Entradas

El Ayuntamiento de Barcelona aprueba inicialmente el nuevo Plan Estratégico del Zoo de Barcelona y la iniciativa ciudadana de ZooXXI

Ayer por la tarde el gobierno municipal de Barcelona dio el primer paso para la renovación y el cambio de paradigma del Zoo de la ciudad. La Comisión de Ecología, Urbanismo y Movilidad aprobó de manera inicial el Plan Estratégico del Nuevo Modelo de Zoo y la modificación de la Ordenanza sobre Protección, la Tenencia y la Venta de animales promovida por la iniciativa ciudadana ZooXXI.

El nuevo Plan Estratégico ha contado con el apoyo de Barcelona en Comú, PDeCAT, Ciutadans, ERC, la CUP y el concejal no adscrito Joan Josep Puigcorbé. El PP y el PSC, por su parte, han votado en contra. A pesar de que el nuevo modelo de Zoo de Barcelona ha contado con la mayoría de los votos a favor, el consistorio al completo ha mostrado su disconformidad con diversos puntos de este nuevo plan estratégico, especialmente ha existido un gran desacuerdo con los criterios de reproducción de los animales.

El nuevo modelo del Zoo de Barcelona pretende priorizar la investigación y la conservación de la fauna autóctona, ibérica y mediterránea. Según ha informado la teniente de alcalde Janet Sanz se prevé una inversión total de 65 millones de euros entre 2019 y 2030 para poder garantizar el funcionamiento del Plan Estratégico. Un 50% de la inversión se destinaría a las instalaciones de los animales, un 24% a los espacios públicos del centro, un 21% para equipamientos y un 5% para provisionalidades.

Por otro lado, la iniciativa ciudadana de la plataforma ZooXXI ha sido apoyada por Barcelona en Comú, el PDeCAT, ERC y el concejal no adscrito Joan Josep Puigcorbé. Ciutadans, PSC y PP han votado en contra, mientras que la CUP se ha abstenido. El consistorio ha contado con la presencia de decenas de empleados del Zoo que han mostrado su disconformidad con la propuesta ciudadana de este grupo animalista, ya que consideran que su objetivo principal es cerrar el parque temático animal.

ZooXXI tiene como objetivo cambiar el paradigma actual del Zoo de Barcelona. Esta iniciativa ciudadana quiere crear un lugar adaptado a la ciencia y a la ética de nuestra época. Según informan ellos mismos, no quieren cerrar el centro, sino utilizarlo para dar cobijo, atención, asistencia y oportunidades a los animales más necesitados, así como a la preservación de sus hábitats. En definitiva, hacer del centro un lugar más educativo, científico y ético.

El principal desacuerdo que existe entre los trabajadores del Zoo y la iniciativa ciudadana está en los criterios de reproducción de los animales. ZooXXI propone que tan sólo se permita la reproducción de las especies autóctonas, es decir, un total de once especies. Jesús Cabana, presidente del Comité de Empresa del Zoo de Barcelona ha confesado que: “si la reproducción se reduce a estas once especies, las redes internaciones trasladaran al resto de animales a otros lugares, por lo que si esto sigue adelante, tan sólo provocará la muerte del Zoo”.

Disconformidad general a pesar de la aprobación de plan estratégico

A pesar de la aprobación del Nuevo Plan Estratégico, los diferentes grupos políticos han mostrado su disconformidad con la labor de la teniente de alcalde Janet Sanz y su trabajo respecto al tema del zoológico de Barcelona.

Jordi Martí, de PDeCAT, ha remarcado la “carencia de decisiones a lo largo de los cuatro años del actual gobierno municipal de la capital de Cataluña con respecto al futuro del Zoo”. No obstante, desde el partido demócrata confían en que una vez aprobado el nuevo plan estratégico, “se puedan acercar posiciones y garantizar un buen futuro para el centro de animales”.

Santiago Alonso, de Ciutadans, ha sido más duro en sus declaraciones, diciendo que “el gobierno municipal ha engañado a los trabajadores con cambios de última hora”. Con respecto al modelo del futuro Zoo de Barcelona, Santiago Alonso ha confesado que: “queremos un plan estratégico bien hecho, que cuente con la comunidad científica y con la colaboración de los actuales trabajadores del parque zoológico”.

Jordi Coronas, en representación de ERC, ha explicado que quieren un Zoo moderno: “queremos que el centro no sea un parque de atracciones, sino un lugar pionero en investigación. Estamos de acuerdo con el nuevo plan estratégico, pero creemos que no se ha tenido en cuenta la opinión del Patronado”. Además ha añadido: “en cuatro años no se han tomado decisiones respecto a un Zoo que hace ya mucho tiempo que necesita un cambio”.

El PP, con Alberto Villagrasa al mando, ha sido el partido más contundente en sus declaraciones: “el 13 de febrero quedará guardado en la historia como el acto de defunción del Zoo de Barcelona”, además, ha añadido que: “el Gobierno de Ada Colau ha engañado a los trabajadores y a la oposición”.

Daniel Mòdol, del PSC, también ha mostrado su disconformidad con la gestión por parte del gobierno municipal: “no se ha tenido en cuenta el trabajo de los empleados del Zoo de todos estos años”. Por parte de la CUP, Pere Cases ha dejado la puerta abierta al posible cerramiento del centro en un futuro: “cerrar el Zoo es algo muy complicado, pero en un futuro tenemos que plantearlo”.

Los dos documentos aprobados en la tarde de ayer por la Comisión de Ecología, Urbanismo y Movilidad se someterán a información pública durante los próximos treinta días hábiles, durante los cuales se podrán presentar alegaciones.

ZooXXI quiere hacer del Zoo de Barcelona “un lugar más científico, más educativo y más ético”

Llegan días claves para el futuro del Zoo de Barcelona. El próximo miércoles 13 de febrero, el gobierno municipal de la ciudad condal votará a favor o en contra de la iniciativa ciudadana presentada por la plataforma animalista ZooXXI.

La iniciativa impulsada por esta plataforma tiene como objetivo cambiar el paradigma actual del Zoo de Barcelona. El propósito principal de ZooXII es que la capital de Cataluña corresponda a su confesión de “ciudad amiga de los animales”. La propuesta consiste en hacer del parque temático animal que conocemos hoy día, un lugar adaptado a la ciencia y a la ética de nuestra época, del siglo XXI.

La idea de ZooXXI no es cerrar el Zoo de Barcelona, sino utilizar estos centros para dar cobijo, atención, asistencia y oportunidades a los animales que actualmente no la tienen, aquellos que están heridos o abandonados. La iniciativa plantea un parque zoológico que responda a las necesidades de los animales y de la protección de sus hábitats, es decir, un lugar más científico, más educativo y más ético.

Durante los cuatro años de mandato del actual gobierno municipal de Barcelona no se han tomado decisiones sobre la situación del Zoo, un espacio que cada año tiene menos visitantes y que en el apartado económico solamente presenta pérdidas. Además, entre otras muchas cuestiones por resolver, preocupa especialmente el conflicto con los delfines, quienes todavía se encuentran sin un hogar en el que vivir en bienestar.

Por otro lado, hay que destacar el enfado que existe actualmente por parte de los trabajadores del Zoo de Barcelona con el gobierno municipal.Janet Sanz, regidora de ecología, anuló la reunión de la semana pasada con el patronado del zoo de la ciudad condal, reunión en la que los miembros del comité de empresa iban a presentar su nuevo plan estratégico para cambiar el devenir del parque.

Los trabajadores del Zoo de Barcelona creen que la anulación de la reunión de la semana pasada por parte del gobierno municipal se produjo a propósito para poder aprobar esta misma semana la iniciativa de ZooXXI. Los actuales empleados del parque consideran que la aprobación de la iniciativa de la plataforma animalista no es compatible con la propuesta de su nuevo plan estratégico.

La última palabra sobre el destino del Zoo de Barcelona la tendrá el gobierno municipal. Este miércoles se antoja un día clave para conocer cuál el nuevo modelo de parque temático animal que quiere el actual mandato de la alcaldía. Tras cuatro años en la que las decisiones han brillado por su ausencia sólo esperamos que la decisión final sea únicamente en favor del bienestar de los animales.

El zoo dice que apuesta por la protección, pero mantiene animales sin riesgo de extinción

El nuevo plan estratégico prevé la llegada de especies en peligro de extinción, en programas de conservación y mediterráneas, así como la “salida” de animales que no cumplan estos criterios.

El zoo de Barcelona ha anunciado cambios de gran alcance en su estructura. El proyecto tiene como objetivo principal la conservación de animales mediterráneos que estén en conservación o en peligro de extinción. Por ello, según ha afirmado la dirección del zoo, se avanza hacia un espacio sin camellos, rinocerontes e, incluso, tigres, por no cumplir estos criterios. En cambio, se incorporarán otras especies mediterráneas y en peligro, como el tritón del Montseny o la tortuga del arroyo, entre otros.

El plan cuenta con un presupuesto de 64,4 millones de euros y se llevará a cabo entre 2018 y 2031. Su director, Antoni Alarcon, ha asegurado que “es prioritario acoger animales que presentan un alto nivel de amenaza”. Por este motivo, el zoo no acogerá más rinocerontes o camellos, en palabras del propio Alarcon, una vez se trasladen o mueran los que actualmente quedan en el zoo. Un criterio que no se mantendrá en el caso de los pingüinos, que a pesar de no ser autóctonos, ni estar en peligro, se mantendrán.

Críticas al proyecto

Marta Gumà, presidenta de la Liga para la Defensa del Patrimonio Natural, se muestra crítica: “si el criterio es mantener animales en peligro, y autóctonos, por qué los pingüinos del zoo se quedarán?”, pregunta. Según Gumà, el zoo adopta esta doble vara de medir “porque el pingüino es mediático y atrae visitantes”. Un criterio que nada tiene que ver con la creación de un espacio de protección de animales en peligro.

El zoo presenta muchas infraestructuras en mal estado, que no favorecen el bienestar animal“, lamenta Gumà. “Con el dinero que han invertido, se podría haber resuelto este problema también”. Además, uno de los inconvenientes más grandes, según la defensora de los animales, “es que el proyecto no hable de acogida de animales, por ejemplo, los que vienen de circos”.

Además, este proyecto, que cuenta con la aprobación del consistorio, es diferente a la promesa que había hecho Ada Colau sobre un espacio que evite la exposición de animales.

Emma infante, experta en Derecho Animal y Sociedad, “agradece al nuevo director la voluntad de mejorar las instalaciones, tal y como las asociaciones animalistas llevan tiempo reclamando”. Infante también lamenta que las propuestas “no acaben con la exhibición animal.”

Reducción de especies en el zoo, incorporación de nuevas

El proyecto prevé pasar del 15% de fauna autóctona al 30%. Así, se priorizará la llegada de la Nutria, el tritón del Monseny, anfibios del Empordà, las mariposas del Área Metropolitana, o el fartet del delta del Llobregat, entre muchos otros. También se quieren incrementar las especies en un alto nivel de amenaza, pasando del 22% al 40%.

Todo ello, se hará en detrimento de más de 100 especies, que dejarán el zoo. O bien porque se trasladarán a otros espacios o bien porque no se incorporarán otros una vez mueran. Por ello, el zoo podría quedarse con poco más de 200 especies. El director del zoo ha asegurado que “esto no significa reducir el número total de animales”. Pero lo que seguro que cambiará es el zoo tal y como lo conocemos.

Los éxitos animalistas de este 2017. ¿Se ha avanzado lo suficiente?

La regulación en materia animalista es un proceso lento. Normalmente, hace falta un grupo organizado en defensa de los animales capaz de ejercer la suficiente presión para que sus medidas sean atendidas. La presión ciudadana, la opinión pública o los medios de comunicación tienen también un peso clave en este proceso. Analizamos los avances más destacados de este 2017.

  1. Tal vez, el caso más sonado ha sido la prohibición de exhibir animales salvajes en circos. En 2017, Galicia, Murcia y Baleares han prohibido este tipo de prácticas. Una regulación que ya estaba presente en Cataluña y que ahora se hace extensiva a tres nuevas comunidades. Marta Merchán es coordinadora de infocircos, una plataforma favorable a prohibir la exhibición de animales. Según su opinión, otras cinco autonomías podrían ser las siguientes en adoptar estas medidas. Sin duda, uno de los principales avances del año.

Anna Mula, abogada y luchadora por los derechos de los animales, matiza que ‘la medida es limitada’. Según su opinión, ‘debería incluir todo tipo de animales, no solo salvajes’. Es el caso de Baleares, que ha regulado la cuestión en un sentido más amplio. En cambio, otras comunidades ‘tienen aún margen de mejora’, en palabras de la abogada, aunque valora positivamente los pasos dados.

  1. El ‘frente’ a la tauromaquia ha sido otra de las grandes apuestas del movimiento animalista este 2017. En junio de 2017, el parlamento Balear prohibía que se acabe con la vida o se hirieran toros en corridas. El partido popular recurrió la sentencia al tribunal constitucional, tal y como ya hizo con la prohibición en Cataluña en 2016. El resultado es que algunos puntos han quedado cautelarmente suspendidos y, a la práctica, se siguen llevando a cabo corridas. Eso sí, otros puntos no se han suspendido. Por ejemplo, los menores de edad no podrán asistir a las corridas.

Aida Gascón es directora de Anima Naturalis, una plataforma centrada en combatir la tauromaquia. Según Gascón, ‘ha habido buenas noticias al respecto’ ya que en Cataluña se siguen sin producir corridas de toros. Respecto al caso Balear, asegura que ‘puede sentar un precedente’ que ayude a regular el tema en un futuro.

  1. El Congreso de los diputados aprobó por unanimidad que ‘los animales son seres vivos dotados de sensibilidad’. La aprobación permitirá a la práctica que los animales no se consideren objetos a la hora de embargar. También se tendrá en cuenta esta nueva distinción en casos de separación. En dicha situación, se favorecerá legalmente que el destino del animal ayude a su bienestar.

A pesar del éxito en materia animalista con el que coinciden la mayoría de defensores de animales, algunos lo han visto como una apuesta limitada. “El grueso del maltrato animal sigue. Seguirá habiendo animales en tiendas y exhibidos” lamenta Gascón. “Quizá deberían haber cambiado el título a esa ley y especificar que se referían a casos concretos como separaciones, embargos, etc.”, concluye.

  1. Barcelona, cada vez más ‘ciudad amiga de los animales’. La medida más sonada mediáticamente fue la prohibición de las calesas tiradas por caballos. Es decir, los caballos no podrán soportar carruajes como forma de negocio. La medida se concretó después de que el gobierno de Colau dijese que no renovará las licencias existentes. Además, la medida se hará normativa por lo que no se podrán crear nuevas licencias.
  2. La iniciativa ciudadana ZOOXXI es otra de las medidas clave impulsadas en Barcelona. La propuesta pretende alcanzar las más de 14.000 firmas necesarias para ‘un modelo de parque zoológico diferente’, según su web. Concretamente, ‘que responda a las necesidades de los animales y de la protección de sus hábitats’. Una propuesta de carácter ciudadano que tiene como objetivo alcanzar el gobierno municipal de Barcelona.

Por supuesto ha habido otras medidas relevantes. El 2017 se ha cerrado con la impresión general de que los logros en materia animalista son lentos pero constantes. Así lo piensan diferentes expertos y activistas con los que hemos podido hablar. El 2018 llegará con nuevos retos y regulaciones pendientes. Los protagonistas de los avances producidos este 2017 lo tienen claro: que el 2018 sea igual o mejor que el anterior.

Denuncian el zoo de Barcelona por sacrificar animales sanos recién nacidos

Libera! y DEPANA cuestionan la muerte “injustificada” de una cría de antílope asiático recién nacida

Los colectivos animalistas Libera! y DEPANA han denunciado ante la Generalitat de Catalunya al Zoo de Barcelona por la “muerte intencionada e injustificada” de un ejemplar de antílope asiático recién nacido, que habría vulnerado la Ley de parques zoológicos (31/2003). Los hechos ocurrieron a principios de diciembre, y el zoo de Barcelona justificó la muerte del animal por “falta de espacio y de medios en las instalaciones.

La práctica que ha hecho el Zoo de Barcelona, ​​extendida en los zoos del mundo, es conocida como “culling”. Este concepto hace referencia a la eliminación de animales de una población mediante el sacrificio humanitario en los parques zoológicos, y está recogida como “forma de gestión apropiada” por entidades de carácter mundial y europeo a las que pertenece el zoo de Barcelona , como la WAZA (World Association of Zoos and Acuarios) y la EAZA (European Association of Zoos and Acuarios). Pero según Libera! y DEPANA, el sacrificio de animales en los parques zoológicos por motivos de gestión vulnera gravemente la Ley 31 / 2003, de 27 de octubre, que promueve “Asegurar la protección de la fauna silvestre” y “Contribuir a la conservación de la biodiversidad”, dos propósitos que según la propia denuncia se estarían incumpliendo en este caso. A raíz de estos hechos, Libera! y DEPANA han exigido que se abra una investigación y se depuren las responsabilidades pertinentes.

Desde Tincungos observamos cómo este nuevo caso refuerza la necesidad de revisar el modelo de gestión actual de nuestros zoos, y de la conveniencia de avanzar hacia un nuevo paradigma zoológico, el ZOOXXI, una campaña de la que os hemos hablado en otras ocasiones.