Entradas

La irresponsabilidad de los cazadores supone un foco de contagio del coronavirus

La excusa de salir a cazar en tiempos de confinamiento para el supuesto control de la superpoblación de animales está poniendo en riesgo la salud de muchas personas. Lamentablemente, ya existen casos en los que un grupo de cazadores se han contagiado entre sí, o incluso han contagiado a otras personas que nada tenían que ver con la cacería.

Como ya explicamos en nuestra anterior publicación, a pesar del confinamiento, algunos gobiernos autonómicos están dando vía libre a la caza con la excusa de que esta actividad en necesaria para el control de la población de animales salvajes. Una mentira que tiene como objetivo único disparar a animales por diversión y generar ingresos económicos.

Por si no fuera ya suficientemente grave esta situación, en las últimas semanas se han conocido diferentes casos en los que los cazadores se han contagiado entre sí durante una cacería, o incluso batidas en las que los cazadores han contagiado a otras personas que nada tenían que ver con la actividad cinegética, incluidos miembros de sus propias familias.

Sarria es un municipio de Lugo que actualmente se encuentra en una situación muy complicada a causa del elevado número de contagios de coronavirus que se han producido a lo largo de las últimas dos semanas. Según ha informado la “Voz de Galicia”, uno de los focos de contagio de esta localidad tuvo su origen en una comida de un grupo de cazadores que se celebró en un hotel durante una jornada de caza.

El propio medio de comunicación gallego detalla que asistieron al encuentro nueve cazadores, la mitad de los que asistían habitualmente, y comieron en dos mesas separadas. Sin embargo, los cuatro miembros de una de las mesas resultaron contagiados, llevando incluso el virus a los miembros de su propia familia, quienes también dieron positivo en la prueba del Covid. Afortunadamente los trabajadores del restaurante dieron negativo.

Otro caso de contagio tuvo lugar en la comunidad autónoma de Cantabria, actualmente una de las más golpeadas por el coronavirus. Durante el pasado mes de octubre, el municipio de Villacarriedo sufrió un brote provocado por un grupo de cazadores que se reunieron en un bar tras una jornada de cacería. Tras conocerse el brote, la Consejería de Sanidad tuvo que instalar un punto de pruebas PCR en un polideportivo de la localidad para poder hacer pruebas masivas y frenar el contagio entre sus habitantes.

Según informó Paloma Navas, directora general de Salud Pública del gobierno regional,  en el medio de comunicación de la Cadena Ser, el brote fue provocado por un grupo de cazadores que estuvo en un bar sin mascarilla y que obligó a Sanidad a tomar medidas para evitar que los contagios siguieran propagándose por toda la población.

Cazadores sin mascarilla y sin distancia de seguridad

A pesar de que los cazadores tienen vía libre para salir a cazar en muchas regiones de España, el colectivo tiene que cumplir con una serie medidas de seguridad anti-coronavirus decretadas por las autoridades sanitarias. Llevar mascarilla y mantener la distancia de seguridad reglamentaria son algunas de las medidas más básicas, medidas que no se han cumplido durante muchas cacerías.

La asociación animalista Libera denunció durante el pasado mes de septiembre que un grupo de cazadores incumplió las medidas decretadas por las autoridades sanitarias para prevenir el coronavirus en el transcurso de una cacería que tuvo lugar en Outeiro de Rei, en Lugo. La asociación comunicó que la cuadrilla, llamada “Os Turravalados” publicó una serie de imágenes durante una batida, mostrando como tiraban de un suido sin llevar mascarilla ni guardar la más elemental distancia interpersonal.

En referencia a la caza y al coronavirus, desde la plataforma No A la Caza (NAC) advierten que la mayoría de las licencias de caza se centran en núcleos urbanos grandes, no en entornos rurales, por lo que permitir el movimiento de cazadores supone que los que viven en los núcleos urbanos, donde hay más contagios, se desplacen a zonas rurales, poniendo en peligro así a los habitantes de estas zonas. Recordemos que, en general, la población rural está más envejecida y, por tanto, son una población con mayor riesgo ante el ataque de la pandemia.

La plataforma NAC también recuerda que hay que tener presente que los grupos de cazadores que han provocado brotes de coronavirus no solo han puesto en peligro al resto de cazadores, sino que también han puesto en peligro a los trabajadores de los restaurantes, bares y a sus familias.

Daniel Amo hace más de 120 Km descalzo por la salud de los animales abandonados

El ultramaratoniano Daniel Amo ha conseguido su reto de correr descalzo 120 Km para hacer visible la necesidad del bienestar de los animales abandonados. El objetivo consistía en conseguir 2.000 personas comprometidas que aporten 1 € al mes. Ahora mismo el grupo de Teaming de la protectora cuenta con 1.316 personas que colaboran con la causa, de las que 257 se han sumado a partir de este reto.

El pasado 24 de octubre Daniel Amo consiguió el reto de correr un total de 132 Km, en tres etapas, la tercera de las cuales se logró saliendo del CCAAC del Barcelonès en Badalona y llegando al Centro de Acogida de Animales Cal Pilé, en Mataró. Este reto ha permitido hacer visibles las condiciones de enfermedad en la que llegan los animales a las protectoras y la necesidad de contar con un equipo veterinario que les dé toda la atención sanitaria posible.

Al finalizar la carrera, Daniel Amo valoró así el reto: «Creo que ha sido un éxito rotundo: 257 personas se han comprometido con nosotros. Aportar cada mes 1 € es, más que una donación, un compromiso».

Sílvia Serra, presidenta de la Fundación Daina lo ha visto así: «Valoramos mucho este supergesto de Dani. No podía haber elegido mejor causa. Ahora mismo, tenemos un grupo de teamers de 1.316 personas comprometidas con el bienestar animal. De ellas 257 han conocido la situación y han decidido ayudarnos, a pesar de todo lo que está pasando».

En la Fundación Daina, la fundación de la protectora de animales de Mataró, se apuesta en su gestión por el sacrificio cero, de forma coherente, velando por la salud y bienestar de los animales que acogen. Con este objetivo, desde el año 2017, funciona el Espai Veterinari que necesita el apoyo constante y solidario de todos y más en estos momentos de crisis.

Con más de 2.300 animales recogidos en el año 2019, el equipo veterinario hizo un total de 21.611 intervenciones veterinarias: esterilizaciones, cirugías, hospitalizaciones, pruebas (biopsias, test, analíticas, radiografías…) y otros como revisiones, vacunaciones , desparasitaciones, etc., lo que supone una media de 60 intervenciones diarias.

Las personas solidarias todavía pueden sumarse entrando al grupo en este enlace https://www.teaming.net/societatprotectoraanimalsdemataro o en la web http://www.protectoramataro.org

La alimentación de los perros, vital para su desarrollo

La calidad de la comida, la actividades física y la atención veterinaria son claves para la buena salud canina.

La salud de nuestros perros es fundamental y debemos tener algunos cuidados para garantizarla. El mejor camino para conseguir que nuestros perros estén sanos es, sin duda, una buena alimentación. Invertir en comida es ahorrar en veterinarios y asegurar la mejor calidad de vida de nuestros animales. Un perro bien alimentado se sentirá mucho mejor, sufrirá menos dolencias e incluso llegará a tener un pelaje más bonito. En definitiva, un perro lleno de salud vivirá más y en mejores condiciones.

Es por esto que los fabricantes no paran de crear nuevos productos. El mercado se ha llenado de nuevas opciones en los últimos años e incluso los productores han llegado al punto de adaptar sus piensos a cada uno de nuestros perros, como hace la empresa de comida para perros Happets. De esta manera, se puede proporcionar el tipo de alimento y en su justa medida a cada uno de ellos. Como es lógico, no necesitan comer lo mismo los perros pequeños que los grandes, ni los jóvenes que los ancianos… los perros que tienden al sobrepeso (como la mayoría de los que han sido esterilizados) también necesitan un pienso especial.

Con toda esta oferta, también existe la opción recibir directamente el alimento para perros a domicilio, para ahorrarse el tener que ir a comprarlo a la tienda y cargarlo hasta casa. La alimentación casera también puede ser una buena opción en algunos casos, pero darle las sobras a nuestro perro no bastará. Hay que saber qué tipo de alimentos le convienen y cuáles son totalmente desaconsejables.

Evitar el sedentarismo

Además de proporcionar una buena alimentación a nuestro perro, es también muy recomendable hacer algo de ejercicio. El sobrepeso de los perros (como sucede también con los humanos) es cada vez más frecuente. Para hacer deporte con nuestro perro, también hay que tener en cuenta cada raza y, en definitiva, cada animal. Necesita mucha más ‘marcha’ un Husky Siberiano que un Carlinos. Una vez más, recomendamos consultar con el veterinario el ejercicio que se debe hacer. Aún así, lo que seguro que ayudará a la salud de vuestro perro es hacer largos paseos (evitando las horas de más calor en verano). No basta con sacar al perro solo para que haga sus necesidades. Debemos proporcionarle agua a menudo para compensar el desgaste que genera el ejercicio.

Os recordamos que es totalmente desaconsejable (y está prohibido en muchas partes) llevar el perro atado en bicicleta, en patines o en cualquier tipo de vehículo, ya que se pueden producir tirones a través de la correa, que generen lesiones de consideración.

Finalmente, las visitas al veterinario deben de ser regulares. Es de gran importancia que nuestro perro esté al día de las vacunas. Muchas clínicas veterinarias ya avisan a los dueños cuando toca una nueva vacuna, pero también es fácil que cada uno lleve el control. Basta con consultar la cartilla de vacunación. Cuando veamos que nuestros perros presentan alguna lesión o tienen un comportamiento extraño, siempre es mejor consultar al veterinario.