Entradas

El Ayuntamiento de Terrassa rehabilita ocho de los nueve pipicanes tras recibir amenazas de envenenamiento

El Ayuntamiento de Terrassa ha rehabilitado ocho de los nueve pipicanes de la ciudad tras recibir amenazas anónimas con el envenenamiento de las áreas caninas con sulfato de estricnina. La investigación policial, por el momento, no ha encontrado ningún resto de veneno en la zona, ni tiene ningún dato de la identidad de la persona responsable del escrito.

El pasado martes 11 de junio, el Ayuntamiento de Terrassa cerró temporalmente los pipicanes de la ciudad por la aparición de una nota anónima en la que se amenazaba con envenenar a los perros. El escrito, encontrado en el área canina de la Avenida Béjar, exponía lo siguiente:

“He rociado diversas partes del pipi-can con sulfato de estricnina. A partir de ahora recomiendo a los propietarios de los perros que no los paseen por aquí dentro. Para quien no sepa que es la estricnina, enseguida lo averiguará si su perro la ingiere. Es cuestión de unos 15 minutos. Suerte. Nota: repetiré la acción varias veces a lo largo de este año”.

Las personas que acudieron al pipicán con sus perros el pasado martes encontraron la nota y alertaron al consistorio de las amenazas expuestas en la hoja de papel. El Ayuntamiento, para evitar cualquier tragedia, envió a la policía municipal el mismo martes para precintar todas las puertas de las áreas de recreo para perros de Terrassa.

Durante la investigación policial no se ha detectado la presencia de sulfato de estricnina ni de ningún otro elemento tóxico en ninguno de los nueve pipicans de Terrassa. Por otro lado, el Ayuntamiento todavía no tiene ninguna pista de quién puede ser la persona responsable del escrito y de las amenazas.

Ante la falta de pruebas, el consistorio abrió al uso en la mañana de ayer ocho de los nueves pipicanes, dejando inhabilitado por el momento el espacio canino en el que se encontró la nota con las amenazas. Según informa el Ayuntamiento de Terrassa, «los expertos en toxicología han detallado que el sulfato de estricnina es una sustancia con una permanencia considerable», motivo por el cual el espacio para perros de la Avenida Béjar no se volverá abrir hasta que no se descarte al cien por cien la posibilidad de intoxicación.

¿Eres cívico con tu perro?

Si, ya lo sabemos: eres muy cívico. Los incívicos son los otros. Aún así, te proponemos que compruebes si superas los requisitos mínimos de civismo y mires en qué nivel de civismo te encuentras.

 

Soy (in) cívico

  1.   – Recojo siempre las cacas de mi perro. Pero cuando defeca en el césped o en los alcorques de los árboles no las recojo porque es abono para la vegetación. En los pipicans no las recojo porque ya viene el ayuntamiento a hacerlo.
  2. – Dejo que mi perro haga pipi en cualquier lugar. ¡Tiene derecho a poder orinar!
  3. – Dejo que mi perro vaya libre por la calle y los parques, aunque no siempre lo estoy vigilando y no lo puedo controlar. ¡Sólo faltaría que tuviera que ir siempre atado!
  4. – Uso collares de castigo porque aunque no lo tengo claro parece que el perro no tira tanto de la correa.

Sí, tienes razón, eres muy cívico pero sólo de cara a la galería. En realidad eres un incívico de narices y te tienes que poner las pilas. En la ciudad somos muchas personas y animales y si no tenemos cuidado nosotros mismos, ¿quién lo hará?

 

Soy cívico, de verdad

  1. Siempre recojo todas las cacas de mi perro.
  2. No dejo que haga pipi en las fachadas de las casas ni los coches, motos ni bicicletas queestán aparcados por la calle. Sólo orina en los árboles.
  3. – Llevo siempre encima una botella de agua con vinagre (5 partes de agua por  una de vinagre) y rocío los lugares donde ha orinado para que no huela mal y acaben orinando en el mismo lugar todos los perros del barrio.
  4. – Mi perro está esterilizado. Así, aparte de evitar embarazos, enfermedades de transmisión sexual y patologías en el sistema reproductor, como el cáncer, me ahorro las conductas huidizas y de marcaje.
  5. – Lo llevo atado y sólo lo dejo ir en los lugares donde sé que puedo controlarlo.
  6. No uso ni collares con pinchos ni de ahogo, ni tampoco correas extensibles.

Muy bien, felicidades. Si, eres cívico y gracias a ti, las calles y los parques no se ensucian. Pero todavía puedes hacer un esfuerzo e ir un poco más allá.

Soy un crack

  1. – Además de todos los requisitos anteriores, en algunas ocasiones he llegado a recoger las defecaciones de otros perros, sobre todo cuando están en medio de la calle. Así hago ejercicio y mejor la caca en una bolsa que en la suela del zapato o los cojinetes de otros perros.
  2. – No tiro nunca las bolsas con las defecaciones en las papeleras, porque allí a menudo hay gente que busca entre los desechos. Las lanzo a los contenedores y bien atadas así no huelen ni atraen a las moscas.
  3. Llamo la atención educadamente a las personas que no son cívicos con sus perros. Así de buen rollo les puedo señalar que se han olvidado una caca.

¡Felicidades! Tienes que saber que tú no eres cívico, eres un crack. Y gracias a gente como tú, cada día es más fácil tener perro. ¡Gracias en nombre de Animalados!

Sólo se ha finalizado una de las once áreas de recreo prometidas en la nueva ordenanza

 

La nueva ordenanza de tenencia y bienestar animal de Barcelona de 2014 prometía que antes de finalizar el 2018 se habrían construido en la ciudad 11 nuevas áreas de recreo para perros, 10 de las cuales debían tener más de 700m².

A fecha de hoy la única de ellas terminada es la de Nou Barris. Según el Ayuntamiento, el resto se encuentran en periodo de licitación o ejecución y deberán iniciarse de aquí a finales de año. Según nos comentan, aún están a tiempo de cumplir con lo pactado, ya que tienen todavía 2018 por delante.

En cuanto a las prohibiciones de entrar en los parques con los perros, según el Ayuntamiento «no se prohibirá una zona sin habilitar antes otra».

Sin embargo, desde «Espai Gos» alertan que «están actuando en contra antes de cumplir ellos la normativa» refiriéndose a las multas que ya se están poniendo a los propietarios que llevan sus perros sin correa. Uno de los puntos importantes según «Espai Gos» es que aún no se ha comenzado a tramitar el Carnet Cívico, que permitiría llevar a los perros sueltos en espacios concretos.

Según Ángela Coll, de «Espai Gos», lo que se está haciendo es «reprimir que estemos en el espacio público, espacio que también nos pertenece» y añade que incluso se están empezando a ver carteles de prohibido ladrar en algunas zonas de recreo y pipicans, y que algunas de estas zonas estarían en peligro de seguir existiendo por las quejas de algunos vecinos.

Ángela destaca que no se puede dar prioridad a la sanción si antes no se ha cumplido con la ampliación de espacios para perros. Si se persigue el hecho de que no vayan atados, uno de los puntos de la nueva ordenanza, «también se debería multar a quienes llevan el perro con collares de pinchos», prohibidos en el mismo texto.

Consulta aquí las áreas planificadas

Silvia Esteve

Artículo destacado: De vacaciones… con el perro!