Entradas

«Los animales saben que se encontrarán mejor después de una sesión de rehabilitación»

Los perros y los gatos también son víctimas de accidentes, enfermedades y de los achaques de la edad, por eso, no es extraño que el tratamiento veterinario necesite del complemento y de la magia de un trabajo individualizado de rehabilitación. Rat Roca acude a la llamada de pacientes que necesitan recuperar su mayor potencial con un amplio elenco de técnicas físicas que mejoran el cuerpo y el alma del animal y de los allegados.

He visto a perros haciendo fila espontáneamente en la sala de terapias de una protectora a tu llegada. ¿Ellos saben que les vas a hacer bien?

El primer día que les haces una sesión están a la expectativa, luego ya hacen la asociación rápidamente de que se encontrarán mejor después de la sesión. Esta mejora es real (en ellos no existe el efecto placebo), les produce bienestar y además acaba siendo uno de los mejores momentos de la semana para ellos.

¿Las protectoras constituyen una experiencia imprescindible para todo profesional de bienestar animal?

La verdad es que aprendes mucho con la diversidad de casos que encuentras en las protectoras. Pero también tienes que estar fuerte mentalmente porque te afectan y es difícil desconectar.

¿Es tan impactante el cambio con la acupuntura que propietarios escépticos han buscado a su propio terapeuta buscando el beneficio observado en su animal de compañía?

A mí me gusta cuando el propietario dice que no cree en la acupuntura, entonces, yo les digo que observen a su animal y valoren si les está funcionando la terapia. Y cuando ven los resultados quieren beneficiarse ellos también.

Tratas, rehabilitas y previenes pero siempre con previo diagnóstico veterinario. ¿Cierto?

Nunca empiezo ningún caso que el veterinario no haya diagnosticado la patología que tiene. Durante las sesiones les voy mandando informes de la evolución del paciente, junto con vídeos para que vea los cambios y trabajamos siempre conjuntamente y de forma coordinada.

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes?

Osteoartrosis, displasia de cadera y de codo, rotura de ligamento cruzado anterior, hernias discales, etc.

¿Qué usas contra los achaques de la vejez de nuestros perros y gatos?

Existen múltiples técnicas adecuadas para estos casos, las más importantes son: la electroestimulación para conseguir quitar dolor e inflamación. El masaje terapéutico también para disminuir el dolor y tratar la atrofia muscular.
La hidroterapia para trabajar la musculatura, quitar dolor y mejorar el rango de movilidad articular. Y la termoterapia, aplicando calor superficial para calmar el dolor.

Tienes menos gatos pacientes pero no por que no salgan beneficiados de ciertos tratamientos…

Normalmente los gatos están menos acostumbrados a la manipulación y por eso las sesiones las tenemos que adaptar a su carácter. Tenemos que ir muy despacio para que colaboren en sesiones futuras.

Tal vez la hidroterapia la dejamos más para los perros… ¿en qué consiste?

Es el ejercicio controlado que se hace dentro del agua para conseguir un objetivo o varios: el fortalecimiento de la musculatura, la reducción del dolor, el aumento de la resistencia muscular, el incremento de la resistencia cardiovascular, la mejoría del arco articular, una mayor agilidad, una sensación de bienestar, la puesta en forma, el tratamiento de la obesidad, etc.

¿Y la electroestimulación?

Es la aplicación de una corriente eléctrica a través de la piel del paciente, mediante la colocación sobre dicha piel de unos electrodos transcutáneos. Como tiene un efecto térmico mínimo se puede aplicar inmediatamente después de cirugía o trauma.
Hay dos frecuencias:TENS que está indicado para dolor agudo y crónico e inflamación, y EMS que está indicado para el fortalecimiento muscular y el aumento del tono muscular.

¿Y la moxibustión?

Es una de las técnicas de la medicina tradicional china asociada de forma inseparable a las agujas.
Es la aplicación de calor localizado para quitar dolor o estimular el sistema inmunológico del animal con un puro de artemisa.

¿El contribuir al bienestar somático del animal es la única causa de la mejora también psíquica después de un tratamiento?
No sé si es el único pero por ejemplo cuando un animal tiene dolor puede ser que muestre signos de agresividad. Y cuando conseguimos disminuir el dolor también les cambia el carácter.

¿Dirías que mejora el vínculo con el propietario  del animal?

Evidentemente cuando el animal está bien puede estar relajado y disfrutan de una vida en común. Sin duda la relación mejora y de hecho forma parte del propio proceso de rehabilitación.

¿Te has enamorado alguna vez de algún paciente?

Mi trabajo es totalmente vocacional. Por ello todos los pacientes que trato son muy especiales para mí y me implico en cada uno de ellos como si fueran míos, tanto los que trato en las protectoras que no tienen dueño como los que sí. Pero varios me han robado del todo mi corazón.

¿Qué crees que limita más recurrir a la fisioterapia, la ignorancia sobre sus beneficios o la falsa creencia de que puede ser cara?

La fisioterapia es un tratamiento personalizado y eso tiene un precio pero no es desorbitado. Efectivamente la ignorancia es otro factor importante que hay que ir corrigiendo con la experiencia positiva que tienen los clientes y con pedagogía.

Da la sensación de que aún nos falta descubrir que igual que en los humanos ciertas circunstancias obligan a recurrir a un profesional que alivie el dolor, favorezca la movilidad, recupere la función. ¿No?

Por desgracia en nuestro país la fisioterapia para animales es una gran desconocida. En otros países está muy implementada y se ha ido consolidando a lo lago de los años gracias a sus excelentes resultados.

A ti te gusta enseñar a los tutores a hacer ejercicios suaves y prudentes para que el animal mejore día a día ¿cierto?

Es totalmente necesario hacer los ejercicios indicados a diario para que el animal tenga mejor calidad de vida. Si no se hacen se puede cronificar la lesión y aparecen cambios compensatorios.

¿Qué diagnósticos exigen fisioterapia sí o sí?

Por ser muy específica, todas las patologías que incluyen dolor.

¿Cuándo está contraindicada?

Hay muy pocas contraindicaciones en los tratamientos con fisioterapia. Y se puede aplicar una técnica u otra según las necesidades. O sea que siempre podemos tratar a los pacientes que lo necesiten.

¿Qué es mejor, la fisioterapia en un centro especializado o una terapeuta a domicilio?

Los animales están siempre más tranquilos en su casa. Por ejemplo los gatos normalmente se estresan si los tienes que sacar de su ambiente. Otros el transporte no les gusta nada y además dependiendo de su patología supone un problema para el propietario si tiene que cargar con él para subirlo.
También hay muchos animales que acaban de ser operados y no es conveniente moverlos.

¿Cómo una exitosa graduada en hostelería lo deja todo para convertirse en fisioterapeuta de animales?

Los animales siempre han sido una parte muy importante en mi vida. He hecho voluntariado con animales salvajes siempre que he podido en varios países. Y en refugios y protectoras en el nuestro.
Di un cambio de 360 grados en mi vida profesional formándome cómo fisioterapeuta de pequeños animales para poder dedicarme de pleno a mi gran pasión.

Eres testigo del boom de una nueva comprensión hacia los animales ¿Cómo te ves de aquí cinco años?

Espero que la fisioterapia para animales se acerque a los niveles de otros países más avanzados en bienestar animal. Por mi parte espero que continuar ayudando a los animales que necesiten mejorar su calidad de vida.
Es una gran satisfacción trabajar con peludos que te recompensan con mucho amor.

Un homenaje a Lluna

 

Conseguir que un perro ansioso de libertad acuda a la llamada es complicado. Solemos reclamar su retorno cuando miramos el reloj y descubrimos que nos escasea el tiempo. Hemos disfrutado viendo como nuestro socio o socia trota, olfatea, descubre y se relaciona y sacarlo de la juega nos hace antipáticos. Algunos perros prefieren la fiesta a los premios y nos hacen sentir tan inútiles como nuestros propios reclamos.

No hace mucho me embarqué en la acogida de Lluna. Guapa, cariñosa, inteligente y jovial. Había sido adoptada de cachorra hacía poco menos de tres años y devuelta a la protectora cuando contaba once meses. El primer dueño se asustó al ver que Lluna no estaba bien, había adelgazado y no era fácil ni barato dar con la causa. El equipo de Caldes Animal ha movido Roma con Estados Unidos. Sí, con Norteamerica, por que envió incluso una biopsia del tejido de Lluna al otro lado del océano. Lluna sufre una rara enfermedad que se traduce en una masa muscular muy pobre. En sus facciones se nota y cuando la conocimos lo vimos con tristeza en su modo de caminar. Caminaba poco y mal.

Por fortuna los dos años que ha estado en el refugio ha recibido atención fisioterapéutica regular y a veces doble. Como todos los residentes de Caldes Animal se ha procurado complementar su alimentación y mimarla. Ni en Caldes pueden hacer milagros así que los paseos desgraciadamente no podían ser tantos como la condición de la perra exige y había empeorado. El equipo y voluntariado tiene cientos de animales entre los que dividir su tiempo.

El traslado a un hogar implica una adaptación que Lluna ha completado con éxito. Los paseos iniciales, cortos, progresivos y pausados, han permitido que tras veintiún días se pueda hablar de transformación: brinca, corre, salta, se agazapa y contonea con un gracejo creciente.

Goza de fisioterapia solidaria de la mano de Rat Roca el alma de fisioteràpia gossos, de alimentación vip gracias a Espai Animal, de álbumes de fotos y caprichos gracias a Patricia, el angelito que le prometió luchar por ella.

Lluna ha conquistado a todo el barrio con su mirada bizca, sus besitos y su colección de abrigos. Lluna adora cazar palomas y gatos. Por suerte sus víctimas, individuos de ambas especies, logran zafarse de esta jovenzuela mezcla de pastor alemán. También escapa el tren al que persigue paralelamente, al que con un par de ladridos parece reclamarle moderación. Sorprende ver como no se pone límites aunque a veces debería.

Empezó la historia con la llamada de regreso al perro cuando toca volver a casa. Confieso que cuesta que Lluna acuda a la primera. Menos mal que me hemos conocido a Sultán un gos de atura muy atractivo y eficaz que demuestra que el pastoreo se puede hacer con Lluna. Después del juego de que esta se bañe en el agua de mar me la trae obediente, mojada, emocionada y agotada pero con ganas de volver a empezar.

Emma Infante