Muere Tom Regan, defensor de los derechos de los animales

 

El pasado 17 de febrero falleció Tom Regan a la edad de 78 años, haciendo de ese día un día triste para el movimiento abolicionista por la defensa de los animales.

Regan fue un filósofo estadounidense y profesor emérito de universidad especializado en la teoría de los derechos de los animales, conocido por ser autor de los libros The Case For Animal Rights (1983) y Empty Cages (2004).

Una de sus grandes aportaciones a la defensa de los derechos de los animales fue el concepto sujeto-de-una-vida”, con el que explicaba por qué los seres humanos tienen derechos morales y, en cambio, “los palos y las piedras no”. En The Case For Animal Rights (1983), describe que somos “sujetos-de-una-vida” porque no sólo estamos en el mundo, sino que somos conscientes del mundo y, además, conscientes de lo que nos ocurre. Más aún, lo que nos ocurre sea a nuestro cuerpo, a nuestra libertad o a nuestra vida mismanos importa porque marca la diferencia en la calidad y duración de nuestra vida tal como la experimentamos, independientemente de que importe o no a alguien.” Según explicaba, cualquier ser, sin importar su especie, que pueda ser considerado “sujeto-de-una-vida” tiene un “valor inherente” y no un “valor instrumental. Es decir, se trata de un ser valioso y poseedor de los derechos morales de protección de su vida, su libertad y su cuerpo; un ser que no debe ser utilizado como medio para un fin, pues es un fin en sí mismo.

Regan sostenía que la violación de estos derechos morales en los demás animales, siendo estos “sujetos-de-una-vida”, era una forma de discriminación arbitraria y que discriminar de ese modo era tanto irracional como inmoral. De esta manera, se oponía absolutamente a la explotación animal, rechazando su regulación y defendiendo la abolición como única respuesta moral. Algunos de sus críticos afirmaron que su posición era extremista, a lo que él respondió con uno de sus discursos más conocidos en el que afirmaba que “cuando la injusticia es absoluta, uno debe oponerse a ella de manera absoluta”.

(Video “Soy un extremista” )

Según Regan, la filosofía de los Derechos Animales es, sobre todo, una filosofía racional, científica y justa, que exige que la lógica sea respetada. Argumentaba que, de la misma manera que las mujeres no existen para los hombres, ni las personas negras existen para las blancas, ni las pobres para las ricas, no existe ninguna justificación moral para no extender el principio de igualdad y respeto a los demás animales ni para decir que ellos existen para los seres humanos. 

Estas y otras aportaciones hicieron de Tom Regan una de las personas más reconocidas en el movimiento animalista, siendo admirado por su gran compromiso y dedicación como activista.

A pesar de su fallecimiento, sus ideas continuarán en el movimiento por la defensa de los animales sirviendo de inspiración para todos aquellos que defendemos, no la regulación, sino la abolición de la explotación animal.

Cristina Cubells

Psicóloga y Máster en Derecho Animal y Sociedad (UAB)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *