Colau aplaza la prohibición de llevar el perro desatado hasta después de las elecciones

Los perros podrán seguir desatados en algunas zonas hasta septiembre de 2019

El ayuntamiento de Barcelona no multará a los propietarios que lleven el perro sin atar hasta el otoño del año 2019, una vez hayan pasado las elecciones municipales y el consistorio haya podido asegurar suficientes zonas para perros en Barcelona. Que se apliquen multas o no el 2019 dependerá de la valoración que se haga de los espacios municipales destinados a perros, en especial las zonas de usos compartidos -espacios donde los perros pueden ir sueltos en determinados horarios- y las áreas de recreo. El comisionado de Ecología del Ayuntamiento de Barcelona, ​​Federic Ximeno, ha dicho que «la normativa se aplicará una vez evaluada y analizada la idoneidad, la suficiencia y el grado de convivencia que generan las zonas de usos compartidos».

Por lo tanto, se podrá pasear al perro desatado por Barcelona hasta el otoño de 2019, a excepción de las zonas señalizadas, donde sí será obligatorio llevarlo atado. Hasta entonces, el consistorio comprobará si las zonas de usos compartidos y las grandes áreas de recreo que actualmente hay asignadas son suficientes o no. Las zonas de usos compartidos son espacios donde la normativa que se aplicará en 2019 sí que permitirá que los perros vayan sueltos. Pero sólo a determinadas horas: de 7:00 a 9:00 de la mañana y de 20:00 a 23:00. Las grandes áreas de recreo, espacios cerrados con más de 700 metros cuadrados destinados exclusivamente a perros, estarán abiertas permanentemente y sin limitaciones.

El ayuntamiento se ahorra así el coste electoral que podría tener aplicar la normativa ‘protección, tenencia y venta de animales antes de las elecciones, una norma que prevé multas para los propietarios que lleven el perro sin atar fuera de las zonas de usos compartidos y áreas de recreo. Mientras tanto, el consistorio tendrá más tiempo para negociar con las plataformas animalistas sobre qué espacios deberían ser destinados a zonas de usos compartidos.

Más de 73 zonas de usos compartidos y 20 grandes áreas de recreo

El ayuntamiento de Barcelona, ​​durante su mandato, ha intentado derivar a los propietarios de perros hacia las zonas de usos compartidos y las áreas para perros. Por eso ha duplicado las áreas de recreo de más de 700 metros cuadrados que han pasado de 10 a 20. Las zonas de usos compartidos podrían llegar a las 90 si se tienen en cuenta algunos parques que quedan habilitados para pasear con el perro. Es el caso de parques como ‘el Coll’, el de la Oreneta, el del Guinardó, el Parque Guell y el de Montjuic. La prohibición de entrar con el perro al Turó Park y otros parques con carácter histórico o donde hay niños continuará vigente, a pesar de las fuertes protestas que ha habido este año.

La plataforma Espai gos dijo en un comunicado que el aumento de espacio en zonas de usos compartidos «sólo significa que el Ayuntamiento hace los deberes que tenía pendientes» y denuncian «manipulación informativa» por parte de los medios de comunicación que han considerado como buena noticia el aumento en zonas de usos compartidos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario