Entradas

Cataluña gana 17 nuevas especies de pájaros durante los últimos cuarenta años

Se estima que en Cataluña hay entre 8 y 12 millones de parejas de pájaros que crían cada año. En total, pertenecen a 233 especies distintas. El gorrión común es la especie más abundante a pesar de estar en clara regresión.

Hoy se ha presentado el ‘Tercer atlas de los pájaros nidificados de Cataluña’, un proyecto impulsado por el Instituto Catalán de Ornitología (ICO) que se encarga de tomar una fotografía exhaustiva de todas las especies de pájaros que nidifican en Cataluña. Un libro muy completo de 639 páginas publicado por la editorial Cossetània donde se puede conocer, de cada una de las especies, por dónde se distribuye, cuál es su población estimada, con qué frecuencia se observa y cuál ha sido la tendencia de su población durante los últimos cuarenta años.

Atlas desvela que en Cataluña nidifican habitualmente 233 especies de pájaros, 17 especies más que hace cuarenta años y el 39% de todas las que nidifican en territorio europeo. De todas, 124 especies gozan de algún tipo de protección legal especial a nivel catalán, estatal o europeo. Según el Atlas, en Catalunya se estima que hay entre 8 y 12 millones de parejas de pájaros que crían cada año.

El gorrión común sigue siendo la especie más abundante del país, con poco menos de 900.000 parejas reproductoras, a pesar de que su población está en clara regresión en las últimas décadas. Le siguen el garrafón, el petirrojo, el ruiseñor y el pinzón, las tres especies con más de 400.000 parejas. Del resto de especies, más de la mitad cuentan con menos de 2.000 parejas reproductoras y consideran escasas. Las especies más escasas que anidan en Cataluña son la alondra becuda, el aguilucho pálido, la porzana, la focha cornuda y el zampullín cuello negro, todas con menos de 10 parejas reproductoras.

Faisà comú/Martí Franch

Por otra parte, esta tercera edición cierra con el registro de 9 especies exóticas de pájaros que se reproducen de forma regular en Cataluña. La mayor parte han sido introducidas por los humanos como pájaros de jaula que han escapado del cautiverio, y esto se refleja en la distribución de estas especies en el mapa, con una concentración máxima a fines y alrededor de las grandes ciudades y poblaciones costeras. El primer Atlas había cerrado la edición con una especie exótica reproductiva en territorio catalán, el faisano común.

‘El Tercer Atlas de los pájaros nidificados de Cataluña’ ha sido presentado por el Instituto Catalán de Ornitología en la Sala de Actos del Instituto Cartográfico y Geológico de Cataluña, un reto impulsado por el Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural de la Generalidad de Cataluña y el Zoo de Barcelona. Para obtener los datos, el Atlas ha contado con la participación voluntaria de 1.275 ornitólogos y ornitólogas que han hecho trabajo de campo entre 2015 y 2018.

Además, la obra ha contado con investigadores del European Bird Census Council, del CREAF y del Centro de Ciencia y Tecnología Forestal de Cataluña, el CTFFC, entre otros. La Diputación de Barcelona ha contribuido en la recopilación de datos en los espacios naturales de esta provincia y el Museo de Ciencias Naturales de Barcelona ha acogido al equipo de trabajo del ICO. El Atlas de pájaros es un proyecto integrado en el Observatorio del Patrimonio Natural y la Biodiversidad de Cataluña, y, como tal, pretende estar a disposición de la sociedad para la toma de decisiones relacionadas con la naturaleza.

“El conocimiento que aporta este Atlas es fundamental para definir políticas de conservación de la biodiversidad”, comenta Sergi Herrando, director general del Atlas e investigador del ICO, CREAF y European Bird Census Council (EBCC). “Catalunya tiene una gran responsabilidad en la conservación de muchas especies, como las que se encuentran casi exclusivamente en la península Ibérica, como el ciboque, el pájaro carpintero verde ibérico o la curruca enmascarada, que en Cataluña tienen casi el 10% de su área de distribución europea”, añade.

Fotja banyuda/Martí Franch

“El Zoo no ha dudado en apoyar este proyecto innovador de una disciplina, la ornitología, de larga tradición en nuestro país, que nos sitúa al frente de Europa en el estudio de los pájaros, herramienta primordial para su conservación, que es justamente la misión del Zoo de Barcelona”, declara Xavier Patón como vicepresidente de la Fundació Barcelona Zoo.

La evolución de 40 años de datos, especies ganadoras y perdedoras

El Atlas presentado hoy se publica casi 40 años después de la publicación del primero y 20 años después del segundo. Gracias a la larga serie de datos acumulados, esta vez el Atlas se ha podido centrar (y bastante) en los cambios que han experimentado las especies desde el inicio de las décadas de 1980 y 2000.

“Este período coincide con el de mayor avance del cambio climático y con otros cambios sociales y económicos a gran escala que han tenido un gran impacto en Cataluña, como el abandono de las actividades agro-ganaderas tradicionales y la consiguiente ocupación de los espacios abandonados por bosques y matorrales”, indica Martí Franch, investigador del ICO y uno de los principales autores de la obra.

Esta coincidencia en el tiempo ha permitido constatar que las especies no han soportado por igual estos cambios. Por ejemplo, a las especies forestales y urbanas les ha ido, en general, bastante bien. En el lado opuesto están las especies perdedoras, como las lechuzas, verdugos o tórtolas de bosque, que han reducido sus poblaciones de manera muy notable en las últimas décadas y que ya han desaparecido del 20-60% de las áreas donde se encontraban hace 40 años. Las tres son especies propias de espacios agrícolas y prados, las especies que están sufriendo una mayor regresión de sus poblaciones, especialmente en zonas de montaña.

Por otro lado, el martinete blanco, la polla de agua y otras especies típicas de ríos y humedales experimentaron un crecimiento notable de sus poblaciones y de su distribución cuando se declaró la protección de muchas zonas húmedas a finales del siglo XX. Este proceso expansivo general, sin embargo, se ha detenido en las últimas dos décadas, y últimamente se detectan pérdidas destacadas en las principales zonas húmedas del país donde hay especies que han entrado en regresión por causas múltiples.

Si ponemos el ojo en los pájaros que viven vinculados al mar, el Atlas demuestra que han mantenido sus poblaciones, pero con amenazas importantes. Hace 20 años Cataluña acogía a la mayor parte de la población reproductora mundial de la gaviota de Audouin en el delta del Ebro, pero en los últimos años la población se ha ido esparciendo por otras localidades a la vez que el número de ejemplares reproductores ha ido disminuyendo.

Cerca de noventa parejas de cerceta pardilla crían en España durante la presente temporada

La cerceta pardilla, una de las siete especies en situación crítica en España, ha incrementado considerablemente su número de pollos durante esta temporada, principalmente en humedales de la Comunidad Valenciana y Andalucía.

El proyecto LIFE Cerceta Pardilla, que coordina la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), ha dado a conocer los resultados de la temporada de cría de esta especie, catalogada ‘en peligro crítico’ en España y como ‘vulnerable’ a nivel mundial.

Entre la Comunidad Valenciana y Andalucía, zonas prioritarias para la especie y regiones de actuación del proyecto, se han contabilizado un total de 87 parejas reproductoras, una cifra muy positiva en comparación con años anteriores. En concreto, en los humedales valencianos se han observado 40 parejas de esta especie, casi el doble que en 2020 y muy por encima de 2019, cuando se contabilizaron únicamente 17 parejas con crías.

Además, se han censado un total de 300 pollos, una de las mayores cifras de los últimos años. Por ahora, solo se ha comprobado la cría en humedales donde se han realizado sueltas de ejemplares como parte de las actuaciones de reintroducción y cría en cautividad llevadas a cabo en el marco del proyecto. Se trata de las zonas húmedas de Marjal d los Moros, del Parque Natural de La Albufera, del Clot de Galvany, del Parque Natural de El Hondo y del Parque Natural de las Salinas de Santa Pola.

Cerceta Pardilla con dos pollos/Óscar Aldeguer/Tragsatec

Humedales en Andalucía

En Andalucía, los resultados de esta temporada de reproducción suman 47 parejas con crías, una cifra superior a los anteriores, con 13 parejas con pollos en 2020 y 31 en 2019. El número de pollos registrados ha sido de 356.

Entre los factores que explican esta buen temporada de cría, destacan el manejo del agua que se ha llevado a cabo en la Dehesa de Abajo (Sevilla) y en Fuente de Piedra (Málaga), que han permitido mantener los niveles de agua y asegurar su presencia en verano, lo que ha propiciado su reproducción.

Los demás humedales andaluces donde la cerceta pardilla ha criado son lugares manejados, salinas o marismas cuyo nivel de agua no depende de las precipitaciones. Entre ellos se encuentran varias zonas de Doñana y otros humedales de Cádiz, Almería, Sevilla y Málaga.

«La cerceta pardilla, una especie en situación crítica en España»

La cerceta pardilla es una de las siete especies en situación crítica en España. Hasta mediados del siglo XX abundaba en los humedales costeros mediterráneos, especialmente en Doñana, pero en las últimas décadas su declive ha sido tan drástico que esta especie de interés comunitario está en peligro crítico.

Se trata de una especie de ave migratoria que, tras reproducirse en nuestros humedales, emprende un viaje a sus cuarteles de invernada, en África, donde el proyecto también continuará con el seguimiento de sus poblaciones.

FAADA logra reubicar a todos los animales del caso del Síndrome de Noé de Lorca

La entidad de protección animal FAADA tuvo que trabajar a contrarreloj y hacer frente a muchas dificultades para evitar el sacrificio de unos 70 animales de diferentes especies.

Un total de ocho cabras, dos ovejas, seis cerdos vietnamitas y unas cincuenta aves (principalmente gallinas) fueron reubicados este pasado mes a diferentes santuarios, refugios y granjas-escuela, dando así por finalizado y cerrado el caso del Síndrome de Noe de Lorca. Un particular que había llegado a concentrar hasta 572 animales en su domicilio de forma ilegal.

Tras muchos meses de lucha y trabajo, la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales, logró finalmente no solo evitar el sacrificio de los animales, sino que pudo reubicarlos a todos, ofreciéndoles de esta manera una segunda oportunidad.

Esta acción no hubiera sido posible sin la ayuda de Lorca Animal, la asociación local que informó del caso y que además de ayudar en la reubicación de gran parte de los animales domésticos, han estado pagando la alimentación de los animales durante estos meses que ha durado el caso. Así como de los diferentes santuarios y centros que los acogieron y, por supuesto, de todas las personas que participaron en el crowfunding organizado por la misma entidad para ayudar a costear parte de los gastos veterinarios y de transportes.

A lo largo de los últimos meses, FAADA tuvo que hacer frente a muchas dificultades. Primero de todo económicas, porque la administración se negó a proporcionar ningún tipo de ayuda. Después, porque se impusieron unos requisitos muy exigentes a la hora de buscar un destino a los animales, especialmente los considerados animales de consumo y fauna invasora. Éstos, no podían ir a adoptantes particulares ni a cualquier centro, sino solo a santuarios debidamente registrados como núcleo zoológico o explotación ganadera y que cumpliesen con determinados requisitos sanitarios según la zona geográfica donde se encontrasen. Además, las especies invasoras también necesitaban de la autorización de la comunidad autónoma receptora para la entrada de dichos animales a ésta.

El 15 de mayo FAADA logró trasladar las cotorras y la mapache a los centros de APAEC y al Refugi El Cau del Bosc, autorizados para especies invasoras. Pero la entidad seguía sin encontrar refugios donde reubicar a muchos de los animales considerados de granja (aves y pequeños rumiantes) y a los cerdos vietnamitas (también dentro del catálogo de invasoras).

Para acabar de complicarlo todo, cuando se comunicó desde la Consejería de Murcia la fecha límite para poder reubicar a los animales que quedaban en la casa del particular, la entidad todavía no disponía de un sitio para ellos, así que tuvo que buscar a contrarreloj alternativas para evitar su sacrificio.

Finalmente el Santuario Scooby se ofreció para acoger a todas las cabras y ovejas, el Refugi el Cau del Bosc para los seis cerdos vietnamitas y la Granja-escuela Atalaya y Sol del Camp para las aves. De esta manera fue posible organizar los respectivos traslados con varias empresas, quedando así reubicados los últimos animales de Lorca.

A continuación es posible ver el vídeo de FAADA de las principales actuaciones del caso y diferentes fotos en el álbum Flickr del rescate.

Reintroducen nueve ejemplares de pigargo europeo en Asturias, una “especie extinguida” en España

La reintroducción de los nueves ejemplares de pigargo europeo forma parte del Proyecto Pigargo, que tiene como objetivo la recuperación de esta rapaz catalogada oficialmente como “especie extinguida” en España.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) ha informado del proceso de reintroducción de nueve pigargos europeos, un ave rapaz extinta España. Desde esta semana, estos nueve ejemplares vivirán en un jaulón ubicado en Pimiango, en el concejo de Ribadedeva (Asturias), para aclimatarse al medio. Una vez termine este periodo de adaptación, se abrirá la puerta del jaulón y las rapaces quedarán en libertad.

Esta acción forma parte del Proyecto Pigargo, una iniciativa impulsada por la asociación conservacionista GREFA con la colaboración del MITECO, el Gobierno del Principado de Asturias, el Ayuntamiento de Ribadedeva y el Gobierno de Cantabria. El proyecto tiene como objetivo que el pigargo europeo, incluido en el “Listado de especies extinguidas en todo el medio natural español”, vuelva a tener población reproductora en España.

Para ello, durante 2021 se ha puesto en marcha un fase experimental que espera que tenga continuidad en los próximos años. La primera actuación del proyecto ha sido el traslado desde Noruega a España de nueve pigargos nacidos este año en su hábitat natural. Estos jóvenes ejemplares llegaron a Madrid en avión el pasado 29 de junio y, tras una completa revisión veterinaria y un periodo de observación, hoy han sido trasladados a la localidad de Pimiango, situada en la costa oriental asturiana.

Reintroducción del pigargo europeo en el norte peninsular – MITECO

Las aves han sido introducidas en un recinto especial con aspecto de jaulón de grandes dimensiones donde pasarán una temporada aclimatándose a la zona y socializando entre ellas, mientras son alimentadas y vigiladas por los técnicos del proyecto.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico monitorizará los movimientos de estas aves gracias a la colocación de emisores GPS, lo que permitirá obtener información sobre su actividad cuando, aproximadamente en otoño, sean liberadas definitivamente.

Programas de reintroducción en España

El Pigargo europeo está incluido en el “Listado de especies extinguidas en todo el medio natural español”, un registro aprobado en 2018 por la Conferencia Sectorial del Medio Ambiente que incluye a los animales y plantas que, tras desaparecer en España, pueden ser objeto de proyectos de reintroducción autorizados por las administraciones competentes.

Entre estos proyectos figuran ocho especies de ave, siendo una de ellas el pigargo europeo. En concreto, este Proyecto Pigargo es el segundo programa de reintroducción que se desarrolla en el Principado de Asturias y Cantabria, sumándose a la iniciativa para la reintroducción del Quebrantahuesos, en el Parque Nacional de los Picos de Europa.

En esta primera fase del programa se analizará minuciosamente la evolución de los ejemplares en cuanto a su adaptación e integración en el ecosistema. De ser favorable, el Proyecto Pigargo tendrá su continuidad con la liberación anual de hasta veinte ejemplares durante al menos siete años, con el fin de establecer en el futuro una población reproductora del pigargo en España.

El centro de fauna exótica de Natzaret acoge a 475 animales en lo que llevamos de año

El centro de fauna exótica de Natzaret, en Valencia, ha acogido en lo que llevamos de 2021 un centenar más de animales que en todo 2020. Según ha informado Glòria Tello, concejala de Bienestar Animal, “muchas especies llegan al centro en mal estado de salud”.

El centro municipal de Avifauna y fauna exótica de Natzaret, que recoge todo tipo de animales abandonados (a excepción de perros y gatos) en el término municipal de Valencia, así como aquellos decomisados por la policía o el SEPRONA, ha acogido a 475 en lo que llevamos de año, un centenar más que en todo 2020. Un 74% son aves, un 16 % reptiles y un 10 % mamíferos. En estos momentos, hay 80 especies ingresadas, entre serpientes, iguanas, ocas, cobayas, cotorritas y hurones, entre otras.

La concejala de Bienestar Animal, Glòria Tello, ha visitado hoy las instalaciones, donde se hace un “trabajo fundamental”, ya que “muchos de estos animales suelen llegar en muy mal estado de salud, reciben atención veterinaria nada más llegar y después pueden ser adoptados o trasladados a otros centros especializados”.

Después de recibir atención veterinaria (desparasitación, rehidratación, cura de heridas, tratamiento antibiótico u otros, según los casos), el animal se ubica en un box de cuarentena y, transcurrido el período de observación, puede darse en adopción o enviado a otros centros especializados. Es el caso “de un burrito que ha estado aquí hasta hace poco y que alguien había dejado atado a una farola con una cuerda”, ha explicado Glòria Tello. “Hemos encontrado un lugar para él donde vivir feliz, en una granja de la provincia de Teruel, donde convivirá con más burros y caballos y colaborará en la limpieza del monte y los caminos”.

Otro ejemplo es el de una boa que se encontró hace cuatro meses en un alcorque cerca del Jardín Botánico con un mordisco infectado en el lomo y una estomatitis que le impedía comer por sí misma. “Después de varias semanas de curas veterinarias intensivas, incluida la alimentación especial por sonda”, ha indicado la edila, “finalmente el animal se ha recuperado totalmente y próximamente se trasladará a un centro especializado en reptiles ubicado en otra provincia”.

El abandono está tipificado como infracción grave según la Ley 4/94 sobre Protección de los Animales de Compañía

Algunos animales que llegan al centro han sido abandonados, como por ejemplo patitos, gazapos, crías de cobayas, e incluso corderos o cabritos. Glòria Tello ha subrayado que el abandono de animales está tipificado como infracción grave según la Ley 4/94 sobre Protección de los Animales de Compañía, y “es una crueldad para el animal que lo sufre, porque normalmente no sabe valerse por sí mismo fuera de la casa donde vivía”.

En Natzaret también ingresan pájaros o reptiles que se han escapado de casa por algún descuido. Si llevan anilla o chip de identificación se localiza a su propietario para que lo recupere, pero en caso contrario no resulta posible. Por otro lado, se encuentran los animales decomisados. “Es doloroso ver cómo han sido objeto de maltrato, sin recibir alimento adecuado, en habitáculos sucios, sufriendo enfermedades, y sin documentación que acredite su procedencia legal”, ha señalado la edila.

“La recuperación física y psíquica de estos animales suele ser lenta y, a veces, sobre todo en el caso de los loros, no se llegan a recuperar del todo”. La regidora ha insistido en que el maltrato animal está tipificado como delito en el Código Penal y puede comportar pena de prisión.

Glòria Tello ha hecho un llamamiento a las personas que quieran adoptar un animal, “para que, con independencia de la especie que se trate, sean conscientes de que tiene unas necesidades de espacio, de alimentación y otras, y esta adopción tiene que estar muy meditada”. “En realidad los animales adoptados son un más de la familia, y consecuentemente, tenemos que cuidarlos”, ha concluido.