Entradas

El Vallès Occidental celebrará su primer congreso «Derecho y Animal»

El próximo 29 de noviembre el Vallés Occidental celebrará en Terrassa su primer Congreso “Derecho y Animal”. La cita estará organizada por la Comisión de Derecho Animal del Ilustre Colegio de Abogados de Terrassa (ICATER)  y por la asociación INTERcids, Operadores jurídicos por los animales. La jornada estará centrada en los delitos contra los animales de ámbito penal.

La convocatoria tendrá lugar en el Ilustre Colegio de Abogados de Terrassa y contará con la presencia de expertos procedentes de la judicatura, la fiscalía, la abogacía, la política y las fuerzas y cuerpos de seguridad.  El congreso se repartirá en tres ponencias y una mesa redonda.

Cristina Bécares, coordinadora de la Comisión de Derecho Animal del Colegio de Abogados de Terrassa, comenta que “el congreso supone una oportunidad perfecta para aprender, reciclar o ampliar conocimientos”, además recuerda que: “la jornada está abierta toda persona interesada con la defensa de los animales”.

La primera ponencia estará dirigida por Neus Pujal, Fiscal Jefe del Área de Sabadell. Se abordará el debate doctrinal referente al bien jurídico protegido a los tipos penales que afectan a los animales. Después tendrá lugar la segunda ponencia de la mano de Leticia Badiola, magistrada en Bilbao, quien expondrá la jurisprudencia actual en materia penal, haciendo especial referencia a los animales silvestres y las problemáticas derivadas de la exclusión de protección de este al Código Penal. La tercera ponencia contará con Manuel Molina, coordinador de la Comisión de Derecho Animal del ICAIB y miembro experto de INTERcids, quien expondrá los delitos existentes en el Código Penal y el desarrollo del proceso judicial penal.

Problemáticas específicas de la comarca

Este congreso, pionero en el Vallés Occidental, contará con la colaboración de los Ayuntamientos de Terrassa, Sant Cugat del Vallès y Rellinars. Unos municipios con características propias, especialmente en cuanto a los animales silvestres, como es el caso de los zorros, los jabalís y algunas aves.

María José Mata, secretaria de INTERcids, manifiesta que: “nuestra comarca cubre una gran parte del terreno entre dos parques naturales, el de Sant Llorenç de Munt i l’Obac, y el Parc Natural de la Serra de Collserola. Hecho que genera problemas de diversa índole que tienen que ser atendidos por la Administración en cumplimiento de la normativa vigente”.

Según la letrada, la mejora de la convivencia con los animales, silvestres o domésticos, en el Vallès Occidental, pasa por tres ejes: “Concienciación ciudadana, sensibilización de la Administración local en cuanto a sus operarios y la elaboración de protocolos y efectividad del trabajo de los cuerpos policiales para la persecución de los delitos relacionados con los animales”.

«Si ya estamos consiguiendo cambios y avances legales desde fuera de las instituciones, imaginemos lo que lograremos el día que obtengamos representación»

 

¿Qué tal la experiencia derivada de presentar tu libro y el contacto directo con los lectores?

Estoy muy agradecida a las personas que han compartido conmigo la presentación del libro en Madrid, Barcelona y Valencia. Saludar personalmente a cientos de personas que comparten conmigo este propósito de ayudar a los animales es muy alentador. Se abre ante nosotros un futuro muy prometedor. 

¿Crees que conocer de una manera fácil y cuidada aspectos relevantes de nuestra relación con los animales además de lectores aportará votantes?

He escrito este libro con la intención de llegar a aquellas personas que se han visto sorprendidas e interesadas por el auge de esta corriente social imparable que reclama un mundo más justo donde también se tenga en cuenta a los animales. El libro es una llamada a la acción en el que aporto la experiencia y la perspectiva que me otorgan los quince años que llevo colaborando como activista en favor de los derechos de los animales, en el que muestro los argumentos éticos y filosóficos para considerar a los animales. Cuento, entre otras vivencias, cómo y porqué me incorporé al Partido Animalista hasta que terminé siendo su presidenta.

¿Por qué las personas que sentimos tanto afecto por los miembros de la familia con cuatro patas no hemos conseguido representación en las cámaras?

No hemos conseguido representación todavía, pero estamos muy cerca. Por un lado, la Ley Electoral es tremendamente injusta y no traduce en escaños lo que los ciudadanos han votado en las urnas. Sólo así se explica que el Partido Animalista PACMA, con 286.000 votos al Congreso se quedara fuera, y el PNV con tan sólo 312 votos más, obtuviera 5 diputados, grupo parlamentario propio y condicionara los presupuestos generales del Estado. Pero por otro lado, esas 286.000 personas que nos apoyan nos abren las puertas de los despachos del resto de partidos y nos ayudan a negociar mejoras legales para los animales. Ese número creciente de apoyos nos acerca a la tan ansiada representación que dará voz a los animales de manera definitiva. 

Sin embargo las movilizaciones que vais convocando cada vez son más nutridas y no faltan animalistas de todas partes…..

Cada año, miles de personas llenamos la Puerta del Sol alzando nuestras voces al unísono reclamando derechos para los animales. Este año, la manifestación fue realmente emotiva. Agradezco especialmente el apoyo que nos brindaron los representantes de protectoras y de tres santuarios de animales, Santuario Gaia de Girona, el Santuario Wings of Heart de Madrid y el Santuario Compasión Animal de Valencia. Con su trabajo diario, hacen realidad el mundo que queremos para los animales: vacas, cerdos, gallinas, además de perros y gatos merecen vivir sus vidas en libertad. Así que me siento orgullosa de constatar que cada día más gente se suma a esta revolución pendiente en favor de los animales. 

Hace poco en Madrid estuvisteis reunidos partidos animalistas y protectoras en un gran Congreso. ¿Cuáles fueron las conclusiones?

Ha sido una experiencia muy enriquecedora. Durante 3 días hemos compartido mesa de trabajo con representantes de ocho partidos animalistas europeos y de organizaciones de protección animal de países como Albania, Australia, Alemania, Francia, Italia, Holanda, Serbia, Reino Unido, Suecia, Líbano, Chipre, Taiwan, Omán, Moldavia, Ucrania, Ecuador, Colombia, Estados Unidos y Marruecos, y hemos abordado juntos la problemática sobre el abandono de animales. Hubo consenso en que si queremos atajar el abandono de animales desde la raíz, hay que trabajar a nivel político para cambiar la legislación, y poner en marcha planes de control poblacional, tenencia responsable y fomento de la adopción en lugar de la compra. 

También habían ONG, ¿De qué dependía su participación o no?

El congreso pretendía tener una perspectiva global del problema. Por ello han acudido representantes de varios puntos del planeta, en los que diversas organizaciones internacionales están actuando a diferentes niveles, en función de la realidad de cada país. Es importante aplicar estrategias de trabajo que tengan en cuenta las particularidades culturales de cada sociedad.

¿Qué dirías a los que apuestan por una transversalidad es decir, los que piensan que el maltrato animal debe infiltrarse en todos los partidos en lugar de centrarse en uno propio? 

Trabajar para conseguir que todos los partidos tengan en consideración a los animales en sus políticas es fundamental. La mejor manera de conseguirlo es demostrarles que hay un interés social en ello. Y eso precisamente estamos haciendo desde PACMA. Por experiencia, cada vez que me reúno con un diputado, un consejero, algún cargo político, a ninguno se le escapa el respaldo de los casi 300.000 votantes de PACMA. La lástima es que sigan considerando a los animales como algo completamente secundario dentro de sus agendas. Siempre hay un tema político más importante que los animales. Es vital seguir presionando y recordándoles permanentemente que los animales no pueden esperar. En PACMA seguiremos trabajando para no decepcionar a quienes piensan que el maltrato animal es una prioridad.

¿Es el animalismo patrimonio de las izquierdas? 

En mi opinión, la defensa de los derechos de los animales y la construcción de un nuevo modelo social en el que los animales también sean considerados y dejen de ser explotados, no se puede explicar desde el eje izquierda/derecha. Es una filosofía que rompe con las visión completamente antropocéntrica de la política actual. Hablo de valores como la empatía necesaria para ponerse en el lugar de los animales y comprender que detrás de los ojos de un animal hay alguien y no algo, de una nueva manera de relacionarnos con los animales, un compromiso que implica que cambiemos nuestros hábitos, que reconsideremos si lo que hasta ahora hacíamos perjudica de algún modo a los animales. Que ningún partido político haya tenido la valentía de exigir siquiera la prohibición de la tauromaquia, demuestra que los animales les importan muy poco, por no decir nada, tanto a unos como a otros.

¿Querrías opinar sobre lo que se ha dado en llamar «el conflicto catalán»? ¿Cuál es la postura de PACMA?

PACMA se fundó con el firme propósito de defender a los animales y este hecho diferencial es lo que hasta hoy ha marcado nuestra historia y nuestra trayectoria. Aún así, no somos ajenos a la realidad política y social de nuestro entorno y precisamente por ello, en las próximas elecciones en Cataluña, vamos a poner toda nuestra energía en visibilizar aquellos problemas que toda la clase política quiere ocultar, haciendo hincapié especialmente en que la defensa de la tierra ha de iniciarse precisamente en proteger un entorno contaminado por los purines de los más de 20 millones de cerdos que son criados en granjas industriales en Cataluña, contaminando según la Agencia Catalana del Agua el 41% de las masas de agua subterráneas, fundamentales para el abastecimiento ciudadano. La situación es tan grave que se han detectado 139 municipios con concentraciones elevadas de nitratos, en su mayoría procedentes del purín, en la red de abastecimiento de agua bebible. Un problema al que ningún político ha querido atender. Una Cataluña, que pese a declararse antitaurina, sigue celebrando correbous y donde también los cazadores campan a sus anchas sin una ley que se lo impida. Queremos una Cataluña más justa, también para los animales.

Es muy interesante vuestra propuesta de reforma legal que implique un auténtico paso en firme hacia una mayor protección de los derechos de los animales. Háblanos de ella…

El mes de mayo presentamos en el Congreso de los Diputados una petición para la puesta en marcha de una Ley General de Protección y Bienestar de los Animales. La denominamos Ley Cero, porque con ella conseguiríamos Cero Tauromaquia, Cero Circos con Animales o Sacrificio Cero, entre otras muchas propuestas necesarias a nivel estatal, para acabar con la disparidad de leyes que permiten en un sitio lo que en otro está prohibido, para homogeneizar las sanciones y que sean realmente disuasorias, que quien pretenda maltratar a los animales o lucrarse con su sufrimiento se lo piense dos veces.

¿Crees que a los votantes de PACMA se les piden más cosas que a los votantes comunes? Me refiero a que el respeto a los animales y la lucha contra el maltrato implica renunciar a servirse de los animales y lo que hacen y constituyen como producto….

El factor común entre nuestros votantes es que todos tienen interés en ayudar a los animales con su voto. Desde quien ha decidido adoptar en lugar de comprar, hasta quien asumen un compromiso ético adoptando una filosofía vegetariana o vegana, pasando por quienes rechazan corridas de toros o actividades violentas como la caza, todas y cada una de esas personas están marcando la diferencia y son bienvenidas. 

¿Si pudieras proteger una única especie de un segundo a otro cuál sería? 

Cuando me planteo dilemas de este tipo, me gusta pensar en cómo ayudar o salvar al mayor número de animales, independientemente de la especie a la que pertenezcan. El hecho es que todos los animales compartimos un interés en vivir y en no sufrir, ha marcado mi propósito en la vida: acabar con las injusticias que se cometen contra los animales.

Te gustan los gatos, no sé si eres gatera, lo que quedó claro es que pones en valor el trabajo de las (en su mayoría) mujeres que cuidan de las colonias felinas ¿Qué opinas del Manifiesto felino? 

Soy gatera, ¡cómo no serlo!, convivo con cuatro gatos en casa, todos ellos recogidos de la calle. Entiendo y agradezco profundamente la labor de las personas que cada día del año se dedican a cuidar a los animales de la calle y en la Ley Cero llevamos adelante las peticiones del Manifiesto Felino, incluso más allá de implantar la obligatoriedad del método CES (captura, esterilización y suelta) para las colonias de gatos de la calle, la identificación obligatoria de los gatos, también la prohibición de la cría y venta. Pensamos que, al menos hasta que no se acabe con el escandaloso número de gatos y perros abandonados y sacrificados en las perreras, resulta contradictorio permitir seguir criando animales.

¿Cómo ves el futuro de PACMA a cinco años vista?

Soy muy optimista. Gracias al creciente apoyo social que recibimos en PACMA, se abre una oportunidad de conseguir representación en las próximas elecciones Europeas. Habrá que trabajar duro, y contamos con aunar los esfuerzos de las personas que nos apoyan, pero merecerá la pena. Si ya estamos consiguiendo cambios y avances legales desde fuera de las instituciones, imaginemos lo que lograremos el día que obtengamos representación.

Emma Infante

El PP rectifica y aprueba prohibir cortar la cola a los perros

Giro de 180 grados.  El grupo popular del Senado ha decidido finalmente dar marcha atrás y ha renunciado a enmendar el Convenio europeo de protección de animales de compañía, que prohíbe la amputación del rabo de los perros por motivos estéticos. Un convenio que fue ratificado por el Congreso el pasado 16 de marzo y que será aprobado hoy por el pleno de la Cámara Alta. Los conservadores presentaron a última hora un voto particular al dictamen que emitió el lunes pasado la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara Alta, que incluía una reserva del mismo PP que permitía cortar la cola a los canes. Es una de las dos únicas reservas a las que los países firmantes pueden acogerse para adherirse al Convenio, junto con la que estipula un mínimo de 16 años para poder comprar animales.

Los populares solicitan ahora «la vuelta al texto del Convenio remitido por el Congreso», lo que supone en la práctica una rectificación de la postura que hasta ahora había mantenido el PP, en consonancia con la posición del Gobierno. Si el pleno del Senado hubiera aprobado un texto sobre el convenio discrepante respecto al que acordó el Congreso, se habría generado una situación muy poco frecuente, aunque prevista reglamentariamente, y que obligaría a crear una Comisión Mixta Congreso-Senado constituida expresamente para resolver la cuestión. Y es que desde el 1985 no se aplica el artículo 146 del Reglamento del Senado para el caso de discrepancia entre algún tratado o convenio internacional. Esa comisión, de acuerdo con la Carta Magna, tiene que estar formada por igual número de diputados que de senadores y debe presentar un texto que votarán ambas cámaras, aunque en caso de votación discrepante «decidirá el Congreso por mayoría absoluta». Este proceso sólo habría demorado su aplicación, porque finalmente el convenio ratificado habría sido el que hubiera acordado el Congreso por mayoría absoluta y que prohibía cortar el rabo a los perros.

Los populares querían incluir una reserva que recordaba que hay otros países europeos, como Alemania, Dinamarca, Francia, Portugal o la República, que también presentaron la misma excepcion al convenio. En el escrito inicial, el PP subrayaba que en España hay legislaciones autonómicas que prohíben la amputación y otras no mientras sentenciaba que «en todo caso, los veterinarios conservarán la libertad de decisión, caso por caso, sobre la forma de proceder». En el Congreso, solamente el PP y el PNB (Ciudadanos se abstuvo) habían votado a favor de cortar el rabo a los canes por la presión del lobby de los cazadores que se quejan que las heridas en las colas son muy difíciles de curar” aunque como recuerda Chesus Yuste, coordinador de la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales (APDDA), “no dicen que se las producen en las jaulas cuando se pelean entre ellos y no en el campo como defienden”. Todo parecía indicar, pues, que el PP haría valer su mayoría en el Senado para mantener la reserva de poder amputar el rabo a los perros, pero ahora saldrá adelante tal y com se aprobó en la Cámara Baja.

El Convenio europeo de protección de animales de compañía garantiza una legislación básica para el bienestar animal en los 47 estados del Consejo de Europa. Una aprobación que llega treinta años tarde porque se firmó en Estrasburgo en 1987 y desde entonces, 23 países lo han ratificado, la mayoría de ellos entre la década de los 90 y los 2000. España lo secundó hace dos años, pero su ratificación no se ha producido hasta este año. La aprobación se produce después que en la décima legislatura (2011-2015) la APDDA, organización que integra a parlamentarios de diferentes fuerzas políticas preocupados por la protección de los animales, presentara una proposición no de ley que fue presentada por el senador de ICV, Jordi Guillot, que la Cámara Alta secundó. Las amputaciones “no son prácticas inocuas” para los animales, ya que les “causan dolor, problemas crónicos de salud, les generan dificultades de locomoción e incluso limitan su capacidad comunicativa” anota el diputado del Podemos y portavoz de Equo, Juantxo López de Uralde.

Artículo de Xavi Tedó