La elefanta Dumba, cautiva en un jardín de Caldes de Montbui

La Campaña #FreeDumba pide que la Generalitat incaute al animal a su dueña por maltrato

Ya se han recogido más de 82.000 firmas en change.org

Contar con espacio suficiente para vivir, desarrollarse y campar a sus anchas es según muchos entendidos en materia animalista un derecho irreprochable de los animales. Seguramente, en esto mismo deben estar pensando las más de 81.000 personas que han firmado para el Decomiso de Dumba, una elefanta que ahora vive en un jardín de poco más de 100 metros cuadrados, según la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA). El número de apoyos recabados en la aplicación change.org no deja de aumentar y en los últimos 10 días las firmas han pasado de los 60.000 apoyos a casi 82.000. Desde FAADA no se dan por satisfechos y exigen el decomiso urgente de la elefanta, al ser sus condiciones indecentes, según los animalistas. 

La versión de la propietaria es algo diferente. Según ella, el animal permanece gran parte del tiempo en un espacio de 300 metros cuadrados y durante varios periodos Dumba tiene acceso a todo el espacio ajardinado, que cuenta con más de 7.000 metros cuadrados. Pero lo cierto es que Yvonne Kludsky, dueña del animal, no lo tiene fácil, después de que el ayuntamiento de Caldes de Montbui haya declarado que no se cumple la normativa en términos de seguridad, ya que el suelo no es urbanizable y por lo tanto no se pueden instalar las vallas necesarias. La “pelota” está ahora en manos de la Generalitat, responsable última de decomisos, pero que hasta la fecha no ha planteado de forma tajante la incautación del elefante.

Dumba fue capturada cuando era una cría para ser usada en varios negocios a lo largo de su vida, como rodajes audiovisuales y Circos. Desde FAADA critican que el animal, que ya tiene 41 años, viva en un espacio reducido y sin otra compañía, hecho totalmente anómalo para animales tan sociables como los elefantes.

Según la asociación animalista FAADA, que ha interpuesto varias denuncias, su dueña se ha negado sistemáticamente a adaptar el espacio donde se encuentra esta elefanta. La misma organización critica que las administraciones competentes, la Generalitat de Catalunya i en menor medida el ayuntamiento de Caldes, no han actuado con la suficiente contundencia ante lo que consideran “un caso de maltrato animal”. Desde el Consistorio afirman que no han podido hacer más, dado que no es competencia suya el decomiso.

La Campaña #FreeDumba cuenta con cada vez más apoyos y Míriam Martínez, responsable de animales salvajes de FAADA, es optimista “con esta ola de apoyos y la fuerza mediática que está produciéndose, creo que tenemos razones para ser optimistas. De lo contrario, tendremos que elevar el tono ante un caso flagrante de maltrato animal”

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *