Entradas

Barcelona aprueba la Iniciativa Ciudadana y el Plan Estratégico del Nuevo Modelo del Zoo

-El proceso de modernización del parque temático tendrá una inversión total de 64,6 millones de euros entre 2019 y 2031

-El nuevo plan estratégico del zoo trabajará con la conservación, la educación y la investigación como elementos fundamentales para la modernización del espacio.

El Gobierno Municipal de Barcelona ha aprobado en el día de hoy por unanimidad el Plan Estratégico del Nuevo Modelo de Zoo de Barcelona, con los votos a favor del Grupo Municipal Demócrata, el de Esquerra Republicana de Catalunya, el PSC, Ciutadans, el Partit Popular y los regidores no adscritos Gerard Ardanuy y Joan Josep Puigcorbé.

A la vez, en el Consejo del Pleno Municipal se ha aprobado la modificación de la Ordenanza sobre la Protección, la Tenencia y la Venta de Animales de 2014 en su artículo 32, en el que se ha incorporado el artículo 33bis con el objetivo de regular la actividad del parque. Esta modificación ha estado impulsada por la iniciativa ciudadana ZOOXXI y ha contado con los votos a favor del Gobierno Municipal, el Grupo Municipal Demócrata, el de Esquerra Republicana de Catalunya y el del regidor no adscrito Joan Josep Puigcorbé. La medida ha tenido los votos en contra de Ciutadans, del Partido Socialista de Catalunya, del Partido Popular y del regidor no adscrito Gerard Ardanuy. La CUP, por su parte, se ha abstenido.

Así será el nuevo modelo del Zoo de Barcelona

Conservación, educación e investigación como elementos de modernización

El principal objetivo que se pretende cumplir con el proceso de modernización del zoo es que la conservación, el disfrute, la educación y la investigación vayan de la mano. Una serie de metas que se pretenden cumplir en un medio plazo establecido entre 2019 y 2031.

La prioridad del Nuevo Modelo de Zoo de Barcelona es la conservación de aquellas especies más amenazadas, especialmente las que pertenecen a la fauna autóctona y a la zona mediterránea. Todo ello con el objetivo de que el parque sea un centro de investigación, conservación y divulgación de la fauna autóctona, ibérica y mediterránea: el hogar de los naturalistas de Cataluña.

En el plazo de un año se presentará un listado de especies candidatas a la confección de un proyecto de especie, y en el plazo de tres años se dejaran de reproducir las especies que no cuenten con el proyecto de especie dictaminado favorablemente por el Comité Científico y Ético. Un comité integrado por expertos independientes de la comunidad científica, zoológica, de bienestar animal y de conservación, que actuará de órgano consultor del Zoo de Barcelona.

Conservación de la fauna autóctona y de la fauna amenazada

La reestructuración de número de animales y de especies que acogerá el zoo se decidirá a partir de estos tres ejes:

-Priorizar las especies con un nivel alto de amenaza.

-Priorizar las especies de la fauna autóctona.

-Priorizar las especies por las que existen planes de conservación.

Con esta medida lo que se pretende es que el Zoo de Barcelona sea un referente en el ámbito de la fauna salvaje local y cercana geográficamente, dentro del marco de la Conservación de la Mediterránea.

El Zoo de Barcelona, un lugar de educación y sostenibilidad

Otra de las metas del Nuevo Modelo de Zoo de Barcelona es poner en marcha una estrategia comunicativa que no limite el parque temático en la observación de un conjunto de animales. Lo que se quiere hacer es que la visita al espacio sirva para adquirir unos conocimientos, unas emociones y unos valores.

Por otro lado, se quiere proyectar la figura del Zoo como una referencia de sostenibilidad dentro de Barcelona. Para ello, se introducirán mejoras en la gestión del agua, de los residuos, de la movilidad, la restauración… prestando especial atención a la conservación de la fauna silvestre de la Ciutadella.

Un parque temático con espacios físicos renovados

La modernización del Zoo de Barcelona contará también con una renovación del espacio físico del parque. Habrá una redistribución de las infraestructuras:

-Se crearán nuevos espacios como un centro de biodiversidad marina o el pabellón de animales invertebrados.

-Se pondrá fin al bioma de la sabana del Sahel, y al bioma de Madagascar.

-Se mejorarán todas las instalaciones agrupándolas siempre que sea posible por taxones.

-Se mejoraran los espacios públicos y se establecerán nuevos equipamientos para las nuevas funciones del Zoo: un espacio de educación, una nueva zona logística etc.

El Ayuntamiento de Barcelona aprueba inicialmente el nuevo Plan Estratégico del Zoo de Barcelona y la iniciativa ciudadana de ZooXXI

Ayer por la tarde el gobierno municipal de Barcelona dio el primer paso para la renovación y el cambio de paradigma del Zoo de la ciudad. La Comisión de Ecología, Urbanismo y Movilidad aprobó de manera inicial el Plan Estratégico del Nuevo Modelo de Zoo y la modificación de la Ordenanza sobre Protección, la Tenencia y la Venta de animales promovida por la iniciativa ciudadana ZooXXI.

El nuevo Plan Estratégico ha contado con el apoyo de Barcelona en Comú, PDeCAT, Ciutadans, ERC, la CUP y el concejal no adscrito Joan Josep Puigcorbé. El PP y el PSC, por su parte, han votado en contra. A pesar de que el nuevo modelo de Zoo de Barcelona ha contado con la mayoría de los votos a favor, el consistorio al completo ha mostrado su disconformidad con diversos puntos de este nuevo plan estratégico, especialmente ha existido un gran desacuerdo con los criterios de reproducción de los animales.

El nuevo modelo del Zoo de Barcelona pretende priorizar la investigación y la conservación de la fauna autóctona, ibérica y mediterránea. Según ha informado la teniente de alcalde Janet Sanz se prevé una inversión total de 65 millones de euros entre 2019 y 2030 para poder garantizar el funcionamiento del Plan Estratégico. Un 50% de la inversión se destinaría a las instalaciones de los animales, un 24% a los espacios públicos del centro, un 21% para equipamientos y un 5% para provisionalidades.

Por otro lado, la iniciativa ciudadana de la plataforma ZooXXI ha sido apoyada por Barcelona en Comú, el PDeCAT, ERC y el concejal no adscrito Joan Josep Puigcorbé. Ciutadans, PSC y PP han votado en contra, mientras que la CUP se ha abstenido. El consistorio ha contado con la presencia de decenas de empleados del Zoo que han mostrado su disconformidad con la propuesta ciudadana de este grupo animalista, ya que consideran que su objetivo principal es cerrar el parque temático animal.

ZooXXI tiene como objetivo cambiar el paradigma actual del Zoo de Barcelona. Esta iniciativa ciudadana quiere crear un lugar adaptado a la ciencia y a la ética de nuestra época. Según informan ellos mismos, no quieren cerrar el centro, sino utilizarlo para dar cobijo, atención, asistencia y oportunidades a los animales más necesitados, así como a la preservación de sus hábitats. En definitiva, hacer del centro un lugar más educativo, científico y ético.

El principal desacuerdo que existe entre los trabajadores del Zoo y la iniciativa ciudadana está en los criterios de reproducción de los animales. ZooXXI propone que tan sólo se permita la reproducción de las especies autóctonas, es decir, un total de once especies. Jesús Cabana, presidente del Comité de Empresa del Zoo de Barcelona ha confesado que: “si la reproducción se reduce a estas once especies, las redes internaciones trasladaran al resto de animales a otros lugares, por lo que si esto sigue adelante, tan sólo provocará la muerte del Zoo”.

Disconformidad general a pesar de la aprobación de plan estratégico

A pesar de la aprobación del Nuevo Plan Estratégico, los diferentes grupos políticos han mostrado su disconformidad con la labor de la teniente de alcalde Janet Sanz y su trabajo respecto al tema del zoológico de Barcelona.

Jordi Martí, de PDeCAT, ha remarcado la “carencia de decisiones a lo largo de los cuatro años del actual gobierno municipal de la capital de Cataluña con respecto al futuro del Zoo”. No obstante, desde el partido demócrata confían en que una vez aprobado el nuevo plan estratégico, «se puedan acercar posiciones y garantizar un buen futuro para el centro de animales».

Santiago Alonso, de Ciutadans, ha sido más duro en sus declaraciones, diciendo que “el gobierno municipal ha engañado a los trabajadores con cambios de última hora”. Con respecto al modelo del futuro Zoo de Barcelona, Santiago Alonso ha confesado que: “queremos un plan estratégico bien hecho, que cuente con la comunidad científica y con la colaboración de los actuales trabajadores del parque zoológico”.

Jordi Coronas, en representación de ERC, ha explicado que quieren un Zoo moderno: “queremos que el centro no sea un parque de atracciones, sino un lugar pionero en investigación. Estamos de acuerdo con el nuevo plan estratégico, pero creemos que no se ha tenido en cuenta la opinión del Patronado”. Además ha añadido: “en cuatro años no se han tomado decisiones respecto a un Zoo que hace ya mucho tiempo que necesita un cambio”.

El PP, con Alberto Villagrasa al mando, ha sido el partido más contundente en sus declaraciones: “el 13 de febrero quedará guardado en la historia como el acto de defunción del Zoo de Barcelona”, además, ha añadido que: “el Gobierno de Ada Colau ha engañado a los trabajadores y a la oposición”.

Daniel Mòdol, del PSC, también ha mostrado su disconformidad con la gestión por parte del gobierno municipal: “no se ha tenido en cuenta el trabajo de los empleados del Zoo de todos estos años”. Por parte de la CUP, Pere Cases ha dejado la puerta abierta al posible cerramiento del centro en un futuro: “cerrar el Zoo es algo muy complicado, pero en un futuro tenemos que plantearlo”.

Los dos documentos aprobados en la tarde de ayer por la Comisión de Ecología, Urbanismo y Movilidad se someterán a información pública durante los próximos treinta días hábiles, durante los cuales se podrán presentar alegaciones.

ZooXXI quiere hacer del Zoo de Barcelona «un lugar más científico, más educativo y más ético»

Llegan días claves para el futuro del Zoo de Barcelona. El próximo miércoles 13 de febrero, el gobierno municipal de la ciudad condal votará a favor o en contra de la iniciativa ciudadana presentada por la plataforma animalista ZooXXI.

La iniciativa impulsada por esta plataforma tiene como objetivo cambiar el paradigma actual del Zoo de Barcelona. El propósito principal de ZooXII es que la capital de Cataluña corresponda a su confesión de “ciudad amiga de los animales”. La propuesta consiste en hacer del parque temático animal que conocemos hoy día, un lugar adaptado a la ciencia y a la ética de nuestra época, del siglo XXI.

La idea de ZooXXI no es cerrar el Zoo de Barcelona, sino utilizar estos centros para dar cobijo, atención, asistencia y oportunidades a los animales que actualmente no la tienen, aquellos que están heridos o abandonados. La iniciativa plantea un parque zoológico que responda a las necesidades de los animales y de la protección de sus hábitats, es decir, un lugar más científico, más educativo y más ético.

Durante los cuatro años de mandato del actual gobierno municipal de Barcelona no se han tomado decisiones sobre la situación del Zoo, un espacio que cada año tiene menos visitantes y que en el apartado económico solamente presenta pérdidas. Además, entre otras muchas cuestiones por resolver, preocupa especialmente el conflicto con los delfines, quienes todavía se encuentran sin un hogar en el que vivir en bienestar.

Por otro lado, hay que destacar el enfado que existe actualmente por parte de los trabajadores del Zoo de Barcelona con el gobierno municipal.Janet Sanz, regidora de ecología, anuló la reunión de la semana pasada con el patronado del zoo de la ciudad condal, reunión en la que los miembros del comité de empresa iban a presentar su nuevo plan estratégico para cambiar el devenir del parque.

Los trabajadores del Zoo de Barcelona creen que la anulación de la reunión de la semana pasada por parte del gobierno municipal se produjo a propósito para poder aprobar esta misma semana la iniciativa de ZooXXI. Los actuales empleados del parque consideran que la aprobación de la iniciativa de la plataforma animalista no es compatible con la propuesta de su nuevo plan estratégico.

La última palabra sobre el destino del Zoo de Barcelona la tendrá el gobierno municipal. Este miércoles se antoja un día clave para conocer cuál el nuevo modelo de parque temático animal que quiere el actual mandato de la alcaldía. Tras cuatro años en la que las decisiones han brillado por su ausencia sólo esperamos que la decisión final sea únicamente en favor del bienestar de los animales.

El Zoo de Barcelona ya no hará más exhibiciones de delfines

El Ayuntamiento ha suspendido los espectáculos para el inicio de las obras de remodelación de la piscina de estos mamíferos. Cuando se vuelva a abrir, en el año 2017, ya no se harán exhibiciones

Barcelona ha dado otro paso en el camino del respeto animal. Y también en el de la coherencia política. Hasta hoy martes 17 de octubre de 2015, el Zoo de Barcelona organizaba diferentes espectáculos para que los visitantes pudieran ver cómo saltan los delfines a cambio de una sardina o como pasan por dentro de una anilla de plástico. Todos estos números se hacían desde una ciudad que es pionera en la prohibición de celebrar espectáculos con animales salvajes. Esta contradicción, criticada tanto desde los colectivos animalistas como por los empresarios del sector del circo, ha terminado hoy.

El Zoo de Barcelona ha comenzado las obras para ampliar el actual Delfinario y construir una gran plataforma con capacidad para 100 personas que permita a los visitantes observar estos mamíferos sin necesidad de hacer ninguna exhibición. El único entretenimiento que tendrá el público será el de ver cómo los cuidadores alimentan a los delfines. Las obras durarán 20 meses y van en la dirección de transformar el zoo en un espacio más amable para los animales y más respetuoso. Esta decisión la tomó el anterior gobierno municipal, en manos de CiU. Históricamente, Barcelona ha sido una ciudad puntera en el respeto animal y, si existen sombras en este liderazgo, casi todas están dentro de las paredes del Zoo de Barcelona. Las entidades animalistas y también los propios trabajadores han denunciado en diferentes ocasiones el estado en que se encuentran los animales.

España es el séptimo país del mundo en número de delfinarios, según lamenta la entidad SOS Delfines, que denuncia que está demostrado científicamente que «los cetáceos sufren considerablemente en cautividad ya que no pueden satisfacer sus necesidades de comportamiento y fisiológicas». Recuperamos una campaña de SOS Delfines en contra de este tipo de espectáculos.

Desde Tincungos consideramos que los zoológicos no son los espacios adecuados para los animales y que no tiene ningún sentido tener animales en cautividad en plena ciudad. Existen claras alternativas de futuro como la del Zoo XXI, más pedagógicas y respetuosas.

Autor de la fotografía: Juan Barbosa