Entradas

Cómo proteger a los gatos de las altas temperaturas

Los gatos, igual que pasa con las personas, sufren cuando el calor aprieta. Por este motivo, es importante tomar una serie de precauciones para garantizar el bienestar de los felinos cuando las temperaturas son altas.

Tal y como sucede con los perros, los gatos pueden sufrir un golpe de calor si no se toman las medidas adecuadas, lo cual supone un riesgo muy alto para la salud del animal. Para evitar esta situación desde Animalados te damos cinco consejos básicos:

1. Renovar el agua del bebedero de manera constante. El agua fresca es la medida más importante para proteger a los gatos de las altas temperaturas. Así, es vital cambiar el agua del bebedero al menos dos veces al día para poder garantizar una correcta hidratación del animal durante los días más sofocantes.

Durante el verano también es muy buena opción aumentar el número de bebederos del gato. De esta manera el felino dispondrá de diferentes lugares en el hogar en los que hidratarse para combatir las altas temperaturas. Otro recurso válido consiste en substituir el agua de uno de los bebederos por cubitos de hielo.

2. Mantener fresco el hogar. Durante los meses más calurosos es muy común ver a los gatos luchar contra las altas temperaturas ubicándose en zonas frescas como son las baldosas del suelo, la ducha, la pica del grifo, etc. Por este motivo es fundamental conservar la casa lo más fresca posible.

Para ello, es importante mantener las persianas bajadas durante las horas en las que el sol aprieta más. Apostar por el uso del aire acondicionado o de un ventilador también es una buena medida siempre y cuando el animal no se exponga de manera directa al aire frío.

3. Cepilla al animal con regularidad. Es muy importante que los gatos tengan un buen cepillado diario durante los meses más calurosos para poder eliminar así aquellos pelos muertos que dificultan la expulsión de la calor. El cepillado también evitará que los felinos formen nudos y enredos en el pelaje de su cuerpo.

4. Garantizar un buen descanso del animal. Durante el verano los felinos acostumbran a dormir más que durante el resto del año, por lo que es muy habitual verlos reposar entre 14 y 16 horas repartidas en diferentes siestas. Esta es una manera más que tienen estos animales para combatir el calor.

Es crucial respetar las horas de descanso del gato durante los días en los que las temperaturas son más altas. A la vez, es conveniente evitar los esfuerzos y el ejercicio físico del felino cuando el sol aprieta.

5. Evitar a toda costa los lugares cerrados. Como ya hemos comentado anteriormente es muy importante que el animal se encuentre en un lugar fresco durante las altas temperaturas, por tanto, resulta fundamental para el bienestar de los gatos no dejarlos encerrados en lugares con poca ventilación.

Los lugares cerrados y mal ventilados pueden provocar un ascenso importante en la temperatura del gato y son muy peligrosos, ya que podrían causar un golpe de calor sobre el animal.