Entradas

Vuelve El Venadito, la reflexión artística contra el maltrato animal

En esta edición la muestra toma como protagonistas a los primates. Fundació Mona, el Centro Cultural La Farinera del Clot y 20 espacios artísticos y culturales más dan voz a estos animales y exponen su vulnerable situación.

Tras dos años de pandemia, El Venadito vuelve más fuerte y necesario que nunca. La Covid 19 ha hecho más evidente la necesidad de vivir en un mundo sin explotación animal y respetuoso con el medioambiente. Nuestras vidas se vieron paradas y trastocadas por un virus que ha dado la vuelta al mundo y ha hecho patente que no somos más fuertes ni más listos que los otros animales. Sino igual de vulnerables.

El Venadito en su 4ª ed. se presenta en un formato muy diferente, omnipresente en los espacios y transversal en la dirección del mensaje. 21 espacios son los que expondrán 26 obras tamaño póster 50x70cm que dejarán de ubicarse en las salas de ámbito expositivo. Podremos encontrar una o dos obras distribuidas en cualquier parte de los espacios que acogen la muestra.

En esta nueva entrega de la bienal participan centros de toda índole: Desde el Museu de les Cièncias Naturals, espacios artísticos, centros culturales y cívicos, casales… La democratización del arte y el acercamiento al mismo es uno de los objetivos de esta nueva propuesta.

Cartel de la exposición

Desde El Venadito consideran que el arte sirve para remover conciencias y empatizar con el espectador haciéndole partícipe y consciente de que somos responsables y protectores del patrimonio natural, que no es nuestro sino de todas las especies que cohabitamos en él. Las obras buscarán al espectador y no el espectador a las obras, interpelándolo en espacios inesperados. Desde la organización buscan reacciones como la mirada, la atención, la sorpresa, el cuestionamiento, el debate, el cambio, la revolución.

La inauguración de la muestra tendrá lugar el 6 de abril del 2022 a las 19h en el Centro Cultural la Farinera del Clot centro referencia de la Bienal. Será comisariada como en todas sus ediciones por la artista y comisaria Montserrat Pérez creadora del espacio siNesteSia. La muestra finalizará el 14 de julio, día Internacional del Chimpancé.

Las obras estarán a la venta siempre que los espacios lo permitan y los beneficios de su venta irán repartidos un 20% a la Fundación y un 80% al artista. La intención de la Bienal es proteger a Artistas&Animales.

Una de las actividades más participativa para la ciudadanía es la GIMCANA por todos los espacios en busca de las obras que configuran la bienal. Se realizará durante los más de tres meses que estará activa la exposición de forma totalmente gratuita. La información de los espacios/localizaciones/ horarios se podrá descargar en PDF en la web de todos los centros participantes.

Opcionalmente se podrá adquirir para recorrer la muestra el carnet SÓC MONA cuyo importe de 5€ irá como donativo a la Fundació MONA. Dicho carnet pone en relevancia el género y nuestro pasado evolutivo. Cada vez que se visite uno de los espacios que participan en la muestra, el carnet será sellado por el personal del centro. Al obtener 15 sellos se conseguirá una entrada gratuita para visitar la Fundació MONA.

Además, se realizarán talleres artísticos y pedaladas en grupo para visitar las obras. Todas las actividades introducen pautas de hábitos respetuosos con los animales y sus hábitats, haciendo especialmente hincapié en la educación como elemento transformador de la sociedad.

FAADA tomará medidas legales contra el Ayuntamiento de El Campello por no incoar expediente sancionador ante la tenencia irregular de la chimpancé Suzie

La chimpancé Suzie, que felizmente ha podido ser trasladada a la Fundación MONA, estuvo cautiva y privada de su libertad y bienestar de forma continuada debido a la desidia de las autoridades.

Suzie es una chimpancé de unos 40 años, propiedad de una familia belga dedicada al mundo del circo. Desde muy pequeña participó en espectáculos circenses junto a su compañero Jimmy y otros animales propiedad de la familia. Cuando el circo familiar cerró en 1995, todos los animales fueron trasladados a la finca que sus propietarios tenían en El Campello, Alicante.

En este municipio costero alicantino han vivido los animales encerrados en jaulas, sin poder manifestar comportamientos naturales como forrajear, comunicarse, acicalarse, construir nidos para dormir y descansar, trepar, desplazarse, seleccionar su dieta y, sobre todo, y lo más importante para un primate: socializarse.

En el año 2010 organizaciones nacionales e internacionales como FAADA y APP Primadomus intentaron que los animales fueran entregados a santuarios y centros de rescate. Visitaron a la propietaria en varias ocasiones y lograron que un voluntario fuera a hacer enriquecimiento ambiental a los primates para darles un poco más de calidad de vida y comodidad, pero no se consiguió la cesión de los animales.

Hace unos meses, a raíz de una llamada de AAP Primadomus a Fundación MONA, se supo que la propietaria había fallecido y que en la casa sólo quedaba Suzie, que ahora estaba en manos de la hija de su antigua propietaria. Su compañero Jimmy había muerto el año anterior y no se consiguió saber qué había pasado con el resto de los animales que quedaban allí: un papión, un mangabey negro, un kinkajou, un lémur rojo y varias especies de loros y papagayos.

Suzie vivía en la más absoluta soledad en la jaula que un día había compartido con su compañero Jimmy. Y la soledad representa el más cruel tipo de maltrato para un primate, animal cuya estructura social es reconocida como de las más complejas en el mundo animal.

Durante los últimos meses, la Fundación MONA intentó conseguir la cesión de Suzie y llevarla a su centro de rescate, hablando con sus propietarios y las autoridades competentes: Seprona, Ayuntamiento y Ministerio de Transición Ecológica. Por otro lado, FAADA estuvo presionando, presentando denuncias por incumplimiento de la normativa de aplicación: falta de núcleo zoológico, falta de licencia para la tenencia de animales potencialmente peligrosos y falta de bienestar.

A raíz de ello, la Conselleria llevó a cabo una inspección con un veterinario externo especialista en primates y otros animales salvajes, y una veterinaria de la OCA de Alicante. Sus conclusiones indicaron que Suzie carecía de los mínimos estándares de bienestar y debería decomisarse por incumplir la ley de protección de animales de la Comunidad Valenciana o la ordenanza de animales de El Campello.

A pesar de las graves irregularidades, el Ayuntamiento de El Campello, organismo competente para decomisar y sancionar, obvió completamente sus obligaciones y no incoó ningún expediente sancionador. Sin embargo, gracias a la presión y a la negociación, se ha logrado la cesión de Suzie a la Fundación MONA, y el animal fue trasladado a su centro el pasado viernes 17 de septiembre.

Anna Estarán, abogada de FAADA, indica: “Desde FAADA nos alegramos enormemente de que Suzie haya sido entregada a una entidad que puede ofrecerle el bienestar que necesita, pero no podemos olvidar todo lo que ha estado sufriendo durante años y que quien le privó de su libertad no tendrá ningún tipo de castigo. Por ello, ahora que Suzie está en un lugar mejor, denunciaremos al ayuntamiento por no haber evitado esta situación cuando tenía conocimiento de ello desde hacía tiempo. Debemos parar la tenencia de animales salvajes por parte de particulares coleccionistas”.

ZOOXXI denuncia al zoo de Barcelona por negligencia ante la muerte de animales

La denuncia presentada por la plataforma ZOOXXI resalta la incapacidad del zoo de proteger animales de condiciones meteorológicas adversas, así como la de proteger a los primates recién nacidos que mueren a los pocos días de nacer por fracturas o posibles agresiones.

La Plataforma ZOOXXI ha presentado una denuncia administrativa, ante el Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalidad de Cataluña, contra el parque zoológico de Barcelona por negligencia y falta de protocolos adecuados de bienestar que han provocado la muerte de animales. Unos hechos que suponen una vulneración de la ley estatal de zoos, Ley 31/2003, de conservación de la fauna silvestre en los parques zoológicos y del RDL 2/2008, que aprueba el texto refundido de la ley de protección de los animales en Cataluña.

Tras la aprobación de la iniciativa ciudadana ZOOXXI, el 3 de mayo de 2019, la ordenanza de protección, tenencia y venta de animales se modificó incluyendo un nuevo texto normativo sobre el parque zoológico de Barcelona. Pasado un año de la entrada en vigor del texto, ZOOXXI pidió el listado de animales muertos en el zoo de Barcelona y las causas de la muerte de los individuos. El zoo reportó un listado con 143 muertos desde julio de 2019 hasta mayo de 2020.

En una primera instancia, el zoo alegó que no podía dar las causas de la muerte, aunque es obligado tenerlas registradas por la ley estatal de zoos, porque no las podía extraer de forma automatizada. Aún así, el zoo afirmaba en su respuesta que las 143 muertes lo habían sido por muerte natural.

ZOOXXI no se quedó conforme con esta respuesta, ya que pudo comprobar cómo los zoos que utilizan el mismo sistema de registro internacional que el zoo de Barcelona, ​​extraen de forma automática los datos sobre las causas de muerte, imprescindibles de analizar al hora de establecer los programas de conservación.

Ante la negativa, ZOOXXI volvió a hacer una petición pidiendo las causas de muerte de 34 individuos en concreto. En esta ocasión sí obtuvo respuesta. De forma alarmante, pudo comprobar que la mayoría de las causas de mortalidad no eran naturales. Destacan las muertes de 14 aves que se produjeron entre diciembre de 2019 y en enero de 2020 en una misma instalación, coincidiendo con el paso de la DANA, primero, y del temporal Gloria, después (temporal muy avisado públicamente) .

Meses más tarde, dos ejemplares adultos de camesllargues (una ave autóctona) murieron el mismo día 20 de abril de 2020. Ante la denuncia de ZOOXXI que este caso era sospechoso de culling, curiosamente el zoo reportó que los cadáveres de estos animales no habían sido evaluados. En esta ocasión no se practicó ninguna necropsia, el zoo dice textualmente «cadáver no evaluado».

En relación a la muerte de primates, 5 individuos murieron antes de cumplir los 30 días y 2 más lo hicieron entre los 2 y los 5 meses de edad, en total 7 primates. Entre las razones que se dan de muerte, en un caso es por fractura y en otros 3 casos por posibles agresiones. Si comparamos con datos de 2017, donde nacieron 13 primates, 9 de los cuales murieron a los pocos días, encontramos que un porcentaje muy elevado de primates que nacen en el zoo de Barcelona no sobreviven.

De las 5 ranas punta de flecha muertas, el zoo no es capaz de hacer la necropsia ni de una de ellas porque todas han sufrido procesos autolíticos (desintegración de células después de la muerte). Sin embargo, esta cuestión delata una falta de protocolo ya que no es aceptable que se tenga una mortalidad de 5 individuos adultos en poco tiempo y no se sea capaz de hacer la necropsia ni a un solo individuo.

Se denuncian también las lesiones bucales que sufren los hidrosaures crestados, resultado de darse golpes contra los cristales. Todos los individuos observados sufren una deformación del hocico y la inflamación de la mucosa oral consecuencia del traumatismo crónico que sufren y que hace que no puedan cerrar la boca.

Desde la plataforma ZOOXXI apuntan que la problemática es estructural, no puntual. El zoo de Barcelona no recibe ninguna inspección por parte de la Generalidad de Cataluña desde 2012, cuando la ley de zoos obliga a hacer inspecciones anuales. Este hecho propicia que el zoo actúe con total impunidad y sin dar ninguna explicación.