Entradas

¿Por qué sale prácticamente gratis maltratar animales?

El pasado mes de agosto vivimos el desgarrador caso de maltrato animal sufrido por un perro en el municipio lanzaroteño de Teguise. El can, llamado Timple, murió tras ser amordazado y asfixiado por dos personas que, a pesar de la gravedad de los hechos, fueron condenadas a tan solo cuatro meses de cárcel y dieciséis meses de prohibición para la tenencia de animales.

La historia de Timple consiguió una gran repercusión mediática y conmovió de manera especial a los propios vecinos de Teguise. Decenas de habitantes del municipio canario, acompañados por asociaciones protectoras de Lanzarote, acogieron una emotiva despedida para el perro bajo el lema “Que su muerte no haya sido en vano y se consiga cambiar la Ley de Protección de los Animales”.

Lamentablemente, el espeluznante caso de Timple no corresponde a un suceso aislado de maltrato animal dentro de la sociedad española. La realidad es que existen numerosas historias en las que se ha producido un delito por maltrato, los culpables son condenados y el castigo ha sido excesivamente nimio. Desde Animalados hemos hablado con dos expertas en derecho animal para profundizar sobre este tema.

«Cada vez son más visibles los casos de maltrato animal»

Cristina Bécares ejerce como abogada especializada en Derecho Animal, Derecho de Familia y Derecho Penal. Ha participado en numerosos casos de maltrato animal, algunos de ellos muy relevantes como el asesinato de Benito, un perro de Bilbao que murió estrangulado y pisoteado a los cinco meses de ser adoptado. Cristina tiene muy claro que “la historia de Timple ha sido terrible y la condena impuesta a los responsables ha sido mínima”, eso sí, considera que “este caso ha servido para dar visibilidad a la realidad que se vive en los juzgados”.

Para la abogada catalana, unos de los principales problemas es que “en muchos casos de maltrato, la voz del animal queda únicamente defendida por parte del Ministerio Fiscal”, algo que sucede debido a que “en este tipo de episodios con animales, normalmente no hay una acusación particular o popular y, consecuentemente, el único que pedirá pruebas y acusará será el propio Ministerio Fiscal”.

Sobre la condena impuesta a Timple, Bécares afirma que “corresponde con lo que prevé la legislación actual”, ahora bien, “no hace ni mucho menos justicia a los hechos cometidos por los condenados”. Para la experta en derecho animal, «el castigo podría haber sido superior en el caso que hubiera intervenido alguna acusación más allá del Ministerio Fiscal, pudiendo pedir la práctica de más pruebas y acusando por penas superiores”.

Cristina comenta que “la historia de Timple no es un caso aislado”, al contrario, “cada vez son más visibles los casos de maltrato animal y tienen más presencia en los juzgados que años atrás. Durante el año 2019 se incoaron 1090 procedimientos judiciales por delitos de maltrato animal en todo el Estado, algunos están a la espera de sentencia y otros, como ha pasado con Timple, se resolvieron con juicio rápido”.

La licenciada en derecho explica que «desde la Asociación DAP (Defensa Animal Profesional), una asociación formada por abogados y profesionales creada en 2017, se están personando en procedimientos judiciales relacionados con delitos de maltrato animal”. El objetivo principal de esta acción es “poder pedir medios de prueba para conseguir acusar pidiendo las máximas penas de prisión, evitando así el archivo de los casos o situaciones como las de Teguise”.

Bécares considera que el único problema no es que las sentencias por maltrato animal sean flojas, sino que “el marco legal que tenemos actualmente, prevé penas de prisión entre 3 meses y un día en un prisión en el tipo básico, y en el peor de los casos de entre 6 y 18 meses en casos de resultado de muerte, como pasó con Timple. Este hecho, junto a la falta de acusaciones más allá de la Fiscalía, provoca que en muchas ocasiones encontremos sentencias mínimas o absoluciones”.

Finalmente, Cristina Bécares nos dice que “hace falta modificar nuevamente el Código Penal para que haya un endurecimiento real de las penas por maltrato animal”. A la vez, considera que actualmente “existen propuestas interesantes como la presentada desde INTERCIDS, para promover la modificación de la Ley de Asistencia Jurídica Gratuita, de manera que siempre que haya un caso de maltrato animal en la vía penal, se active la designación de un abogado del turno de oficio para defender los intereses del animal-víctima”.

“Los delitos por maltrato animal están penados a la baja»

Anna Estarán es Abogada Especialista en Derecho Animal y Coordinadora del Área Legal de la Fundación FAADA. Para ella el caso de Timple “no es único, pero ha tenido más repercusión mediática”, un hecho que considera “necesario para visibilizar estos casos de gran crueldad que por desgracia nos estamos encontrando diariamente”. Sobre la condena Anna comenta que “fue una conformidad con la fiscalía porque no había acusaciones personadas y, por tanto, se negoció una pena baja. Bajo mi punto de vista, el castigo fue muy flojo teniendo en cuenta la crueldad de los hechos”.

Estarán dice que “por desgracia los casos de maltrato animal son habituales y cada día nos llegan casos de animales en los balcones, maltrato por omisión que consisten en no dar agua, comida o atención veterinaria, agresiones físicas… Recientemente nos hemos personado en un procedimiento como acusación popular, en el que el propietario de un perro, junto a otra persona, lo torturó hasta matarlo y lo grabaron en un video”.

Desde el punto de vista de la Coordinadora del Área Legal de FADDA, “los delitos por maltrato animal están penados a la baja. Para empezar, el Código Penal recoge el maltrato “injustificado” a un animal, la cual cosa ya demuestra un error de base, ya que no hay maltrato justificado. No se le da la debida importancia a este tipo de delitos, esto es a causa de la consideración que se tiene de los animales en la sociedad, donde se les ha utilizado como simples objetos. Sin ir más lejos, los animales de granja son sistemáticamente torturados y usados para alimentar”.

Sobre la posibilidad de un endurecimiento de las penas por maltrato, Anna afirma que “actualmente la sociedad es más empática con los animales y reclama derechos para ellos. Esto provocará que los estamentos políticos busquen dar respuesta a la necesidad de la población y se acabe reformando el Código Penal”.

Para acabar, Anna considera que la creación de la Dirección General de Derechos de los Animales “es un gran paso, pero a nivel práctico ve complicado que pueda llevar a cabo todo lo necesario para una mejor situación de los animales. Es una dirección que depende del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, pero poco tiene que ver con animales y no dispone de personal funcionario”.

A pesar de ello, Anna Estarán confía en la palabra del director Sergio García, quien se comprometió públicamente a cambiar el estado jurídico de los animales. La abogada cree que “es urgente la aprobación de una Ley Marco de Protección Animal, una Ley de Tenencia de Perros, como en Italia, eliminar la ley de los perros considerados potencialmente peligrosos y una modificación del Código Penal que incluya, entre otros, los animales que viven en libertad, el aumento de penas de cárcel y perfilar cuestiones de la redacción actual que no se tuvieron en cuenta a nivel práctico”.

FAADA lanza una campaña para modificar la Ley de Perros Potencialmente Peligrosos

La Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales ha lanzado una campaña en la que pide la modificación de la Ley de Perros Potencialmente Peligrosos, una ley injusta e ineficaz.

El Real Decreto 287/2002 del 22 de marzo por el que se desarrolla la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, es donde se establece la normativa actual sobre el Régimen Jurídico de la Tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos. Anna Estarán, abogada especialista en Derecho Animal, nos explica cuál es el principal inconveniente de esta normativa: “la ley se promulgó atendiendo a las diferencias físicas y a la gravedad de la mordida de los perros, prescindiendo de informes de expertos etólogos o juristas y de estadísticas y datos que avalaran su utilidad”.

La organización FAADA ha creado la campaña #NOSOMOSPELIGROSOS para conseguir una modificación de la Ley de Perros Potencialmente Peligrosos en España. Una campaña que pide la firma de los ciudadanos para decirle claramente a los Ministerios de Interior y Agricultura que se trata de una ley injusta e ineficaz. Anna Estarán nos comenta que: “Lo ideal para establecer una ley justa y adecuada es que esta sea propuesta por un grupo de trabajo formado por etólogos, abogados, educadores caninos, criadores profesionales… con el objetivo de promover la tenencia responsable de perros independientemente de su raza”.

«Un perro no es potencialmente peligroso por pertenecer a una raza, sino por la educación que le hayan proporcionado sus responsables y las circunstancias que haya vivido». Este es el principal argumento que defiende que la ley actual es completamente incongruente.  Estarán detalla que: “La peligrosidad de un perro no tiene relación directa con la raza del animal. La posible peligrosidad de un perro está relacionada con la educación y con el contexto del animal. Por ejemplo, la separación temprana de sus progenitores o la socialización. Estos factores no se tuvieron en cuenta a la hora de establecer la ley actual”.

Desde la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales se quiere poner fin a las graves restricciones que sufren los llamados perros potencialmente peligrosos. Estas limitaciones no solo no han conseguido el objetivo que busca la Ley, sino que han generado otros problemas como la cría ilegal, la falta de socialización de los animales afectados y el abandono de las razas involucradas con el consecuente colapso de refugios y protectoras.

La abogada especialista en Derecho Animal nos explica cómo pueden afectar algunas de estas restricciones sobre el comportamiento de los perros: “En los procesos de socialización, llevar correa de dos metros o bozal, perjudica gravemente a los perros porque no pueden relacionarse libremente».

Para acabar con las injusticias que sufren los actualmente catalogados perros potencialmente peligrosos FAADA pide la modificación de la Ley, una modificación que tiene también el objetivo de desestigmatizar la imagen de estos animales tachados de peligrosos por sus características físicas. Puedes unirte a esta petición a través de este enlace:

https://unete.faada.org/peticion/no-somos-peligrosos/

Barcelona gana el primer juicio penal en España que condena a una tienda por causar el maltrato y la muerte de decenas de animales

Barcelona gana el juicio contra Mundocachorro, tras el decomiso del año 2015 de 135 cachorros de perros y gatos que estaban en condiciones deplorables. La condena será de un año y un día de prisión y tres años y un día de inhabilitación para los propietarios de la tienda, a quienes el Ayuntamiento de Barcelona sentó en el banco de los acusados por la muerte de decenas de cachorros.

La sentencia significa una importante victoria en la lucha por el bienestar animal, ya que es la primera vez en la historia del Estado español que se condena a una tienda por el delito de maltrato continuado con la consecuencia de la muerte, previsto en el Código Penal.

Laia Bonet, teniente de alcalde de Agenda 2030, Transición Digital, Deportes y Coordinación Territorial y Metropolitana, ha valorado así la sentencia: “Es un día histórico en la lucha animalista. Esto es una prueba de que en Barcelona el maltrato animal nunca quedará impune, somos una ciudad comprometida con el bienestar animal”.

Los hechos juzgados se remontan al año 2015, cuando a través de una inspección del Departamento de Protección de los Animales y la Guardia Urbana, el Ayuntamiento decomisó 135 cachorros de perros y gatos que se encontraban en unas condiciones lamentables en el local de Mundocachorro ubicado en la calle Sicilia de Barcelona. La inspección venía motivada por la denuncia de la entidad animalista FAADA, que había recibido numerosas quejas de compradores por la muerte de decenas de cachorros pocos después de ser adquiridos en la tienda.

Laia Bonet ha querido agradecer la implicación de las distintas partes implicadas en el caso: “Me gustaría agradecer de manera especial a la Fundación FAADA, a la Unidad Canina de la Guardia Urbana y a la Unidad Central de Medio Ambiente de los Mossos d’Esquadra, quienes han sido claves en la investigación del caso. Sin ellos no habría sido posible llegar a estos resultados tanto en el juicio como en la sentencia”.

Por otro lado, la teniente alcalde ha recordado que: “Tenemos otro caso parecido con la tienda Puppies de la calle Sant Eusebi, que el mes de enero irá a juicio por vía penal. Esto demuestra la clara línea de trabajo del Ayuntamiento de Barcelona que tiene como objetivo garantizar el bienestar animal. Hablamos de casos de compra y venta ilícita y de maltrato animal”.

La campaña de FAADA para ayudar a aquellas personas sin hogar que tienen un vínculo real con sus animales

FAADA ha impulsado la campaña #MillorsAmics para ayudar a aquellas personas sin hogar que tienen un vínculo real con sus animales y que por falta de recursos o por adversidades de la vida, han acabado en la calle. A la vez, quieren intentar dar solución a la creciente preocupación del uso de animales para pedir dinero en las calles

Cada vez existe más preocupación. Cada vez hay más casos en las calles de Barcelona. Primero eran los niños, ahora son los animales. El uso de animales para la mendicidad se está globalizando en la ciudad de Barcelona y actualmente no hay soluciones para frenar esta situación.

Un rayo de luz proviene desde la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales. FAADA está trabajando en combatir este fenómeno mediante la campaña #MillorsAmics. Una iniciativa que nos ha explicado Eva Fornieles, máxima responsable de la campaña.

En primer lugar es importante saber qué entendemos como “uso de animales para la mendicidad”. Desde FAADA explican que esta situación tiene lugar cuando una persona va acompañada de un animal sin que exista ningún vínculo afectivo, el único motivo de su tenencia es el lucro que comporta la presencia del animal.

Eva confiesa que en España es muy fácil conseguir un animal de compañía. “Los particulares crían a sus animales ilegalmente y acaban regalando a los cachorros sin que exista ningún tipo de control. En internet también encontramos anuncios que provocan que el tráfico de animales alcance cifras desorbitadas”.

Hay que tener en cuenta que hablamos de personas sin hogar, personas como nosotros que por circunstancias desafortunadas la vida han acabado en la calle, y que muchas de ellas van acompañadas de un animal al que jamás renunciarían, y que en algunas situaciones, es lo único que tienen. Por tanto, hay que reconocer también la bondad de muchas personas sin hogar que tratan con estima a sus animales.

El objetivo de la campaña #MillorsAmics es ayudar a las personas que se encuentran en la terrible situación de vivir en la calle, y que tienen como compañero de vida un animal al que les une un vínculo afectivo y de respeto. Garantizar así la atención veterinaria gratuita de su salud y bienestar.

Otro reto de esta iniciativa es conseguir ayudas para personas vulnerables en situación de pobreza y exclusión que conviven con animales, como es el caso de las personas mayores con pensiones mínimas cuya única familia es su animal.

A la vez, desde #MillorsAmics se quiere denunciar los casos de maltrato de animales de compañía y domésticos en Cataluña. Una actividad en la que FAADA lleva años trabajando al mismo tiempo e independientemente del proyecto #MillorsAmics.

Eva Fornieles detalla los dos grandes retos que urge afrontar desde el Ayuntamiento de Barcelona para erradicar el uso de los animales para la mendicidad. “El Ayuntamiento por un lado debe elaborar y activar un protocolo para que las denuncias por casos de explotación animal se resuelvan de manera rápida y contundente. Por otro lado, es imprescindible permitir que las personas sin hogar que tienen un compañero animal puedan tener acceso a los centros de acogida y de día, viviendas sociales y de inclusión, y comedores sociales”.

Por último, FAADA explica cuál es el protocolo a seguir si tenemos sospechas de una posible explotación por parte de una persona hacia un animal. “Lo importante en estos casos es recopilar pruebas. Por ejemplo en el caso de una persona que cambia constantemente de animales es vital tener imágenes de éstos para poder demostrar que se trata de un caso de explotación. La clave es hacer fotos, videos… y poner este material en conocimiento de la administración y de la policía”.

Los sacrificios sin aturdimiento deberán realizarse en mataderos autorizados a partir de ahora

El tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dicho que deben respetarse los derechos de los animales

Sacrificar a un animal sin aturdimiento seguirá siendo legalmente posible, según ha fallado el tribunal de Jusiticia de la Unión Europea (TJUE), aunque de forma mucho más estricta y limitada. En concreto la fiesta del Sacrificio, una actividad religiosa llevada a cabo por la comunidad musulmana en la que se degüella a un cordero mirando hacia la Meca, deberá hacerse en mataderos especializados que garanticen que el animal no sufra. Pero la medida afecta a cualquier sacrificio de animales y aunque haya motivos de libertad religiosa de por medio, se deberá garantizar que el animal no sufra y que se encuentre en las mejores condiciones posibles. 

No obstante, el tribunal ha declarado que degollar animales sin anestesia queda justificado por la libertad religiosa. Pero a partir de ahora, tanto la comunidad musulmana como la judía, que también realiza sacrificios, tendrán que asegurarse que se cumplen los estándares necesarios de protección animal. Para la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA), aunque esto mejora la situación existente, aseguran que «ningún animal debería sufrir por motivos culturales o religiosos». 

La polémica que llevó al proceso judicial se inició en la región flamenca de Bélgica. El gobierno flamenco entendió que, de los dos tipos de mataderos donde se realizaban los sacrificios, es decir, los autorizados y los temporales, solo los primeros cumplían la legislación de protección animal. Por lo tanto, no concedieron más autorizaciones para mataderos temporales.

Después de que varias organizaciones musulmanas reclamaran la decisión ante los tribunales belgas, estos decidieron enviar un recurso prejudicial al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, cuyo veredicto es definitivo. Y es en este contexto que la alta esfera judicial de la unión ha sentenciado que no se podrán realizar más sacrificios en mataderos temporales y que, por lo tanto, deberán estar autorizados y gozar de las máximas garantías para los animales.