Entradas

¿Quieres correr con tu perro? ¡Sigue estos consejos!

Correr está de moda. El tradicional footing que ahora se ha convertido en running cuenta cada día con más seguidores en nuestro país. Las inmejorables condiciones meteorológicas de las que disfrutamos y que sea una actividad en la que solo necesitas unas zapatillas explica el auge de esta práctica deportiva importada de los EUA. Un deporte que también puedes practicar con tu perro, a diferencia de ir en bicicleta o cualquier otro vehículo rodado que está prohibido. Hablamos del canicross, donde solo tienes que sincronizar la carrera con él. El canicross consiste en correr atado con una correa en la cintura que va al arnés del animal. Se trata de una fantástica combinación en la que la coordinación entre ambos es lo más importante. Para correr con tu perro es preciso un arnés especial de tiro para el perro, el de paseo normal no es válido, y un cinturón especial para protegerte de sus tirones.

El perro siempre tiene que ir delante, hecho que favorece que las sensaciones sean totalmente diferentes a las que se experimenta al correr en solitario. Y es que la fuerza del perro se nota más de lo que se pueda pensar. El canicross es una modalidad que forma parte del mushing. La clave está en ir “acompasados” explica la vasca Leire Fernández, la campeona del mundo más joven en canicross. La prestigiosa corredora reconoce que no es una práctica sencilla y que requiere entrenamiento: “Cuando el perro hace una zancada tu tienes que hacer lo mismo, la compenetración es fundamental”. Anota que el corredor debe estar atento siempre a los movimientos del perro porque “a veces se paran para oler alguna cosa que han encontrado y puedes caer”. Fernández remarca que “tu eres la cabeza y él es el músculo porque eres tu quién debe guiar el perro y marcar el ritmo, pero al fin y al cabo sois uno”.   

El veterinario David Pumarola afirma que es positivo que los perros hagan ejercicio físico y que las prácticas deportivas siempre son aconsejables: “Hacer deporte es bueno para las personas y para los perros”. Pese a ello, el máximo responsable de la Clínica Veterinaria Animàlia Barcelona hace hincapié en la necesidad que el animal no se vea sometido a un ejercicio al que no está habituado de forma repentina.”Al igual que una persona no puede correr media maratón o una maratón de un día para otro, los perros tampoco pueden hacer deporte de repente, necesitan un entrenamiento”. En este sentido, recomienda empezar corriendo “veinte o treinta minutos e ir aumentando el tiempo para mejorar la resistencia porque sus fibras musculares son iguales que las nuestras, es imprescindible que sigan un plan de entrenamiento como el que llevamos a cabo nosotros”. Si no se cumplen estas recomendaciones, se produce lo que Pumarola define como el “Síndrome del lunes”: “De lunes a sábado los perros que viven en la ciudad acostumbran a hacer poco ejercicio y el domingo hacen la gran caminata y el lunes no se pueden ni mover y sus propietarios llegan a la consulta muy preocupados porque no saben qué les pasa, y lo que sucede simplemente es que tienen agujetas”. Por este motivo, el veterinario subraya que los perros tienen que calentar al igual que nosotros: “A menudo van atados con la correa y cuando llegan al parque los soltamos y se ponen a correr como locos y esto conlleva el riesgo de sufrir lesiones musculares”. 

Todas las razas de perros pueden hacer deporte, pero asumiendo las peculiaridades de cada una de ellas: “No podemos olvidarnos de su genética, un labrador está más preparado para el deporte que un maltés, los perros cazadores gozan de un mejor físico que otras razas para hacer deporte y hay que tenerlo en cuenta, un chihuahua puede hacer ejercicio pero no con la misma intensidad que un terrier”. Hay una raza intermedia que es la de los bulldogs: “Tienen una musculatura importante para hacer ejercicio, pero están limitados por problemas respiratorios (tráquea pequeña, nariz estrecha) que les provocan falta de oxígeno o una respiración demasiado rápida que puede acarrear hipotermia o un golpe de calor si se fuerza la máquina”. Llevar una botella de agua si durante el recorrido no hay ninguna fuente es esencial para que el perro está hidratado porque tal y como explica Pumarola “nosotros corremos y sudamos, pero los perros no sudan y evaporan el calor por la nariz y la lengua, por lo que se recomienda que beban cada quince minutos más o menos”.

Todo lo que hay que saber para tener un perro de raza considerada peligrosa

Para llevar un perro de una raza considerada peligrosa hay que tener un seguro y una licencia especial y hay que llevarlo siempre atado en corto y con bozal. Las sanciones pueden alcanzar los 30.000 euros

Evaluar la peligrosidad de un perro no es nada fácil e incluso se puede considerar injusto. Es evidente que un Rottweiler puede hacer mucho más daño que un Pekinés, pero también es cierto que dependiendo de la educación que haya recibido cada perro puede ser todo lo contrario. Sea como sea, las administraciones acordaron una selección de razas que se consideran más peligrosas que el resto y para poder tener un perro de estas características hay que cumplir unos requisitos mucho más exigentes. En Catalunya las normas son las siguientes:

Se consideran animales potencialmente peligrosos los que pertenecen a las siguientes razas o a sus cruces:

  1. Aita Inu
  2. Terrier Staffordshire Americano
  3. Bullmastif
  4. Doberman
  5. Dogo Argentino
  6. Dogo de Burdeos
  7. Fila Brasileiro
  8. Mastín Napolitano
  9. Pit Bull Terrier
  10. Presa Canario
  11. Rottweiler
  12. Staffordshire Bull Terrier
  13. Tosa Inu o Japonés

También se consideran perros potencialmente peligrosos aquellos que manifiesten un carácter marcadamente agresivo o que hayan protagonizado agresiones a personas o a otros animales.

  • Los que han sido adiestrados para el ataque y la defensa.
  • Los que reúnen todas o la mayoría de las características mencionadas en el anexo II del Real Decreto 287/2002, de 22 de marzo, que desarrolla la Ley estatal 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos:
  • Musculatura fuerte, aspecto poderoso, robusto, configuración atlética, agilidad, vigor y resistencia.
  • Marcado carácter y gran valor.
  • Pelo corto.
  • Perímetro torácico comprendido entre 60 y 80 cm, altura a la cruz entre 50 y 70 cm y peso superior a 20 kg.
  • Cabeza voluminosa cuboides, robusto con cráneo ancho y grande y mejillas musculosas y redondeadas. Mandíbulas grandes y fuertes, boca robusta, ancha y profunda.
  • Cuello ancho, macizo y corto.
  • Pecho macizo, ancho, grande, profundo, costillas arqueadas y lomo musculado y corto.
  • Extremidades anteriores paralelas, rectas y robustas y extremidades posteriores muy musculosas, con patas relativamente largas formando un ángulo moderado.

Esta potencial peligrosidad deberá haber sido apreciada mediante resolución de la autoridad municipal competente en base a criterios objetivos, bien de oficio o después de una notificación o denuncia, previo informe de un veterinario, oficial o colegiado, designado o habilitado por la autoridad competente municipal.

Requisitos legales para perros de razas consideradas peligrosas

  • Disponer de una licencia municipal para la tenencia o conducción de perros potencialmente peligrosos que residan habitualmente en Barcelona.
  • Contratar un seguro de responsabilidad civil que cubra la indemnización por daños y lesiones que estos animales puedan provocar a las personas y a otros animales y, en todo caso, no inferior a 150.253 euros y que incluya los datos de identificación del animal.
  • Identificarlos electrónicamente con un microchip homologado de forma indeleble y proveerse del documento sanitario correspondiente, de forma previa a la inscripción en el Registro municipal.
  • Cualquier variación de los datos que figuran en la licencia deberá ser comunicada por su titular en el plazo de 15 días desde la fecha en que se produzca.

¿Qué documentación hay para obtener la licencia especial?

  • Copia del ingreso bancario correspondiente a la tasa para la tramitación administrativa de otorgamiento y renovación de la licencia para la tenencia y conducción de perros potencialmente peligrosos (Art. 6.3 y epígrafe 2 de la Ordenanza Fiscal 3.7 del Ayuntamiento de Barcelona).
  • Fotocopia del DNI, pasaporte o carné de conducir.
  • Declaración jurada de no haber sido sancionado por infracciones graves o muy graves.
  • Certificado de capacidad física y aptitud psicológica.
  • Certificado de antecedentes penales.
  • Copia de la póliza de seguro de responsabilidad civil que incluya los datos de identificación del animal y con una cobertura por daños a terceros no inferior a 150.253 euros.
  • Copia del recibo acreditativo del pago de la póliza del seguro de responsabilidad civil.
  • Copia del impreso de autoliquidación para la inscripción en el Registro Censal de animales de compañía
  • Acreditación de la identificación del animal mediante el microchip

Tramitación de la licencia

Los impresos para la solicitud de la licencia para la tenencia y conducción de perros potencialmente peligrosos se pueden recoger en:

  • Oficinas de atención al ciudadano de los distritos.
  • Registro General del Ayuntamiento. Plaza San Miguel, 4

Se puede solicitar información llamando al 010. Una vez llenada y firmada esta solicitud, tendrá que entregar conjuntamente con toda la documentación requerida en:

  • Oficinas de atención al ciudadano de los distritos.
  • Registro General del Ayuntamiento. Plaça Sant Miquel, 4.

Normas especiales

Además de cumplir todos los requisitos administrativos, los dueños de los perros de razas potencialmente peligrosas deben cumplir también con unas normas más estrictas:

  • Los perros deben ir siempre atados con correa o cadena corta sin que ocasionen lesiones al animal y llevar el bozal  colocado.
  • No los pueden llevar menores de dieciocho años.
  • No se puede llevar más de un perro potencialmente peligroso por persona.

Las sanciones

Las sanciones por incumplir estos requisitos se han endurecido en la nueva ordenanza.

  1. Se considera una infracción muy grave abandonar un animal de estas características o no tener la licencia pertinente. Estos incumplimientos se pueden pagar con multas de entre 1.502,53 y 30.050,60 euros.
  2. Se considera infracción grave que el animal se escape, no llevarlo identificado o no haberlo registrado, así como no tener el seguro necesario o pasearlo incumpliendo lo que fija la ordenanza. Estos incumplimientos se pagan con sanciones de entre 150,25 y 1.502,53 euros.
  3. Se considera infracción leve llevarlos con correas que tengan más de dos metros o llevar más de uno por persona. También se considera infracción leve que quien lleve el perro aún no haya cumplido los 18 años. Estos incumplimientos se sancionan con multas de entre 60,10 y 150,25 euros.

Pastor Alemán: el número dos en casi todos los campos

Las generosas características del Pastor Alemán han convertido esta raza en una de las que más servicios presta a los seres humanos. Considerada la mejor raza del mundo, el Pastor Alemán puede ayudar en casi todos los campos

El Pastor Alemán no es el mejor vigilante de la casa, ni tampoco el mejor rastreador. Tampoco es el perro más rápido, ni el más inteligente. Sin embargo, está considerada la mejor raza del mundo. Y es que el Pastor Alemán no es el mejor en nada pero es el segundo mejor en casi todos los campos. Se trata de una de las razas de perros más versátiles que se puedan encontrar y, gracias a esto, el hombre lo utiliza para casi todo: perro guía, perro policía en manifestaciones o para encontrar droga, rastreador para el rescate de personas, en tareas de vigilancia y, evidentemente, perro pastor, que de hecho es su origen. Son muchas las razas que ayudan a los humanos pero si alguna hubiera de llevarse el premio, esta es el Pastor Alemán.

La raza se remonta a 1899 en las zonas rurales de alemana, a pesar de que la Federación Cinológica Internacional no la reconoció hasta el 1955. Los alemanes desarrollaron esta raza buscando un buen perro pastor que vigilara las ovejas, las protegiera y las tuviera todas juntas. Pero la raza resultó tan eficiente que poco a poco fue ocupando otros campos. Su fuerza e inteligencia le abrieron el paso a otras funciones. Se considera que el padre de la raza es Maximilian von Stephanitz, capitán de caballería del ejército alemán. Y también fue su salvador, ya que cuando los alemanes comenzaron a abandonar los campos para concentrarse en las ciudades, Von Stephanitz temió que su raza cayera en el olvido y convenció a los mandatarios alemanes para que la utilizaran como perro policía. A partir de aquí, la raza se abrió las puertas en todos los campos e incluso se convirtió en un símbolo para los alemanes. Adolf Hitler se hacía fotografías junto a Blondi, su perra. Según se cuenta, murió envenenada por un miembro de las SS por orden de Adolf Hitler el 30 de abril de 1945, poco antes de que los aliados pusieran fin a la barbarie que provocó el nazismo. También ayudó a aumentar la fama de esta raza la serie americana Rin Tin Tin o la de la televisión austriaca Kommisar Rex, Comisario Rex, ésta más reciente. En este vídeo se puede ver una demostración de la obediencia y la efectividad de este perro en tareas de defensa.

El Pastor Alemán tiene una cabeza muy proporcionada con su cuerpo y ojos de color oscuro. Tiene las orejas puntiagudas, erectas y mirando hacia adelante, por lo que produce un gran efecto cuando el perro está en posición de atención. El cuerpo es muy musculado, una característica que otorga una gran fuerza a la raza. Los machos pesan entre 30 y 40 kilos mientras que las hembras oscilan entre los 22 y los 32 kg, según la Federación Cinológica Internacional.

Los perros de esta raza suelen vivir entre 10 y 12 años y sus dos puntos débiles son la propensión a contraer la enfermedad del moquillo (que con vacunas se puede evitar fácilmente) y la displasia de caderas. Esta malformación afecta a muchas razas grandes y puede empeorar si el perro tiene sobrepeso o si hace demasiado ejercicio. A partir de cierta edad es fácil de detectar ya que obliga al animal a andar cojo por las patas traseras. Es importante visitar al veterinario si se detecta este síntoma, así como dolor al subir y bajar escaleras, ya que la malformación se puede complicar y el animal puede llegar a perder la movilidad.