Entradas

“La caza será inviable en el momento en el que llueva”

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) votará a favor de una medida que sancionaría a los cazadores que lleven cartuchos de plomo junto a un charco de agua. La Real Federación Española de Caza ha mostrado su malestar por esta modificación del Reglamento REACH que pretende acabar con las nefastas consecuencias del plomo sobre el medioambiente. 

“Toda superficie cubierta temporalmente de agua es un humedal, independientemente de su tamaño”. Esta fue la contundente respuesta de la Comisión Europea a la pregunta impulsada por el Parlamento Europeo ante la inminente aprobación de la modificación del Reglamento REACH sobre el uso de plomo en humedales.

Con el nuevo Reglamento REACH, los cazadores podrían ser sancionados si llevan un cartucho de plomo y se encuentran a menos de 100 metros de un charco. La Real Federación Española de Caza ha mostrado su malestar ante esta decisión: «Los cazadores estamos a favor de la limitación del plomo en humedales, pero el Gobierno no puede votar a favor de un reglamento que consideraría cualquier charco de agua un humedal. ¿Si llueve no podemos cazar? Esperamos que entren en consideración».

El Gobierno de España tiene hasta el 15 de julio de 2020 para expresar su posición ante el cambio de Reglamento REACH. La intención del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) es votar a favor de una modificación de la normativa que podría acabar con la intoxicación por plomo, responsable cada año de la muerte de miles de aves acuáticas. El colectivo de caza español cataloga esta modificación de “inviable, ilegal y que será de difícil aplicación en nuestro país al estar dotada de una gran inseguridad jurídica”.

Ignacio Valle, presidente de la RFEC, ha pedido la ayuda de los cazadores españoles para decirle al Gobierno de España que vote en contra del cambio de Reglamento REACH sobre el uso de plomo en humedades: “En el momento en el que llueva, la caza sería inviable en España. Os pedimos que nos ayudéis a decirle al MITECO, al Gobierno de España, que no puede votar a favor de esta propuesta porque la caza en España sería inviable si llueve”.

La RFEC ha emitido también un comunicado en el que dice que “esta modificación del reglamento vulnera derechos fundamentales como la presunción de inocencia. Los cazadores tendrían que demostrar su inocencia si poseen un cartucho de plomo, incluso fuera de los humedales cuando regresan a casa después de la caza. Las propuestas de la CE son técnicamente deficientes y legalmente defectuosas”.

El plomo en humedades: un impacto medioambiental devastador

El Congreso de la Unión para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) aprobó en 2016 una moción presentada por SEO/BirdLife para la eliminación gradual de la munición del plomo en la caza. En Estados Unidos y diversos países de Europa este tipo de munición está prohibida desde hace algunos años, ya que su alto contenido tóxico supone un impacto medioambiental devastador.

El plomo en humedales es un elemento altamente contaminante que según un informe de la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos, cerca de 14.000 toneladas de plomo podrían causar la muerte de entre 1 y 2 millones de aves. La ingesta de este tipo de material puede generar una intoxicación degenerativa que ocasiona la muerte lenta y dolorosa de los animales. En seres humanos, la unión de plomo y humedales puede llegar a generar problemas neurológicos por consumo de carne contaminada.

Cómo cuidar a los gatos al mismo tiempo que respetamos al medio ambiente

Con motivo del Día Internacional del Gato que se celebra el 17 de febrero, la marca de comida natural Edgard & Cooper ha compartido cinco consejos sencillos para ayudarnos a cuidar de los gatos de forma sostenible.

Evita la sobrepoblación

Se estima que en el mundo hay cerca de 600 millones de gatos entre domésticos y callejeros. Una cifra que debe servir para crear conciencia sobre la tenencia responsable. España es el séptimo país de Europa respecto al número de felinos en los hogares, se estima que casi un 20% de la población española convive con un gato como animal de compañía.

La mayoría de los refugios y perreras urbanas españolas están saturadas, por este motivo, los veterinarios recomiendan esterilizar a los gatos como solución para evitar la sobrepoblación.

Adopta, no compres

Adoptar a un animal de compañía de un refugio permite que haya más alimentos, juguetes, cuidado médico y personal para ayudar a otros animales necesidades, por tanto, la ayuda llega mucho más allá del animal adoptado. Además, esta acción evita la propagación de enfermedades de los refugios o incluso de los animales callejeros.

Optar por lo clásico

Pelotas, cuerdas o peluches, optar por este tipo de juguetes más sencillos en lugar de los nuevos dispositivos electrónicos ayuda a reducir el consumo de energía. Existen muchas opciones en el mercado de materiales naturales como madera o cuerda para evitar los plásticos. También hay tiendas de segunda mano donde se pueden comprar juguetes y accesorios para los gatos. Otra opción es la de fabricar en casa juguetes reutilizando objetos que ya no se utilicen como, por ejemplo, calcetines viejos o unos vaqueros rotos. ¿Cómo? Solo hay que cortar la parte inferior de los vaqueros, enrollarlo y hacerles un nudo. Con un gato el entretenimiento es muy fácil, cualquier objeto que ruede o haga ruido llamará su atención.

Elegir productos y marcas ecológicas

El mercado ofrece muchas opciones de alimentación y cuidados ecológicos, libres de químicos; así como comederos y bebederos de acero inoxidable. Marcas como Edgard & Cooper, completamente concienciadas con el cuidado del medio ambiente, cuenta con envases de pienso 100% biodegradables y tarrinas de latas reciclables, y gracias a esto han conseguido ahorrar hasta la fecha más de un millón de bolsas de plástico. También cuentan con una gama de productos ecológicos y con certificado MSC y ASC, que aseguran el uso de ingredientes provenientes de pesca sostenible y productos del mar cultivados de manera responsable.

Arena para gatos ecológica

La arena para gatos contiene productos químicos que son perjudiciales para el medio ambiente, y a la larga, también tóxicos para los gatos. Una alternativa es sustituir este tipo de arena por productos sostenibles como gravilla orgánica, bambú, pino o semillas de maíz. Otra opción es elaborar una arena casera que no dañe el medio ambiente. Para ello se puede utilizar papel de periódico, bicarbonato y detergente biodegradable.

El veganismo, una manera de cambiar el mundo

Comer para cambiar el mundo. Esto podría ser el significado de lo que puede suponer el veganismo. La Unión Vegana Española define esta postura como una alternativa ética y sana al consumo y dependencia de los productos, no adaptados a nuestras necesidades físicas y espirituales, como son la carne, el pescado, los lácteos, los huevos, la miel, los productos derivados de los animales y otros artículos de origen animal como el cuero y las pieles. Pero más allá de esta definición que resume lo que popularmente conocemos como veganismo, esta dieta también tiene un papel muy importante sobre el medio ambiente, la salud y la economía.

A medida que pasan los años el veganismo está adoptando una dimensión más grande entre la sociedad de la mayoría de los países. Las personas cada vez recibimos con más fuerza el mensaje de que la dieta vegana puede cambiar el mundo. De hecho, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha publicado que el sector de la ganadería produce un impacto enorme en el medio ambiente, por lo que el veganismo es la solución más beneficiosa para su conservación.

¿Qué coste ambiental tiene la producción ganadera?

La revista Science publicó un artículo el 31 de mayo de 2018 en el que analizaba todos los costes ambientales que suponen la producción cárnica destinada a los 7.575 millones de habitantes del planeta. Tras revisar más de 500 estudios mediante más de un centenar de expertos, concluyeron que la producción de alimentos ocupa el 43% de la tierra del planeta y genera el 26% de las emisiones de gases de efecto invernadero, en su mayor parte CO2 y metano.

El efecto invernadero se produce cuando determinados gases retienen una parte de la energía que emite el suelo terrestre al calentarse por la radiación del sol. Un proceso que se está viendo agravado por la actividad de la ganadería, ya que tal y como informa la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la producción alimentaria produce un 9% de emisiones de dióxido de carbono, un 37% de emisiones de metano y un 65% de óxidos de nitrógeno. Una serie de gases que favorecen el efecto invernadero y que consecuentemente son perjudiciales para el medio ambiente.

Según Global Climate Report, las principales consecuencia del efecto invernadero son: huracanes más feroces, migraciones constantes de animales y personas por sequias o inundaciones, daños en la agricultura o ganadería, hambruna y escasez de alimentos e incluso enfermedades y pandemias.

The Economist, en su reportaje sobre “¿Cómo puede el veganismo cambiar el mundo?, confirma los datos publicados por Science y además explica que el sistema alimentario usa alrededor del 70% de toda el agua dulce del planeta. Además añaden que las emisiones creadas por los alimentos podrían aumentar en un 50% para 2050 si la situación no cambia.

Cerca del 70% de la tierra apta para los cultivos se está utilizando para la ganadería. Una tierra que si todos fuéramos veganos dejaríamos crecer de manera natural, fomentando el crecimiento de los bosques y espacios vegetales, los cuales jugarían un papel muy importante en el alivio y regulación del cambio climático. Hay que tener en cuenta que ese 70% de tierra está destinado a la producción de alimento para el ganado, no para las personas, pero con el fin de obtener un buen producto cárnico que satisfaga a las personas.

¿Qué cambios provocaría en el futuro una sociedad vegana?

Según un estudio de la Universidad de Oxford publicado en la revista PNAS, la dieta vegana podría ayudar a salvar cerca de ocho millones de vidas hasta el año 2050. Además existiría un ahorro de dinero en cuanto a costes médicos y de mejora de productividad evaluado en 885.000 millones de euros.

The Economist explica en su reportaje “¿Cómo puede el veganismo cambiar el mundo?”, que si la sociedad fuera vegana desde ahora, en el 2050 las emisiones de gases invernadero relacionadas con la alimentación podrían reducirse en tres cuartos. La producción de alimentos vegetales propios de la dieta vegana genera menos residuos y menos daños para la naturaleza. Por tanto, el impacto medioambiental  del veganismo es mucho más favorable para el medio ambiente. Además, el porcentaje de mortalidad podría reducirse en aproximadamente un 20%.

Jaap Korteweg, noveno de una generación de carniceros, explica para The Economist que “Una dieta vegana bien equilibrada, con menos calorías podría salvar vidas. Si el mundo se volviera vegano en 2050 se estima que la mortalidad podría reducirse aproximadamente en un 20%. Se utiliza mucho dinero para tratar enfermedades asociadas con la alimentación; enfermedades coronarias, cánceres, diabetes… Un gasto que podría ahorrarse con esta nueva dieta”.

Los Supermercados Condis dejarán de vender huevos de gallinas criadas en jaulas

Los Supermercados Condis han dado un paso hacia delante en su compromiso con las causas sociales y las cuestiones relacionadas con el respecto al medio ambiente. El grupo de distribución ha informado a sus clientes que sus establecimientos ya no venderán huevos de gallinas criadas en jaulas. La empresa ha lanzado esta iniciativa bajo el lema “En Condis sólo encontrarás huevos de gallinas criadas en la tierra”.

En los últimos años, Condis se ha comprometido con las personas y su entorno, mediante iniciativas para recaudar fondos destinados a personas con riesgos de exclusión o enfermedades como el cáncer y la esclerosis múltiple. También han lanzado acciones de sensibilidad social en temas relacionados con el buen ambiente.

Xavier Pérez, director de marketing y comunicación de Condis, ha explicado que “La decisión de vender sólo huevos de la tierra va acorde a la actual preocupación de la empresa por el bienestar animal”. Además ha añadido que: “Como compañía de distribución queremos poner nuestro granito de arena, aunque sabemos que queda mucho por hacer en este ámbito”.

A la vez, los Supermercados Condis han iniciado una campaña informativa para animar a los supermercados Condis en régimen de franquicia a que se añadan a esta iniciativa contra los huevos de gallinas de jaula.

Respondiendo a la llamada del planeta

 

«Hemos alcanzado los océanos más profundos y las montañas más elevadas. Hemos llegado a la Luna y nuestros artefactos han abandonado incluso el sistema solar. Apenas quedan rincones en los que no sea perceptible la huella humana.
Aparentemente, hemos triunfado. Sin embargo, en el camino hemos descuidado nuestro tesoro más valioso: el sentido de conexión, de participación en el cosmos que nos rodea y del que formamos parte.» Antxon Olabe Egaña, Crisis climática-ambiental, la hora de la responsabilidad, pág. 263. Editado por Galaxia Gutenberg

 

Antxon Olabe Egaña, especializado en Economía ambiental por la Universidad de York y colaborador del diario El País, nos trae con su Crisis climática-ambiental, la hora de la responsabilidad una obra que permite al lector conocer tanto la historia de dicha crisis, como sus posibles soluciones.

Lograr esto en poco más de 250 páginas tiene mucho mérito. Parte de este logro consiste en la excelente estructuración del mismo: una primera parte en la que sintetiza la historia de Homo Sapiens; a continuación, nos expone la situación y evolución de la crisis ambiental; y, por último, pero no por ello menos importante, Antxon nos ofrece las posibles soluciones al terrible panorama actual.

Dicen que el hombre tropieza siempre con la misma piedra. A mi modo de ver, esta piedra no deja de ser su ambición, su orgullo y su egoísmo. ¿Pero cuántos tropezones le faltan para caer y ya no levantarse? Viendo el estado de la situación muy pocos.

Como veremos en la primera parte de la obra, nunca ha habido una época dorada de la relación ser humano-entorno. Sí ha habido culturas que han mantenido vínculos más respetuosos y cercanos con la naturaleza, y, de hecho, las tribus o colectividades que han llegado a nuestros días con estilos de vida casi paleolíticos lo han podido hacer gracias a esta visión de comunión con el entorno. Pero como podemos observar con nuestros propios ojos, no fue ésta la tónica general.

Homo Sapiens se expandió por todo el planeta, y se lo apropió, como defiende Olabe.

Quizá si alguien nos hubiese hecho apostar por cuál sería la especie dominante, nadie hubiese dado un euro por ese primate larguirucho. Quizás hubiésemos pensado en la fuerza del león, la inteligencia de las ballenas, la astucia de ciertas aves… Pero no. Fue la especie con menos capacidades extraordinarias, salvo su inteligencia, pero con más capacidad para imitar y tomar del entorno aquello que necesitaba para su supervivencia, la que se impuso.

No siempre el que se salva del barco que se hunde es el héroe. Suele ser el mezquino, pues no le importa nada llevarse por delante a quien sea para salvar el pellejo.

Homo sapiens se ha llevado por delante a casi todo el planeta.

Siguiendo la obra de Olabe, veremos cómo hemos envenenado el mar, el aire, la tierra. Hemos eliminado del planeta miles de especies. Hemos arrancado los bosques de cuajo. Hemos convertido en moneda lo que no tenía precio. Nos hemos apostado nuestro hogar, y lo que es peor, el hogar de otros miles y millones de seres, a la ruleta. Y el juego pinta mal.

Y, como siempre, hemos abierto la ventana, cuando el fuego entraba ya por la puerta.

Gracias también a esta obra podemos conocer los nombres de los que han alzado la voz para decir basta. Aquellos que han dado su vida, por la VIDA. Se han hecho muchos avances, se han cambiado muchas cosas, pero se ha llegado tan lejos en la destrucción, que sabe a poco.

Es hora de ir más allá, de tomar cartas en el asunto a nivel internacional, de crear organismos capaces de censurar las prácticas destructivas, de parar los pies a los lobbies de las energías fósiles. Es la hora de reclamar los derechos de la naturaleza y de hacerlos valer. Olabe apuesta fuerte por la creación de la Organización Mundial del Medio Ambiente, pero no como organismo consultor, sino como uno con suficiente fuerza como para cambiar realmente el panorama actual.

No solo nos sirve ya la poesía, es hora de luchar con la ley en la mano. Darle voz a la primavera, rendirle justicia a nuestro hogar.

Artículo de Silvia Esteve