Entradas

Team Lioness: el primer equipo de mujeres protectoras de la fauna silvestre en Kenia

Dieciséis mujeres masáis desafían las normas de género y componen el Team Lioness, la primera brigada de mujeres guardabosques en Kenia. Estas ‘leonas’ se encargan de proteger la fauna silvestre del parque nacional de Amboseli de una manera apasionada y a través del diálogo.

En el año 2019, gracias a la financiación del Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW), nació el Team Lioness, la primera unidad de guardabosques exclusivamente para mujeres en Kenia. Con base en la frontera de Tanzania y Kenia, ellas son las encargadas de salvaguardar la fauna silvestre de las comunidades que rodean el Parque Nacional de Amboseli. Estas ‘leonas’ están desafiando las normas sociales y creando nuevas oportunidades para las mujeres de este territorio.

Durante el pasado mes de octubre, el Team Lioness recibió el premio internacional ‘Derechos de los Animales 2021’ que otorga la Dirección General de los Derechos de los Animales. Con motivo de este reconocimiento y de su viaje a España, Animalados ha podido entrevistar a dos de los miembros de la ‘Patrulla Leona’ para conocer de primera mano y con detalle la labor que desempeñan este grupo de mujeres guardabosques.

Purity y Everlyne durante la entrega de premios ‘Derechos de los Animales 2021’

“Somos las primeras mujeres que tenemos la oportunidad de desarrollar este trabajo en Kenia. Nuestro objetivo es proteger la fauna silvestre, normalmente leones, elefantes, jirafas y cebras, entre otros animales”, explica Purity Lakara, una de las integrantes del Team Lioness desde sus orígenes. “Comenzamos siendo ocho guardabosques, pero el éxito que hemos tenido ha permitido duplicar el equipo, ahora somos dieciséis ‘leonas’”, añade con satisfacción.

La protección de la fauna silvestre es una responsabilidad social muy importante y un motivo de orgullo para Everlyne Moinani, otra de las componentes del Team Lioness. “Tratamos de incluir a la comunidad en el proyecto. La protección de los animales y las personas van de la mano. Antes, esta protección estaba basada en la fuerza, pero nosotras intentamos llevarla a cabo a través de los valores, el diálogo y la palabra dentro de la comunidad. Queremos convencer de la necesidad de la empatía hacia los animales. En muy poco tiempo hemos generado muchos cambios”, describe.

Un comité de expertos de IFAW es el encargado de seleccionar a las mujeres que forman parte del Team Lioness. Además de aptitudes académicas, físicas y capacidad de liderazgo, para Purity Lakara, lo que hace diferentes a estas dieciséis guardabosques es que “conocemos muy bien la zona, las diferentes comunidades y hablamos diferentes dialectos. Para poder hacer este trabajo tienes que ser parte de la comunidad y relacionarte con ella. Esto es lo más importante”.

El Team Lioness durante un día de trabajo/Paolo Torchio/IFAW

Seis días a la semana, el Team Lioness desarrolla su función de protección de la fauna silvestre en una rutina tan larga como exigente. “Comenzamos a las cinco de la mañana haciendo unos ejercicios físicos. Posteriormente, cogemos papel, boli, prismáticos y el walky talky y patrullamos zonas sospechosas, especialmente en la frontera de Tanzania con Kenia. Normalmente, nos guiamos por cultivos destrozados, rastros de sangre… cualquier indicio que nos lleve a pensar que hay algún animal en peligro. Todos estos datos los recogemos antes de ir a comer”, describe Everlyne Moinani.

A través de un conductor esponsorizado por IFAW, las ‘leonas’ se dirigen a la comunidad para alimentarse y coger fuerzas de cara al resto de la jornada laboral. Durante la comida, tiene lugar uno de los momento clave en el trabajo de estas guardabosques. “Mientras comemos, tratamos de hablar con las mujeres de la comunidad, quienes nos cuentan sus observaciones. Mediante estos diálogos, nosotras descubrimos qué amenazas pueden existir para la fauna salvaje. También advertimos a los miembros de la comunidad de no poner trampas para los animales y recordamos a las mujeres que pueden cambiar por ellas mismas. El momento de la comida nos sirve para recabar más información de cara a la protección de la fauna salvaje”, confiesa Purity.

«La vida silvestre y la comunidad son un mismo concepto. No son dos conceptos diferentes”.

Durante un día de trabajo, el Team Lioness puede vivir momentos peligrosos por la presencia de algún animal salvaje descontrolado. “A veces se pasa miedo protegiendo la fauna salvaje. Recuerdo una vez a un león saltando sobre el ganado, esta escena me dio mucha impresión”, afirma Everlyne. “También, en una ocasión, un búfalo vino a por nosotras, pero no pudo atacarnos porque clavó un cuerno en el suelo y se quedó inmovilizado”, describe Purity. Sin embargo, ambas coinciden en que, a pesar de estos episodios, trabajar como guardabosques “merece la pena porque nos permite una estabilidad económica. Los animales forman parte de la comunidad. La vida silvestre y la comunidad son un mismo concepto. No son dos conceptos diferentes”.

El trabajo de guardabosques ha sido hasta hace poco una labor exclusiva de los hombres. Sin embargo, este proyecto impulsado por IFAW ha permitido que un número reducido de mujeres tengan la oportunidad de romper las normas de género: “Formar parte del Team Lioness ha generado respeto por las mujeres de la comunidad. Es muy importante tener algo tuyo que poder gestionar”, dice Everlyne. “La comunidad nos admira por lo que hacemos y por la pasión con la que trabajamos. La igualdad de género es necesaria”, concluye Purity.