Entradas

Los cinco principales problemas de las áreas de recreo para perros de Barcelona

La semana pasada publicamos en la web de Animalados la guía sobre las grandes áreas de recreo para perros de Barcelona. Unas zonas construidas desde el Ayuntamiento para potenciar la convivencia entre las personas y los animales domésticos.

Hemos hablado con los usuarios de algunas de estas áreas y la realidad es que no existe aprobación hacía estos espacios caninos. De hecho, el nivel de insatisfacción es muy alto.

Desde Espai Gos Barcelona, Àngela Coll, portavoz de la plataforma, nos ha confesado que son muchos los motivos de insatisfacción por parte de los usuarios:Las áreas para perros de Barcelona no están hechas para la satisfacción de los animales, nuestros perros merecen espacios dignos. Muchas de ellas no tienen espacio suficiente para todos los vecinos del barrio, están equipadas con juegos de agilidad que perjudican la salud física de los perros, cuando llueve se quedan inundadas durante días… son muchos los aspectos que han provocado la insatisfacción de los usuarios y esto conlleva que las áreas no se utilicen. Además, no hay suficientes áreas habilitadas en la ciudad. Muchas personas tienen casi una hora de camino para poder acudir a estos lugares”.

El Ayuntamiento de Barcelona ha recibido varias quejas por las carencias de las grandes áreas de recreo para perros de Barcelona. Nos hemos puesto en contacto con la municipalidad y aseguran que en la última GT acordaron que van a revisar uno por uno todos estos espacios caninos de Barcelona, empezando por la Guineueta, Vía Favencia y Enric Sagnier. También afirman que tratarán de escuchar las peticiones de los usuarios para establecer espacios satisfactorios tanto para los animales como las personas.

Según los usuarios, estos son los cinco principales problemas de las grandes áreas de recreo para perros de Barcelona:

Espacio

El plan municipal del Ayuntamiento detalla que las medidas de las grandes áreas de recreo de Barcelona han de disponer de un mínimo de 700 metros cuadrados. Únicamente las áreas de la Estació del Nord, la de Sant Martí y la de Piscines i Esport superan el mínimo establecido. El resto de parques disponen exactamente de 700 metros cuadrados que no son suficientes para el bienestar de los perros y las personas. Un ejemplo claro sucede en el barrio de Les Corts. Humberto Querol, vecino que acude al parque junto a su cocker con asiduidad, nos confiesa que hay tardes en las que coincide con más de una decena de perros en el área, hecho que complica el recreo de los animales por la falta de espacio.

Juegos de agilidad

Todas las grandes áreas de recreo construidas están equipadas con juegos de agilidad para los perros. Rampas, túneles, circuitos de obstáculos… una serie de elementos que no han sido bien recibidos por los usuarios. Un ejemplo claro ha sucedido en el barrio de la Prosperidad, donde la queja vecinal ha provocado que se retiren los palos de agilidad al causar daño físico en los perros. Las personas con animales domésticos argumentan que estas construcciones no son adecuadas para el uso de perros domésticos comunes, sino que son una serie de instalaciones propias de perros preparados para esta disciplina canina.

Número de áreas

Marga Urbano, máxima responsable de Espai Gos Barcelona en el distrito de Sants, asegura que no hay suficientes áreas de recreo para perros en Barcelona. Algunas de las grandes áreas construidas están muy lejos de los usuarios. Actualmente existen dos distritos de Barcelona que todavía no disponen de un área grande de recreo, se trata de Gracia y Sants-Montjuïc, donde aún se trabaja en la edificación de estas zonas caninas.

Mantenimiento

Muchos usuarios se quejan del mal mantenimiento de las áreas de recreo para perros. Una de las preocupaciones más comunes entre los vecinos de Barcelona es la falta de soluciones durante los días de lluvia. No existe un método adecuado para la expulsión del agua y esto provoca que las instalaciones queden inundadas y muy deterioradas. Además, varios vecinos del barrio de Les Corts aseguran que hay muchas áreas de recreo que tienen grandes agujeros en el suelo que son peligrosos para el bienestar de los animales. Estos agujeros son propiciados por la excavación de los propios perros, pero es necesario buscar una solución para disponer de un espacio seguro y eficiente.

Valla perimetral

Desde Espai Gos Barcelona confiesan también que algunas de las áreas reciben quejas por las vallas perimetrales edificadas con el objetivo de evitar la fuga de los animales. En algunos casos, las vallas están construidas con un material que puede provocar daños al animal. Asimismo, existen áreas en las que la medida de las vallas no es suficientemente alta, por lo que es fácil que un perro pueda escaparse.

Los parques de Barcelona en los que NO puedes entrar con tu perro

Barcelona es una de las ciudades más bellas de todo el mundo. En su haber dispone de una variedad exquisita de cosas que hacer y lugares que visitar. Entre sus tenencias, la ciudad condal cuenta con un total de 100 parques y jardines distribuidos entre sus diez distritos. El Parque de la Ciutadella, el Labertinto de Horta o los Jardines del Palacio de Pedralbes son algunos de los más populares.

La gran cantidad de parques que dispone Barcelona invita a pensar que se trata de una ciudad con espacios idílicos en los que convivir junto a tu perro, pero hay que tener en cuenta que algunos de estos parques tienen un cartel que prohíbe el acceso de los perros a estas áreas. Además, la gran mayoría del resto de parques que sí habilitan el acceso a perros, no disponen de área de recreo para ellos, por lo que deben ir siempre atados.

Desde Animalados hemos hablado con el Ayuntamiento para conocer de primera mano cuáles son los parques que vetan la entrada a los animales. Hay que destacar que algunos de ellos han denegado el acceso a estos animales domésticos recientemente, como es el caso del parque de Turó Park situado al lado de Francesc Macià. Desde el 3 de abril de 2017 no se puede ir a pasear a este parque junto a tu perro a pesar de las manifestaciones de los usuarios por evitar esta medida.

El Ayuntamiento prohíbe el acceso de los perros a los parques y jardines por tres motivos concretos:

-Parques históricos: son parques con muchos años de vida en Barcelona que tienen connotaciones históricas en su origen y en sus infraestructuras. Se considera parques de patrimonio propio del ciudadano de Barcelona. Un ejemplo claro son los Jardines del Teatre Grec, creados con motivo de la Exposición Internacional de Barcelona de 1929. El Jardín Botánico, el Jardín de la Tamarita, los Jardines Joan Brossa, los Jardines del Palacio de Pedralbes, el Parque de la Creueta del Coll, los Jardines de Mòssen Costa i LLobera, el Parque de Cervantes y el Parque del Laberint d’Horta son otros parques históricos sin acceso permitido para perros.

-Parques temáticos: son espacios con muchos metros que destacan por su belleza en la vegetación. Están diseñados con la voluntad de estudiar, mantener y preservar las especies vegetales. Los Jardines de Mossèn Costa i Llobera, el Jardín Botánico, los Jardines de Mossèn Cinto Verdaguer, el Vivero Municipal de Plantas Tren Pins, los Jardines de Laribal y los Jardines de Rodrigo Caro forman parte de los parques temáticos de Barcelona sin permiso para acceder con los perros.

-Parques de dimensiones pequeñas: son áreas muy pequeñas, jardines de barrios, espacios mínimos que no permiten la convivencia entre personas, animales domésticos y vegetación con el fin de mantener en buen estado las instalaciones. Los Jardines de Portolà, los Jardines de Montserrat Roig, los Jardines de Paula Montal, el Jardín de Tres Tombs i los Jardines de Can Ferrer son algunos de estos espacios pequeños con cartel de no acceso a los perros.

El Ayuntamiento de Barcelona prohíbe el acceso a estos parques pero asegura que cada distrito dispone de áreas de recreo para perros, espacios públicos de convivencia entre personas y animales de compañía con una superficie suficiente para el bienestar del animal

Àngela Coll, portavoz de Espai Gos Barcelona, ha dado su opinión sobre el no acceso de los perros a los parques y sobre las áreas de recreo para perros: “El problema no es que un número determinado de parques no tengan acceso para los perros, entendemos los motivos históricos o temáticos del Ayuntamiento. El problema es que siempre hay algún motivo para vetar el acceso a estos animales domésticos. Un caso claro es el Jardín de Enric Sagnier, que ha denegado el acceso a los perros por un motivo de civismo general: botellones, gritos, incivismo… Además, las grandes áreas de recreo que se han construido en cada distrito no son eficientes por dos motivos. En primer lugar estas áreas no disponen de los metros suficientes para la satisfacción de los usuarios y sus perros. Y en segundo lugar, muchas de ellas cuentan con infraestructuras peligrosas para perros, como ha sido el caso de la zona de agility del parque de la Prosperitat”.

El problema con los parques y los perros se extiende a otras ciudades de Cataluña como es el caso de Girona y Salt. Según informa el diario Ara, los propietarios de los animales han recogido unas 1.800 firmas contra la prohibición del acceso de los perros a los parques. En Girona, en la Plaça de l’Assumpció y la Plaça Miquel de Palol, el Ayuntamiento ha colocado carteles que avisan de la prohibición de acceso y también se advierte que el incumplimiento de ello puede sancionarse hasta con 300 euros. En Salt hay hasta 13 parques y zonas enjardinadas con la entrada vetada.

Desde el Ayuntamiento de Girona y Salt se afirma que recibían constantes quejas de los vecinos por los excrementos que depositaban los perros en los parques públicos, y que esta ha sido la causa definitiva para que antes de verano se denegara el acceso a los perros.

El conflicto sobre el acceso de los perros a los parques, jardines y plazas es un problema creciente en Cataluña. La realidad actual es que cada vez hay más espacios con acceso vetado para los perros y cada vez son más las quejas vecinales sobre las características de los espacios habilitados para el recreo de los perros. Veremos si los distintos ayuntamientos de Cataluña toman cartas en el asunto.

Un equipo de fotógrafos muy perruno

 

Fran Lorca, cuyo nombre artístico “Eco Lorka” hibrida el suyo y el de su querido perro Eco, llega a Barcelona con su cámara en noviembre.

Bajo el proyecto Dogtour, fotógrafo y acompañante perruno han recorrido ya diferentes ciudades españolas retratando a otros canes. Desde el mes de febrero de 2017, y partiendo de su ciudad natal, Sevilla, han estado en Córdoba, Zaragoza, Pedrezuela, Salamanca, Granada, Bilbao, Murcia, Valladolid, Cádiz, Tarragona, Burgos, Valencia y Madrid.

Cuando le preguntamos a Eco el motivo de este viaje fotográfico nos explica que todo empezó con su perro. Antes de la llegada del can, poco sabía él de perros. El amor hacia su compañero le hicieron descubrir el mundo perruno que ahora adora.

La posibilidad de viajar con él y trabajar de lo que más le gusta le pareció la mejor idea del mundo, y así en 2013 se embarcaron en este proyecto.

Las fotografías de Eco son sencillas, directas, como el nos cuenta “Me gusta retratar la esencia de cada animal. Los aspectos comunes que sus familias reconocen. Y lo hago con la dignidad que se merecen, con todo lo que la palabra “dignidad” implica. Por eso de momento utilizo un esquema sencillo, una iluminación pictórica y busco el semblante más justo para cada uno de los que posan para mí. Creo que fotografiándolos de esa forma hago algún tipo de justicia animal. El reto que supone enfrentarme a cada animal y mostrar su “perronalidad”en cada fotografía me mantiene activo y vivo.”

Eco Lorka estará en Barcelona los días 23, 24 y 25 de noviembre en la Clínica Veterinaria Animalia Barcelona. Los que os queráis inscribir al evento y pedir más información lo podéis hacer a través de su web dónde encontraréis el link a sus redes sociales.

Os dejamos un video sobre Dogtour.

Sílvia Esteve

Colau aplaza la prohibición de llevar el perro desatado hasta después de las elecciones

Los perros podrán seguir desatados en algunas zonas hasta septiembre de 2019

El ayuntamiento de Barcelona no multará a los propietarios que lleven el perro sin atar hasta el otoño del año 2019, una vez hayan pasado las elecciones municipales y el consistorio haya podido asegurar suficientes zonas para perros en Barcelona. Que se apliquen multas o no el 2019 dependerá de la valoración que se haga de los espacios municipales destinados a perros, en especial las zonas de usos compartidos -espacios donde los perros pueden ir sueltos en determinados horarios- y las áreas de recreo. El comisionado de Ecología del Ayuntamiento de Barcelona, ​​Federic Ximeno, ha dicho que «la normativa se aplicará una vez evaluada y analizada la idoneidad, la suficiencia y el grado de convivencia que generan las zonas de usos compartidos».

Por lo tanto, se podrá pasear al perro desatado por Barcelona hasta el otoño de 2019, a excepción de las zonas señalizadas, donde sí será obligatorio llevarlo atado. Hasta entonces, el consistorio comprobará si las zonas de usos compartidos y las grandes áreas de recreo que actualmente hay asignadas son suficientes o no. Las zonas de usos compartidos son espacios donde la normativa que se aplicará en 2019 sí que permitirá que los perros vayan sueltos. Pero sólo a determinadas horas: de 7:00 a 9:00 de la mañana y de 20:00 a 23:00. Las grandes áreas de recreo, espacios cerrados con más de 700 metros cuadrados destinados exclusivamente a perros, estarán abiertas permanentemente y sin limitaciones.

El ayuntamiento se ahorra así el coste electoral que podría tener aplicar la normativa ‘protección, tenencia y venta de animales antes de las elecciones, una norma que prevé multas para los propietarios que lleven el perro sin atar fuera de las zonas de usos compartidos y áreas de recreo. Mientras tanto, el consistorio tendrá más tiempo para negociar con las plataformas animalistas sobre qué espacios deberían ser destinados a zonas de usos compartidos.

Más de 73 zonas de usos compartidos y 20 grandes áreas de recreo

El ayuntamiento de Barcelona, ​​durante su mandato, ha intentado derivar a los propietarios de perros hacia las zonas de usos compartidos y las áreas para perros. Por eso ha duplicado las áreas de recreo de más de 700 metros cuadrados que han pasado de 10 a 20. Las zonas de usos compartidos podrían llegar a las 90 si se tienen en cuenta algunos parques que quedan habilitados para pasear con el perro. Es el caso de parques como ‘el Coll’, el de la Oreneta, el del Guinardó, el Parque Guell y el de Montjuic. La prohibición de entrar con el perro al Turó Park y otros parques con carácter histórico o donde hay niños continuará vigente, a pesar de las fuertes protestas que ha habido este año.

La plataforma Espai gos dijo en un comunicado que el aumento de espacio en zonas de usos compartidos «sólo significa que el Ayuntamiento hace los deberes que tenía pendientes» y denuncian «manipulación informativa» por parte de los medios de comunicación que han considerado como buena noticia el aumento en zonas de usos compartidos.

Abierta la playa de Llevant en Barcelona un mes y medio después de lo esperado

El ayuntamiento argumenta que era imposible abrir la playa de Llevant antes debido a trámites burocráticos

Espai gos lamenta que los trámites para que la playa abriera antes no se hayan hecho con más antelación

Aunque el Ayuntamiento de Barcelona afirma que en ningún momento dijo que el mes de mayo la playa de Llevant ya estaría abierta, usuarios y bañistas esperaban acceder a la única playa para perros de Barcelona a finales de mayo o principios de junio. Pero no ha sido hasta el 14 de julio que la playa de Llevant, con 1.250m2, ha abierto sus puertas a los bañistas definitivamente. Entretanto, los usuarios han accedido igualmente, aunque oficialmente no estuviera abierta, y el Ayuntamiento no ha tomado medidas punitivas hacia los usuarios que han pasado por alto la prohibición.

Pero ¿por qué este año la playa de Llevant ha abierto sus puertas tan tarde? El ayuntamiento argumenta que, por primera vez, la playa para perros ha adoptado un estatus de permanencia, es decir, a partir de este año la playa de Llevant estará disponible para perros todos los veranos. La decisión llega después de la buena acogida de la playa los dos años anteriores en que el proyecto era sólo una prueba piloto. Los estudios, informes y tramitación legal, explica el consistorio, han retrasado la puesta en marcha de esta playa, que requiere de equipamientos y logística propia y que no han permitido que se abriera con garantías hasta el 14 de julio.

El consistorio asegura, por tanto, que no se podía evitar el retraso. Desde espai gos, la plataforma animalista que defiende espacios dignos para perros, son críticos con la posición del Ayuntamiento. «El hecho de que la playa se haya abierto el mes de julio, con un retraso de 49 días, implica que no se han hecho bien las cosas. El trabajo se debería haber hecho cuando tocaba y la playa habría podido estar habilitada mucho antes «. Las críticas de la asociación animalista apuntan también hacia el poco espacio para perros en las playas barcelonesas: «Llevant no es una playa para perros, sino un área de recreo para perros dentro de una playa, que es muy diferente «, dicen fuentes de la organización.

La playa de Llevant es la única cala disponible para perros en periodo estival. Cuenta con 1.250 metros cuadrados, un servicio de información con dos técnicos ambientales que supervisan que los perros estén identificados, un servicio de limpieza manual y un servicio de calidad del agua y la arena. Los perros potencialmente peligrosos deben ir atados y con bozal. Además, todas las normas de civismo animal son aplicables en esta área para perros.