Entradas

Adoptar un perro: una ayuda recíproca

Conoce cuáles son los beneficios de compartir tu vida con un perro, una experiencia única que conlleva una ayuda recíproca.

Adoptar un perro, sobre todo si se trata de un perro ya adulto, es una decisión que nos plantea muchas incógnitas, sobre todo en referencia a su carácter: si será desconfiado o agresivo debido a malos tratos anteriores o si se adaptará perfectamente a nuestra familia. Es verdad que la gran mayoría de los animales que se encuentran en las protectoras, proceden de experiencias muy desagradables y que esto posiblemente los hace al principio estar irascibles, inquietos o temerosos… Pero también es cierto que suelen ser animales muy nobles que con un poco de paciencia y mucho amor de nuestra parte, devuelven con creces su gratitud por haberles dado una segunda oportunidad y una vida digna.

Pero no sólo con la adopción les daremos una mejor calidad de vida a ellos, sino que también ellos nos aportarán muchos beneficios a nosotros, ya que está demostrado que tener un perro:

– Te vuelve más activo, por la obligación de sacarlos a la calle al menos tres veces al día. Esto nos obliga a levantarnos del sofá y hacer largos paseos con ellos. Pero no sólo eso. Está demostrado científicamente que los propietarios de perros se vuelven más activos que los que no tienen, también en el resto de facetas de la vida.

– La compañía de los animales te hacen ser más optimista, ya que suelen estar siempre contentos y con ganas de juego. Acariciarlos además, desestresa y disminuye la ansiedad y la depresión.

– Para las personas mayores suponen una ayuda para combatir la soledad, porque se convierten en amigos y compañeros fieles.

– Previenen las alergias y los resfriados. Los niños que crecen con animales de compañía tienen menos posibilidad de sufrir enfermedades, porque su sistema inmunitario se vuelve más fuerte, al estar expuestos constantemente a animales.

– Son muy recomendables también como terapia para personas discapacitadas, con autismo o problemas neurológicos. Ayudan a aumentar la autoestima y las personas se hacen más responsables, porque tienen un animal a su cargo que depende de ellos.

– Ayudan a socializar. Conoces a mucha gente nueva cuando los llevas a pasear o al veterinario. Es muy fácil entablar una conversación cuando hay animales para medio.

Fuente: Eva Remolina/AMIC

Consejos de nutrición para animales esta primavera

La primavera es una época del año muy esperada por las mascotas y sus dueños. Con la llegada del buen tiempo, muchos se animan a alargar sus paseos por el parque, por lo que tanto las personas como los animales pasan más tiempo en el exterior. Sin embargo, en la primavera hay que tener algunos factores en cuenta que podrían poner en riesgo la salud de nuestras mascotas. Nos referimos a insectos, plantas venenosas, más exposición a otros perros y alergias ambientales, elementos que tenemos que tener en cuenta para que nuestra mascota se encuentre en perfectas condiciones. La primavera es una época de alegría y desenfreno, sin embargo, con suplementos alimentarios que puedes encontrar en tiendas especializadas como Aristopet, tu animal de compañía se encontrará en su estado óptimo durante estos meses.

Ayuda a tu perro con el cambio de pelaje

La primavera y el otoño son las épocas donde las mascotas cambian más el pelo. Eso no solo se traduce en sofás y ropa repleta de pelos, debes ayudar a tu mascota en esta transición. Para eliminar el pelo de los tejidos es recomendable usar un cepillo especial, aunque la gente que lleva años con animales están acostumbrados a ir a todas partes recubiertos de pelo como un yeti. Para evitar el exceso de pelo en nuestros animales, además de cepillar la ropa, es recomendable cepillar a nuestros perros o gatos. Es posible que se resistan al principio, pero si logras acostumbrarlos, el cepillado se convertirá en una sesión de masaje que disfrutarán sin parar. Para ayudar a nuestros animales a recuperar el pelo fuerte y con brillo se le puede suministrar suplementos de Omega 3 y Omega 6 en su dieta.

Más defensas, más diversión

Durante esta estación todos los animales y las personas aumentan su contacto social, es decir, están más expuestos a otros perros y personas. Como es imposible saber si los demás dueños cuidan bien a sus mascotas, tenemos que tener cuidado con el sistema inmune de nuestros animales, ya que podrían enfermar con facilidad. La primavera es una época donde aumenta la temperatura, y con ello, la cantidad de insectos y patógenos potencialmente peligrosos para nuestros perros y gatos. Por esta razón, podemos ayudar a su sistema inmune añadiendo espirulina o cáscara de escaramujo en su comida. De esta forma, nuestro animal está más protegido y puede interactuar con el ambiente y otros perros con mucha más tranquilidad.

Verduras de temporada para un organismo más sano

Consumir frutas y verduras de temporada no solo es beneficioso para las personas, los animales también se pueden ver muy beneficiados. Además de realizar un consumo más sostenible, las hortalizas primaverales tienen propiedades muy buenas para nuestros perros y gatos que les ayudan a eliminar toxinas y mejoran la función del hígado, riñones y del sistema linfático. Las verduras más populares en primavera son el espárrago, la alfalfa y el berro, cada una con propiedades excelentes para nuestra mascota. Por ejemplo, el espárrago reduce la inflamación y permite la eliminación de toxinas por la orina; la alfalfa es una fuente nutritiva de fibra que mejora la asimilación de grasas y proteínas. Por último, el berro ayuda a nuestros animales a regular su corazón con el incremento de las temperaturas.

La AIAC inscribe 105.168 animales de compañía durante el 2020 a pesar de la pandemia

Las adquisiciones de animales de compañía aumentaron durante el confinamiento. En 2020 se realizaron 105.168 nuevas identificaciones, un 11% más que en 2019.

El Consell de Col·legis de Veterinaris de Catalunya (CCVC) gestiona el Archivo de Identificación de Animales de Compañía (AIAC) desde 1987 y, desde entonces, las nuevas inscripciones han crecido año tras año. En 2020 se realizaron 105.168 nuevas identificaciones, un 11% más que en 2019. El crecimiento del 2020 ha sido superior al de años anteriores. Estas más de cien mil inscripciones equivalen a 288 nuevos animales inscritos cada día en Cataluña.

El AIAC es la base de datos más extensa de Cataluña, cuenta con casi 1.500.000 animales inscritos. Dispone de un servicio de atención continuada los 365 días al año y está dotada de los recursos técnicos necesarios y del personal adecuado para mantenerla actualizada y operativa. El archivo se constituyó como un servicio que la profesión veterinaria ofrece a los propietarios de los animales de compañía y a la sociedad en general en pro de la tenencia responsable.

La inscripción en el AIAC: seguridad para los animales de compañía

Una de las ventajas principales de la AIAC es que contribuye a recuperar los animales perdidos o extraviados. En concreto, el 85,9% de los animales que se localizan perdidos en la calle y que están inscritos en la AIAC son devueltos a su propietario. “El buen funcionamiento de la AIAC es posible, también, gracias a los veterinarios colegiados”, destaca el presidente del CCVC y vicepresidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Barcelona (COVB), Ricard Parés. Y observa: “Son los veterinarios los que ponen el microchip e inscriben los animales de compañía en la AIAC. Nos sentimos muy agradecidos y orgullosos por el trabajo de un colectivo que no se ha detenido a pesar de la pandemia”.

La identificación, una obligatoriedad legal

La Ley de Protección de los Animales de Compañía establece la obligatoriedad de la identificación de los animales de compañía. La inscripción en la AIAC es una medida que contribuye a la protección de los animales, ya que su buen funcionamiento tiene como objetivo devolver los animales que se encuentran perdidos. Es una medida de tranquilidad para los propietarios de mascotas. Por otra parte, también cabe destacar que la identificación ayuda a reducir los abandonos.

Los animales de compañía hacen un gran bien social

En la mayoría de los casos, estas nuevas identificaciones corresponden a nuevas adquisiciones de animales en los hogares catalanes. La comisión de expertos en pequeños animales del CCVC coincide en que se debe a diferentes factores. Una de las integrantes de esta comisión, la veterinaria Marta Legido, explica: “Por un lado, en general se pasa más tiempo en casa y, por otro, el aislamiento y distanciamiento social han incrementado la sensación de soledad y, todo ello, ha puesto en valor los beneficios de compartir la vida con un animal de compañía”.

Otra de las integrantes, la veterinaria Dolores Corredera añade: “Las mascotas hacen mucha compañía y se convierten en un apoyo emocional. Pero hay que recordar que son una responsabilidad y que cuando se pueda ir de vacaciones, ellas seguirán con nosotros. Por lo tanto, pedimos mucha conciencia a la hora de adquirir un animal y recordamos que la identificación e inscripción en la AIAC se traducen en seguridad y tranquilidad”.

¿Es necesario cepillar los dientes de los perros?

La salud bucal en los perros es fundamental, no sólo para una buena calidad de vida, sino también para que ésta sea prolongada.

Todos los perros requieren cuidados dentales, al igual que nosotros, ya que las piezas se estropean con los elementos corrosivos de los alimentos y acumulan sarro y placa bacteriana. Además, la ausencia de un cuidado dental adecuado provoca halitosis en los peludos, es decir, mal aliento causado por los restos de comida y bacterias.

Además, los problemas dentales causados ​​por una mala salud bucal pueden derivar en gingivitis, que es una inflamación de las encías, y posteriormente en periodontitis, cuando la inflamación ya está avanzada y hace que el hueso se vuelva más débil. Las dos fases de la enfermedad periodontal pueden provocar que los perros pierdan piezas dentales, un proceso que provoca mucho dolor.

Si esta enfermedad no es abordada a tiempo, el problema puede derivar en enfermedades de riñón, hígado e incluso problemas cardíacos. Y al contrario: si se atiende adecuadamente desde los primeros meses de vida del perro, podemos sortear muchas enfermedades.

Teniendo en cuenta que los perros tienen las encías más sensibles que nosotros, no conviene utilizar un cepillo de los nuestros, y si lo hacemos, utilizaremos uno con cerdas muy suaves. Lo ideal es comprar unos cepillos de goma en forma de dedal, adaptados a ellos y que nos permiten llegar a todos los rincones de su boca y poder cepillarse incluso las piezas más ocultas. En cuanto a la manera de hacerlo, lo haremos igual que nosotros: de arriba a abajo partiendo de la base del diente.

La limpieza con cepillo es la forma más adecuada para una correcta salud bocal del peludo. Sin embargo, también hay algunas alternativas y algunos complementos como son los snacks y los juguetes dentales.

Fuente: AMIGO / Eldiario.es

Qué hacer si te encuentras un gato en la calle

Lo que debes hacer si te encuentras un gato en la calle va a depender de muchos factores. Si estás en una ciudad donde es raro ver gatos por la calle y te encuentras con uno que llama tu atención, lo primero que debes hacer es mantener la calma y observar. Si no tienes a mano una persona experta en gatos plantéate al menos tres preguntas clave antes de actuar.

¿Es seguro acercarte al gato sin que él ni tú corráis peligro?

Has de valorar si el lugar donde está el minino es peligroso dado el caso de que éste huya cuando te acerques. La seguridad ante todo, ya que los gatos son imprevisibles y ágiles. Estos felinos pueden correr velozmente en dirección contraria cuando se asustan. Si, por ejemplo, pasan coches cuando te aproximas puedes provocar un terrible atropello involuntario. De ahí que garantices que tanto tú como el gato estáis en condiciones suficientemente seguras para interactuar. Reconocer las necesidades de un gato puede llevar tiempo: si quieres ayudar a un gato no vayas con prisas.

¿Estás seguro de que éste gato no es un gato que vive feliz en la calle?

Una cosa importante que debes observar son las orejas del gato, basta con valorar su perfil. Si en una de sus orejas ves una marca en forma de uve, o una asimetría artificial en sus pabellones, probablemente se trate de un gato de la calle esterilizado que vive en una comunidad estable llamada colonia. Ya hay humanos que cuidan de él y de toda su familia. Se trata de un gato feral o callejero. Para ellos es imposible ser felices encerrados. Un gato feral se estresa y muere si es recluido, ya sea en una casa o en una gatera pública o una privada.

Existe la creencia que los gatos de casa pueden sobrevivir en la calle y que los gatos de la calle preferirían vivir en una casa. Tanto una cosa como la otra son falsas.

Los gatos, aunque sean todos domésticos y de una única especie, la felis catus, según su socialización y su lugar de nacimiento tienen distintas necesidades. Los gatos nacidos en un hogar, con una interacción estrecha y temprana con humanos, son gatos caseros. Durante las seis primeras semanas suelen relacionarse solo con la madre, con los hermanos de camada y con las personas del hogar. A partir de las doce semanas ya pueden integrarse en nuevas familias, pero nunca jamás deberían acabar en la calle deliberada ni accidentalmente. Las asociaciones protectoras de gatos advierten del deber de los propietarios de extremar la precaución con ventanas, balcones y puertas de salida además de la obligación de tener a los gatos esterilizados e identificados con un microchip. No te pierdas el post de los diez consejos para evitar que tu gato se pierda.

La vida y la salud de los gatos ferales mejora exponencialmente si se benefician del CER. El CER es la captura, la esterilización y el retorno al área de origen de los gatos no caseros. Es el método más ético, económico y efectivo para estabilizar y reducir las poblaciones de gatos. Mediante jaulas-trampa se captura a los gatos, luego son llevados al veterinario, son desparasitados, vacunados y finalmente sometidos a una mínima intervención para esterilizarlos. A las pocas horas de observación y recuperación son retornados a su territorio natal.

Tal vez se trata de un gato sin marca en la oreja que reclama insistentemente tu atención con vocalizaciones y gestos. Eso puede significar dos cosas: que en el municipio donde estáis no se hace el CER y estás frente a un gato de la calle que no goza de los beneficios del cuidado oficial de la colonia y tiene hambre. O, siendo un municipio con CER, has topado con un gato casero abandonado o extraviado. Si es un gato muy socializado tal vez te reclama mimos y amparo, además de alimento.

¿Estás seguro de que es un gato casero en apuros?

Incluso a los expertos les resulta complicado distinguir cuando un gato es feral o no, hay caseros muy tímidos y callejeros muy zalameros pero incapaces de soportar la retención entre cuatro paredes. Si estamos ante un gato de familia extraviado o abandonado éste debería llevar un chip – normalmente en el lado izquierdo del cuello-. Eso lo puede comprobar la Policía Local, el SEPRONA o un veterinario cercano. El traslado de un lugar a otro de un gato dócil es mejor hacerlo dentro de un transportín tapado con una toalla. Si el gato es mimoso y a nadie le consta dónde y con quién vive, debe llamarse a los servicios municipales de recogida, a un refugio local de animales o se puede acoger en el propio domicilio hasta la aparición del propietario o una adopción definitiva. Cuando se localiza un animal de compañía en la vía pública, los particulares que lo han encontrado deben publicitar su hallazgo mediante carteles con una foto, haciendo referencia al género, el día y modo de contacto. También es obligatorio notificar el descubrimiento y la tutela a las autoridades. Cuando ya se tienen gatos en casa, un veterinario deberá realizar distintos procedimientos con el nuevo antes de nada. Por razones de salud y de comportamiento no deben mezclarse gatos desconocidos en un mismo espacio sin tomar las adecuadas precauciones.

Una respuesta extra

Los gatos amparados por el CER suelen tener buen aspecto, tienen un peso adecuado y su pelaje luce sano. Para cumplir la ley y garantizar la tenencia responsable todo ayuntamiento avanzado en materia de protección animal acuerda y financia con asociaciones animalistas el programa CER para los gatos de sus calles. En casi todas las poblaciones españolas hay personas, mujeres en su mayoría, que cuidan de sus vecinos felinos. Las gateras o gestoras de colonias los alimentan, les ponen agua, mantienen la zona limpia, en invierno les montan cobijos camuflados y, de ser necesario, los llevan al veterinario. En los países anglosajones se habla de gatos comunitarios a los que viven en colonias controladas mediante el CER y al CER se le llama TNR.

Si la experiencia de acercarte a los gatos callejeros te fascina puedes mirar de contactar con asociaciones locales o con la concejalía de medio ambiente de tu municipio e informarte de lo qué hay y cómo colaborar. Las gateras suelen descubrir su vocación al enamorarse de un primer gato del que supieron que aun siendo feliz en la calle necesitaba cuidados regulares.

Autor: FdCats