Entradas

Liberada en la reserva integral de Cabo de Gata una tortuga boba que fue rescatada en mayo con una fuerte neumonía

La tortuga, que fue rescatada el pasado 6 de mayo con una fuerte neumonía, ha sido liberada en la reserva integral de Cabo de Gata, en Almería.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), el Servicio Marítimo de la Guardia Civil de Almería y la embarcación Toftevaag, perteneciente a la asociación científica Alnitak, han participado en la liberación de un espécimen de tortuga boba (Caretta caretta) en la reserva integral de Cabo de Gata (Almería). El animal va identificado con un microchip y con un transmisor por satélite, gracias a la colaboración de Eduardo Belda de la Universidad Politécnica de Valencia.

La devolución al medio natural se ha realizado a unos 9 metros de profundidad, para evitar así que el animal pueda sumergirse a gran profundidad demasiado rápido y sufrir una embolia gaseosa en la descompresión inicial. En la zona elegida para la suelta, la temperatura del agua es de 23 grados y tiene a su disposición recursos alimenticios.

La tortuga, que ha sido bautizada como Paqui, fue rescatada el pasado 6 de mayo por el barco de las reservas marinas “Riscos de Famara”, perteneciente al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Cuando fue encontrado, el animal presentaba una fuerte neumonía, por lo que fue ingresado en el centro veterinario de la asociación para la protección y el rescate de fauna Equinac, perteneciente al MITECO. La tortuga recibió un tratamiento de sueroterapia para pasar, posteriormente, a ser alimentada con boquerones, calamares y langostinos.

La tortuga boba, una especia vulnerable

La tortuga boba o común es una especie marina altamente migratoria cuyas poblaciones se encuentran en un estado de conservación desfavorable. A nivel nacional, se encuentra incluida como “vulnerable” en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, lo que implica la necesidad de establecer medidas de conservación específicas. Su distribución potencial abarca la totalidad de las aguas marinas bajo soberanía o jurisdicción española, así como otras aguas marinas, comunitarias y no comunitarias, donde operan flotas pesqueras españolas.

Tal y como informa el MITECO, las tortugas son especies clave en los ecosistemas marinos, ya que actúan al mismo tiempo como consumidores, presas y competidores. Además son unos animales que transportan nutrientes y energía desde zonas marinas ricas en nutrientes donde se alimentan hasta playas de anidación pobres en nutrientes. Por todo ello, se las considera indicadoras del buen estado ambiental del medio marino.

Para proteger a esta especie de gran valor para los ecosistemas, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico trabaja en acciones para mejorar el estado de conservación de las especies de tortugas marinas que utilizan el litoral y las aguas marinas españolas.

De acuerdo con el artículo 6 de la Ley 42/2007, el MITECO tiene competencias en la gestión de la biodiversidad marina en general, y de especies marinas altamente migratorias, como es el caso de esta tortuga. Además, Equinac está autorizada por este ministerio para la asistencia a fauna marina, y ha sido contratada como asistencia técnica en atención a varamientos y rescate y recuperación de fauna marina en situación de riesgo en la provincia de Almería.

Así fue la llegada de la vaca Vilar a la Fundación Santuario Gaia

La vaca Vilar, que apareció sin identificación en una finca situada en Castellbell i el Vilar, se encuentra desde el pasado 23 de octubre en el Santuario Gaia, donde ha dejado de ser considerada por las administraciones un «animal de granja» para pasar a ser un «animal de compañía».

Vilar es una vaca de la raza frisona de unos 5 años de edad que se encontraba en una finca sin estar identificada. Esta explotación sufrió un decomiso por parte de las autoridades, pero Vilar se escapó en el proceso y terminó en el pueblo de Castellbell i el Vilar (Barcelona). Esto sucedió hace unos días y desde entonces, el animal ha estado en dependencias del ayuntamiento.

Los bovinos que se encuentran sin identificar tienen un futuro muy negro, de hecho, la mayoría acaban siendo sacrificados. Los animales sin identificación no pueden ser consumidos por los seres humanos y sólo por este motivo la ley los envía directamente al matadero. Por suerte, después de muchos momentos de tensión con el Ayuntamiento de Castellbell i el Vilar, la vaca fue acogida por el Santuario Gaia donde ha pasado a ser la primera habitante del santuario que no es considerada «un animal de granja».

La llegada de Vilar en el Santuario ha sido un tema que ha causado mucha controversia en las redes sociales y en los medios de comunicación. A raíz de este hecho, se ha cuestionado mucho de dónde provenía la vaca y se han realizado manifestaciones que no son ciertas y que han perjudicado a terceras personas. Por este motivo, las abogadas del ganadero Cristina Bécares y Susanna Vilaseca han querido dar las explicaciones pertinentes:

«En la finca de Castellbell i el Vilar donde se encontraba Vilar constaban registradas dos explotaciones ganaderas, una de engorde y una de extensiva, cada una con un código REGA propio y una finalidad independiente.

La explotación ganadera de engorde se registró en el mes de marzo de 2015, y el Ayuntamiento procedió a iniciar los trámites para la verificación de la licencia, en aplicación de lo establecido en la Ley 20/2009 de prevención y control ambiental de las actividades. A raíz de este expediente administrativo, el Ayuntamiento ordenó la suspensión de la actividad de la explotación de engorde por falta de requisitos administrativos en fecha 8 de julio de 2019.

Esta decisión, relativa única y exclusivamente a la explotación de engorde, se comunicó al titular y éste cumplió el requerimiento, dejando sin efectos la explotación y continuando exclusivamente con la explotación extensiva, no esta teniendo ningún tipo de incidente administrativo ni requerimiento.

Sorprendentemente, a pesar de haber cumplido el requerimiento, el día 12 de agosto de 2020 se procedió a la entrada de la finca FERREROLES VELL al municipio de Castellbell i el Vilar en base a una autorización dictada por el Juzgado Contencioso Administrativo de Barcelona a petición del Ayuntamiento de Castellbell i el Vilar.

Esta autorización era para la entrada y retirada de los animales de la explotación ganadera de engorde, dada la finalización de la licencia de actividad, que en ese momento no tenía ningún vacuno censado ya que se había cumplido el requerimiento de la Ayuntamiento en fecha de 8 de julio de 2019.

Sin embargo, y de manera errónea se procedió a la retirada de animales de la otro explotación ganadera, la dedicada a la ganadería extensiva, con código REGA totalmente diferente. Esta actuación se llevó a cabo sin notificar previamente y sin comprobación del número de identificación de los bovinos que cogieron.

Para poder decomisar las vacas que son de extensivo y por lo tanto se encuentran en pastos (a pesar del error), se persiguieron los bovinos, provocando la dispersión de los mismos, la separación de madres y terneros. Como resultado tomaron un número determinado de bovinos, quedando al menos 15 animales sueltos esparcidos por la vía pública (algunos terneros de madres que habían capturado).

En ningún caso al ganadero de la explotación ganadera de extensivo se le ha abierto procedimiento contra la misma, y ​​menos por tener las vacas en mal estado, tal como mencionan por parte del Ayuntamiento de Castellbell i el Vilar los medios de comunicación. De hecho, sorprendería que el Ayuntamiento tuviera indicios de un mal estado de las vacas y que no hubiera iniciado ningún expediente contra el titular de la explotación.

Actualmente existen dos procedimientos judiciales abiertos a raíz de estas actuaciones y, a fecha de hoy seguimos sin saber dónde se encuentran las vacas y terneros de la explotación de ganadería extensiva, aunque no habiendo habilitación legal para su retirada y no habiendo ningún expediente abierto contra esta. Además, se han observado hechos y actuaciones que se están estudiando para iniciar las acciones legales que puedan ser pertinentes.

En cuanto a la vaca Vilar, convivía con las vacas de la ganadería extensiva desde que su titular murió. Por este motivo, el día 21 de octubre se presentó una instancia al Ayuntamiento pidiendo que se procediera al traslado del animal al Santuario Gaia, como desde el propio Santuario se estaba pidiendo y gestionando, evitando así perjuicios para la vaca».

Rescatados 20.000 pollitos abandonados en el aeropuerto de Madrid

La ONG ALBA ha reubicado a los pollitos en diferentes casas de acogida y santuarios. Algunas de las aves han fallecido a causa del frío.

El pasado 4 de octubre 20.000 pollitos fueron rescatados en el aeropuerto de Barajas, en Madrid. Los animales habían sido abandonados después de que el cliente que los iba a comprar no quisiera completar finalmente el envío de las aves hacia África. Ante esta situación de incertidumbre, finalmente la protectora madrileña ALBA se hizo cargo de los animales.

Tras acoger a los 20.000 pollitos, la ONG ALBA, con la ayuda de la Asociación Protectora Salvando Peludos y de otras asociaciones de defensa animal, consiguieron ubicar a los animales en diferentes casas de acogida y santuarios en grupos de 10-15. El objetivo principal era encontrar un hogar en el que los pollitos pudieran combatir el frío y comer pienso.

Para garantizar el bienestar de las aves hasta que estas aterrizaran en sus nuevos hogares, la protectora ALBA solicitó a través de sus redes sociales la ayuda incondicional de personas que aportaron su granito de arena para poder hacerse con lámparas de calor, bebederos de agua, comida y tablones y cartones para que los animales no se escaparan por los barrotes.

Según ha informado la protectora ALBA, muchos de los pollitos no pudieron superar la primera noche a causa del frío. Desde esta ONG, cuya finalidad es defender los derechos de los animales luchando a favor de su protección y bienestar, han explicado que: “Las fuentes de calor no eran suficientes para todos ni había suficiente potencia de luz para calentar a tantos pollitos”.

No obstante, desde ALBA han informado que: “Todos los supervivientes han ido a sus casas de acogida de particulares que se han acercado a ayudar, y a otros santuarios, donde tendrán la oportunidad de salir adelante, bien cuidados, en las condiciones que necesitan. Gracias a todos por el enorme apoyo recibido, es una maravilla la ola de solidaridad que ha despertado este desastre. Nosotros nos hemos traído unos cuantos que ya están instalados en nuestro albergue, con una incubadora casera que nos hemos fabricado”.

Por último, la protectora madrileña ha querido lanzar este mensaje: “Esperamos que este suceso tan grave sirva para hacernos reflexionar sobre la forma en la que el ser humano explota a los animales, y qué podemos hacer cada uno de nosotros para cambiar las cosas”.

Vídeo compartido por la ONG ALBA con los pollitos que se han quedado en su albergue

El Instituto Jane Goodall rescata a tres chimpancés en Angola

El Instituto Jane Goodall ha rescatado a tres chimpancés hembras que vivían en horribles condiciones en Angola. Tras muchos esfuerzos, los animales ya descansan en el santuario de Tchimpounga.

Después de más de un año de negociaciones con el gobierno angoleño, el Instituto Jane Goodall en Congo ha rescatado a Johana, Rickita y Tina, tres chimpancés hembras que vivían en horribles condiciones como animales de compañía ilegales junto a un restaurante de Cabinda, en Angola, un país vecino de la República del Congo.

Rebeca Atencia, veterinaria y directora del Instituto Jane Goodall Congo, viajó varias veces a Angola para conocer el estado de salud de las tres chimpancés, la situación era pésima. Johana y Rickita, las dos hembras adultas, estaban encerradas en una jaula de cemento donde habían vivido las dos últimas décadas. En la última visita, Tina, la cría de chimpancé, se encontraba retenida por el propietario del restaurante en la parte trasera de una camioneta.

El Instituto Jane Goodall Congo normalmente trabaja dentro de la República del Congo, pero como Angola carece de un santuario adecuado para el cuidado y el bienestar necesario de los primates, el centro de Tchimpounga se convirtió en la opción más cercana y viable para el rescate de los animales.

La liberación de las tres chimpancés ha sido posible gracias al trabajo en colaboración del Instituto Jane Goodall, la Alianza Panafricana de Santuarios (PASA), el Fondo Internacional de Bienestar Animal y el gobierno angoleño. Poco a poco, Johana, Rickita y Tina se han integrado con otros grupos de chimpancés también rescatados con acceso al aire libre por primera vez en sus vidas.

Lamentablemente, las historias de Johana, Rickita y Tina no son nada atípicas. El Instituto Jane Goodall ha rescatado cientos de chimpancés del tráfico ilegal durante las tres últimas décadas. Cada año miles de primates son secuestrados de la naturaleza, asesinados, traficados o retenidos en horribles condiciones. Desde el IJG se trabaja para poner fin a este tipo de comercio ilícito, y con su campaña Forever Wild pretende concienciar sobre la grave amenaza que este negocio supone para la vida de muchos animales salvajes.

Rescatado el gato Elvis en Badalona 14 horas después de desaparecer

La diligencia y el saber hacer de los bomberos y la guardia urbana han garantizado el éxito de la operación

El gato Elvis no se lo ha puesto fácil ni a su propietaria ni a los cuerpos de Seguridad que han propiciado su rescate. Todo comenzó 14 horas antes de ser rescatado cuando unos operarios llevaron una lavadora al domicilio de la propietaria. El felino, al oír el ruido de los extraños, decidió huir y saltó de tejado en tejado hasta llegar a una superficie vidriosa de imposible acceso. Fue entonces cuando la propietaria pidió ayuda a los servicios de emergencia que accedieron inmediatamente a rescatarlo.

Quedaba lo más difícil: conseguir que el gato Elvis volviese sano y salvo con su amada familia. Fueron necesarios hasta tres bomberos y dos miembros de la guardia Urbana de apoyo para garantizar que el gato volviera sin lesiones con su familia, pero finalmente se consiguió. La operación rescate se llevó a cabo.

Elvis, un gato europeo, miedoso y de sólo 4 años descansa ya con sus seres queridos, posiblemente atónito al gran revuelo creado a su alrededor. Los Bomberos, que según las fuentes consultadas actuaron en todo momento con una gran diligencia y profesionalidad, se lo encontraron aterrizado. La propietaria lo colocó en un transportín y se lo llevó a casa sin ninguna lesión física o secuela importante.

Desde las plataformas especializadas en gatos insisten en la necesidad de reforzar terrazas y Balcones con redes que eviten caídas, golpes y desenlaces fatales provocados por accidentes. Con estas medidas se podrían evitar situaciones no deseadas, ya que los gatos pueden caer por muchos motivos y en los momentos menos insospechados. También recuerdan la importancia que tienen los cuerpos de seguridad en temas de rescate animal ya que sin su presencia muchos gatos quedarían alejados para siempre de sus familias.