Entradas

¿Qué hacer con tu perro cuando te vas de vacaciones?

Cuando llegan las vacaciones son muchas las personas que aprovechan los días de libranza en el trabajo para huir de la monotonía de la rutina. Pero… ¿qué pasa cuando quieres viajar y no sabes qué hacer con tu animal de compañía? En Animalados te ofrecemos las opciones más eficaces para garantizar el bienestar de tu peludo durante tu ausencia.

Viaja acompañado de tu animal de compañía

La primera opción que debemos barajar es la de viajar acompañados de nuestro perro. Si el medio de transporte que utilizaremos es el coche, la DGT indica que los perros grandes deberán ir en el maletero con un transportín, mientras que los perros de tamaño más pequeño irán mejor en el suelo del vehículo. Hay que tener en cuenta que los perros, igual que las personas, necesitan parar durante el viaje, por lo que se recomienda un parón cada dos horas. En este artículo podrás conocer todos los consejos sobre cómo viajar en coche con tu peludo.

Si la intención es la de viajar con tu perro en barco, avión, bus o tren también tendrás que tener en cuenta una serie de peculiaridades en función del medio de transporte que se escoja. En este enlace podrás encontrar todas las indicaciones pertinentes para transportarte con tu colega sin ningún tipo de problema.

El segundo aspecto a tener en cuenta cuando quieres viajar junto a tu animal de compañía es escoger un lugar adecuado en el que hospedarse. Para ello deberás buscar un hotel, un camping o casa rural hecho a medida para los animales. Por suerte, cada vez hay más variedad de ofertas para poder ir de vacaciones con el perro. Aquí podrás consultar toda la información necesaria sobre los alojamientos para perros.

Con el tema del transporte y el hospedaje solucionado ya sólo te queda garantizar la accesibilidad de los peludos a los distintos lugares que quieras visitar. En este sentido hay que tener en cuenta que la accesibilidad de los animales está a la orden del día en la mayoría de países de Europa. Además puedes sondear la posibilidad de acudir a los establecimientos “Pet Friendly”, unos lugares en los que los animales serán recibidos muy gratamente.

Sin duda esta sería la opción más recomendada para asegurarse el bienestar del can. El perro es el animal de compañía que más dependencia tiene del ser humano con el que convive. Aunque el viaje sin el animal se produjera tan sólo a lo largo de un fin de semana, el peludo viviría una situación muy amarga, una sensación muy cercana a la del abandono.

Deja a tu peludo con familiares o amigos

Si no puedes viajar con tu perro siempre tienes como opción válida la de dejar al animal con algún familiar o amigo. Lo ideal en estos casos es que el peludo pueda hospedarse en la casa de alguna persona que ya conoce, así seguro que se sentirá mucho más cómodo.

Por otro lado, es muy importante que durante la estancia del peludo en la casa del familiar o amigo vaya acompañado por todos sus enseres: alimentos, juguetes, comederos… En la medida de lo posible el animal debe sentirse en el mismo ambiente que su hogar original.

Por último, y no menos importante, hay que asegurarse de la voluntad y responsabilidad del familiar o amigo que vaya a hacerse cargo del perro. La persona en cuestión tiene que aceptar la recepción del animal con ilusión, nunca dejes a tu peludo con alguien que no tiene estima por los animales o que le supone un contratiempo la presencia de un can en su hogar.

Consulta la disponibilidad de tu veterinario

Si no sabes qué hacer con tu perro cuando quieres hacer una escapada durante las vacaciones puedes ponerte en contacto con tu veterinario. Algunos de estos trabajadores ofrecen la posibilidad de hacerse cargo de los animales de compañía durante algunos días.

En estos casos, hay que tener en cuenta que el funcionamiento de una clínica veterinaria no es el mismo que el de una residencia o guardería para animales. Lo más normal es que el animal permanezca en una jaula o un espacio reducido a lo largo de su estancia junto al veterinario.

Guarderías para perros

Las guarderías para perros es una de las mejores opciones para el bienestar de los canes. Se trata de un espacio donde podrás dejar al animal de forma temporal. La principal diferencia con respecto a la opción del veterinario es que tu colega podrá estar fuera de una jaula y podrá relacionarse con otros animales.

También existe la opción de una residencia canina, pero en estos lugares los perros tienen una jaula como habitación y tienen ciertos momentos concretos en los que pueden salir al patio. En las guarderías, los canes están permanentemente libres para jugar, correr, descansar…

Antes de dejar a tu perro en una guardería asegúrate de las prestaciones del lugar escogido. Estos espacios deben tener unos profesionales cualificados con conocimientos caninos. A la vez debe tener un espacio amplio tanto exterior como interior. Por último, comprueba que la guardería escogida cuenta con un servicio veterinario por lo que pueda pasar.

La opción de la guardería canina sin duda es una opción muy correcta para dejar al peludo. Cada vez existen más ciudades con este tipo de servicios dirigido al bienestar del animal y de los propietarios. Como aspecto negativo, hay que decir que obviamente es la opción menos económica de todas.

Consejos para viajar con animales de compañía durante las vacaciones

El 42% de la población española vive con algún animal de compañía. Los animales forman parte de nuestra familia y como miembros activos de ella, también se merecen unas buenas vacaciones.

Afortunadamente cada vez son más los alojamientos que permiten ir con nuestros amigos, los llamados Pet Friendly. Pero una vez seleccionado el lugar donde pernoctaremos, es importante también tener en cuenta el transporte que utilizaremos para desplazarnos.

El transporte más utilizado sin duda es el automóvil, ya que este nos permite organizar el viaje a nuestra manera, pudiendo hacer paradas siempre que necesitamos tanto para hacer paseos como para darles de comer. Además, suelen estar ya habituados a nuestro coche, por lo que no será tan traumático para ellos. Pero hay otras opciones como el tren o el avión que exigen algunos requisitos que debemos conocer con antelación a fin de evitarnos sorpresas.

Aparte de esto, también será importante tener en cuenta otros aspectos antes de iniciar un viaje, por ejemplo:

-El transportín, debe tener el tamaño suficiente para que el animal pueda darse la vuelta y estar cómodo. Debe contar con suficiente ventilación y debidamente sujeto en el vehículo. En caso de tener que viajar en avión nos exigirán además que esté homologado y cumpla todos los requisitos del IATA.

-Se ha de evitar que viaje terminado de comer. Se recomienda que hayan pasado entre 2 y 3 horas de la última ingesta para evitar posibles vómitos y mareos. Si el viaje se alargara en el tiempo, habrá que prever al menos una parada (de ser posible) para darle de comer, siempre de manera ligera.

-Proveerlo del agua suficiente para todo el trayecto y mantenerla fresca en verano.

-Si viajamos en coche y no queremos meter al gato o al perro en el transportín, habilitar una red en el maletero.

Con respecto a la maleta que tendremos que preparar para ellos, no puede faltar:

-En el caso de un gato, su cajón de arena y una paleta.

-Bebedero y comedero portátil.

-Correa de recambio.

-Si el animal es de tamaño pequeño, llevarnos una bolsa o una mochila para poder llevarlo en brazos para visitar algún monumento histórico o museo.

-Una manta, o algún objeto que le sea familiar, así como juguetes para tenerlo entretenido.

-Documentación del animal que incluirá la cartilla de vacunación, así como el Pasaporte de animales domésticos exigible en la UE desde 2004. Es importante también informarse bien de los requisitos del país de destino, porque pueden solicitar además, algún otro tipo de certificados como los de desparasitaciones o bien un documento del veterinario dando fe de la buena salud del animal.

-Medicación, si la precisa.

-Información de los veterinarios próximos a nuestro alojamiento así como del servicio de urgencias por si fuera necesario.

Fuente: AMIC/Eva Remolina

Consejos para viajar con el gato en el coche

Los gatos no son muy amigos de los viajes pero si no queda otra opción deberás seguir una serie de pautas que garanticen el máximo bienestar de estos animales

Los gatos son unos animales muy reacios a los desplazamientos. Los cambios de ubicación provocan en los felinos un estado de estrés y ansiedad causado por el abandono de aquellas zonas que se encuentran impregnadas con sus feromonas. No obstante, en diferentes situaciones como pueden ser las vacaciones, los humanos nos vemos obligados a viajar con ellos en coche, toda una aventura que debe planificarse con antelación.

En general, los gatos no están acostumbrados a viajar en coche. Este tipo de desplazamientos generan un estado de estrés y nerviosismo sobre el animal que puede provocarle vómitos, diarrea y mareos. Ante esta situación, los veterinarios recomiendan dejar al animal en su residencia habitual si el viaje no supera las dos noches fuera de casa, así evitaremos un mal trago para felino.

Si la decisión ya está tomada y el gato viajará contigo en el coche, lo primero que debes hacer es visitar a tu veterinario habitual. Nadie mejor que un experto en bienestar animal sabrá informarte sobre los mejores consejos para el bienestar del felino. Eso sí, hay una serie de pautas básicas en las que coinciden los expertos con los que ha hablado Animalados y que deberás cumplir para que el desplazamiento sea lo menos desagradable posible:

-Utiliza un transportín adecuado. El gato debe sentirse lo más cómodo posible durante el desplazamiento. Para ello, el transportín tiene que estar limpio y tiene que ser lo más rígido y espacioso posible. Para evitar problemas con la entrada del animal al interior del transportín puedes colocar algún juguete, toalla o manta que esté impregnada con las feromonas del felino.

-Ubica correctamente el transportín. Para un viaje seguro y confortable el transportín podrá ubicarse en el suelo detrás de los asientos delanteros o también podrá colocarse en los asientos de atrás, siempre bien atado con el cinturón de seguridad. Lo más importante es que el transportín quede bien sujeto en cualquiera de estas dos zonas, así evitaremos movimientos bruscos y mareos.

-Evita dar comida al animal. Para evitar vómitos y diarreas durante el trayecto es importante que el gato no haya comido durante las 4 horas previas al inicio del desplazamiento. Durante el viaje es también importante que el felino no ingiera alimentos. Tan solo podrá beber agua si el propio animal lo desea.

-Utiliza feromonas antiestrés. Los veterinarios recomiendan estos espráis para reducir la ansiedad durante el trayecto. Las feromonas antiestrés reproducen olores familiares del felino y de su territorio habitual. Para su correcto uso deberás impregnarse el transportín y la parte del coche en la que se ubique el animal con este espray unos 20 minutos antes del acomodo del gato en el vehículo.

-Acomoda el coche para su bienestar. Es importante que el gato disponga de una temperatura adecuada durante el desplazamiento, especialmente cuando el viaje se produce durante los meses más calurosos del año. En estos casos lo recomendable es poner el aire acondicionado unos minutos antes de subirse al vehículo. También es importante procurar no poner la música o la radio muy alta. Esto podría aumentar el estado de nerviosismo del gato.

-Interactúa con el felino. Durante el trayecto es muy probable que el animal maúlle como muestra de su malestar y estrés. Para intentar hacer que su desplazamiento sea más ameno intenta hablar y acariciar al animal en la medida de lo posible. De esta manera, el felino percibirá normalidad en su entorno y podrá relajar su estado de nerviosismo.

-Realiza paradas cada dos horas. Igual que sucede con las personas, los animales también necesitan descansar del movimiento del coche. Para ello, intenta realizar una parada cada dos horas. Durante las pausas procura estar cerca del animal y mantén el vehículo con una temperatura adecuada para su bienestar. Es muy importante no dejar al animal solo dentro del coche durante los meses más calurosos del año. Esta situación podría provocarle un golpe de calor y sus consecuentes problemas de salud.

«Nueve de cada diez turistas viajan con su perro»

La Unidad de Cultura Científica y de la Innovación (UCCi) de la Universidad de Córdoba ha compartido un estudio que afirma que nueve de cada diez turistas viajan con su perro y pagarían un 15% más si el establecimiento se adapta a sus animales de compañía.

El 24% de las viviendas españolas convive con un perro y cada vez son más las personas que no se plantean unas vacaciones sin su compañía. De hecho, según una investigación de la Universidad de Córdoba, nueve de cada diez turistas cuentan con su animal de compañía a la hora de hacer las maletas y, además estarían dispuestos a pagar un 15% más si los establecimientos se adaptan y reúnen los requisitos básicos para que el animal esté lo más cómodo posible.

Los datos de este estudio desarrollado por el grupo de Investigación ‘Economía del Turismo’ de la Universidad de Córdoba han sido obtenidos a partir de casi 1.700 encuestas online realizadas por personas de diferentes puntos geográficos de España. Los resultados de dicha encuesta muestran “la relación que existe entre las familias y los perros y refuerzan la importancia que está adquiriendo esta tipología de turismo, que se ha convertido en un nicho de mercado destacado”, según señalan desde el grupo de investigación, liderado por el catedrático de Economía Aplicada Tomás López-Guzmán.

Según los resultados del estudio, un 13% de las personas encuestadas indica que sólo viaja con su perro a la segunda residencia, mientras que el 79,7% también se traslada con sus peludos a otros lugares. Los encuestados muestran la importancia de que existan hoteles adaptados, servicios de veterinarios, transporte público y playas adaptas en sus destinos.

El estudio indica que los destinos urbanos son los menos valorados, mientras que el equipo de investigación subraya que las zonas rurales son el destino ideal frente a las zonas costeras. Esto es debido a “la problemática existente en España en cuanto a la disponibilidad de platas para perros”.

En cuanto al alojamiento, las personas consideran “básico” que el establecimiento permita que el perro pueda dormir en su misma habitación y, si no esto no fuera así, se hospedarían en otro lugar. A la vez, consideran importante que el personal del alojamiento turístico tenga una actitud empática con los animales y que cerca del establecimiento haya zonas de esparcimiento de los canes. Si se cumplen estos requisitos, las personas estarían dispuestas a encarecer el pago por su estancia.

Así, los resultados de esta encuesta elaborada por la Universidad de Córdoba muestran claramente la importancia que tienen los perros en sectores económicos como el turismo. No en vano, a lo largo de los últimos años, los denominados viajes dog-friendly se han constituido como una oportunidad para el sector turístico español y cada vez son más las ciudades que, además de esperar al turista, abren las puertas a sus animales.

Consejos para viajar con el perro

Antes de comenzar un viaje hay que tener en cuenta algunos preparativos veterinarios, legales como el pasaporte y también para ayudar a que el perro esté más tranquilo.

Cada vez que nos vamos de casa unos días o de vacaciones nos preguntamos lo mismo cuando planificamos el viaje: ¿qué hacemos con el perro? ¿A quién se lo dejamos? Pues tu perro puede viajar sin ningún problema contigo por la geografía catalana y española y también por la mayoría de países extranjeros. Incluso fuera de nuestras fronteras podrás comprobar el buen trato que reciben tus mascotas en el extranjero. Antes de hacer un viaje con tu perro debes tener en cuenta una serie de requisitos que deberá cumplir, sobre todo si viaja al extranjero, y algunas recomendaciones para que el desplazamiento en caso de que sea en avión o barco no sea traumático para tu animal.

Aquí tienes algunos consejos para que viajar con el perro sea cómodo y fácil.

Pasaporte europeo canino

Es un documento necesario para perros, gatos y hurones para viajar por los países de la Unión Europea (UE) que te será facilitado por tu veterinario después de hacerle una revisión. Para viajar es necesario que tu perro esté identificado por medio de un sistema electrónico de identificación y correctamente vacunado, sobre todo contra la rabia. Algunos países como Irlanda, Malta, Suecia, Finlandia o Reino Unido piden también que tu mascota haya sido sometida a una valoración de anticuerpos contra la rabia por un laboratorio autorizado. El pasaporte se formalizará en la lengua oficial del estado de la UE donde se haya emitido y en inglés; Para obtenerlo se deberá pagar una tasa que cada gobierno determinará.

Los estados miembros de la UE pueden autorizar a entrar animales jóvenes de menos de tres meses sin vacunar bajo determinadas condiciones. Si quieres viajar a otros países, en este enlace de la compañía aérea Air Europa, tienes información detallada sobre las condiciones que debe cumplir tu mascota para viajar en avión por Europa y otros países de América y África.

 

¿Cómo preparamos el perro antes de iniciar un viaje?

Antes de salir de viaje con tu perro hay que tomar una serie de medidas para que el traslado de tu animal en el lugar de vacaciones sea lo menos estresante y traumático para él, en especial si es la primera vez que viaja. Estas son algunas recomendaciones:

– Dale un baño antes de salir para evitar que huela mal y pueda molestar a otros pasajeros.

Transmítele tranquilidad durante el día de preparación del viaje. Si estás nervioso, él lo notará. Debe notarse lo menos posible que es un día diferente a cualquier otro.

-Si tienes que ir en avión reduce la cantidad de comida el día anterior y dale suficiente agua. Dos horas antes de entregarlo a la compañía aérea o naval, dale una comida ligera.

-Consulta con el veterinario si es necesario que tome algún tipo de medicación para evitar mareos. No le des sedantes ni tranquilizantes si debe viajar en avión.

Acostúmbralo a estar en la jaula o el contenedor con el que tendrá que viajar durante cierto tiempo antes de iniciar el viaje. Le dará tranquilidad y se sentirá cómodo y seguro a la hora de emprender el trayecto.

-En caso de que viajéis en avión o en barco, da un paseo con él antes de salir hacia el aeropuerto o el puerto y otra vez antes de hacer el check-in.

Incorporar la manta o la almohada donde duerme o alguna otra pertenencia suya como el recipiente donde come para que reconozca el olor. Colocar uno de sus juguetes preferidos dentro de la jaula, también el calmará si no estás a su lado durante el viaje.

-Si tienes que entregar en la sección de carga de un avión o un barco, hazlo con naturalidad y calma.