META-PARK ZOO, el primer zoo de Europa libre de explotación animal

El META-PARK ZOO contará con el asesoramiento técnico de la Fundación FAADA y destinará parte de sus ingresos para la protección animal.

Durante muchos años, la sociedad ha reclamado un nuevo modelo de zoo, un lugar donde aprender sobre animales de todas las especies, pero que no implicara la explotación de ningún ser vivo. Esta voluntad social está muy cerca de producirse gracias a la empresa MetaOfix y al apoyo de la Fundación FAADA.

META-PARK ZOO es el primer parque zoológico en el metaverso de Europa. Está situado en una finca de 200 hectáreas a tan solo una hora de Barcelona, concretamente en el Parque Natural de Montnegre y el Corredor, entre las comarcas del Maresme y el Vallés Oriental. El espacio abrirá sus puertas este verano y ofrecerá al público tours de 1.30h de duración en los que será posible observar diferentes animales salvajes mediante gafas de realidad aumentada y dispositivos móviles con cámara.

Durante los tours, los visitantes no tendrán que ver a los animales en jaulas y con barrotes de por medio, no correrán el riesgo de contraer enfermedades zoonóticas o de ser atacados y, sobre todo, no fomentarán el cautiverio y la explotación de animales reales.

Los visitantes no tendrán que ver a los animales en jaulas y con barrotes de por medio

El proyecto META-PARK ZOO contará con el asesoramiento del equipo técnico de FAADA para ofrecer a sus visitantes información científicamente exacta sobre las diferentes especies salvajes, y destinará a la misma fundación 1€ de todas las entradas vendidas al parque, colaborando así con las diferentes acciones de defensa animal que la ONG lleva a cabo.

Según Giovanna Costantini, Coordinadora del Área de Comunicación de la fundación: “En FAADA estamos convencidas de que META-PARK ZOO marca el principio del final de la explotación animal en los zoológicos. Estamos encantadas de poder colaborar con el proyecto y convencidas de que en cuanto el parque abra sus puertas, quedará muy claro que en el siglo XXI no es ni necesario ni éticamente aceptable condenar a otros seres vivos a una vida en cautividad para poder aprender sobre ellos”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.