Entradas

“Los gatos, vivan o no dentro de una casa, son siempre domésticos y de compañía”

Decenas de amantes de los gatos callejeros se actualizaron el pasado fin de semana en legislación, veterinaria y comportamiento. La quinta edición de las Jornadas Felinas Andaluzas de Córdoba significa un retorno parcial a la presencialidad de la comunidad expertos. “Prevención, protección y persecución son las tres acciones que deben incorporarse en las leyes y las prácticas de bienestar animal”, declaró Pilar de Lara, Jueza ponente en el evento.

Las quintas jornadas felinas andaluzas han convertido a Córdoba en el epicentro de la protección animal justo el día que el Consejo de Ministros tiraba adelante la Ley de Derechos de los Animales. Centenares de personas, de manera presencial o telemática, han sido testigos de la consolidación de la ciudad como ejemplo de transformación hacia una gestión ética de la población felina.

Los gatos de colonias controladas lucen una marca en la oreja

Este último año se ven menos gatos en la ciudad y los que se ven tienen buen aspecto y lucen una marca en la oreja: eso significa que pertenecen a una colonia controlada. Personal voluntario, formado y acreditado se preocupa por favorecer las mejores condiciones posibles bajo el amparo del programa CER de captura, esterilización y retorno.

Mercedes Vara, coordinadora local de FdCats y organizadora de la jornada, se muestra muy agradecida por la excelencia de las ponencias y por la acogida del público, incluso en esta edición aún afectada por la amenaza pandémica. “Los expertos dejan claro que los gatos, vivan o no dentro de una casa, son siempre domésticos y de compañía. Debemos ocuparnos de ellos especialmente en la calle, tienen que protegerse mientras las colonias se hacen pequeñas de manera natural. Debe prevenirse el abandono y el maltrato, y en caso de no haberse logrado, debe sancionarse”.

Quinta edición de las Jornadas Felinas Andaluzas celebradas en Córdoba

El alcalde de Córdoba, José María Bellido, ha reafirmado su apuesta por el diálogo y la colaboración entre la administración, las entidades y el colegio de veterinarios, que están siendo un éxito a nivel nacional e internacional. Agnés Dufau, presidenta de FdCats y Premio Internacional en Bienestar Animal, recordó la necesidad de rotular en diversos idiomas los espacios gestionados, porque ha podido palpar el interés y el agrado de los turistas frente a los gatos cordobeses como un atractivo añadido a la ciudad.

Las aportaciones del experto biológico John Boone y el catedrático Octavio Pérez sobre la cuestión de los gatos y la biodiversidad han aclarado la necesidad de ceñirse a los conocimientos rigurosos y a la investigación científica por encima de los bulos y prejuicios.

Ruth Manzanares, experta en comportamiento felino, seguida de la veterinaria cordobesa Ana Sánchez y el veterinario Albert Lloret han sumado conocimientos específicos de su campo a una audiencia entregada. Borja Sanjuan de Vidas de Gato de Madrid y Mari Ángeles Merina por la FAPAC han insistido en la importancia de minimizar el estrés en el manejo de los gatos, velar por su seguridad, ser prudente y comprometerse permanentemente con la formación.

Numerosos amantes de los gatos callejeros gozaron de las Jornadas

Pilar de Lara, jueza miembro de Intercids, ha dado respuesta a la pregunta sobre el grado de protección que ofrecen los textos legislativos. Su ponencia ha sido muy bien recibida por la capacidad de autocrítica desde la perspectiva del ámbito jurista. Ha apostado fuerte por apoyar las iniciativas de la Dirección General de Derechos de los Animales, tanto respecto al anteproyecto de ley concebida como una ley de mínimos. Un marco para que las diecisiete comunidades autónomas se incorporen a las necesidades sociales del siglo XXI.

Esperanza Oña, diputada malagueña fundadora de Prodia, manifestó un enorme interés por lo mucho que debe modificarse a nivel local. Muchos son conscientes del largo camino que debe realizarse en Andalucía en normativa y gestión colaborativa de administraciones y entidades. Dulce Aguilera, abogada y fundadora de DAMAC, subrayó las diferencias del borrador de un texto local. Todas las leyes, sean o no específicamente de protección animal, deben incorporar las modificaciones en el Código Civil que reconoce a los animales como seres sintientes.

Una doble sesión no es suficiente para acabar con todas las cuestiones que afectan a un realidad tan compleja como desconocida que es la protección de los gatos de la calle, miembros vulnerables del ecosistema humano. Las siguiente jornadas serán un reto muy grande, aunque se propongan solo alcanzar la calidad de esta quinta edición.

El Ayuntamiento de Canals organiza una jornada informativa de voluntariado sobre las colonias felinas

En el pleno ordinario de julio, el Ayuntamiento de Canals aprobó, por unanimidad, el Plan de Gestión y Control de las Colonias Felinas Urbanas de este municipio valenciano.

El Ayuntamiento de Canals ha organizado para el próximo 30 de noviembre una jornada informativa-formativa para dar a conocer con detalle la labor del voluntariado del programa. La jornada, que será dirigida por la Concejalía de Bienestar Animal, tendrá lugar a las 18:30 h en la 3ª planta de Ca Don José.

La jornada irá dirigida a la ciudadanía en general y, en especial, a todos aquellos vecinos y vecinas que, de forma desinteresada, ya están a cargo de una colonia felina urbana y quieren formalizarla o simplemente están interesados en forma parte del programa municipal de voluntariado.

El Plan de Gestión y Control de las Colonias Felinas Urbanas del consistorio de Canals pretende ejercer un control sobre las colonias felinas existentes en el municipio con el objetivo principal de velar por el bienestar de los animales, de garantizar sus condiciones sanitarias, y para evitar posibles molestias asociadas a la presencia de estos animales.

El Ayuntamiento de Canals anima a todos aquellos vecinos y vecinas interesados en la protección de estas colonias felinas a participar en la jornada y, por tanto, convertirse de esta manera en voluntariado acreditado para desarrollar esta labor.

Recordemos que todos los Ayuntamientos de España tienen la capacidad de preocuparse por las colonias felinas de sus municipios y aplicar el método CER (Capturar-Esterilizar y Retornar). Desde las diferentes asociaciones, como es el caso de la Fundació Silvestre de Barcelona tienen claro que “el método CER es el único ético y eficaz para el control de las colonias felinas”.

En algunos ayuntamientos, como sucede en todos aquellos de Catalunya, el consistorio tiene la obligación por ley (Ley de Protección de los Animales 2/2008 de 15 abril) de intervenir en el control de las colonias de gatos ferales y tienen a su vez la obligación de destinar recursos para la esterilización de estos felinos.

“Nos hemos organizado para que nadie mate a ningún gato más en Ibiza»

En marzo saltaron todas las alarmas entre la comunidad animalista española porque desde el Ayuntamiento de Sant Josep de Sa Talaia se financiaron jaulas para que una asociación de cazadores capturase gatos ferales. Las informaciones confusas sobre el origen de esta acción y el posible apoyo de alguna entidad animalista a una subvención tan paradójica y un fundado temor sobre el destino final de los gatos, han obligado a organizarse a la sociedad civil ibicenca.

Animalados ha hablado con Nicoleta Stanut, portavoz de la Plataforma Felina Ética de Ibiza, una asociación que trabaja para defender a los gatos locales y reconducir la situación hacia una gestión eficaz y según los principios científicos que promulgan los especialistas en bienestar felino.

¿Tienen que temer por su vida los gatos en Ibiza?

Sí, hasta que todos los ayuntamientos no hagan y cumplan con una ordenanza en la que se implemente el método CER, es decir, la captura, esterilización y retorno, sin hacer excepciones con los tipos de suelo, sin restricciones según categorías catastrales como rural o urbano. Parece de pronto que los gatos deban ser una anécdota con un control exclusivo del entorno urbano, cuando los gatos hace miles de años que son compañeros fieles del medio rural, que es el mayoritario en esta maravillosa isla. Toda la vida ha habido gatos formando parte de la cotidianidad de los isleños, quizá por eso, no se ha reparado en ellos para hacer campañas oficiales de gestión.

Siempre se ha visto el tema de los gatos como un asunto particular. Ahora se ha planteado como problema y a la hora de abordarlo lo hacen desde una perspectiva errónea. Hay mucha gente que cuida de los gatos de manera informal, pero no damos abasto, necesitamos recursos para esterilizarlos y que no haya nuevas camadas. Para que la gente podamos cuidar de los gatos de los municipios, sean rurales o urbanos, debemos saber que están protegidos por leyes locales que entienden que sólo la captura, esterilización y retorno inmediato es el método eficaz. Además, es lo aceptable humanamente.

¿La situación es homogénea en toda la isla?

No, hay municipios que tienen control de la población felina y otros no. Hace años que en Ibiza Ciudad se expidieron unos carnets y se hace una gestión de las colonias evitando la sobrepoblación. En 2017 se celebraron las Primeras Jornadas de Bienestar Animal en Sant Antoni. En la isla hay personas que tienen conocimientos y referencias sobre lo que es la gestión ética de las poblaciones felinas.

¿Qué es la Plataforma Felina Ética de Ibiza?

Es un colectivo que nace de la gran preocupación y problemática que existe en la isla de Ibiza con los gatos, por la falta de control de la sobrepoblación. Nosotros no negamos que haya que actuar, pero sabemos e insistimos en que el único método ético es la implantación del CER (captura, esterilización y retorno) en todos los municipios de la isla.

Queremos contribuir a que no haya más gatos, que los que hay no pasen hambre, tengan una calidad de vida digna y gozar entre todos de un medio ambiente equilibrado libre de amenazas. Es un momento complicado por la pandemia y no podemos hacer reuniones grandes o deben ser telemáticas, pero estamos contentos de la adhesión casi unánime a nuestra preocupación y a las propuestas que vamos esbozando.

¿Qué tipo de personas conforman la Plataforma Felina Ética de Ibiza?

La plataforma está abierta a todos los ciudadanos sensibles con el bienestar de los animales, desde cuidadoras, animalistas, agricultores, colectivos y profesionales varios. Los ibicencos de toda la vida suelen conservar una relación muy entrañable con los animales.

Un encanto de las Baleares es su relación con la naturaleza. Muchos residentes nacieron en el extranjero y están familiarizados con las prácticas de protección animal, así que no podemos dibujar un perfil único. Lo que sí es importante es aunar esfuerzos y establecer puentes de diálogo. El núcleo de la plataforma lo gestionamos media docena de personas, todos con un compromiso firme con los animales. Yo soy gatera de toda la vida, pero quiero poner en valor el trabajo de Yaiza, Rocío y Pepe, entre otros.

¿Es cierto que biólogos y ecologistas apoyan la gestión ética como estrategia de conservación de la biodiversidad?

Es pronto para dar respuestas categóricas, pero está claro que coincidimos claramente en la necesidad de controlar la población de gatos que está disparada porque no se ha actuado metódicamente ni se han puesto los recursos adecuados.

Los gatos nacidos en libertad con un grado de baja socialización no pueden ser trasladados ni confinados ni dados en adopción, lo que tienen que estar es esterilizados y alimentados con pienso de alto contenido proteico. Cuando la población está estabilizada y decreciendo según el ritmo natural por falta de cachorros, los gatos dejan de ser un problema y se hace evidente por qué los necesitamos a nuestro lado sobre todo en el medio rural.

Uno de los proyectos de la Plataforma Felina Ética de Ibiza es convocar charlas y mesas de diálogo para compartir informaciones contrastadas y derribar falsos mitos sobre el impacto real de los gatos y cómo su concentración o no es lo que marca la diferencia.

¿Cuál es el panorama legal en Baleares?

No hay una ley autonómica que defienda y reconozca al gato feral. La ley vigente el próximo año cumplirá las tres décadas y ya en su momento fue poco ambiciosa. La reforma de 2017 propiciada por las restricciones a la tauromaquia no ha significado un avance significativo para la defensa de otras especies. Llama la atención cómo se plantea la protección en términos de propiedad. Por ello quedan fuera los gatos de la calle, que en realidad sí nacieron en ella y no se han socializado de pequeños para vivir dentro de una casa. Son gatos de todos y son seres sintientes como en breve reconocerá el Código Civil español.

La vieja ley empieza diciendo que en la conciencia ciudadana urge acabar con las torturas, con los daños o sufrimientos que les infligimos, o con los malos tratos de que en ocasiones son objeto muchos de los animales que conviven con nosotros, pero no se traduce aún en la imposición de la gestión ética de las colonias.

¿Qué os ha motivado para coordinaros ahora?

La falta de sensibilidad hacia el gato feral por parte de las administraciones, que ha motivado a que algunos ayuntamientos pacten con colectivos manifiestamente ajenos al bienestar animal y su empeño en considerarlos especie invasora. Hay una confusión deliberada o no sobre qué necesitan los territorios, la fauna, los habitantes y los gatos para convivir de manera armónica. Algunos han sabido canalizar sus intereses y han encontrado apoyos insospechados, pero la sociedad civil local y muchas asociaciones estamos aquí para escuchar y hacernos oír porque los gatos sin dueño importan.

¿Cómo se os puede apoyar?

Estamos muy ilusionadas y también desbordadas, así que se nos puede contactar por redes sociales y trataremos de contestar cualquiera de las personas que lideramos la plataforma tan rápido como podamos.

Estamos en plena época de nacimiento de nuevas camadas y además estamos empapándonos de normativas para la redacción de propuestas legislativas, enmiendas a borradores y difusión del proyecto. Queremos dialogar con las administraciones y necesitamos conseguir recursos y visibilidad para contactar y apoyar a los cientos de personas que en Ibiza no soportan la idea de que los gatos que conocen o a los que cuidan puedan acabar en una trampa mortal. ¡Ah! Y no solo los gatos, porque las jaulas no son selectivas y según su uso pueden hacer mucho daño.

«El método CER es el único ético y eficaz para el control de las colonias felinas»

La Fundació Silvestre es una organización que contribuye a que la sociedad vea a los animales como seres vivos sensibles, con sentimientos de alegría y tristeza para que sean tratados con respeto y compasión. Esta fundación está especializada en la gestión de colonias felinas y también se encarga de rescatar a gatos abandonados y promover la adopción para fomentar la tenencia responsable de animales de compañía. Además, trabajan para potenciar la convivencia entre las personas y los animales que viven en la ciudad y dan soporte a las personas que alimentan a los gatos asilvestrados.

Animalados ha hablado con Cristina Dalmau, Presidenta la Fundació Silvestre, que cuenta con más de veinte años de experiencia en materia felina y con quien hemos repasado el origen, el presente y el futuro de esta organización que suma ya catorce años de trabajo e implicación en la lucha por el bienestar animal.

¿Cómo nace la idea de crear la Fundación Silvestre?

Nace curiosamente de un perro. Silvestre era un perro que teníamos en casa cuando mi hija todavía era pequeña. Era un perro muy bueno que inició en cierta manera mi amor por los animales.

Recuerdo que de repente un día vino a casa una gatita que comenzó a comer del pienso de Silvestre y sorprendentemente él se mostró muy cariñoso con ella, dejándola comer de su propia comida. Yo en ese momento no conocía el mundo de los gatos, le puse un comedero a la gatita y comenzó a venir cada día hasta que sin darme cuenta, con el paso de los días, tenía a todos los gatos del pueblo comiendo en mi casa. Así nació mi pasión por estos felinos.

Con el tiempo la gatita murió y yo cogí un disgusto muy grande. Como quería hacer algo por los gatos, me puse en contacto con protectoras especializadas y me dijeron que buscara a alguien que supiera capturar a los gatos callejeros y a un veterinario para esterilizarlos. En dos semanas tenía a todos los gatos de mi pueblo esterilizados.

Al final, entre capturas y esterilizaciones conocí a una persona especializada y creamos en el 2007 la fundación que lleva el nombre de Silvestre en memoria del primer perro que tuve, que fue quien despertó en mí, con su manera de ser, un sentimiento de amor hacia los animales y más concretamente hacia los gatos.

¿Cuántas colonias felinas gestionáis actualmente? ¿Dónde están ubicadas?

Actualmente los voluntarios de la Fundació gestionan cerca de 200 colonias felinas. Trabajamos siguiendo el protocolo del Ayuntamiento de Barcelona y nuestro ámbito de actuación se centra en los Distritos de Sarrià-Sant Gervasi y Les Corts. En estas colonias implantamos el método CER (Captura/Esterilización/Retorno), que es el único método válido y eficaz para estabilizar las poblaciones de colonias y mejorar la calidad de vida de los gatos.

La correcta aplicación del método CER es muy importante, ya que cualquier gatita abandonada a su suerte y no esterilizada, en dos años, de esa gatita pueden llegar a salir treinta gatitos nuevos. Por este motivo, tenemos muy bien controladas las colonias felinas de las zonas en las que trabajamos desde la Fundació Silvestre.

La zona más complicada de nuestro ámbito de actuación es la de Collserola. En esta zona se abandonan muchísimos gatos y otros animales, por tanto, el control de la población feral en este lugar es más complicado.

Keops y Jughed se adoptaron en la Fundació Silvestre en el año 2019

¿Los gatos ferales son tratados con respeto por los ciudadanos de Barcelona?

En general los gatos ferales no están bien vistos. Ahora bien, cuando una colonia felina está bien llevada la gente los respeta mucho más. Existen colonias felinas ubicadas en lugares concretos como zonas ajardinadas, colegios o en algunos edificios donde la gente no quiere que haya ningún gato. En estos lugares no se respeta mucho a los gatos callejeros.

Hay que tener en cuenta que normalmente los gatos que forman parte de una colonia son animales que han nacido en la calle, cuyo origen suele estar en una gata abandonada. Son generaciones nacidas en la calle cuya descendencia pasa a ser gatos completamente ferales, es decir, gatos que no puedes dar en adopción. Lo mejor para ellos es vivir el resto de su vida en las calles.

También hay muchas colonias que son respetadas por los ciudadanos. Por ejemplo, tenemos colonias en las que no entran los humanos, que tienen 15 o 16 años de vida y que están muy bien conservadas. Otras colonias que están más cerca del alcance de la gente, como por ejemplo las que están al lado de un sitio en obras, los gatos tienen una esperanza de vida más baja. En general, el gato feral no vive bien por culpa de la acción humana y la realidad es que las colonias felinas de las ciudades nacen justamente por el abandono de estos animales.

En este sentido, las administraciones tienen un papel muy importante para que las personas respeten a los gatos ferales. Hay que sensibilizar a la sociedad y hacer ver que estos animales llevan 9.000 años con nosotros. Hasta hace poco era legal envenenarlos, pero por suerte parece ser que poco a poco mejoramos y la sociedad respeta más a los gatos callejeros. Aun así todavía queda mucho por hacer.

¿Cuántos gatos hay actualmente en la Fundació Silvestre? ¿Cuántos de estos felinos están en adopción?

Normalmente en la Fundació Silvestre tenemos una media de unos 50 gatos, de los cuales unos 25 son gatos no adoptables que han venido por causas mayores: enfermedades, falta de alimentación, etc. Al final, el refugio es un centro de acogida y no queremos gatos que no se puedan dar en adopción. Más o menos cada año pasan unos 150 gatos por nuestro refugio.

¿Cómo ha afectado el confinamiento a los procesos de adopción?

El número de adopciones disminuyó durante el primer mes de confinamiento. Eran días en los que no llegaban camadas de cachorros y los adultos ya sabemos que cuestan mucho de adoptar. No obstante, los voluntarios de la Fundació vinieron cada día a trabajar y la actividad nunca paró. Hemos seguido capturando y trabajando en el refugio para dar salida y bienestar a los felinos. Dejando de lado las primeras semanas del confinamiento, en general, las adopciones han subido durante el 2020.

En total se han adoptado 98 gatos en el año 2020, siendo el mes de abril el más flojo con 2 adopciones y el mes de junio el más activo en este sentido, con un total de 27 felinos adoptados.

¿Los adoptantes buscan un perfil determinado de gato cuando acuden a la fundación?

Sí, prácticamente todas las personas que quieren adoptar un gato buscan un cachorro pequeño y que sea muy mono. Los adultos cuestan mucho de salir. Esto ha sido siempre así y no cambiará. Cuando adoptas un adulto, ya conoces la personalidad que va a tener el gato, en cambio, un cachorro puedes tener mucha suerte o menos suerte porque se está formando su carácter.

¿Qué hacéis desde la fundación para evitar que un gato adoptado sea devuelto por los adoptantes al refugio?

Por suerte tenemos pocos casos. En la Fundació Silvestre tenemos un proceso de adopción muy riguroso. Filtramos a mucha gente que quiere adoptar un gato y valoramos si la persona es apta o no para la adopción. Nosotros en el contrato nos comprometemos a que nos quedamos de nuevo con el gato si se da el caso que la persona adoptante no lo quiere tener más. Cuando esto sucede, nosotros nos ocupamos de nuevo de buscarle una nueva casa.

El proceso de adopción de la fundación incluye una serie de visitas durante las primeras semanas de la acogida para controlar y garantizar el bienestar del gato en su nuevo hogar. Actualmente, tenemos dos o tres casos de familias que adoptaron un gato y que no sabemos dónde está el animal. Probablemente procederemos a poner una denuncia.

Los gatos acomodados en su llegada al nuevo refugio

Hace unos meses os trasladasteis a un nuevo refugio. ¿Por qué se produjo este cambio de hogar? ¿Cómo se han aclimatado los gatos?

Antes estábamos en un piso con terraza. Era una casa vieja que ya estaba en mal estado y se hundió el techo. Estuvimos un tiempo buscando una nueva ubicación. Un proceso difícil, ya que el Ayuntamiento no nos ayudó mucho a pesar de nuestras peticiones. Finalmente, a través de otras entidades conseguimos un sitio en Collserola. Este nuevo hogar es mucho mejor para los gatos, ya que disponen de zona exterior con jardines. Esto provoca que el espacio tenga mucha ventilación y eso beneficia a la salud de los felinos.

La realidad es que los gatos se han aclimatado muy bien a su nuevo hogar. Están más en contacto con la naturaleza. Incluso algunos gatos que en el anterior refugio se escondían y apenas se mostraban a los demás gatos o a las personas, ahora se atreven a socializar mucho más.

¿Cuáles son vuestros objetivos de futuro?

A raíz de la recogida de firmas para una de nuestras campañas hemos conseguido que nos siga mucha gente y algunas personas nos han pedido ayuda. Es una situación parecida a la de nuestro inicio, cuando yo alimentaba a los gatos de mi casa pero no sabía exactamente qué tenía que hacer para cuidarlos bien y tuve que buscar ayuda a personas especializadas.

Ahora mismo la Fundación Silvestre está formada y preparada para hacer esta función de ayuda. Nosotros no podemos esterilizar a toda España, pero podemos convertirnos en una ayuda importante para las personas o las entidades sobre cómo deben luchar contra las administraciones para llevar a cabo un buen control de las colonias felinas y sobre la correcta aplicación del método CER. Nuestro objetivo actual y de futuro es seguir con la labor que desarrollamos desde nuestra fundación y también transmitir nuestra sabiduría de manera gratuita a todos aquellos que quieran ayudar al bienestar de los gatos.

La Orotava esteriliza a más de un centenar de gatos ferales con el proyecto CES

Los voluntarios del proyecto han capturado a más de cien gatos para su identificación, esterilización y su posterior retorno a la colonia felina.

El Ayuntamiento de La Orotava, a través de la concejalía de Sanidad, continúa este año con el exitoso Proyecto CES (captura, esterilización y suelta) para garantizar el control de las colonias felinas del municipio tinerfeño. El objetivo de este proyecto no es otro que “reducir la multiplicación descontrolada de los gatos callejeros, evitar la superpoblación, alimentarlos de forma correcta y mejorar la calidad de vida de los felinos”, apunta la concejala de Sanidad Yayi García.

Según ha informado el Ayuntamiento de La Orotava, los voluntarios que trabajan en el Proyecto CES capturan a los felinos con jaulas trampas y se trasladan a centros veterinarios para su esterilización y, posteriormente, sueltan a los animales en su colonia de origen. Además, los gatos son desparasitados e identificados con una muesca en la oreja. De esta manera, se lleva a cabo un permanente control de la colonia vigilando la incorporación de nuevos miembros, que también deben ser capturados y esterilizados.

El método CES es el único reconocido internacionalmente como ético y eficaz para el control de las superpoblación de los gatos callejeros. Los felinos que viven en las calles se han convertido en un problema para los municipios, ya que son muchos los animales que son abandonados en las vías públicas, y ello implica un peligro para la seguridad vial, peligro para la fauna silvestre o riesgo por enfermedades a personas o a otros animales. Con el caso de los gatitos se suelen crear colonias y es necesario llevar un control sobre las mismas.

El proyecto CES en La Orotava cuenta con la colaboración de voluntarios que llevan a cabo la captura de todos los gatos para su identificación, esterilización y posterior retorno a la colonia de origen. Este trabajo también cuenta con el apoyo de asociaciones animalistas vinculadas a esta materia. Desde la puesta en marcha del proyecto ya se han podido esterilizar un centenar de felinos.

Desde el Área de Sanidad de la Orotava se está trabajando para facilitar un carnet de alimentador de colonias en el municipio, así como dar conocimiento de la Ordenanza Municipal que contempla la presencia de colonias controladas. Todo aquel que quiera registrarse como voluntario o alimentador puede ponerse en contacto con el ayuntamiento en el teléfono 922 32 44 44 extensión 2219.