Entradas

¿Los perros ya eran animales de compañía durante el Imperio Romano?

Según ha publicado un estudio de la Universidad de Granada (UGR), los perros ya convivían con los humanos durante la época romana.

Durante el Imperio Romano, hace más de dos mil años, ya existían los perros mini como animales de compañía. El tamaño de estos peludos era similar a la de algunas razas pequeñas actuales como serían los perros pequineses o algunos tipos de Chihuahua. Esta es la principal conclusión de un estudio realizado por arqueólogos de la Universidad de Granada (UGR).

El estudio, que ha sido publicado en la revista Archeological and Anthropological Sciences, ha permitido analizar los restos de varias inhumaciones de perros encontradas en la necrópolis romana de Planes del Pretorio, en los extramuros de la Córdoba romana y relacionados con casi setenta enterramientos humanos.

Los científicos de este estudio se centraron básicamente en los rasgos morfológicos y en el aspecto de los perros existentes en las ciudades romanas. Pudieron extraer al menos dos morfologías diferenciadas: una de tamaño medio, similar a la de diferentes razas similares a la de los galgos, y otra de un tamaño mucho más pequeño.

El hallazgo constituye uno de los casos de perros micromorfes más antiguos reconocidos en el conjunto del Imperio Romano. Aunque los arqueólogos desconocen el aspecto que podían tener exteriormente estos ejemplares, tales como el pelaje, el color, las orejas, etc. Su estructura esquelética resulta similar a la de las razas pequeñas actuales, como los pequineses o los carlinos, o considerando individualmente su cráneo redondeado, algunos tipos de Chihuahua.

La existencia de perros de pequeñas dimensiones como animales de compañía, objetos de afecto y especial consideración por sus dueños, ya es conocida desde la Antigüedad clásica, hecho corroborado por textos, epigrafía e iconografía.

El hallazgo, entre otros ejemplares, de un animal de pequeñas dimensiones y cráneo braquicéfalo en una necrópolis romana del sur de Hispania abre nuevas interpretaciones respecto al papel de este tipo de animales en sus relaciones con los humanos y sus implicaciones simbólicas en los rituales funerarios, ya que algunos presentaban evidencias de sacrificios deliberados.

Fuente: AMIC/agenciasinc.es

La policía rescata a 270 perros en condiciones lamentables de dos criaderos ilegales

La policía ha desmantelado una banda que criaba a chihuahuas y pomeranias de manera ilegal en Arganda y Meco, dos localidades de Madrid.

La Policía Nacional rescató en la mañana del 23 de enero a 270 perros de dos criaderos ilegales de Meco y Arganda del Rey. Los animales se encontraban en un pequeño zulo ubicado en el sótano de una vivienda particular en la que se criaban canes y se preparaban para su posterior venta. La organización criminal pudo ganar más de dos millones con esta actividad ilegal. Las autoridades detuvieron a cinco personas: los dos cabecillas, dos veterinarios y un informático, quienes han sido acusados de organización criminal y maltrato animal.

Según la información compartida por la policía, el criadero ilegal no disponía de las condiciones higiénicas y de habitabilidad necesarias para tener a los animales. De hecho, gran parte de las hembras presentaban numerosas infecciones debido a que los animales no tenían ningún control veterinario. Lamentablemente, a causa de la falta de cuidados los agentes encontraron dos crías muertas envueltas en papel de periódico.

Los chihuahuas rescatados estaban en unas condiciones lamentables. Los cuerpos de la autoridad han explicado que los perros tenían mutiladas las cuerdas vocales para evitar que ladrasen y pudieran alertar así a los vecinos de la zona. Además, las hembras habían sido explotadas para que tuvieran cachorros en gran cantidad y poder hacer con ellos negocio a gran escala.

Adolfo, uno de los detenidos de la organización criminal, ha hablado para el programa Madrid Directo de TeleMadrid y ha declarado que: “Los animales no estaban maltratados, cada día sacábamos a todos los perros por turnos. Yo estaba preparado para cuidar a los animales. Un biberón se lo puede dar cualquiera, no hace falta tener una carrera para hacerlo. Los perros estaban limpios y bien atendidos, comían alta gama y tenían todo lo que necesitaban. Lo único que hecho mal es que desde la ley de 2017 el sitio no era legal, pero no me ha dado tiempo a sacar los papeles. Nunca he maltratado a los animales”.

Sobre la mutilación de las cuerdas vocales de los chihuahuas Adolfo se ha defendido diciendo que: “Yo he comprado perros que venían así, muchos venían así. Para quá los voy a mutilar yo si desde aquí nadie oye, ya puedes dar voces que desde aquí nadie nos oye. Tengo la conciencia tranquila porque nunca he maltratado a ningún animal y nadie puede decir otra cosa”.

El Partido Animalista ya denunció la existencia de este criadero ilegal gracias a las informaciones recibidas por una persona anónima. Tras rescatar a los 270 perros, varias protectoras de la Comunidad de Madrid se han hecho cargo de los chihuahuas y de los pomeranias. Los animales se encuentran a disposición judicial, por lo que no pueden ser adoptados hasta que se celebre el juicio y se de una sentencia.