Entradas

Wuhan prohíbe el consumo de animales salvajes durante cinco años

Wuhan, la ciudad china en la que probablemente se originó la pandemia de coronavirus, ha prohibido oficialmente la cría y el consumo de animales salvajes durante cinco años.

Las autoridades de Wuhan, cuna del coronavirus, ha anunciado la prohibición del consumo de cualquier tipo de animal salvaje durante cinco años. La ciudad china se convertirá así en un “santuario de vida silvestre”, donde se prohíbe la caza, excepto para “acciones relacionadas con la investigación científica, regulación de la población, monitorización de epidemias, enfermedades y otras circunstancias especiales”, según ha informado la cadena de televisión estadounidense CBS.

La medida oficializada detalla que: “Se prohíbe de manera total el consumo de animales salvajes y de sus productos, la prohibición se aplica a todos los animales terrestres, también los incluidos en la lista estatal de animales protegidos, los animales de valor económico o científico importante, los que crecen y se reproducen en condiciones naturales y los animales salvajes criados por el hombre”.

Como parte de la prohibición, la administración local de Wuhan controlará de manera estricta la cría de animales exóticos para evitar que estos se destinen a la alimentación. Además, la ciudad asiática formará parte de un plan más amplio en todo el país que comprará los animales a los ganaderos que crían especies salvajes.

Recordemos que el origen de la pandemia de coronavirus está relacionado con Wuhan, una ciudad china de 11 millones de habitantes ubicada en la provincia de Hubei. Los investigadores coinciden en que el virus dio el salto de un animal a un humano en un caso de “desbordamiento zoonótico”. Uno de los lugares más sospechosos es el mercado mayorista de mariscos de Wuhan, un mercado en el que se comercializaba con más de 30 especies de animales, incluidos escorpiones, murciélagos o víboras.

La prohibición de Wuhan llega después de que las provincias chinas de Hunan y Jiangxi anunciaran a lo largo de la semana pasada que ofrecerán subsidios a los granjeros para que abandonen las crías de animales salvajes. Según informa el periódico China Daily, el objetivo es que todas estas personas puedan recibir un plan de ayuda para que se dediquen a la ganadería de animales como cerdos y pollos o al cultivo de verduras y frutas.

Encuentran 80 perros y gatos abandonados en las dos últimas semanas en Baza

El Ayuntamiento de Baza ha comunicado que durante las dos últimas semanas ha habido un abandono masivo de perros y gatos en la localidad granadina.

Comienzan a cumplirse los peores presagios. El pasado 30 de marzo, la Fiscalía advirtió de un posible proceso de abandono masivo de animales de compañía una vez finalizara el confinamiento, una situación que ya se está dando en algunos municipios españoles como Baza. Según ha informado en un comunicado el Ayuntamiento de esta ciudad andaluza, en las dos últimas semanas los servicios municipales de recogida de animales particulares y los voluntarios de la perrera han recogido 80 perros y gatos abandonados.

El consistorio de Baza informa que casi todos los animales recogidos son perros, la mitad de los cuales son cachorros nacidos durante el estado de alarma, mientras que la otra mitad son animales de razas de tamaño grande que presentaban alguna enfermedad y consecuentemente sus dueños los han abandonado a su suerte. Todos estos animales fueron encontrados vagando por caminos, cunetas, acequias o incluso en contenedores de basura.

Tras la recogida, los animales han sido atendidos por un veterinario y han pasado a las instalaciones del mercado de ganado, a la espera de poder ser adoptados por una nueva familia. En el proceso de adopción de perros y gatos tienen un papel muy importante un grupo de voluntarias de Baza que, de formar altruista, están en contacto con particulares, colectivos y asociaciones de toda España.

Ante el abandono masivo de animales de compañía, el Ayuntamiento de Baza ha pedido a los ciudadanos que si son testigos del abandono o maltrato de un animal lo comuniquen a la Policía Local de Baza, ya que ambas conductas están tipificadas en la ordenanza municipal de tenencia de animales (ordenanza reguladora núm. 18) como sanciones graves y muy graves.

Muchos de los abandonos que se están produciendo en la actualidad son a causa del miedo que tienen las personas a que los animales de compañía puedan trasmitirles el coronavirus. Ante esta cuestión, el Ministerio de Sanidad y la Organización Mundial de la Salud ya han publicado en diversas ocasiones que, según lo investigado hasta el momento, los animales no pueden transmitir el virus a los humanos.

Así trabajan las protectoras en la Fase 1 de la desescalada

Algunas protectoras de los territorios que se encuentran en la Fase 1 de la desescalada han reanudado los procesos de adopción, otras siguen con la actividad paralizada.

La implantación del Real Decreto 463/2020 de 14 marzo, por el que se declaró el Estado de Alarma en España provocó que muchas protectoras no pudieran realizar los procesos de adopción a causa de las limitaciones impuestas en los desplazamientos. Sin embargo, a lo largo de estas semanas sí que han acogido perros y gatos abandonados, algunos de ellos procedentes de personas contagiadas por el coronavirus o fallecidas, una situación muy complicada que ha ocasionado el colapso en muchas asociaciones.

Las mejorías con al control de la pandemia ha provocado que el Gobierno de España haya iniciado un plan de desescalada del coronavirus distribuido en cuatro fases diferentes. En la Fase 0, que equivale a la primera fase, la situación de las protectoras todavía no se vio alterada, pero el pasado 11 de mayo, muchas provincias españolas pasaron a la Fase 1, en la cual los ciudadanos tienen mayor libertad de circulación para poder realizar actividades comerciales, deporte o reuniones.

Desde Animalados nos hemos puesto en contacto con diferentes protectoras de territorios en Fase 1 para conocer si en esta segunda etapa de la desescalada han aumentado las adopciones o, por lo contrario, la actividad sigue prácticamente paralizada.

La Protectora 8 vidas de Teruel nos comenta que: “Con la Fase 1 estamos comenzando a dar más animales en adopción, pero solo lo hacemos dentro del territorio de Teruel. Durante las anteriores semanas del estado de alarma pudimos dar en acogida a muy pocos animales. La realidad es que la actividad ha estado muy paralizada, especialmente con los perros”.

La asociación turolense nos comunica que, en su caso, es muy fácil conocer bien a las familias adoptantes : “Teruel es una ciudad pequeña, los animales que hemos dado en adopción durante el estado de alarma iban a familias que ya conocíamos o que teníamos buenas referencias sobre ellas. Siempre intentamos conocer a los adoptantes y que nos generen confianza antes de cerrar un proceso de acogida”.

La Asociación para la Protección y Defensa de Animales 4 Patas de Jumilla nos explica que: “Actualmente solo tenemos paradas las adopciones internacionales, ya que el transporte de los animales a otros países no es posible en este momento. Las adopciones de ámbito nacional las estamos llevando a cabo a lo largo de todo el estado de alarma mediante una empresa de transporte de animales de compañía llamada Automascotas que lleva a los animales de puerta en puerta. Lo que sí que es cierto es que con la situación que estamos viviendo, el viaje de los animales resulta más caro”.

Desde 4 Patas Jumilla nos detallan que: “Automascotas tiene un protocolo de actuación durante el estado de alarma. Los animales viajan de manera segura hasta la puerta del adoptante y todo su material está guardado en bolsas herméticas para garantizar la seguridad”. Sobre las familias nos indican que: “Antes de dar a cualquier animal en adopción seguimos haciendo un reconocimiento de los adoptantes, pero lo hacemos on-line. Hay que tener en cuenta que muchos de los adoptantes ya los conocíamos de antes. Si durante el conocimiento de la familia adoptante no lo tenemos claro, paramos el proceso de adopción”.

No obstante, algunas entidades siguen sin reanudar los procesos de adopción hasta que la situación esté más segura. Un ejemplo es la Protectora ARCA de Jaén donde nos confiesan que: “El pasar a la Fase 1 no ha cambiado nada. En nuestra protectora no ha habido movimiento en las últimas semanas, sigue todo paralizado. No hemos dado a ningún animal en adopción durante el estado de alarma y hemos acogido a cuatro perros debido a que las personas con las que convivían habían fallecido”.

La asociación andaluza nos cuenta que: “Por suerte, no hemos sufrido una situación extrema de colapso, ya que solo hemos acogido a estos cuatro perros. Hemos podido mantener a los animales sin muchos problemas. Nos han llamado diversas familias para adoptar a perros, pero hasta que no mejore la situación sanitaria nosotros no comenzaremos a dar animales en adopción. Antes de comenzar un proceso de adopción tenemos que conocer bien a las familias adoptantes”.

«Podemos seguir conviviendo con nuestros gatos como hemos hecho siempre»

El Colegio de Veterinarios recuerda que hay casi cuatro millones de personas contagiadas y sólo seis gatos y dos perros

El peligro de transmisión del Covid-19, el virus que ha obligado a confinarse a más de la mitad de nuestro planeta, no viene de los animales de compañía sino de los propios humanos. En los últimos días se ha hecho pública una información de los científicos e investigadores de IRTA-CreSA, donde se explicaba que en Catalunya había muerto un gato con coronavirus. El animal murió después de que le practicaran la eutanasia por otras dolencias que tenía, es decir: murió con el coronavirus pero no por culpa de esta infección. De hecho, el propietario del gato sí que murió por Covid-19 y otras personas de la misma familia también resultaron infectadas.

Ante la publicación de esta noticia, mal tratada por algunos medios de comunicación que aseguraron que el animal había muerto por culpa de esta infección, el Consejo de Colegios de Veterinarios de Catalunya lanza «un mensaje de calma» y reitera: «Podemos seguir conviviendo y disfrutando de nuestras mascotas como hemos hecho siempre». El comunicado asegura que «el papel de las mascotas en la transmisión de la Covid-19 es despreciable» y que «la vía de transmisión predominante es de humano a humano». De hecho, en todo el mundo hay cuatro millones de personas infectadas por el virus y sólo seis gatos y dos perros, por lo que el riesgo de contagio entre los animales domésticos parece nulo.

«Los gatos son susceptibles a la infección por el nuevo coronavirus pero no hay ninguna evidencia que sugiera que son contagiosos para los humanos», sigue el comunicado, que cuenta con el apoyo del departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya, el departamento de Territorio y Sostenibilidad, el IRTA-CreSA, la Universidad Autónoma de Barcelona, ​​los cuatro Colegios Oficiales de Veterinarios y el Consejo de Veterinarios de Catalunya.

Entre el sector existe el miedo de que algunas personas puedan confundir las informaciones publicadas por algunos medios y temer que pueden contagiarse por culpa de sus animales de compañía, cuando es justo al revés. De hecho, el Consejo recomienda que «si una personas ha contraído la enfermedad de la Covid-19 o cree padecerla, extreme las precauciones de distanciamiento y de higiene para proteger a su mascota y evitar contagiarla». Finalmente, el comunicado reitera que «en ningún caso esta situación justifica un abandono» de animales.

Desde Animalados, recomendamos también la lectura de este artículo: ¿Es verdad que los gatos pueden contagiar el coronavirus a las personas?

Más de 500 entidades dicen NO a las subvenciones dirigidas a la actividad taurina

Más de 500 entidades han escrito una carta al gobierno en la que rechazan cualquier ayuda económica dirigida a la actividad taurina durante la crisis del coronavirus.

Desde la Plataforma La Tortura No es Cultura, Animal Guardians y más de 500 entidades se ha escrito una carta dirigida al gobierno en la que se rechaza cualquier ayuda económica para la tauromaquia. Protectoras de animales, asociaciones ecologistas, veterinarios, empresas privadas… son muchos los sectores que se han unido para decir NO a las subvenciones dirigidas a la actividad taurina.

El escrito dice que en tiempos en los que la crisis del coronavirus pone en riesgo la vida de decenas de miles de personas, deben realzarse los valores que cohesionan a una sociedad, valores como la solidaridad y la empatía. “Es hora de que aprendamos y la cultura es de gran utilidad para ello: una cultura que celebre la vida, no la muerte y que promueva la cohesión de la sociedad, no el enfrentamiento entre españoles”.

El escrito muestra la incongruencia que supone invertir fondos públicos en la tauromaquia, una actividad que está abocada a la desaparición. “El 84% de los jóvenes no están orgullosos de vivir en un país donde la tauromaquia es una tradición cultural”, además “el número de festejos taurinos en plaza ha caído un 58,4% en la última década”. Siendo conscientes de esta realidad, el ministerio de Cultura debe invertir en actividades culturales de alto consumo como la música, la lectura, el cine, las bibliotecas, las visitas a monumentos o yacimientos, etc.

Las entidades aportan con la carta un anexo elaborado por AVATMA (Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal) que recibe el nombre de “Situación de la Tauromaquia en España”. En este documento se afirma que “el empleo que genera la tauromaquia es escaso, temporal y endogámico, resultando patente que el sector taurino debería contar actualmente con otras fuentes de ingreso para poder adaptarse al evidente declive que padecen”.

El comunicado recuerda que protectoras de animales y santuarios se han adherido a esta carta, unas entidades que “han ofrecido sus centros durante la pandemia para acoger a los animales de los enfermos por la Covid-19 y los de las personas sintecho, o los de las víctimas de la violencia de género, entre otras muchas ayudas». También se han adherido veterinarios que “se han expuesto para no dejar atrás animales que tanto aportan a la sociedad y al corazón de las personas”. Sin embargo, todas estas entidades, a pesar de la gran labor que desarrollan, apenas reciben ayudas.

Las entidades piden también que “se ha hagan públicas, en un ejercicio de total transparencia, cualquier ayuda o subvención que se destina al sector de la tauromaquia desde cualquier estamento del gobierno, ya sean ministerios, ayuntamientos, diputaciones o CCAA. Después de muchos años de oscurantismo, demandamos conocer las partidas que los organismos públicos dedican a la tauromaquia”.

Para terminar, la carta insta al gobierno a trabajar con una legislación renovada y actualizada, teniendo en cuenta el sentir social y que además “dé libertad a las Comunidades Autónomas para regular y mantener o no las expresiones culturales de acuerdo con el deseo de la mayoría de sus ciudadanos y ciudadanas”.