio, un perro es un ser vivo que necesita mucha atención. Así como no se nos ocurriría regalar nunca un bebé a alguien, sólo porque «es muy mono», un cachorrito de perro tampoco puede ser un regalo si no es con conciencia de la responsabilidad que conlleva.

Como decían hace poco en este artículo de «El País»: Los animales no son peluches.